Archivo

Posts Tagged ‘virus’

Confinamiento

confinamientoEn los atentados terrorista del 11 de septiembre en Nueva York murieron casi 3.000 personas. Fruto de ese atentado mucha gente le cogió miedo a volar y se empezó a utilizar más el automóvil en detrimento del avión. Consecuencia, los meses siguientes al atentado, el número de víctimas mortales en accidentes de coche excedió al número habitual de víctimas en mucho más de 3.000.

A este hecho no se le presta atención, porque estos últimos fueron de uno en uno y los fallecidos en el atentado fueron todos de golpe. Además, dado un fallecido en accidente de coche después del 11 de septiembre, no se sabe si fue fruto del miedo a volar, o si habría sido un fallecido de los que son habituales cada mes.

¿A qué viene todo esto, y qué tiene que ver con el confinamiento? Pues muy sencillo. Para erradicar la propagación del virus actual, el gobierno de España está imponiendo unas severas medidas de aislamiento a la población. Todo esto con el loable objetivo de preservar nuestra salud. Lo cual está muy bien. Pero además de preservar nuestra salud, simultáneamente nuestra economía se está hundiendo. Fruto de lo cual está habiendo mucho desempleo y mucho más que habrá, lo cual ira en contra del bienestar y la salud mental, y quien sabe si física, de mucha gente. Se elevará la tasa de suicidios, etc.

Es decir, que una de las consecuencias, ni querida ni buscada, de intentar prevenir la salud de los ciudadanos va a ser un deterioro de la salud de los ciudadanos. Como ya dijo el presidente de una de las comunidades autónomas de España, ojo no sea que intentando matar al virus muramos nosotros también en el intento.

No soy profesional de la salud y no sé si hay que confinar tal cómo se está haciendo, si hay que confinar más o si hay que confinar menos. No lo sé. Lo que si quiero apuntar es que ojo que el excesivo confinamiento de los ciudadanos puede ir en detrimento de la propia salud.

Por favor que después de este mensaje que nadie me tache de poner por delante los asuntos económicos sobre los de salud. Cualquiera que me haya leído lo suficientemente sabrá que no pienso así. Solo estoy poniendo sobre la mesa alguna posible consecuencia para la salud de un excesivo confinamiento, además de declararme incompetente para hacer un juicio sobre este asunto. Solo lo pongo encima de la mesa para reflexionar. Si este mensaje te enfada, aun así, por el bien físico y mental tuyo y de tu familia, te deseo que no pierdas tu empleo. Hasta el jueves que viene.

Ahora ¿qué hay que hacer?

coronavirusHe leído unos artículos de Alfredo Pastor en diversos medios. Pastor es profesor del IESE, experto en economía. De hecho, fue secretario de estado de economía en el gobierno de España allá por los años 90. De lo que le he leído saco dos cosas.

Primera, que si la tasa de mortalidad del actual virus, se concentra en las personas de edad, mientras que en los jóvenes es prácticamente nula, quizá lo que haya que hacer es una confinación en función de la edad. Para los ancianos, muy severa. Para los jóvenes muy ligera. Para la gente madura, un intermedio. Mucha gente se infectaría, pero sería como una gripe pasajera. Al menos el país no se paralizaría.

Segunda consideración, esta es económica. La defiende Alfredo Pastor, la defiendo yo, y se la he oído a otras personas. Ahora lo que le falta a la economía, a las empresas, es liquidez. Hay que conseguir que las compañías tengan acceso a fondos. De lo contrario, muchas se verán abocadas a cerrar y se generará una recesión que hará pequeña a la que tuvimos hace 10 años. Liquidez, liquidez. Después ya veremos lo que pasa, pero de momento mantener vivo el tejido empresarial. El 99% de las empresas españolas son pymes. Estas pymes tienen que contar con dinero para hacer frente a sus pagos. Ahora la mayoría de ellas no están teniendo ingresos.

Y mantener el optimismo. Si estando malcarados se resolviera algún problema, mi consejo sería que estés malcarado. Pero como no resuelve ninguno, mejor es tener gente optimista a nuestro alrededor. Y también rezar. Aunque quizá de esto hable la semana que viene. Ya veré. Ánimo a todos. Os dejo un video de una conferencia que dí hace unos días.

Incertidumbre económica y pandemias

epidemia coronavirusDesde hace diez años, en el IESE publicamos lo que llamamos el Índice IESE de Incertidumbre Económica, índice del que me responsabilizo yo. Empezamos a hacerlo al ver que en medio de la crisis económica que tuvimos, sería útil un instrumento que midiera la tal incertidumbre.

Durante los años que duró la crisis este índice se mantuvo muy alto y paulatinamente fue descendiendo conforme la situación económica se fue controlando. Pues bien, con las noticias de la epidemia vírica este índice se está disparando. No a niveles alarmante como hace una década, pero a niveles significativamente superiores al de estos últimos años.

Para ponerlo en contexto, este índice fluctúa entre un máximo de 200 puntos y un mínimo de 0. El valor 100 es el valor promedio de la incertidumbre registrada entre 2000 y 2009. Para calcular este índice de incertidumbre se miden las fluctuaciones diarias del IBEX35, del tipo de cambio dólar/euro, del precio del petróleo y del precio de la deuda española a largo plazo. Se mete todo esto en una coctelera, y cada mes sacamos el valor del Índice. Pues bien, en febrero esta índice ha subido de 68 puntos hasta los 101. Una significativa subida de 33 puntos.

Este índice es la combinación de cuatro subíndices: el subíndice que recoge la incertidumbre de la bolsa española ha subido 61 puntos. De los 83 a los 144, el subíndice de las divisas ha subido 29 puntos hasta los 74, pues en el mes de enero estaba muy bajo. Y el subíndice que refleja la incertidumbre del petróleo ha subido 25 puntos hasta los 115. La incertidumbre sobre la deuda española ha bajado 10 puntos hasta los 68.

Como se aprecia en los titulares de los periódicos la incertidumbre económica está subiendo considerablemente. El índice lo que nos permite es cuantificar esa incertidumbre. Comprobar que no es tan alta como en los momentos más álgidos de la crisis, y nos permitirá observar si se mantiene, se reduce o se intensifica en los próximos meses. De momento no debe cundir el pánico. Ha habido momentos mucho peores. Hasta el jueves que viene

A %d blogueros les gusta esto: