Archivo

Posts Tagged ‘vivir’

Ayudar

noviembre 21, 2019 14 comentarios

dejarse ayudarTodas las personas disponemos con un incierto número de años en los que desarrollamos nuestra vida. Las circunstancias que nos encontramos y las decisiones que tomamos configuran lo que va a ser nuestra vida. Y el resultado final es una vida bien vivida o una vida poco aprovechada.

Un planteamiento vital que puede facilitar que nuestra vida haya sido plena es tener la predisposición de ayudar a la gente siempre que podamos. Desarrollamos nuestra vida junto con otras personas, de nuestra familia, de nuestro trabajo, otras amistades etc. En estas relaciones podemos tener una actitud de intentar salir beneficiados o una actitud de ayuda.

Si vivimos la vida pensando solo en nosotros mismos, una vez que nos hayamos muerto no habremos dejado nada. Ninguna huella. Todo nuestro rastro se irá con nosotros. Intentar ayudar siempre que podamos facilitar algo a alguien, hace que nuestra vida sea útil, que tengamos impacto. Ayudar a resolver los problemas en que se encuentren las personas de nuestro entorno da sentido a la vida de uno.

Y al hablar de ayudar no me estoy refiriendo a grandes asuntos que requieran heroísmo en un momento dado. Basta con montones de detalles pequeños que podemos tener cada día con las personas con las que nos topamos. Proponerse sonreír y ser amable con la gente ya hace mucho.

Hay personas con las que se puede contar cuando necesitamos ayuda y personas que mejor no contar con ellas ¿Tú de cuál de los dos tipos eres? Adivina quienes son las personas que tienen más amigos. Hasta el jueves que viene.

Vivir, contemplar

generación del 98Dice un poema de Machado

Poned sobre los campos
un carbonero, un sabio y un poeta.
Veréis cómo el poeta admira y calla,
el sabio mira y piensa…
Seguramente, el carbonero busca
las moras o las setas.
Llevadlos al teatro
y sólo el carbonero no bosteza.
Quien prefiere lo vivo a lo pintado
es el hombre que piensa, canta o sueña.
El carbonero tiene
llena de fantasías la cabeza.

 

Me viene a la cabeza este poema muchas veces cuando veo a la gente por la calle paseando o haciendo ejercicio con auriculares, oyendo música o lo que sea lo que oyen. y me sorprende que pudiendo contemplar la ciudad, el campo, la gente, etc… prefieran el sonido de una máquina. Yo soy muy respetuoso con las preferencias de la gente. No tengo que decir a nadie lo que le tiene que gustar. Ni yo ni nadie puede hacerlo. Solo que me sorprende que con lo rico que es el mundo en el que estamos muchos prefieran acotarlo a unas ondas sonoras procedentes de una máquina.

Mirar, admirar y pensar dice Machado. Hay mucho mundo del que disfrutar. Hasta el jueves que viene.

Categorías:varios Etiquetas: , ,

Sencillez. Vive y deja vivir

febrero 28, 2013 39 comentarios

BenedictoXVIA última hora de hoy El Papa Benedicto XVI va a renunciar a su cargo como número uno de la Iglesia Católica. Voy a utilizar este acontecimiento histórico (por poco frecuente) para ilustrar el mensaje de esta semana: hay personas que tienen la cualidad de opinar negativamente sobre asuntos que ni les va ni les viene.

Si hace 10 años alguien se molestaba porque Juan Pablo II en su ancianidad siguiera al frente de la Iglesia, ahora se escandalizan de que Benedicto XVI no llegue hasta el final. ¿Y qué más les da a estas personas una cosa u otra?  Que cada uno haga lo que crea que tenga que hacer. Seamos sencillos. Vivamos nuestra vida y dejemos a los demás vivir la suya.

Hablo de esto porque con frecuencia me encuentro a gente opinando a favor o en contra de cosas que alguien hace o deja de hacer, cuando a esos opinadores ni les va ni les viene el asunto. ¿Es que la gente no tiene suficiente con preocuparse de su vida que tienen que entrometerse en la de los demás?

La manía de los que les gusta entrometerse en la vida de los demás suele ser acrítica. No importa cómo uno actúe, su actuación siempre será juzgada negativamente. Consejo: alegrémonos con lo que los demás hacen e intentemos ver las buenas razones por las que la gente hace lo que hace. Y no juzguemos cuando no nos corresponde hacerlo, que es la mayoría de las veces. Viviremos menos estresados y más contentos. Hasta el jueves que viene.

Algo debemos estar haciendo mal

estresCuando terminé la carrera y me incorporé al mercado laboral, a principios de los 80, pude escoger como todos mis compañeros de facultad, el trabajo que más me gustaba entre diversas opciones. La remuneración no era nada del otro mundo, pero era adecuada para una persona que inicia su carrera profesional. Sin ser un puesto fijo, si que tenía bastantes garantías de continuidad y, si trabajabas bien, perspectivas de sucesivas promociones. Después de años de estudios y de formación era lo que uno esperaba.

Resulta que 30 años después, los que terminan sus estudios ahora, si tienen suerte, pueden encontrar un trabajo de becario, sin ninguna garantía de continuidad en muchos casos y con un salario comparativamente inferior al de mi época. Tecnológicamente se ha avanzado mucho. Antes podíamos escoger solo entre ver el primer o el segundo canal de televisión española. No había más posibilidades. Las comunicaciones con colegas del extranjero tardaban en el mejor de los casos una semana. Hablar inglés era cosa de gente muy avanzada.

Ahora estamos hiperconectados y tenemos de todo, pero la vida es mucho más difícil y mucho más competitiva. Menos humana. Algo hemos debido hacer mal. Enfrentarse al futuro ahora es mucho más difícil que antes. Y esto es así independientemente de que las circunstancias económicas ahora sean difíciles. La situación actual no hace sino añadir complejidad.

Es posible que esto haya sido consecuencia de que en los últimos 30 años nos hemos narcotizado un poquito con avances técnicos y materiales y nos hemos olvidado un poquito de vivir. Propongo a nivel individual y colectivo menos acción y más contemplación.

A %d blogueros les gusta esto: