Archivo

Posts Tagged ‘rankings’

La Universidad

rankingsLa revista británica “Times Higher Education” elabora cada año el Europe Teaching Ranking. En la edición de este año, la Universidad de Navarra, de la que el IESE es una facultad, aparece la número 3 de Europa. Por delante están Oxford y Cambridge. Otras dos universidades españolas están entre las 20 primeras: La Autónoma de Barcelona la número 12 y la Autónoma de Madrid la 18.

Este ranking evalúa la excelencia docente según los estudiantes según dice el periódico donde leí la noticia.

Doble buena noticia. Por un lado, mi universidad ha quedado muy bien en el ranking. Por otro lado, por fin hay un ranking que evalúa algo más que la investigación. Parece que la única función de la universidad, desde hace unas décadas es publicar en revistas de Impacto. Para mí una universidad ha de tener dos dimensiones: debe ser un lugar donde se genera conocimiento (investigación) y un lugar donde se disemina ese conocimiento (docencia). Si solo se enseña conocimiento generado por otros es entonces una academia, o como mucho, una universidad de segunda categoría. Si solo se genera conocimiento, entonces es un instituto de investigación, y no una universidad.

Saber que la Universidad de Navarra es una universidad que, además de generar conocimiento, es muy buena en docencia es una gran satisfacción. Parecía que en el ámbito universitario solo se valoraba la investigación. No ambas cosas como ya he dicho: docencia e investigación. Pero investigación bien entendida: generación de conocimiento relevante. No lo que en muchos casos se entiende ahora por investigación, que es escribir artículos sobre asuntos irrelevantes para conseguir que sean publicados por revistas de supuesto impacto con el único objetivo de que el autor pueda avanzar en su carrera como profesor universitario.

Docencia e investigación. Pero investigación bien entendida. En un próximo post expondré mis ideas sobre lo que creo que debe ser la docencia. Es un tema que me atañe mucho y sobre lo que he pensado mucho. A mi la universidad me apasiona. Hice mi examen de selectividad a los 16 años y desde entonces soy un universitario. Un abrazo a todos y enhorabuena Universidad de Navarra.

Cuando el indicador se convierte en objetivo…

CIAHabitualmente para saber si una organización está yendo bien o mal se miran una serie de indicadores que indican la mejor o peor marcha de esa organización. Pero hay que tener mucho cuidado. Cuando un indicador se convierte en un objetivo a conseguir, deja de ser un buen indicador. Es más se convierte en un indicador muy malo.

Pasó en Estados Unidos, no sé si en el FBI o en la CIA. Esa agencia se dedica a hacer informes sobre posibles acontecimientos que es importante investigar para la seguridad y buena marcha del país. Sus agentes juzgaban en cada momento si un asunto era suficientemente importante para hacer un informe o no. En un momento dado, no se les ocurrió otra idea que remunerar a cada agente según el número de informes que emitían. Resultado, la agencia quedó colapsada porque todos los agentes empezaron a emitir informes sobre cualquier cosa que se les ocurría. Cuando un indicador se convierte en objetivo… malo. Dejaron de investigar asuntos importantes y se centraron en cualquier tontería.

Pasa en muchas universidades. Para aparecer a la cabeza de los rankings que se elaboran, ya sea el ranking Shanghai, el de El Mundo u otras revistas, miran cuáles son los criterios con los que se elaboran los rankings y se centran en cumplir muy satisfactoriamente esos criterios olvidándose de su función fundamental que es formar a los alumnos y generar conocimiento útil. Cuando el indicador se convierte en objetivo… malo.

Y les pasa a profesores de esas universidades. Es frecuente que al finalizar un curso se pase un cuestionario a los alumnos sobre su satisfacción respecto a ese curso. Hay profesores que se centran en que los alumnos queden contentos con el curso para quedar bien en esos cuestionarios, torciendo así la noble actividad docente. Cuando el indicador se convierte en objetivo… Siempre he distinguido tres tipos de personas que se dedican a la enseñanza: los loros, los que dan clase y los profesores. Hay una gran diferencia entre una persona que da clase y un profesor. Se distinguen a la legua.

Cuando el indicador se convierte en objetivo…, deja de ser un buen indicador. Hasta el jueves que viene. Os dejo un video de una entrevista que me hicieron hace poco.

A %d blogueros les gusta esto: