Archivo

Posts Tagged ‘Intuición’

Razón o intuición

intuicionA veces me han preguntado qué es más importante en la toma de decisiones, el análisis y el razonamiento o la intuición. Respondo que ambas cosas son importantes. En primer lugar, lo analizable hay que analizarlo. Dada una situación sobre la que hay que tomar una decisión, hay que descomponerla en partes más simples, analizar cada parte y entender mejor lo que está pasando.

Lo que pasa es que rara vez el análisis es suficiente. Rara vez el análisis da con una solución correcta y óptima de una situación. El análisis y el razonamiento es suficiente solo cuando nos enfrentamos a problemas técnicos. Mandar un cohete a la luna o diseñar un coche autónomo, sin conductor.

La mayoría de las decisiones en la vida ordinaria tienen una parte analizable y requieren además mucha intuición, experiencia, conocimiento tácito, etc. Diseñar un coche que funciones sin conductor puede ser un problema técnico, pero la viabilidad comercial de ese coche requiere además de análisis una buena dosis de intuición.

Lo que está claro es que ante una situación lo analizable hay que analizarlo. Lo cuantificable cuantificarlo, y las incertidumbres e incógnitas que queden, dejarlas para la intuición, la experiencia etc. Nunca confiar en la suerte. La suerte si se presenta, bienvenida sea, pero es una gran imprudencia tomar decisiones cuyo éxito dependa de que la suerte nos acompañe.

Así que, resumiendo, Analizar lo analizable, y el resto hacer uso de nuestra experiencia, conocimiento, etc. Hasta el jueves que viene.

Toma de decisiones y comportamiento político

PolitiqueoEl pasado fin de semana el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) celebró un congreso para elegir su nuevo secretario general, la persona que dirigirá el partido los próximos años. Este acontecimiento me sirve para tratar un tema de interés en la toma de decisiones que va más allá de la actividad pública: el comportamiento político.

El comportamiento político es una actitud frecuente en el gobierno de las organizaciones. Se produce cuando distintas personas o grupos en una organización tienen objetivos distintos, e intentan conseguir que las decisiones que se toman favorezcan sus propios intereses.

El “politiqueo” está presente en mayor o menor medida en todas las organizaciones, y es una actitud que las daña por diversos motivos. En primer lugar, como distintos grupos pretenden distintos objetivos, los miembros de la organización no trabajan buscando un objetivo común. En segundo lugar, la información no se comparte. Se reconoce que la información es poder y lo mejor es que este poder no lo tengan los demás. Si no se dispone de toda la información posible, las decisiones que surgen no suelen ser las mejores. En tercer lugar, hay alternativas que serían las mejores, pero que no pueden ponerse en práctica porque alguna de las partes lo impide.

Habitualmente las maniobras políticas lo que pretenden es acumular el máximo poder posible para poder imponer las decisiones que uno quiere e impedir las de los oponentes. La organización se resiente. ¿Por qué será que a esa actitud se le da el nombre de comportamiento “político”?. La realidad es que está presente en todas las organizaciones. Se da en mayor medida  en las organizaciones muy centralizadas y en las muy descentralizadas. En cambio se da mucho menos en las organizaciones en las que el poder de decisión está razonablemente compartido.

El comportamiento político actúa como un cáncer en las organizaciones. ¿Cómo se combate? El único modo es fomentando la unidad. Unidad de la que hablé en un mensaje este verano. Requiere un gran liderazgo por parte de la dirección, para que los miembros de la organización lleguen a descubrir que es la dirección la que mejor defiende sus intereses (los de los miembros). Una dirección que sea capaz de inspirar confianza en su gente. Este es un tema demasiado importante para tratarlo en un simple párrafo, pero realmente es una de las claves del exito de las organizaciones.

Hasta el jueves que viene, que además del  mensaje en el blog, daré en Sevilla una sesión sobre La intuición en la toma de decisiones para antiguos alumnos del IESE e invitados. Aquí dejo información sobre la sesión. También os dejo un video con una intervención en la radio el sábado pasado:
 

La intuición en la toma de decisiones

intuicion y toma de decisionesEl próximo 28 de mayo, en la reunión de antiguos alumnos de los programas Master del IESE voy a hablarles sobre la intuición y la toma de decisiones. En el mensaje de esta semana solo voy a introducir algunas ideas. La intuición es un modo de conocer la realidad y de juzgar si un curso de acción es adecuado o no.  Los juicios intuitivos son rápidos, inconscientes involuntarios y con cierta carga emotiva, en el sentido que el que intuye una cosa está en cierto modo comprometido con lo que intuye. La intuición no sabe dar razones por las que cree lo que intuye. Si supiera darlas ya no sería intuición, sería razonamiento.  En cierto sentido la intuición y el razonamiento son dos modos distintos de juzgar sobre una situación.

Del mismo modo que los razonamientos pueden ser equivocados, la intuición también puede equivocarse. Lo que pasa es que en los razonamientos equivocados se pueden dar las razones de porqué están equivocados, en cambio en los juicios intuitivos no. Por lo que surge la cuestión de cuando fiarse de las intuiciones y cuando no. Bajo qué condiciones las intuiciones son fiables y bajo que condiciones no.

Sin querer extenderme demasiado, hay dos tipos de intuiciones: la intuición como “sospecha” y la intuición como “juicio experimentado”. La intuición como sospecha es el presentimiento de que un curso de acción es el más adecuado en una determinada situación. Este tipo de intuición es muy válida para generar alternativas. Es la intuición propia de los creativos. El problema es que esta sospecha no garantiza que lo que se intuye sea correcto. Hay que analizarlo y ver si tiene sentido o no.

La intuición como juicio experimentado es la intuición de un experto en una materia, que con solo observar lo que está pasando se hace cargo de la situación y sabe cómo hay que actuar. Es el caso del médico experimentado, que con solo ver al paciente y con un par de preguntas ya sabe lo que le pasa. Es el juicio de un experto. La intuición como juicio experimentado tiene muchas posibilidades de ser válida. Todo depende de cuán experto es el que hace el juicio. Procede de un conocimiento acumulado e implícito que se tiene, que permite ahorrarse los razonamientos.

No quiero extenderme más y seguiré hablando de este tema en próximas semanas. Solo advertir que ojo con los que dicen que hacen lo que hacen porque intuyen que es lo correcto. Muchas veces es la excusa que se pone cuando uno no se sabe lo que hay que hacer y hace lo que le da la gana. Eso no es intuición sino incompetencia. Envío este mensaje desde Shanghai, donde estoy dando un curso sobre Toma de Decisiones en el CEIBS, la China Europe International Business School. el martes publicamos el I3E, Indice IESE del Incertidumbre Económica correspondiente al mes de abril, del que hablamos en un mensaje hace unos meses,

A %d blogueros les gusta esto: