Archivo

Archive for the ‘libros y recomendaciones’ Category

Una Buena Decisión

Ariño MaellaHola a todos, después de siete años escribiendo todas y cada una de las semanas, seguro que me aceptareis un mensaje en el que haga un poco de publicidad, que además os ayudará a tomar buenas decisiones. Se trata del nuevo libro que acabo de publicar con mi colega del IESE Pablo Maella. Se titula “Con la misma piedra” el subtítulo es “Los diez errores que todos cometemos al decidir”

Como los más avispados os habréis dado cuenta el libro va sobre toma de decisiones. En cada uno de los diez capítulos del libro exponemos un tipo de errores en los que es muy fácil caer cuando se toman decisiones. Desde paralizarnos a base de analizar hasta hacer un uso inadecuado de la intuición. Desde infravalorar la incertidumbre hasta seguir las modas porque todo el mundo lo hace. Es un buen complemento al libro del “Iceberg a la vista” que escribimos hace siete años y en el que dábamos 10 consejos para tomar buenas decisiones.

La buena decisión que podéis tomar, a la que me refiero en el título de este mensaje es la regalar a algún conocido, amigo o familiar un ejemplar del libro, y por supuesto a difundirlo entre las redes. El título y la portada del libro lo decidisteis los que votasteis en linkedin entre dos opciones que propusimos. Votasteis tres mil quinientos de vosotros. Lo compartisteis mil quinientos, y alcanzó unas setecientas cincuenta mil visualizaciones. Experimenté lo que era la viralidad. A los que leáis el libro espero que os guste y noshagáis los comentarios que os parezca oportuno. Muchas gracias.

Controla tus impulsos

corto plazoEstoy releyendo el libro “Decídete” de los hermanos Heath y entre las muchas cosas interesantes que dicen hay una que voy a comentar. Es el test 10-10-10.

Muchas veces al tomar decisiones, damos excesivo peso a las consecuencias que puedan tener a corto plazo, y no prestamos tanta atención a lo que pueda suceder en un futuro más lejano. Esto unido a lo viscerales que podemos ser ante una situación sea esta positiva o negativa, puede hacer que nuestras decisiones no sean todo lo juiciosas, y que nos podamos arrepentir más delante de lo que hemos hecho.

Los hermanos Heath, ante una decisión recomiendan aplicar el test 10-10-10. Consiste en juzgar, ante una decisión, cómo nos sentiremos 10 minutos después de haberla tomado, cómo nos sentiremos 10 meses después, cómo nos sentiremos 10 años después. Este test garantiza que no va a ser el cortísimo plazo el que va a mandar en nuestras decisiones, sino que también el medio y el largo plazo van a estar presentes.

Este procedimiento evitará que la rabia o la emoción se impongan en nuestra decisión y que esta sea más juiciosa. Piensa en una decisión que hayas tomado y de la que al cabo de poco tiempo te hayas arrepentido. Piensa si habiendo aplicado este test, hubieras tomado esa misma decisión o la hubieras hecho algo distinto.

Toma de Decisiones y Motivación

frustraciónLeo un titular en la prensa “no temas montar una ‘start up’ en un sector que no conoces”. Se dan muchos consejos que  animan a la gente a alcanzar metas como si éstas dependieran solo de uno mismo. Consejos que suelen indicar que el éxito depende solo de nuestra voluntad y no de otros factores.

Esto me parece nefasto y desanimante. Solo conocemos las historias de éxito y no las de fracaso. Esas no se cuentan. Por cada éxito ¡cuántos  proyectos han acabado en fracaso! La persona que dijo la frase con la que inicio este mensaje habrá tenido seguramente un éxito en un sector para ella desconocido. ¿Significa que cualquiera que intente iniciar una empresa en un sector desconocido va a tener también éxito? ¿Por qué no nos cuenta las causas del éxito en lugar de animarnos a lanzarnos irreflexivamente? ¿No será que el éxito habrá sido debido a la suerte como sucede la mayoría de las veces?

Me parecen irresponsables los consejos de tipo autoayuda en los que se nos dice que podemos alcanzar lo que queramos con tal que tengamos suficiente motivación para alcanzarlo. Que todo lo que es necesario es voluntad y determinación. No. Esto no hace más que frustrar a la gente que con motivación y determinación y también con falta de capacidades no logra sus objetivos.

Para alcanzar los objetivos que nos proponemos es necesario algo más que motivación. Hace falta una cosa que muchas veces se suele olvidar: capacidad. Por muy motivado que esté yo en pilotar un avión, que a nadie se le ocurra subirse a un avión pilotado por mí. No es suficiente con tener ganas y determinación para conseguir los objetivos.

¿Qué hace falta pues para conseguir nuestros objetivos? Plantear los objetivos realistas. Trabajar con constancia y esfuerzo. Ponernos metas razonables, y no confiar ciegamente en una auto-motivación carente de realismo. Trabajo constante.

Muchas felicidades a los Josés, Josefas, Pepes y Pepas.

Estar al día

IESEUna de las ventajas de trabajar en el IESE es que puedo tratar con asiduidad a unos cien profesores, cada uno experto en su especialidad. Me rozo con ellos en reuniones, en los pasillos, en la cafetería, en charlas informales y asistiendo a veces a alguna de sus clases. Esta posibilidad hace que me pueda mantener al día de lo que pasa en el mundo de la empresa en todas sus dimensiones.

Por supuesto que hay otras muchas razones por las que me puedo sentir privilegiado trabajando en el IESE. Entre ellas están los muchos profesionales de primera categoría que no son profesores y con los que también tengo trato asiduo allí, y ni que decir tiene la inmensa cantidad de antiguos alumnos que aprecio y que me aprecian.

Sin embargo, para la inmensa mayoría de vosotros que no vais cada día al IESE, podéis mantener una formación continua a través de muy diversos foros. Si seguís lo que se va publicando en el IESE podéis también estar muy al día de lo que pasa en el mundo de la empresa y en la economía. En primer lugar podéis seguir la sección de noticias de la web, donde cada día se publican una o dos noticias de interés general.

También podéis seguir el canal de youtube del IESE donde cada semana se cuelgan tres o cuatro videos cortos -como mucho cuatro minutos- con contenido de lo más diverso: acontecimientos que ocurren en el IESE, comentarios de profesores sobre algún tema de actualidad, etc.

Finalmente podéis estar al día siguiendo blogs de profesores. Hay muchos y todos muy interesantes. Por recomendar solo algunos citaría el de Antonio Argandoña que habla de Economía, Ética y Responsabilidad Social de la Empresa; o el de Eduardo Marínez Abascal que siempre comenta de modo muy didáctico diferentes aspectos de la actualidad económica. El doctor Melé habla de Ética empresarial; y finalmente el blog de Nuria Chinchilla que siempre bajo el arco de los valores habla de diversas cosas que suceden por el mundo.

Ánimo y a navegar por la web del IESE este verano, que encontraréis cosas muy interesantes. Hasta el jueves que viene. He adelantado al miércoles el mensaje de esta semana porque mañana es fiesta en España.

La casa de la eficacia

la casa de la eficaciaOs propongo esta semana que leáis el libro “La casa de la eficacia”, que acaba de publicar mi buen amigo y colega Pablo Maella. En ese libro describe cómo sentar las bases de la productividad personal y organizacional. Pablo, además de ser profesor del IESE es un consultor de empresas. Trabaja con equipos de alta dirección ayudándoles a mejorar su eficacia individual y la eficacia como equipo.

El libro trata de responder a la pregunta ¿qué podemos hacer para ser más eficaces?. Plantea en primer lugar la premisa de la responsabilidad: el responsable último de la eficacia solo puede ser uno mismo. No se le pueden echar las culpas de la propia ineficacia a circunstancias externas. Si no rendimos es por nuestra culpa. Nosotros somos los responsables de nuestro propio desarrollo. Habla también de capacidad: solo podemos ser eficaces en trabajos que estén acordes con nuestras hablilidades. No podemos pretender un récord olímpico si no tenemos las capacidades para alcanzarlo.

Otro de los pilares de la eficacia es la automotivación. Tenemos que salir de casa motivados. No podemos esperar que la motivación nos venga de fuera. Los condicionantes externos, la mayor o menor satisfacción en el trabajo no son decisivos de la eficacia. También la autogestión es necesaria para ser eficaces. La autogestión implica eficacia en la medida que nos permite que apliquemos nuestra capacidad y nuestra automotivación. Siendo también cierto que cuanto mayor sea la autogestión más necesaria se hace la supervisión de esta persona.

No se puede olvidar que la suerte es también un factor importante a la hora de conseguir los objetivos, pero la suerte unas veces juega a favor y otras en contra, por lo que a la larga nunca la suerte hará que seamos más o menos productivos. Finalmente, el último consejo que nos da Pablo para ser eficaces es simplificar. Muchas veces no somos todo lo productivos que podríamos ser porque complicamos innecesariamente las cosas.

Recomiendo la lectura de este libro para este verano, que como el del “Iceberg a la vista” es de lectura fácil y amena. Hasta el jueves que viene. Os dejo un video de Pablo.

Salud mental

sufrirHay personas que les ha tocado la mala suerte de tener un jefe (o jefa) inaguantable, que no tiene ningún respeto por su gente y que se creen que su condición de jefe les dota del don de la infalibilidad. ¿Qué hacer cuando uno tiene un jefe así? Primero tener en cuenta que no hay mal que cien años dure. Posiblemente ese jefe cambie de puesto algún día o quizá seamos nosotros los que cambiemos.

Segundo relativizar la situación. No importa cuán grave o superficial sea la dificultad que tengamos con nuestro jefe, siempre pensamos que nuestra situación es inaguantable. Todavía podía ser peor, y hay mucha gente que puede estar pasando situaciones mucho más complejas.

Pero el principal consejo en una situación como esta es no perder la dignidad. No generar animadversión hacia esa persona, sino más bien compasión. El problema lo tiene él, el jefe. Uno solo sufre las consecuencias de ese problema que tiene esa persona. Generar odio hacia el jefe es un veneno que no mata al jefe sino que va destrozando poco a poco al que genera ese odio.

Un jefe así no puede ser muy inteligente. Si lo fuera no actuaría de esa forma tan despótica. A las personas poco inteligentes siempre se les puede ganar la partida, aunque haya que sufrir un poco. Pero lo importante es eso, no perder la dignidad, intentar que a uno no le afecte esa actitud del jefe. Aprovechar los montones de buenas circunstancias que siempre hay en un lugar de trabajo, y no almacenar rencor y odio. Eso solo haría ganar la partida a ese jefe, al que le estaríamos dejando invadir y controlar nuestra vida.

Aprovecho para anunciar un curso de 3 dias en abril en el IESE sobre toma de decisiones, por si a alguno le pudiera interesar. El lunes pasado publicamos el Indice IESE de incertidumbre Económica correspondiente al mes de enero. La incertidumbre sigue bajando. Hasta la semana que viene y seguir difundiendo el blog. Gracias.

¿Y Mercadona, cómo lo hace?

El sector de la distribución, supermercados, hipers, etc, es un sector muy competitivo y con márgenes muy pequeños, por lo que se gana dinero a base de volumen -vender mucho- y ajustar al máximo los costes. El modo típico de ganar volumen es estar haciendo continuamente promociones, descuentos y rebajas. Los costes se ajustan de dos maneras: una,  atornillando a los proveedores, los  cuales para conseguir que sus productos estén en los supermercados tienen que aceptar unas condiciones de precios y de plazos de pago muy duras.  El segundo modo que tienen los supers e hipers de reducir costes es ofreciendo salarios muy bajos a sus empleados, lo cual unido a unos horarios muy sacrificados hace que la rotación de los empleados en este sector sea muy elevada.

Y aquí viene Mercadona, que siguiendo estas practicas habituales del sector se encontraba con que cada año vendían más pero ganaban menos dinero, por lo que su presidente Juan Roig decidió cambiar de estrategia. Así, en 1993 definió como objetivo de su empresa el satisfacer las necesidades de comestibles, perfumería y droguería de sus clientes. Para ello decidieron ofrecer “siempre precios bajos” y dejar de marear a los consumidores con promociones descuentos y rebajas. Se aliaron con los proveedores y se comprometieron a largo plazo con ellos ofreciéndoles todo su know-how de reducción de costes sin disminuir la calidad. Y finalmente se aliaron con los empleados haciéndolos fijos desde el principio, pagándoles más que la competencia y ofreciéndoles una carrera profesional a largo plazo.

Así tenemos un Mercadona convertida en una de las mejores empresas de España y del mundo, líder en el sector, creciendo en ventas y beneficios y llamando la atención de los estudiosos de estrategia empresarial de las escuelas de negocios más importante del mundo. Su secreto: productividad y entusiasmo de sus empleados. Mucho más se podría decir de cómo hace Mercadona las cosas. En mis clases del IESE dedicamos más de una sesión a tratar de las claves de su éxito. Baste aquí sacar una concusión. Si tu empresa hace las mismas cosas que hacen todas las empresas de tu sector, la mediocridad está garantizada. Hay que hacer algo distinto. Hay que tener imaginación para cambiar las reglas del juego. Esto hace Mercadona en el sector de la distribución y esto hace Southwest Airlines en el de las aerolíneas. Dos sectores muy competitivos donde es difícil ganar dinero y donde tenemos dos de las mejores compañías del mundo.

Quizá hable más de esto la semana que viene.

A %d blogueros les gusta esto: