Archivo

Posts Tagged ‘Envidia’

Más sobre acoso laboral

mobbingVarios lectores del blog me han sugerido que desarrollara más el tema del que hablé la semana pasada: el acoso laboral o mobbing. Ya dije entonces que era un problema más frecuente de lo que la gente cree, pero que suele pasar inadvertido. Efectivamente, en vuestros comentarios varios habéis hablado de personas cercanas que lo han sufrido o lo están sufriendo.

Continúo con el tema intentando lanzar un mensaje de ánimo a los que están padeciendo este acoso. Lo hago citando a Iñaki Piñuel, experto en el tema y a dos profesoras de la Universidad de Santiago, María Angeles López Cabarcos y Paula Vázquez. Estos autores afirman que las personas que sufren acoso suelen ser “buena gente”: simpáticas, alegres, abiertas, optimistas. Mientras que el perfil del acosador suele ser el de alguien con anomalías intelectuales, emocionales e incluso físicas, e intentan compensar esta inferioridad desarrollando un complejo de superioridad. De lo contrario no se aguatarían a sí mismos.

El acoso se hace más agudo cuando las cualidades de la víctima coinciden con las carencias del acosador. El contraste entre ambas personalidades se hace insoportable para el acosador, que se defiende humillando a su víctima e intentando anularla.

Poco a poco la víctima acaba dudando de sus capacidades, empieza a dudar se sí misma y entra en una espiral de inseguridad y desesperación. No se explica lo que está pasando. Muchas veces su entorno tampoco le comprende. Para salir de este círculo lo primero que hay que hacer es identificar el problema. Ser consciente que se está sufriendo acoso. Que no se trata de ninguna carencia sino que está siendo eso: víctima. Ser consciente que si se sufre acoso es porque se es un gran profesional con grandes capacidades y posiblemente también humilde, lo que hace crecerse al acosador.

Es muy importante el apoyo de los colegas de trabajo y amigos, que muchas veces no entienden el problema y piensan que la persona se está volviendo un poco rara. Y fundamental el apoyo de la familia. Ánimo y a salir del bache.

Acoso laboral (mobbing)

septiembre 28, 2017 38 comentarios

mobbingEl acoso laboral es algo que, según dicen los expertos, ocurre en las organizaciones con más frecuencia de la que nos imaginamos. De repente alguien escoge una víctima a quien acosar y aquí empieza el calvario de este escogido. Empiezan a ignorarle, a darle más trabajo del que puede realizar para que se vea que no cumple. Le ocultan información para que luego se vea lo que se le había encargado se podía hacer de un modo más sencillo. En fin hay muchas maneras de hacerle sufrir dependiendo si el acosador es un jefe, un colega o incluso a veces alguien que está más abajo en la organización.

La víctima suele ser un buen profesional que, paradójicamente, va perdiendo la confianza en sí mismo y acaba incluso creyéndose que el culpable es él mismo. ¿Y qué decir del acosador? Pues muchas veces es una persona insegura que por temor a que se vea la mayor profesionalidad de otro o por envidia, empieza a hostigar a su víctima.

Uno puede pensar que una cosa tan patente no puede pasar desapercibida en la organización. Pues no es así. Las actuaciones son sibilinas y ocurren en el plano de las relaciones entre personas. Por otro lado el acosador ya se cuida muy bien de que el asunto no trascienda a nadie que pueda poner fin al asunto.

Los resultados para la víctima son desastrosos. Un buen profesional empieza a perder seguridad en sí mismo hasta límites insospechados. Sufre. Acaba sintiéndose un don nadie. Su sueño se ve alterado. Tras tres o cuatro horas de sueño uno se despierta y ya no consigue dormir. Y el desgraciado acosador es una persona que no puede soportar que haya un buen profesional a su lado. La principal razón por la que acosa es por envidia y por falta de personalidad. Necesita hundir a otro para sentirse alguien, porque por sí mismo él no es nadie.

El acoso laboral es más frecuente de lo que uno se puede imaginar. Pero es tan sutil que es difícil percibirlo. En mi vida me he encontrado con dos personas que han sufrido acoso, y sufren mucho. ¿Qué hacer si sufres acoso? Pues ser consciente de que entonces eres muy buen profesional y debes tener seguridad en ti mismo (o misma). No te dejes amilanar. Sé que el problema es complejo y que no se soluciona con un par de consejillos. Pero al menos saberlo diagnosticar puede ser parte de la solución. Quizá algún día hable más de esto. Saludos a todos y hasta el jueves que viene.

Disfrutar de los éxitos de los demás

alegríaUna muestra de salud mental en las personas es saber disfrutar de los éxitos de los demás. Cuando a alguien le sucede algo que es motivo de alegría, alegrarse con él o con ella es multiplicar la alegría. Los bienes materiales si se comparten se pierden. Si yo tengo 100 euros y los comparto con alguien, esa parte que comparto dejo de poseerla yo.

No sucede así con los bienes que no son materiales. Si yo tengo un motivo de alegría y lo comunico a otro, este otro puede alegrarse conmigo y no por eso pierdo yo parte de alegría.

Pues muchas veces no pasa eso. Es la maldita envidia la que nos impide disfrutar que a otro le vayan bien las cosas. Disfrutemos con lo bueno de los demás. Seremos más positivos, más alegres, tendremos más amigos, estaremos contentos. Todo es mejor. La gente confiará más en nosotros, nos hará partícipes de sus cosas. Podremos disfrutar de más cosas. La envidia nos hará cenizos. Decide lo que quieras ser, alegre o cenizo. Hasta el jueves que viene.

Envidia

pecado capitalDice Warren Buffet que de los siete pecados capitales la envidia es el más estúpido. No le reporta ningún beneficio al envidioso. Warren Buffet es actualmente el tercer hombre más rico del mundo.

Efectivamente, la envidia no solo no reporta ningún beneficio sino que afecta de modo instantáneo a la salud mental del envidioso. Uno en vez de disfrutar de lo que posee, de sus cualidades, de su familia, de sus amigos, se atormenta por los bienes que disfruta el vecino.

Esto es una estupidez. Seguramente el vecino también nos estará valorando por cualquier cualidad que poseemos y a la que no damos importancia. Si dejáramos de compararnos con los demás y aceptáramos nuestra situación viviríamos mucho más felices. Serás más optimista y desbordarás alegría. El envidioso suele ser negativo, huraño, enfadado… Hasta el jueves que viene.

El arte de vivir amargados

diciembre 5, 2012 78 comentarios

amargadoHay personas que disfrutan con los fracasos de los demás. Esto suele ser por dos motivos. O bien porque no toleran no ser los mejores en lo que hacen, o bien porque se plantean tan pocos retos vitales que sus únicas alegrías son ver cómo los demás fracasan.

Hay un tipo de personas que se plantean retos importantes y no soportan el no ser los mejores en lo que hacen. Como muchas veces no logran sobresalir, remedian su frustración alegrándose de los fracasos de los demás. Me da la impresión, aunque puedo estar equivocado, que esto se da más entre los hombres que entre las mujeres. Otro tipo de personas son los que no tienen empuje para plantearse retos. Son los que en vez de vivir sobreviven. Su único consuelo es ver cómo a los demás les salen las cosas mal.

En ambos casos la raíz de esta actitud es la envidia. Mal vicio que no deja vivir. Yo aconsejo tener una actitud más positiva ante la vida. Consiste en alegrarse ante los logros de los demás y tener un deseo sincero de que tengan mejor suerte cuando algo les sale mal. Pasarse la vida compitiendo es agotador. Esta actitud marca la diferencia entre ser un amargado y ser una persona alegre y optimista. He conocido gente con mucha pasta que están amargados y que lo tendrían muy fácil para estar satisfechos consigo mismos.

El lunes pasado publicamos el Índice IESE de Incertidumbre Económica. La incertidumbre ha bajado en noviembre de 114 a 94 en una escala 0 – 200. Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: