Archivo

Posts Tagged ‘personalidad’

Tener personalidad

septiembre 7, 2017 8 comentarios

gregarioHace unos meses escribí en el blog que las empresas tenían que tener personalidad. En el mensaje de esta semana me voy a referir que cada uno debemos tener personalidad. ¿Cuándo no tenemos personalidad? Pues cuando hacemos lo que todo el mundo hace porque lo hace todo el mundo. Cuando actuamos así nos convertimos en veletas movidas por lo que acontece a nuestro alrededor.

Debemos tener pensamiento propio y no dejarnos llevar por las modas. Debemos ser críticos con las noticias que leemos. Si leemos un diario pensaremos que la actuación policial en el reciente atentado terrorista de Barcelona fue un éxito, y si nos informamos con otro diario pensaremos que ha sido un auténtico fracaso.

¿Qué pasa cuando votamos a determinado partido político? ¿Lo hacemos por el convencimiento de que es la mejor opción, o lo hacemos por inercia (es lo que he votado siempre)? ¿Nos dejamos llevar por las últimas noticias que han salido de los diferentes partidos?

¿Cómo se distingue al que tiene personalidad del que es una veleta? Pues hay que fijarse en las cosas importantes que afectan a la vida de una persona: la familia, el trabajo, Dios, etc. Y ver si la actitud ante esos grandes temas es una actitud pensada y fundamentada o es superficial y sigue la inercia dictada por el entorno.

La reflexión de esta semana la hago para para que cada uno pueda mejorar (siempre procuro aplicármelo a mí). Pero lo que nunca hay que hacer es juzgar a los demás porque fácilmente nos equivocaremos. No sabemos cuáles han sido sus circunstancias ni las razones por las que actúa como actúa. Hasta el jueves que viene.

Categorías:varios Etiquetas: , , , ,

Soy egoista

selfishIntento ser lo más egoísta posible y a mis alumnos les aconsejo lo mismo. Ser egoísta. Invertir en uno mismo. Intentar ser lo mejor posible. ¿Y qué es intentar ser lo mejor posible? Preocuparse por ser cada vez mejor persona. Esforzarse por mejorar en todas las virtudes. Ser cada vez más generoso. Ser más trabajador. Ser más leal a los compromisos a los que te debes. Esto es lo que entiendo por ser egoísta y es lo que aconsejo a todo el mundo, y por supuesto a mis alumnos, que me miran con ojos como platos cuando hablo de esto en clase.

Sí, quiero que las personas que trato sean muy egoístas: que se esfuercen por ser buenas personas: que tengan virtudes. Así sabré que no me van a engañar. Que se van a preocupar por mí. Que me puedo fiar de ellas. Que van a estar a mi lado cuando las necesite, que por supuesto voy a estar con ellas cuando me necesiten. Que puedan confiar en mí.

Programa de vida adquirir y mejorar en las virtudes. Cada vez se es mejor persona. Cada vez es más fácil establecer relaciones de amistad. Pero amistad amistad, no oportunistas.

Uno puede pensar que el programa de adquirir virtudes es muy costoso y que por lo tanto no merece la pena. Nada de eso. No es ni necesario ni posible alcanzar el más alto grado de virtud en todas las virtudes. Se puede ir poco a poco. Cada uno a su ritmo. Así, también lo explico a mis alumnos, se puede llegar muy lejos. Ánimo y a invertir en ti. Hasta la semana que viene, que quizá hable de un libro que he escrito y que en un par de meses saldrá a la venta.

Personalidad

personalidadHay personas que viven amargadas preocupadas por la opinión que los demás tienen de ellas. Viven preocupadas por su imagen. A mí esto me parece una pérdida de energías y una preocupación absurda. Creo que lo importante es preocuparse por quien uno es. Preocuparse de ser un buen profesional; un buen padre o madre de familia; un buen amigo, etc.

De qué sirve proyectar una imagen de buenas personas si no lo somos. Estamos engañando solo a los tontos, pues la gente inteligente sabe captar quienes somos. Además, qué importa lo que opinen los demás. Lo importante es lo que somos, no lo que parecemos. Y si nos preocupamos de ser buenos profesionales, buenos padres, etc. Ya lo captará la gente. Y si no lo captan, qué más da.

El intento de querer dar siempre una imagen positiva genera en mucha gente ansiedad, frustración, problemas de salud mental, etc. Sobre todo cuando uno en su campo quiere ser el mejor, no hace más que compararse con los demás y vive amargado.

Viviríamos mucho más tranquilos si dejáramos de preocuparnos de lo que opinan de nosotros. Además esta preocupación manifiesta una patente falta de personalidad, que evidentemente se refleja en la imagen que damos de nosotros mismos, consiguiendo todo lo contrario a lo que pretendíamos.

Consejo: preocúpate de quien eres y despreocúpate de intentar dar una buena imagen. Hasta el jueves que viene y, María Angeles, muchas felicidades.

A %d blogueros les gusta esto: