Archive

Posts Tagged ‘Toma de decisiones’

Empresas con propósito

abril 28, 2022 1 comment

Está muy de moda ahora hablar de empresas con propósito. Con ello puede querer decirse muchas cosas, pero simplificando mucho, lo que viene a decir que las empresas han de tener una finalidad más allá que la de ganar dinero. Que el ganar dinero es una condición necesaria para la viabilidad de la empresa, pero que la empresa ha de tener claro para qué existe, cual es la necesidad de los clientes que pretende satisfacer con el producto o servicio que ofrece.

Yo he de decir, que para mi esto no es ninguna novedad. Desde que empecé a dar clase en el IESE siempre dije que ganar dinero es una consecuencia de tener una misión -o propósito- y llevarla a cabo bien. Cuando decía esto los alumnos me miraban desconfiados como diciéndome “Ariño, que idealista eres. La empresa está para ganar dinero y cuanto más mejor”. Pero yo seguía en mis trece.

Ahora parece que hay, a nivel de discurso, una aceptación de que las empresas han de tener un propósito y perseguirlo. Pero como digo, me parece que es a nivel de discurso. En la acción diaria todavía muchas actúan intentando ganar cuanto más dinero mejor, y dejan el propósito como frase bonita para ser mostrada. Empresario, directivo, créete el propósito de tu empresa y orienta la estrategia y las decisiones día a día en conseguir ese propósito. Todavía queda mucho por hacer y campo de mejora. De esto hablaré próximamente. De momento hasta el jueves que viene.

Cabezonería

Hay directivos a los que se les mete una idea en la cabeza y no hay manera de que cambien de opinión, sin importar cuanta evidencia hay de que hay alternativas mejores que la que están imponiendo. No atienden a razones. Da la impresión de que escuchan las opiniones alternativas, pero solo es para afianzarse en lo que ya tienen decidido hacer.

Estos jefes acaban quedándose solos dado el convencimiento que generan en su gente de que tratar asuntos con ellos no sirve para nada. Jefe, escucha a tu gente. Tomarás mejores decisiones porque dispondrás de más información. Algunas de las cosas que te propongan no podrán ser llevadas a cabo y otras sí, tendrán mucho sentido. Y, sobre todo, conocerás mejor lo que pasa en tu organización. Además, las personas se sentirán más involucradas en tu empresa. Hasta el jueves que viene.

Justicia

marzo 17, 2022 2 comments

Una condición necesaria para que haya buenas relaciones entre cualquier grupo de personas es que entre ellas se viva la justicia. Si no se respetan los derechos de las personas, si no se cumplen los compromisos contraídos, no se puede funcionar bien, ya sea en la familia, en la empresa o en cualquier grupo de personas.

Justicia es dar a cada uno lo que le corresponde. Y en la empresa esto va desde cumplir las condiciones de trabajo pactadas hasta respetar aquellas cosas en las que una empresa se ha comprometido con cualquier empleado suyo. Por supuesto que los empleados tienen que cumplir con sus compromisos, pero esto no suele ser el problema ya que son los jefes los que tienen el poder y por la cuenta que les trae el empleado cumple con lo que se le pide. Aún así, si un empleado puede escaquearse en algo que no se va a notar, si lo hace no está viviendo la justicia, y a la corta o a la larga esto tendrá repercusiones en el ambiente de trabajo.

Puede suceder alguna vez que en una empresa sea muy difícil en un momento dado cumplir con algún compromiso, y por alguna razón bien justificada. En ese caso lo que hay que hacer es hablar con los afectados y explicarles que eso a lo que tienen derecho va a ser mu y difícil cumplirlo. Si la empresa ha sabido ganarse la confianza de sus empleados, estos lo entenderán y fácilmente renunciarán a ese derecho si es por una razón suficiente. Si la empresa no ha tratado con respeto a sus empleados, estos se rebotarán, y bien que harán. Es para estas situaciones para las que son necesarias unos sindicatos firmes. Si la empresa trata con respeto a sus empleados, los sindicatos son menos necesarios. Un modo de no vivir la justicia es no respetar los horarios de las personas. Indicarles el trabajo que han de hacer sin atender si ese trabajo cabe en el horario aboral pactado.

Por supuesto que si la empresa hace promesas irresponsables que no sabe si podrá cumplir o no, en el momento que no las cumpla estará siendo injusta con su gente, y la confianza desaparecerá. Ya he hablado en otros mensajes la gran importancia de la confianza para la buena marcha de una empresa. Hasta el jueves que viene.

Intereses personales

enero 13, 2022 6 comments

Cuando se trata un asunto los que defienden una cosa esgrimen razones a favor y muestran los problemas que tiene el hacer lo contrario, y a los que defienden lo contrario les pasa al revés.

Un fumador que argumenta que en tal lugar se permita fumar, su argumento tiene poco valor, pues como es fumador tiene un interés personal que se pueda fumar. El argumento tendría fuerza si lo defendiera un no fumador, pues estaría libre de intereses personales. Análogamente, el argumento de que no se permita fumar tiene fuerza si lo defiende un fumador. Si lo defiende un no fumador pierde fuerza, pues otra vez no se sabe si está defendiendo un interés personal.

Que determinadas reuniones no se tengan en inglés, sino que se tengan en español tiene fuerza si el que lo argumenta sabe inglés. Si no sabe inglés no se sabe ese idioma, seguramente estará defendiendo un interés personal y no un convencimiento de que es mejor utilizar en esa reunión el español.

Directivo, cuando se discute sobre algo y alguien defiende una postura, lo primero que hay que averiguar si tiene un interés personal en esa postura. Si lo tiene, sus argumentos carecen de fuerza. Es famosa la frase de alguien que dijo “que difícil es que alguien entienda una cosa si su salario depende de que no lo entienda”. Intereses personales. Hasta el jueves que viene.

Mis clases en el IESE

diciembre 16, 2021 10 comments

Acabo de terminar el curso básico de toma de decisiones que cada año imparto en el IESE. Unos años es en el programa Master, el MBA, y otros en el EMBA, el master de fin de semana para profesionales que simultanean el estudio con el trabajo. El curso que doy combina aspectos técnicos y cuantitativos que hay que tener en cuenta para tomar decisiones y aspectos más cualitativos también necesarios a tener en cuenta. Cosas de las que trato en este blog.

Esto último culmina con la afirmación de que para ser buen directivo es necesario ser buena persona. Con la conclusión de que la vida de una persona, además de depender de las circunstancias externas en las que se desenvuelve, es el acumulado de las decisiones que ha ido tomando a lo largo de su vida.

Dentro de las circunstancias externas que a uno le toca vivir, que condicionan, y mucho, uno acaba siendo buen padre de familia buen profesional, ladrón o drogadicto, dependiendo de las decisiones que ha ido tomando en su vida.

Y de esto hablo en clase con los alumnos. Hablamos de que los aciertos o errores técnicos, en general, no son los más importantes. Lo importante es cómo sus decisiones afectan a lo que cada uno va a llegar a ser. De esto estoy cada vez más convencido. Estos temas salen en clase y he pensado que era oportuno tratarlo en el blog. Espero que los alumnos hayan aprendido. Hasta el jueves que viene.

Buena voluntad o profesionalidad

diciembre 2, 2021 6 comments

Sucede a veces en las organizaciones que, como el jefe quiere evitar problemas, eleva a puestos directivos a personas con buena voluntad. Personas que van a colaborar y sumar dentro de la organización. Personas que no van a crear problemas. A veces estas personas son buenos profesionales y competentes para el puesto que ocupan, pero otras veces no.

Y es que es frecuente confundir buena voluntad con competencia profesional. No basta con tener buenas intenciones y estar a favor de la organización. Hace falta además tener las competencias necesarias para desempeñar el puesto que un ocupa.

El colmo es ya cuando un jefe relega a uno de sus colaboradores, porque resulta incómodo. Y resulta incómodo porque, como es competente a veces advierte de los problemas que pueden surgir si se lleva a cabo uno de los planes que se están pensando. Esto no gusta y se le ve como un colaborador problemático, cuando simplemente es una persona que solo quiere advertir de los problemas que pueden surgir en el futuro si se lleva a cabo lo que se está planteando. Además se siente obligado a advertirlo porque por el puesto que ocupa, es función suya hacer esas advertencias y destapar esos problemas.

Pues no, esas personas son relegadas a segundos planos y se promueven a las buenas personas. Pero el ser buena persona no es garantía de competencia profesional para el puesto que se les asigna. Jefe, si en tu equipo directivo no hay discusiones y no se airean los posibles problemas, seguramente es que estás rodeado de personas que no tienen las cualidades necesarias para dirigir. Hasta el próximo jueves.

Fe y razón

agosto 26, 2021 6 comments

Este verano he dedicado la primera semana de julio a hacer los últimos 114 kilómetros del Camino de Santiago. Todo el que lo haya hecho sabe que, al menos en los últimos años, es imposible perderse. Está perfectamente señalizada la dirección. Basta con seguir las abundantes flechas amarillas.

Todo esto me ha hecho reflexionar sobre la fe. Cada vez que seguía la dirección de la flecha hacía un acto de fe. No había manera de saber ni por evidencia ni por razonamiento, que esa era la dirección correcta. Puro acto de fe. Sin embargo, ese acto de fe no iba contra la razón. Era razonable hacer ese acto de fe. Lo irracional habría sido no seguir las flechas.

Digo todo esto porque oigo a veces decir que el progreso de la ciencia y de la técnica ha superado el tener que creer. El hombre es ya maduro y no necesita de creencias. La fe es algo de épocas pasadas y es algo que la ciencia ya ha superado. No puedo estar más en desacuerdo con esa tesis. La fe es un modo de conocer. Un modo distinto del conocimiento por razonamiento o por evidencia, pero un modo de conocer. Y, como muestro en el ejemplo del Camino de Santiago, no se contradice con la razón sino todo lo contrario. Es más, para no creer algo hay que tener fe en que ese algo no es cierto. No nos podemos librar de la fe como modo de conocer. Además, cualquier científico basa su ciencia en cosas aportadas por científicos en épocas pasadas, tiene por tanto fe.

¿Por qué esta desacreditación de la fe, cuando es lo más razonable y cualquier buen científico lo debería reconocer? Pues porque el hombre en su soberbia no quiere reconocer que hay cosas que no puede conocer por sus propios medios y reniega de la fe. También porque la fe nos compromete en un modo de vivir, una moralidad, que muchos no están dispuestos a aceptar. “Food for thought” como dice los anglosajones. Hasta el jueves que viene y feliz vuelta al trabajo.

Dime de qué presumes y…

agosto 19, 2021 8 comments

El refranero español es muy rico y recopila siglos de sabiduría popular. “Dime de qué presumes y te diré de qué careces” es uno de los conocidos refranes. La gente humilde no presume de nada a pesar de que lo podría hacer dadas las muchas cualidades que tienen. No les hace falta. Cuando alguien necesita presumir de algo… sospechoso.

Me sugiere el mensaje de esta semana un artículo leído en la prensa de una entrevista a una persona en la que el entrevistador le pregunta cómo ha conseguido tanto éxito en su carrera profesional. Resulta que hace años, antes de que se convirtiera en un personajillo más o menos conocido en algunos ámbitos, pude conocer brevemente, pero de modo intenso a esta persona.

Pude experimentar durante ese periodo lo arrogante que era y lo segura de sí misma que estaba. Estaba convencida de que todo lo que hacía lo hacía bien y sus opiniones no se podían cuestionar. Pues bien, en la entrevista que le hacían daba como razones de su éxito precisamente lo flexible y abierto que era. Pegué un respingo cuando leía la entrevista. Reflexioné un poco y llegué a la conclusión que la raíz de esa falta de autoconocimiento era precisamente su falta de humildad. Esta persona se creía perfecta.

Quizá el mensaje de esta semana debería llamarse “Elogio a la humildad”. Qué bien se está con las personas humildes. Qué realistas son. No necesitan publicitar sus cualidades. No les hace falta. Qué difícil resulta al que no es humilde reconocer que no lo es y qué difícil le resulta al humilde reconocerse como tal. El mundo al revés. Hasta el jueves que viene.

La toma de decisiones y la suerte

agosto 12, 2021 8 comments

Tomamos decisiones porque queremos conseguir algún objetivo. Y hay muchos factores que afectan al resultado de nuestra decisión: el mayor o menor interés que hemos puesto al ponerla en práctica, cómo han reaccionado otras personas ante nuestra decisión, cuán acertados hemos estado a la hora de elegir la mejor alternativa para conseguir nuestro objetivo, y un largo etcétera.

Después de un montón de años estudiando la toma de decisiones y observando como se toman he llegado a la conclusión que el factor que más influye en el éxito o fracaso de una decisión es la suerte. Por supuesto que hay muchos otros factores, que pueden afectar el resultado de nuestra decisión, pero el mas importante es la suerte. La suerte son todos aquellos factores que influyen en el resultado de una decisión sobre los cuáles no tenemos ningún control ni capacidad de influir.

Uno puede razonar diciendo que, si el principal factor que determina el éxito de nuestras decisiones es la suerte, entonces no hay que preocuparse por intentar decidir bien. El resultado depende más de cosas que no controlamos que de lo correcta que sea nuestra decisión. Craso error esta conclusión. La suerte juega tanto para bien como para mal, y si bien es cierto que en una decisión puede pasar de todo, a largo plazo, la buena y la mala suerte se contrarrestan, y el resultado de un montón de decisiones es mejor o peor en función de si decidimos mejor o peor.

Sobre el tema de la suerte ya escribí hace algunos años. Saludos a todos y que estéis teniendo unas buenas vacaciones. Hasta el jueves que viene.

Míster Sí

julio 29, 2021 9 comments

Si la semana pasada hablaba de las características de “Míster No” hoy voy a hablar de “Míster SI”. Son personas alegres, optimistas que siempre tienden a ver el lado positivo de las cosas. Si Míster No es fácil de detectar porque nos causa problemas, más difícil es darnos cuenta si tenemos a nuestro lado a un Míster Sí. Solo cuando después de reflexionar nos damos cuenta de lo a gusto que se está con esa persona. Se les nota más cuando se les echa en falta que cuando lo tenemos a nuestro lado.

Con ella los problemas tienen más fácil solución. No echa leña al fuego, sino que es como aceite balsámico. No significa esto que tengan mentalidad apocada. Pueden ser muy enérgicos, pero proyectan su energía en cosas que merecen la pena: solucionar problemas, facilitar las cosas. Cumplen los procedimientos cuando hay que cumplirlos y se los saltan cuando las circunstancias así lo aconsejan. Caen bien a la gente. No hacen acepción de personas. Facilitan la vida tanto a los de arriba como a los de abajo. Es más tienden a defender a los de debajo de los abusos de los de arriba.

En fin, que se está muy a gusto con los “míster sí”. Generan paz. Todo un programa de vida, ir convirtiéndose en un míster sí. Ni que decir tiene que tanto los míster sí como los míster no pueden ser hombres o mujeres. Es más. Creo que los “Mr Sí” se dan más entre mujeres y los “Mr No” más entre hombres, aunque esto es una generalización muy discutible. Hasta el jueves que viene y felices vacaciones para los que las empezáis esta semana. Yo voy a estar unos días de descanso pero seguiré con mi mensaje de cada jueves.

A %d blogueros les gusta esto: