Archivo

Posts Tagged ‘Estrategia’

Innovación

octubre 11, 2018 20 comentarios

culturaTodas las empresas hablan de la necesidad de innovar. No se pueden hacer las mismas cosas y del mismo modo que hace 10 años. Uno quedaría absolutamente fuera de juego. Es necesario Innovar, estar al día y adelantarse a los tiempos.

Pero aparte de los tópicos expuestos en el párrafo anterior. La innovación es un concepto del que se habla mucho y del que se sabe poco. Para facilitar la innovación en las organizaciones hace falta que estas tengan una cultura, un “modo de hacer” que facilite la puesta en práctica de nuevas ideas.

Esa cultura requiere de dos condiciones por lo menos. Una de ellas que la organización no tenga miedo a los fallos. Que los permita. Un fallo se produce cuando se intenta algo nuevo, que esperamos que salga bien y nos lleve a una mejor situación, aunque también sabemos que podría fallar. Si una organización penaliza los fallos, su gente no intentará cosas nuevas y no habrá innovaciones.

Hay que distinguir los fallos de los errores. Un error es una cosa que falla porque se ha hecho mal. Los errores hay que intentar evitarlos. Las cosas las tenemos que hacer bien. Tenemos que ser buenos profesionales.

Una segunda condición para que la innovación en una empresa sea fructífera, es que una vez se reconozcan los fallos, no se persista en el ellos. A veces sucede que una cosa no funciona y se sigue manteniendo “sine die” porque interrumpirla es reconocer que ha fracasado, y eso no gusta. Pues no. Cuando una cosa se ve que no funciona hay que abandonarla. No hay que dedicar más recursos de modo improductivo.

Se trata de experimentar, si la cosa se ve que función seguir adelante y si no, abandonarla rápidamente. Hasta el jueves que viene.

Remuneración de los directivos

directivosDespués de terminar un curso en el MBA Ejecutivo del IESE sobre toma de decisiones directiva, un alumno, Arnau Oliva, me ha enviado un artículo que corrobora algo que hemos tratado durante el curso. Que la remuneración de los directivos tiene poco que ver con el buen rendimiento de la empresa.

Me mostraba Arnau un estudio hecho sobre 800 empresas norteamericanas. Ordenaban las empresas según lo que ganaban sus respectivos CEO (primeros ejecutivos). Pues bien, las acciones de las 160 empresas de los ejecutivos mejor pagados tuvieron una rentabilidad media en los últimos 10 años del 10%, mientras que la rentabilidad media de las 160 empresas cuyos ejecutivos eran los peores pagado fue del 14%.

Conclusión, los sueldos de los directivos tienen poco que ver con lo eficaces que fueron sus compañías en el largo plazo. O, mejor dicho, a mayor sueldo menor eficacia. Esto es muy razonable, pues con remuneraciones desorbitadas el directivo está pensando más en su sueldo que en la compañía, y entonces, así les va a estas.

Otros estudios indican que la remuneración de un directivo está relacionada con el tamaño de la compañía que dirigen. A mayor tamaño, mayor sueldo. Así los directivos están tan obsesionados por crecer. Cuanto más grande es la compañía que dirigen más importantes se creen que son. Pero está demostrado que no hay relación entre el tamaño de una empresa y su buena marcha.

Yo sigo un principio básico. Todas las personas son igual de importantes con independencia del lugar profesional que ocupan. Esta actitud me permite tener muchos amigos. Saludos. Os dejo un video del colegio donde estudié y del que estamos celebrando el 50 aniversario.

Dar bandazos

atolondramientoHay organizaciones que cuando una cosa no les sale bien establecen como política hacer todo lo contrario. Esto me parece un error. Si algo no ha salido bien hay que preguntarse las razones por las que no ha funcionado y modificar aquellos aspectos que han hecho fracasar lo que se estaba haciendo. No hay que modificarlo todo e irse al polo opuesto. Muy posiblemente el polo opuesto tendrá también muchos inconvenientes.

En general cuando la única razón que tenemos para escoger un nuevo plan es porque lo que hemos hecho hasta ahora ha fracasado, el nuevo plan escogido suele ser peor. Hay que ver las razones del fracaso y corregirlas. Pero nunca una enmienda a la totalidad. Esto suele salir peor.

Otro error que a veces se comete es que cuando una cosa ha funcionado en un sitio fácilmente se construye una política por la cual eso que ha funcionado se impone en los demás sitios de la organización. A lo mejor eso ha tenido éxito en un sitio por características específicas de ese sitio, y en otro lugar que no tenga esas características puede no funcionar. Ojo con extender los éxitos a todas partes.

Rara vez hay una práctica que es buena con independencia de las circunstancias. Algo que tiene éxito en un sitio puede no tenerlo en otro. Hay que entender las razones por las que ha funcionado bien en un sitio y ver si en el sitio donde pensamos implantarlo también se dan esas circunstancias. Ojo con las generalizaciones. Hasta el jueves que viene. Os dejo un video del IESE.

Redundancia

equipoEs frecuente oír que las empresas para ser competitivas, entre otras cosas han de ser muy eficientes en las operaciones. Que no haya ningún gasto que sea innecesario. Para eso estudian muy bien los procesos y miran donde se puede ahorrar y por supuesto tratar de eliminar todo lo que sea redundante.

Yo creo que una empresa para que funciones bien, tiene que haber redundancias. En concreto los puestos de trabajo tienen que estar diseñados de modo que, si una persona por cualquier razón se ausenta una temporada breve o más larga, sus funciones puedan ser cubiertas por los demás.

Alguien puede decir, eso genera unos costes adicionales e innecesarios, y una empresa no se puede permitir ese lujo. Pues yo creo que es necesario que se permita esos lujos. Si las funciones de un empleado no pueden ser cubiertas por los demás, el día que ese empleado se ausente mucho o poco tiempo, por cualquier razón, enfermedad, etc… la empresa tendrá un problema. Los costes que tendrá que asumir fruto de ese problema serán muy superiores al ahorro que supone el que no haya redundancia en su empresa.

Además, si un trabajo solo lo puedo realizar una persona, si nadie le puede sustituir, esa persona puede estar viviendo en una continua situación de estrés. Y una empresa en donde la gente esté estresada no puede ir bien.

Una organización tiene que estar diseñada de modo que todos sus miembros sean prescindibles. Que si falta uno no pase nada. Todo directivo debe estar formando siempre alguien que le sustituya. Si una persona no es sustituible, esa empresa es muy vulnerable.

Uno puede pensar, pero si yo me hago redundante y formo mi sustituto pueden acabar echándome. Cierto, eso pasa en las empresas cortoplacistas que buscan beneficios a corto, pero no se preocupan del largo plazo. Ese modo de actuar de esas empresas hace que sean las primeras que sucumban cuando asoman las dificultades. Una empresa seria que busca permanencia a largo plazo nunca despedirá a una persona por esa razón. Más bien todo lo contrario, se sentirá muy segura con esa redundancia.

Ojo con el cortoplacismo de muchos despidos en aras a la eficiencia. Hasta el jueves que viene

Todavía más sobre big data

noviembre 23, 2017 6 comentarios

marketingHasta hace poco, los profesionales del marketing y las ventas, al lanzar sus campañas publicitarias lo que hacían era segmentar los clientes en grupos. Mujeres de 25 a 40 años, jóvenes de 18 a 30 años, profesionales maduros, etc. y enfocaban la publicidad al segmento al que querían dirigirse. Ahora, como a través de nuestros “Smart phones”, las páginas que visitamos y los lugares a donde vamos, dejamos rastro de nuestras preferencias, las empresas pueden personalizar individualmente las campañas de marketing.

Si antes se segmentaba la población en cuatro o cinco segmentos, ahora pueden hacerse 46 millones de segmentos para clasificar a los 46 millones de españoles, y puede dirigirse la publicidad a cada uno de nosotros. Por eso cuando hemos consultado un vuelo a Almería, poco después nos aparece en nuestra pantalla publicidad de hoteles de Almería.

Todo esto tiene grandes ventajas para los anunciantes. Dirigen su publicidad al público al que le puede interesar y no gastan recursos en anunciarse a los que no piensan ir a Almería. Para poder hacer todo esto hacen falta recursos tecnológicos, expertos en procesamiento de cantidades masivas de datos y también mucha rapidez para mostrarme la publicidad en el momento que estoy conectado, y no después.

Pero todo esto tiene también inconvenientes para los usuarios. Yo utilizo “youtube” para escuchar música de Perales, Julio Iglesias y Mocedades, y también para practicar el inglés. Pues bien las únicas recomendaciones que me muestra youtube para ver son las de esos tres artistas y programas de métodos de inglés. Creen que es lo único que me interesa. Ya me gustaría que me mostraran otras cosas que pudieran ser interesantes. Pues no, me las tengo que buscar yo.

Con este método de personalizar las ofertas acabamos con un surtido muy limitado, solo aquello en lo que ya hemos mostrado interés. Rara vez te muestran algo aleatorio que quizá pueda interesarte. Solo van a lo seguro, a lo que ya saben que consumimos. Vamos a acabar escuchando siempre la misma música, viendo los mismos programas y comprando los mismos productos. Ojo con dejarnos entontecer por los algoritmos. Seamos protagonistas de nuestras vidas.

La semana pasada volvía a Hong Kong a dar clase. Los alumnos, todos chinos, estuvieron muy agradecidos. Os dejo una foto de la clase. Hasta el jueves que viene.

en Hong Kong

Big Data. Pero ¿Qué es?

noviembre 9, 2017 4 comentarios

data scienceAhora está muy de moda hablar de “Big Data”, pero pocos saben a qué se refiere esta expresión. Se habla de las tres famosas “V” de variedad, volumen y velocidad de los datos, pero esto no aclara mucho. Para mí, después de trabajar el asunto bastante, he llegado a la conclusión que con la expresión “Big Data” se denominan a todas las técnicas de almacenamiento, acceso y análisis de datos, que no se pueden realizar con los procedimientos de análisis de datos que tradicionalmente se han utilizado.

Vamos, que no sirve el Excel para analizarlos, pues cuando tienes varios millones de filas y un centenar de columnas, el Excel se te colapsa y no lo puedes ni abrir. Pero no solo es por el volumen de datos por lo que se caracteriza el big data. Por ejemplo si yo quiero analizar qué se ha dicho de mí en Twitter o en Facebook en una semana específica, acceder a esos datos es muy complejo, aunque una vez accedido, estos datos constituyan una base de datos muy pequeña, pues realmente se habla poco de mí en las redes. Sin embargo, esos datos se podría decir que se trata de big data, por lo complejo que es acceder a ello, y por la gran variedad de los textos, comentarios, fotos, etc. que pueden aparecer. Es decir que no se trata de una tabla de filas y columnas con números.

Si en vez de buscar lo que se dice de Miguel Angel Ariño, se busca lo que se dice de tal noticia en boga o de tal presidente de gobierno o de comunidad autónoma que esté de moda, el número de datos es ya muy grande, y está en forma de textos, noticias, videos, comentarios, fotos, pies de fotos, y cada minuto e van generando más. Analizar esto puede llegar a ser muy complejo. Pues bien hay una serie de tecnologías que ahora nos permiten analizar todo este tipo de información.

Seguiré hablando de este tema en algunos mensajes más porque hay mucho que decir al respecto. Hasta el jueves que viene.

Ojo con los caprichos

octubre 26, 2017 3 comentarios

estrategiaAlguno de los fracasos empresariales surgen cuando el máximo responsable de una organización se ilusiona con un proyecto por la simple razón de porque le gusta. Si el capricho es el responsable de una decisión el fracaso está garantizado.

Uno de los ejemplos más sonados es el de un antiguo presidente de una importante compañía coreana fabricante de productos de electrónica de consumo. Tal presidente, que era hijo del fundador de la compañía, era conocido por su afición al automovilismo. Hasta tal punto que a mitad de la década de los 90 se le ocurrió la brillante idea de involucrar a su compañía en el sector de fabricación de automóviles. Solo consiguieron vender 50.000 unidades al año, cuando un fabricante para poder ser eficiente necesita vender un mínimo de 200.000 unidades. Dos años después, tras unas pérdidas de dos mil millones de dólares, la fábrica tuvo que ser vendida a un competidor por menos de la décima parte de lo que se había invertido en ella.

¿Cuál fue la razón para una empresa de electrónica de entrar en el sector del automóvil? Pues simplemente el capricho del jefe. Ojo con los “pet projects” de los jefes. Los proyectos capricho. Las decisiones empresariales han de estar basadas en sólidos análisis e intuición experimentada. No vale todo por mucho que lo proponga el jefe.

Esto nos lleva a otro punto. ¿Cómo es que nadie en la compañía cuestionó los planes del jefe? Esto suele pasar en las compañías presidencialistas en las que el jefe ejerce una incuestionable autoridad. Gran peligro. Jefe, somete tus planes al escrutinio de tu equipo, y si el equipo no lo acaba de ver claro, humildad. Así los errores que se evitarán sobrepasarán a las oportunidades perdidas. Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: