Archivo

Posts Tagged ‘Toma de decisiones’

Fe y razón

Este verano he dedicado la primera semana de julio a hacer los últimos 114 kilómetros del Camino de Santiago. Todo el que lo haya hecho sabe que, al menos en los últimos años, es imposible perderse. Está perfectamente señalizada la dirección. Basta con seguir las abundantes flechas amarillas.

Todo esto me ha hecho reflexionar sobre la fe. Cada vez que seguía la dirección de la flecha hacía un acto de fe. No había manera de saber ni por evidencia ni por razonamiento, que esa era la dirección correcta. Puro acto de fe. Sin embargo, ese acto de fe no iba contra la razón. Era razonable hacer ese acto de fe. Lo irracional habría sido no seguir las flechas.

Digo todo esto porque oigo a veces decir que el progreso de la ciencia y de la técnica ha superado el tener que creer. El hombre es ya maduro y no necesita de creencias. La fe es algo de épocas pasadas y es algo que la ciencia ya ha superado. No puedo estar más en desacuerdo con esa tesis. La fe es un modo de conocer. Un modo distinto del conocimiento por razonamiento o por evidencia, pero un modo de conocer. Y, como muestro en el ejemplo del Camino de Santiago, no se contradice con la razón sino todo lo contrario. Es más, para no creer algo hay que tener fe en que ese algo no es cierto. No nos podemos librar de la fe como modo de conocer. Además, cualquier científico basa su ciencia en cosas aportadas por científicos en épocas pasadas, tiene por tanto fe.

¿Por qué esta desacreditación de la fe, cuando es lo más razonable y cualquier buen científico lo debería reconocer? Pues porque el hombre en su soberbia no quiere reconocer que hay cosas que no puede conocer por sus propios medios y reniega de la fe. También porque la fe nos compromete en un modo de vivir, una moralidad, que muchos no están dispuestos a aceptar. “Food for thought” como dice los anglosajones. Hasta el jueves que viene y feliz vuelta al trabajo.

Dime de qué presumes y…

El refranero español es muy rico y recopila siglos de sabiduría popular. “Dime de qué presumes y te diré de qué careces” es uno de los conocidos refranes. La gente humilde no presume de nada a pesar de que lo podría hacer dadas las muchas cualidades que tienen. No les hace falta. Cuando alguien necesita presumir de algo… sospechoso.

Me sugiere el mensaje de esta semana un artículo leído en la prensa de una entrevista a una persona en la que el entrevistador le pregunta cómo ha conseguido tanto éxito en su carrera profesional. Resulta que hace años, antes de que se convirtiera en un personajillo más o menos conocido en algunos ámbitos, pude conocer brevemente, pero de modo intenso a esta persona.

Pude experimentar durante ese periodo lo arrogante que era y lo segura de sí misma que estaba. Estaba convencida de que todo lo que hacía lo hacía bien y sus opiniones no se podían cuestionar. Pues bien, en la entrevista que le hacían daba como razones de su éxito precisamente lo flexible y abierto que era. Pegué un respingo cuando leía la entrevista. Reflexioné un poco y llegué a la conclusión que la raíz de esa falta de autoconocimiento era precisamente su falta de humildad. Esta persona se creía perfecta.

Quizá el mensaje de esta semana debería llamarse “Elogio a la humildad”. Qué bien se está con las personas humildes. Qué realistas son. No necesitan publicitar sus cualidades. No les hace falta. Qué difícil resulta al que no es humilde reconocer que no lo es y qué difícil le resulta al humilde reconocerse como tal. El mundo al revés. Hasta el jueves que viene.

La toma de decisiones y la suerte

Tomamos decisiones porque queremos conseguir algún objetivo. Y hay muchos factores que afectan al resultado de nuestra decisión: el mayor o menor interés que hemos puesto al ponerla en práctica, cómo han reaccionado otras personas ante nuestra decisión, cuán acertados hemos estado a la hora de elegir la mejor alternativa para conseguir nuestro objetivo, y un largo etcétera.

Después de un montón de años estudiando la toma de decisiones y observando como se toman he llegado a la conclusión que el factor que más influye en el éxito o fracaso de una decisión es la suerte. Por supuesto que hay muchos otros factores, que pueden afectar el resultado de nuestra decisión, pero el mas importante es la suerte. La suerte son todos aquellos factores que influyen en el resultado de una decisión sobre los cuáles no tenemos ningún control ni capacidad de influir.

Uno puede razonar diciendo que, si el principal factor que determina el éxito de nuestras decisiones es la suerte, entonces no hay que preocuparse por intentar decidir bien. El resultado depende más de cosas que no controlamos que de lo correcta que sea nuestra decisión. Craso error esta conclusión. La suerte juega tanto para bien como para mal, y si bien es cierto que en una decisión puede pasar de todo, a largo plazo, la buena y la mala suerte se contrarrestan, y el resultado de un montón de decisiones es mejor o peor en función de si decidimos mejor o peor.

Sobre el tema de la suerte ya escribí hace algunos años. Saludos a todos y que estéis teniendo unas buenas vacaciones. Hasta el jueves que viene.

Míster Sí

Si la semana pasada hablaba de las características de “Míster No” hoy voy a hablar de “Míster SI”. Son personas alegres, optimistas que siempre tienden a ver el lado positivo de las cosas. Si Míster No es fácil de detectar porque nos causa problemas, más difícil es darnos cuenta si tenemos a nuestro lado a un Míster Sí. Solo cuando después de reflexionar nos damos cuenta de lo a gusto que se está con esa persona. Se les nota más cuando se les echa en falta que cuando lo tenemos a nuestro lado.

Con ella los problemas tienen más fácil solución. No echa leña al fuego, sino que es como aceite balsámico. No significa esto que tengan mentalidad apocada. Pueden ser muy enérgicos, pero proyectan su energía en cosas que merecen la pena: solucionar problemas, facilitar las cosas. Cumplen los procedimientos cuando hay que cumplirlos y se los saltan cuando las circunstancias así lo aconsejan. Caen bien a la gente. No hacen acepción de personas. Facilitan la vida tanto a los de arriba como a los de abajo. Es más tienden a defender a los de debajo de los abusos de los de arriba.

En fin, que se está muy a gusto con los “míster sí”. Generan paz. Todo un programa de vida, ir convirtiéndose en un míster sí. Ni que decir tiene que tanto los míster sí como los míster no pueden ser hombres o mujeres. Es más. Creo que los “Mr Sí” se dan más entre mujeres y los “Mr No” más entre hombres, aunque esto es una generalización muy discutible. Hasta el jueves que viene y felices vacaciones para los que las empezáis esta semana. Yo voy a estar unos días de descanso pero seguiré con mi mensaje de cada jueves.

Pensamiento crítico (II)

Se habla actualmente que la educación a todos los niveles debe contener menos memorizaciones y más competencias y desarrollo de capacidades. Yo no tengo una opinión al respecto, pero me parece que ejercitar la memoria en la gente joven no debe hacer daño.

Entre las competencias más citadas se encuentra la del pensamiento crítico”, que supongo que consiste en no dar por aceptadas todas las ideas que se te dicen, sino cuestionarlas y criticar si son válidas o no deben ser aceptadas.

Nunca se ha oído hablar tanto de pensamiento crítico, y nunca ha estado más ausente en la sociedad. A base de repetir cosas acaban por considerarse normales y cualquiera que las cuestiona es un raro antisocial, peligro público, etc. Hay que pensar lo que dicen los que deciden qué es lo que hay que pensar. Y no rechistar. Pensamiento único. Sociedad uniformada. Sociedad aborregada.

Se habla mucho de violencia machista. Violencia que yo, evidentemente, condeno. Pero, ay como a alguien se le ocurra hablar de la violencia psicológica que algunas mujeres ejercen sobre sus maridos. Violencia sutil, muy difícil de detectar y que no produce contusiones en el cuerpo. Me arriesgo a ser machacado al sacar este tema, pero a mi edad me puedo permitir el lujo de decir lo que pienso sin que me importen las descalificaciones de los que imponen el pensamiento único.

Ay cómo cuestiones el cambio climático. Ay como afirmes que sexos hay dos, hombre y mujer. Ay de como digas que no todo es relativo y que hay verdades objetivas. Pensamiento único. Sociedad aborregada. Eso sí, nunca se ha hablado tanto de pensamiento crítico, trabajo en equipo, empatía, resiliencia y un largo etcétera. Hasta el jueves que viene. PD. Sobre el cambio climático no tengo ninguna opinión.

¿Existen verdades objetivas o todo es relativo?

Trataba el otro día con un grupo de conocidos sobre si existen verdades objetivas o todo era relativo, que cada uno tiene su verdad. La opinión mayoritaria era que cada uno tiene su verdad. Toda la discusión surgía a raíz de unos versos de Machado que dicen “Tú verdad, no. La verdad. Y ven conmigo a buscarla. La tuya guárdatela”

Mi tesis es que sí que existen verdades objetivas válidas para todo el mundo. Si no existiera la verdad, ni siquiera se podría afirmar que “todo es relativo” contradiciendo a los que defienden esta tesis.

La verdad existe, y se puede estar en la verdad o en el error. Que 2 + 2 = 4 es una verdad. Los que afirman que 2 + 2 = 4 están en la verdad y los que afirman que 2 + 2 es cualquier otro número están en el error.

Lo que pasa es que es muy cómodo que no haya verdades absolutas, porque así creo yo mi verdad y puedo hacer lo que me da la gana. Si no hay verdad, no hay ni bien ni mal, y todo lo que hago yo está bien, porque así lo pienso yo. Pues no, la verdad existe y yo puedo estar en la verdad o en el error. Una persona formada es una persona que está en la verdad. Se trata de que todos vayamos hacia la verdad.

Si no hay verdades absolutas ¿quién me puede argumentar que robar o matar sea malo? Los que piensen que es malo pues que no roben ni maten, pero a mi que no me impongan “su” verdad. No señores, hay verdades, cada verdad clasifica a los que están en la verdad y a los que están en el error. De ahí la importancia de la educación de la gente joven.

Dispuesto a ser machacado, por el mensaje de esta semana, pero si todo lo que hay son descalificaciones a la globalidad sin argumentaciones, será indicio de que tengo razón. En cualquier caso, el que me diga que no tengo razón estará siendo incoherente, pues afirmar que no tengo razón ya es aceptar que existe una verdad, la de que yo no tengo razón. Hasta el jueves que viene.

¿Qué opinan de mi los demás?

Menuda estupidez. Que opinen lo que quieran. Preocúpate más de ser una buena persona, un buen profesional, un buen miembro de tu familia, y los demás que opinen lo que quieran. Estamos en una cultura en donde lo que parece que vale es la opinión que tienen de uno en vez de quién uno es. A mí que un incompetente diga que yo soy un inútil es algo que me halagaría.

Esta obsesión por el que piensan los demás de uno esconde una gran inseguridad personal. Una falta de autoestima, que requiere la aprobación de los demás. Tú a lo tuyo ¿Quién quieres ser? Esfuérzate por llegar a ser quien quieras ser. De ti puede llegar a haber muchas opiniones tantas como opinadores hay en el mundo, que son muchos.

En todo caso busca la opinión que de ti tengan personas que te merezcan mucha confianza. Que sepas que no son frívolas y que quieran tu mejora. Lo que opine cualquiera que se asoma a las redes sociales es absolutamente irrelevante.

Esta obsesión por lo que opinan de uno está exacerbada por el uso de las redes sociales. Ten personalidad y evalúate tú a ti mismo. Y cada día intenta ser un poco mejor. Así se llega muy lejos. Hasta el jueves que viene.

Ser pacificadores o ser conflictivos

No hay ninguna persona que viva aislada de los demás. Todos nos relacionamos con otros. Y en estas relaciones con otras personas a veces surgen conflictos. Ante estos conflictos hay dos tipos de personas, las que echan leña al fuego y agrandan el conflicto y las que intentan pacificar las cosas.

Magnificando los conflictos no se resuelve nada, sino que se genera malestar y animadversión. Intentar solucionarlos es una actitud más positiva.

Qué tipo de persona uno es, pacificador o conflictivo, suele depender, entre otras cosas, de si uno es soberbio o humilde. El soberbio ve en todo agravios personales y tiende a hacer más grandes los conflictos. El pacificador suele ser una persona magnánima que sabe pasar por alto las diferencias que hay entre unos y otros

El ser pacificador no significa que uno tenga que aguantarse ante las injusticias. Todo lo contrario, un pacificador consigue que las relaciones entre unos y otros sean de justicia. Es precisamente el conflictivo el que se encuentra a gusto en las situaciones de injusticia. Ahí es donde encuentra justificación para sembrar discordia. El pacificador, ante la injusticia hace lo posible para revertir la situación.

Hay personas que caen bien a todo el mundo y personas que caen mal ¿por qué será? ¿Tú qué tipo de persona eres? Hasta el jueves que viene.

Esto es así

Se atribuye a Unamuno el haber dicho “lo sabe todo, absolutamente todo. Figúrense lo tonto que es”. Y no recuerdo quién dijo “Nunca discutas con un tonto. Tendrás que ponerte a su altura y ahí te ganará por experiencia”. Por último, una frase que se me ha ocurrido a mi “La cantidad de tonterías que una persona dice es directamente proporcional a la seguridad con que las dice”. De esto ya hablé hace pocas semanas.

Esto viene a cuento por la absoluta seguridad con la que algunas personas hacen afirmaciones. Recuerdo hace unos años, participaba en una mesa redonda con otras 6 personas. El moderador iba dando la palabra a uno y otro. Sobre un asunto, no recuerdo cuál, opinábamos todos lo mismo salvo uno que afirmaba rotundamente lo contrario, e insistía una y otra vez. El resto nos mirábamos sorprendidos.

¿Cómo en una cosa que es opinable se puede sentar cátedra? Uno puede tener una opinión distinta a la de otros, pero manifestarlo como opinión, no como verdad absoluta, y dejando siempre abierta la posibilidad de que se opine de modo distinto.

Verdades absolutas las hay, pero son pocas. Y en ese caso también hay que ser respetuoso con el que esté equivocado. Si uno piensa que dos y dos son cinco no hay que machacarlo. Se puede intentar sacarlo del error, pero siempre con respeto.

Yo me río de los que afirman con rotundidad. No les llevo la contraria porque tratar asuntos con un tonto es perder el tiempo. Consejo, sé pacificador. Intenta no hacer afirmaciones rotundas. Hasta el jueves que viene.

Lo sabe todo, absolutamente todo

Vivimos en un mundo de incertidumbre, donde muchas cosas las sabemos, por ejemplo, cómo nos llamamos, donde vivimos, qué edad tenemos etc., pero sobre otras solo podemos tener una opinión más o menos fundada y sobre las que podemos estar abiertos a cambiar de opinión.

Es muestra de inteligencia dudar de esas cosas de las que es muy difícil estar absolutamente seguros. Aun así, hay personas que cuando piensan algo adquieren una seguridad cien por cien de que es cierto. Poco inteligentes son este tipo de personas. En primer lugar, porque esa misma seguridad les impide aprender. Si están totalmente seguros de algo ya no pueden cambiar de opinión.

Tengo un amigo, bastante inteligente, por cierto, que decía “Ya me gustaría estar seguro de algo como algunas personas lo están de todo”. Me parece que fue Unamuno al que se le atribuye la frase “Lo sabe todo, absolutamente todo. Figúrense lo tonto que es”.

Muestra de inteligencia, sensatez y prudencia es considerar que uno puede estar equivocado. Esto le posibilita buscar, confirmarse en sus opiniones o cambiarlas en función de lo que vaya encontrando. El que cree que siempre está en lo cierto, se incapacita para salir de sus errores. Yo me divierto mucho cuando me encuentro alguna persona así. Feliz Semana Santa.

A %d blogueros les gusta esto: