Archive

Posts Tagged ‘trabajo’

Más sobre métricas, incentivos y evaluaciones

No sé dónde leí que, en una provincia de la India, ante la proliferación de cobras, el respectivo gobierno decidió dar una cantidad de dinero cada vez que alguien cazara una cobra. El resultado fue que empezaron a proliferar las granjas de cobras para presentarlas y obtener el premio. Cuando los inteligentes ideadores de esta medida se dieron cuenta, la retiraron. Qué pasó, pues que esas granjas de cobras, como ya no tenían utilidad liberaron las cobras, con lo cual aún hubo más de las que había inicialmente.

Tampoco recuerdo qué banco norteamericano incentivó a sus empelados en función del número de cuentas, tarjetas de créditos y otros productos que vendían a sus clientes. Resultado, los empleados de las oficinas empezaron a abrir cuentas y emitir tarjetas a sus clientes sin que ellos lo supieran. Algún cliente llegó a tener 10 productos sin su consentimiento. Cuando todo se descubrió, las multas que recibió el banco por lo pleitos puestos por los clientes y las autoridades bancarias casi hacen quebrar el banco. Todo esto lo explica un artículo de la “Harvard Business Review” titulado “Cómo las métricas pueden hacer descarrilar tu empresa”.

Porqué no se hacen las cosas de modo más sencillo. Explica a tus empleados los que pretende la compañía, págales el sueldo adecuado y entusiásmales con el proyecto de tu empresa y verás los magníficos resultados. No los trates como niños con caramelos y premios en función de cómo hacen las cosas. Recuerda que la persona más interesada en realizar un buen trabajo es el propio empleado. Todos queremos ser buenos profesionales. Nadie disfruta siendo chapucero, salvo que quiera dar lecciones a su jefe cuando este no lo trata como debe.

Jefe, crea retos, paga bien y entusiasma a tu gente, y no los marees con incentivos y chorradas. Así de fácil y así de difícil. Hasta el jueves que viene.

Valor del trabajo

marzo 10, 2022 6 comments

No recuerdo quién me sugirió que en el blog tratara algún día sobre el valor del trabajo. Me pareció una excelente idea y me propongo desarrollar alguna idea. Trabajar es una actividad que necesitamos todos. No podemos estar ociosos. Sea estudiar en el caso de un estudiante, colocar ladrillos en el caso de un albañil, la actividad de un ama o amo de casa, o la de un arquitecto.

Una primera razón es la de obtener los recursos para mantenerse y mantener a una familia, o para prepararse para el ejercicio profesional en el caso de los estudiantes. Pero el pensar que la única razón para trabajar es para ganar dinero y mantenernos sería un error. Hay más razones. Con el trabajo nos desarrollamos como personas al desarrollar las capacidades que todos tenemos. Y eso lo necesitamos todos.

Podemos concebir el trabajo como un instrumento para enriquecernos o como un medio para servir a los demás además de para ganarnos la vida. Vida muy pobre es la del que tiene como únicas razones para trabajar el enriquecerse o el desarrollarse personalmente. Digo vida pobre porque en ese caso el horizonte de su trabajo se termina en él mismo. Vida muy rica la del que concibe el trabajo como medio de servicio a los demás. Su acción queda multiplicada en la vida de los demás.

Un asunto interesante es el de si hay trabajos más importantes que otros. Desde un punto de vista objetivo, el trabajo del presidente del gobierno de un país o el máximo responsable de una empresa de miles de trabajadores es más importante que el trabajo de un empleado de a pie como por ejemplo puedo ser yo. Pues las decisiones de los de arriba tienen un impacto, para bien o para mal, mucho mayor que las decisiones de los de abajo. Pero desde el punto de vista subjetivo, no hay trabajos más importantes que otros. Un trabajo, por muy humilde que sea, sirve para que la persona que lo desempeña se desarrolle como persona, y eso tiene mucho valor. Sirve para que esta persona pueda levantar una familia y dar educación a sus hijos, lo cual tiene también muchísimo valor.

En definitiva, no hay trabajos más importantes que otros. Lo que sí hay personas que con su trabajo al servicio de los demás crecen como personas y otras que con su trabajo con la exclusiva finalidad del engrandecimiento propio tienen una vida un poco pobre. Seguiré tratando más delante este apasionante tema. Hasta el jueves que viene.

Innovación y creatividad

enero 20, 2022 6 comments

Es evidente que hay personas más creativas que otras. Alguien puede pensar que las ideas creativas e innovadoras surgen de repente, en el momento más inesperado. No las ideas surgen después de mucho tiempo y trabajo pensando en cómo solucionar algo o cómo abordar alguna situación.

Cuando se tiene que abordar una situación que requiere una idea nueva o una innovación, no se puede esperar que esta idea surja de la nada. Surge si se ha dedicado mucho tiempo a pensar sobre la situación. A veces se tiene suerte y se encuentra una solución y a veces no. Por eso es muy importante que haya diversos equipos independientes buscando una solución. A mayor número de equipos mayores posibilidades de encontrar una solución a una nueva situación.

Por eso es fundamental que se esté dispuesto a que varios de esos equipos de gente fracasen. El objetivo es encontrar una solución a un problema y aprender. Basta con que uno de esos equipos encuentre la solución para que el intento por parte de todos haya sido un éxito. No se sabía inicialmente cuál de esos equipos iba a encontrar la solución. Ni siquiera si alguno la encontraría. Es como ese empresario que decía que la mitad de lo que se gastaba en publicidad era completamente inútil, pero que el problema es que no sabía qué mitad era.

Si en una empresa se castiga a los que intentan encontrar algo y fracasan, nadie intentará algo nuevo. Esta empresa no innovará. Para encontrar nuevas ideas, trabajar mucho las posibles soluciones. Poner distintos equipos independiente a trabajar y permitir los fracasos. Edison inventó la bombilla eléctrica después de muchos intentos fracasados. Cada intento era un experimento que le permitía aprender. Al final lo consiguió. Hasta el jueves que viene.

Semana laboral de 4 días

Se hablaba hace unos días en España de la conveniencia de tener una semana laboral de 4 días. Es lo que proponían algunos políticos. Mi opinión al respecto es que la prosperidad de un país depende en buena medida del trabajo de la gente, y que por lo tanto a menos trabajo menos prosperidad. Aunque esta idea hay que matizarla.

Creo que el gobierno debe centrarse en facilitar que las empresas creen puestos de trabajo. Que haya actividad. La gente quiere trabajar. Queremos trabajar por muchas y diversas razones. La primera y más básica porque necesitamos de recursos económicos, un sueldo a final de mes, para poder vivir dignamente. También porque con el trabajo desarrollamos las capacidades que tenemos, crecemos como personas. También el trabajo es lugar de encuentro con otras personas, lo cual siempre es enriquecedor. Y finalmente porque con nuestro trabajo contribuimos a la mejora del mundo.

Suficientes razones para querer que se fomente el trabajo. Evidentemente el trabajo requiere descanso. Tenemos que disfrutar de esparcimiento, familia, amigos, aficiones, y tenemos que descansar. En la medida que una semana de 4 días facilite este esparcimiento sin que signifique que hay más descanso porque no hay trabajo, entonces se puede tratar el asunto.

Pero si esta propuesta es porque como no hay trabajo vamos a reducir la semana laboral, pues entonces mal. Muy muy mal. Lo que hay que hacer es generar trabajo para que la gente pueda desarrollarse y para que el país y sus habitantes prosperen.

Creo que, con el paro que hay en España, las políticas del gobierno deben centrarse en posibilitar la creación de empleo. Facilitar el desarrollo de las empresas, que son las principales generadoras de empleo. Pero decir, como no hay trabajo vamos a reducir la actividad (no digo que eso se esté diciendo) es claudicar y renunciar a una obligación irrenunciable. Mi postura es que queremos trabajar. Queremos que haya trabajo y que no falte. Es mucho lo que nos perdemos si trabajamos poco. Pero bueno, es mi opinión. Hasta el jueves que viene.

Más de inmigración

enero 23, 2020 10 comments

demografíaEl nuevo ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del gobierno de España, afirmaba la semana pasada que en 30 años España necesitará nueve millones más de trabajadores para mantener activa la economía. Nueve millones de trabajadores significa un aumento de la población de entre 18 y 20 millones de personas más.

Como ya advertía en mi post de hace quince días, el crecimiento vegetativo en España actualmente es negativo: mueren más personas que nacen. Y la tendencia es a que esto vaya a peor. Por lo tanto, este aumento de la población tendrá que ser de inmigrantes de otros países.

Bienvenidos sean estas nuevas personas de otras procedencias, que con el trabajo que aporten van a mantener activa la economía. Estas personas seguramente vendrán de culturas distintas a la nuestra. Verán en nuestro país oportunidades de aumentar su nivel de vida, por lo que vendrán dispuestos a trabajar mucho. Tendrán más hijos que las familias españolas. Va a haber un cambio radical en la configuración de nuestro país en las próximas décadas.

Ante esta nueva realidad caben dos actitudes: la defensiva, que intentará que estos nuevos habitantes nos afecten lo menos posible. Y la actitud que verá en esta nueva configuración una oportunidad. Una oportunidad de aprender de gente distinta de un mismo. Eso siempre enriquece. Unas nuevas familias para las que la posibilidad de mejora en su nivel de vida hará que se esfuercen. Vendrán con esperanza y con ganas de construirse un futuro.

Bienvenidos sean. Qué futuro más apasionante nos espera. Qué grandes oportunidades de aprender. El que piense que nuestros nuevos vecinos van a ser molestos, que tenga una actitud más generosa ante la vida, y que piense que será esta nueva gente quienes con su trabajo nos mantendrán a los que ya seamos ancianos. Las personas generosas son más felices. Los egoístas suelen ser personas amargadas. Ahora bien, los delincuentes a la cárcel, sean de donde sean. Hasta el jueves que viene.

Agotadores

diciembre 20, 2018 10 comments

trabajoEn la actividad empresarial los objetivos se consiguen mediante la coordinación de actividades de diversas personas. En estas actividades intervienen jefes y sus colaboradores. Y es aquí donde se cuece que el lugar de trabajo sea un entorno agradable o un verdadero infierno.

Hay jefes que marcan a su gente lo que hay que hacer y luego les dejan libertad para que con iniciativa estos resuelvan lo que tiene que resolver del modo que creen oportuno. Quizá recibiendo algunas indicaciones de los jefes. Esta gente puede emplear su creatividad y con iniciativa conseguir lo que tienen que conseguir.

Sin embargo, hay otro tipo de jefes que son inaguantables. Dan indicaciones hasta el último detalle. Una vez el trabajo está terminado indican cambios que hay que hacer, que contradicen las indicaciones dadas anteriormente. Estos cambios apenas mejoran el resultado, suponen un gran esfuerzo para el que lo tiene que realizar, y una vez hechos el jefe tampoco está contento y sugiere nuevos cambios.

Es agotador. Las personas que trabajan con semejante jefe acaban absolutamente hartas. Su trabajo deja de tener sentido. En vez de intentar realizar un buen trabajo lo que acaban haciendo es un sinfín de cosas sin sentido, contradictorias unas con otras para intentar ajustarse a los volátiles e impredecibles requerimientos de su jefe.

Si eres un jefe de este tipo quizá necesites ir al siquiatra. Confía en tu gente. Déjales trabajar. No estés continuamente dando indicaciones sobre cosas nimias y sin importancia. No exasperes a tu gente. Qué bien se está con lo jefes que confían en su gente. Que dan indicaciones y luego te permiten usar tu inteligencia para hacer del mejor modo posible lo que hay que hacer. Jefe, piensa que tu principal misión es desarrollar a la gente que trabaja contigo. Hasta la próxima semana. Feliz navidad.

Disfrutar

diciembre 13, 2018 10 comments

IESE

Recomiendo hacer todo lo posible por disfrutar en el lugar de trabajo. Muy aproximadamente dedicamos un tercio de nuestra vida a dormir, otro tercio a trabajar y otro tercio a familia, descanso, amigos, etc. Si todo este tiempo que pasamos en el trabajo estamos a disgusto y enfadados, estamos desaprovechando una buena parte de nuestra vida.

Las circunstancias en las que nos encontramos son las que son. Si podemos hacer algo por mejorarlas lo hacemos y si no podemos hacer nada entonces hay que aceptarlas. Lo que sí depende de nosotros totalmente es la actitud que tomamos ante nuestro trabajo.

Mi recomendación es ir con disposición de ayudar a la gente que trabaja con nosotros, a no ser generadores de problemas, a estar dispuestos a aportar todo lo que esté en nuestra mano para resolver los problemas que puedan surgir. En definitiva, a estar pendientes de las personas con las que trabajamos. Si adoptamos una actitud así disfrutaremos más de nuestro trabajo.

Desde que tenía 7 años quise ser profesor, y lo estoy siendo desde hace 37 años. Y cada vez disfruto más en el aula. Voy dispuesto a aprender mucho de los alumnos y a que ellos aprendan mucho en las clases. Acabo de terminar dos cursos en el MBA del IESE y las caras de agradecimiento de los alumnos es algo impagable. Reflexión para todos: piensa qué puedes hacer para disfrutar de tu trabajo. Hasta el jueves que viene.

MBA IESE

Beneficios empresariales

octubre 31, 2018 22 comments

MBAEn las clases que imparto en el IESE a veces salen los estados contables de las empresas sobre las que estamos tratando. Dentro de la cuenta de resultados el último número es el beneficio de la compañía. Surge en alguna ocasión el debate de si ese beneficio, es grande o pequeño, suficiente o insuficiente.

Ese debate suscitado me permite sacar el tema de que el beneficio que produce una compañía es mucho más que los ingresos menos los costes. Entre los costes a los que se enfrenta una compañía unas buenas partidas son los salarios y la compra de suministros a otras empresas. Y aunque desde el punto de vista contable esas partidas son costes, la realidad es que esas partidas son también beneficios que la actividad de esa empresa produce.

Los salarios son beneficios para los empleados que pueden así llevar una vida digna, dar educación a sus hijos y muchas cosas más. Las compras realizadas a otras empresas generan actividad económica en esas empresas a las que se compra, pues estas otras empresas pagarán salarios a sus empleados, generarán beneficios que tributarán impuestos en beneficio de todos y así muchas cosas más.

La verdad es que inicialmente en la clase sorprende ese punto de vista, pero es así. La actividad económica y empresarial produce muchos beneficios más allá del resultado de la cuenta de pérdidas y ganancias. Además, la actividad empresarial da trabajo a las personas y el factor principal del desarrollo de una sociedad es el trabajo que realizamos. Con nuestro trabajo mejoramos la sociedad desde el punto de vista material, pues construimos autopistas, casas, productos útiles para el hombre. Pero también con el trabajo nos desarrollamos como personas, pues nos permite aplicar nuestras capacidades y destrezas en algo útil. Así que bienvenida sea la actividad empresarial y un homenaje a los empresarios que con su iniciativa promueven la mejora de todos.

Creo que este punto de vista de la empresa y la centralidad de la persona dentro de la empresa es algo que nos diferencia al IESE respecto a otras escuelas de negocio. Me parece, y esto es opinión personal, esta es la característica diferencial del IESE. Aunque serán los responsables de esta escuela de negocios los que digan si esto es así o no. Lo que he expresado es opinión personal. El mensaje de esta semana ha surgido de un interesante debate que tuvimos en clase con mis alumnos del MBA.

Tener personalidad

septiembre 7, 2017 8 comments

gregarioHace unos meses escribí en el blog que las empresas tenían que tener personalidad. En el mensaje de esta semana me voy a referir que cada uno debemos tener personalidad. ¿Cuándo no tenemos personalidad? Pues cuando hacemos lo que todo el mundo hace porque lo hace todo el mundo. Cuando actuamos así nos convertimos en veletas movidas por lo que acontece a nuestro alrededor.

Debemos tener pensamiento propio y no dejarnos llevar por las modas. Debemos ser críticos con las noticias que leemos. Si leemos un diario pensaremos que la actuación policial en el reciente atentado terrorista de Barcelona fue un éxito, y si nos informamos con otro diario pensaremos que ha sido un auténtico fracaso.

¿Qué pasa cuando votamos a determinado partido político? ¿Lo hacemos por el convencimiento de que es la mejor opción, o lo hacemos por inercia (es lo que he votado siempre)? ¿Nos dejamos llevar por las últimas noticias que han salido de los diferentes partidos?

¿Cómo se distingue al que tiene personalidad del que es una veleta? Pues hay que fijarse en las cosas importantes que afectan a la vida de una persona: la familia, el trabajo, Dios, etc. Y ver si la actitud ante esos grandes temas es una actitud pensada y fundamentada o es superficial y sigue la inercia dictada por el entorno.

La reflexión de esta semana la hago para para que cada uno pueda mejorar (siempre procuro aplicármelo a mí). Pero lo que nunca hay que hacer es juzgar a los demás porque fácilmente nos equivocaremos. No sabemos cuáles han sido sus circunstancias ni las razones por las que actúa como actúa. Hasta el jueves que viene.

Categories: varios Tags: , , , ,

¿Disfruta la gente con su trabajo?

trabajoLa mayor parte del tiempo que estamos despiertos lo pasamos trabajando. Por lo tanto es bueno preguntamos si disfrutamos en el trabajo y si facilitamos que la gente con la que estamos disfrute en el trabajo.

El disfrutar o no es cuestión del contenido del trabajo y las personas que nos rodean y también cuestión de actitud. Sobre el contenido del trabajo, pues es el que es, hemos intentado buscar el puesto que mejor nos ha parecido y tenemos el trabajo que tenemos. Poco más podemos hacer, si acaso buscar otro trabajo, pero ojo que aquí se suele meter mucho la pata.

Sobre la gente con la que trabajamos puede haber de todo. Si hay alguien que nos hace la vida imposible, no podemos permitir que esta persona nos amargue la existencia, intentemos que no nos condicionen sus opiniones y su actitud. Pasemos de ella. Eso sí intentemos ayudarla en la medida de lo posible, que no siempre lo es.

Pero fundamentalmente, el que disfrutemos de nuestro trabajo depende de nuestra actitud ante él. Si lo vemos como una obligación de la que no podemos evadirnos, y estamos pensando que llegue el final de la jornada laboral, vamos a tener una vida muy triste. Intentemos entusiasmarnos con lo que hacemos, sea esto fundamental para la marcha del universo o sea algo más modesto. Disfrutemos con lo que hacemos, sea esto lo que sea.

Y un último apéndice, quizá lo más importante. ¿Facilitas que la gente que trabaja contigo disfrute de su trabajo? ¿O eres una piedra diaria en su zapato? Mucho está en tu mano para crear un ambiente acogedor y positivo en tu lugar de trabajo. Preocúpate menos de cuán contenta (o contento) estás y trata de que los demás disfruten.

Hasta el jueves que viene. Os dejo un video de las actividades de verano de un centro de educación infantil con iniciativa e imaginación

A %d blogueros les gusta esto: