Archivo

Posts Tagged ‘inseguridad’

¿Qué opinan de mi los demás?

Menuda estupidez. Que opinen lo que quieran. Preocúpate más de ser una buena persona, un buen profesional, un buen miembro de tu familia, y los demás que opinen lo que quieran. Estamos en una cultura en donde lo que parece que vale es la opinión que tienen de uno en vez de quién uno es. A mí que un incompetente diga que yo soy un inútil es algo que me halagaría.

Esta obsesión por el que piensan los demás de uno esconde una gran inseguridad personal. Una falta de autoestima, que requiere la aprobación de los demás. Tú a lo tuyo ¿Quién quieres ser? Esfuérzate por llegar a ser quien quieras ser. De ti puede llegar a haber muchas opiniones tantas como opinadores hay en el mundo, que son muchos.

En todo caso busca la opinión que de ti tengan personas que te merezcan mucha confianza. Que sepas que no son frívolas y que quieran tu mejora. Lo que opine cualquiera que se asoma a las redes sociales es absolutamente irrelevante.

Esta obsesión por lo que opinan de uno está exacerbada por el uso de las redes sociales. Ten personalidad y evalúate tú a ti mismo. Y cada día intenta ser un poco mejor. Así se llega muy lejos. Hasta el jueves que viene.

Más sobre acoso laboral

mobbingVarios lectores del blog me han sugerido que desarrollara más el tema del que hablé la semana pasada: el acoso laboral o mobbing. Ya dije entonces que era un problema más frecuente de lo que la gente cree, pero que suele pasar inadvertido. Efectivamente, en vuestros comentarios varios habéis hablado de personas cercanas que lo han sufrido o lo están sufriendo.

Continúo con el tema intentando lanzar un mensaje de ánimo a los que están padeciendo este acoso. Lo hago citando a Iñaki Piñuel, experto en el tema y a dos profesoras de la Universidad de Santiago, María Angeles López Cabarcos y Paula Vázquez. Estos autores afirman que las personas que sufren acoso suelen ser “buena gente”: simpáticas, alegres, abiertas, optimistas. Mientras que el perfil del acosador suele ser el de alguien con anomalías intelectuales, emocionales e incluso físicas, e intentan compensar esta inferioridad desarrollando un complejo de superioridad. De lo contrario no se aguatarían a sí mismos.

El acoso se hace más agudo cuando las cualidades de la víctima coinciden con las carencias del acosador. El contraste entre ambas personalidades se hace insoportable para el acosador, que se defiende humillando a su víctima e intentando anularla.

Poco a poco la víctima acaba dudando de sus capacidades, empieza a dudar se sí misma y entra en una espiral de inseguridad y desesperación. No se explica lo que está pasando. Muchas veces su entorno tampoco le comprende. Para salir de este círculo lo primero que hay que hacer es identificar el problema. Ser consciente que se está sufriendo acoso. Que no se trata de ninguna carencia sino que está siendo eso: víctima. Ser consciente que si se sufre acoso es porque se es un gran profesional con grandes capacidades y posiblemente también humilde, lo que hace crecerse al acosador.

Es muy importante el apoyo de los colegas de trabajo y amigos, que muchas veces no entienden el problema y piensan que la persona se está volviendo un poco rara. Y fundamental el apoyo de la familia. Ánimo y a salir del bache.

Acoso laboral (mobbing)

septiembre 28, 2017 38 comentarios

mobbingEl acoso laboral es algo que, según dicen los expertos, ocurre en las organizaciones con más frecuencia de la que nos imaginamos. De repente alguien escoge una víctima a quien acosar y aquí empieza el calvario de este escogido. Empiezan a ignorarle, a darle más trabajo del que puede realizar para que se vea que no cumple. Le ocultan información para que luego se vea lo que se le había encargado se podía hacer de un modo más sencillo. En fin hay muchas maneras de hacerle sufrir dependiendo si el acosador es un jefe, un colega o incluso a veces alguien que está más abajo en la organización.

La víctima suele ser un buen profesional que, paradójicamente, va perdiendo la confianza en sí mismo y acaba incluso creyéndose que el culpable es él mismo. ¿Y qué decir del acosador? Pues muchas veces es una persona insegura que por temor a que se vea la mayor profesionalidad de otro o por envidia, empieza a hostigar a su víctima.

Uno puede pensar que una cosa tan patente no puede pasar desapercibida en la organización. Pues no es así. Las actuaciones son sibilinas y ocurren en el plano de las relaciones entre personas. Por otro lado el acosador ya se cuida muy bien de que el asunto no trascienda a nadie que pueda poner fin al asunto.

Los resultados para la víctima son desastrosos. Un buen profesional empieza a perder seguridad en sí mismo hasta límites insospechados. Sufre. Acaba sintiéndose un don nadie. Su sueño se ve alterado. Tras tres o cuatro horas de sueño uno se despierta y ya no consigue dormir. Y el desgraciado acosador es una persona que no puede soportar que haya un buen profesional a su lado. La principal razón por la que acosa es por envidia y por falta de personalidad. Necesita hundir a otro para sentirse alguien, porque por sí mismo él no es nadie.

El acoso laboral es más frecuente de lo que uno se puede imaginar. Pero es tan sutil que es difícil percibirlo. En mi vida me he encontrado con dos personas que han sufrido acoso, y sufren mucho. ¿Qué hacer si sufres acoso? Pues ser consciente de que entonces eres muy buen profesional y debes tener seguridad en ti mismo (o misma). No te dejes amilanar. Sé que el problema es complejo y que no se soluciona con un par de consejillos. Pero al menos saberlo diagnosticar puede ser parte de la solución. Quizá algún día hable más de esto. Saludos a todos y hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: