Archive

Posts Tagged ‘evaluar’

Profecías autocumplidas (II)

profecia autocumplidaYa hablé de esto en otra ocasión, pero la bancarrota del banco Popular nos sirve de ejemplo para mostrar cómo simplemente anunciar una profecía hace que esta se cumpla, cosa que no pasaría si la profecía no se hubiera anunciado.

Si se empieza a hablar de que cierto banco tiene problemas ¿qué pasa? Pues que los depositantes, por si acaso, empiezan a retirar el dinero. Esa retirada de dinero hace que efectivamente el banco acabe teniendo problemas. Si no se hubiera rumoreado nada, las eventuales dificultades seguramente se hubieran podido capear y salvar al banco.

Basta con decir que algo puede pasar para que acabe pasando. Si yo siembro la duda de que tal empresa puede estar utilizando a niños de siete años como mano de obra en países asiáticos. Siendo esto falso, es posible que haya un boicot a esa empresa y acabe teniendo dificultades, Dificultades que no tendría si no se hubiese sembrado la duda.

Con esto no pretendo ni defender ni atacar al banco Popular. Solo advertir que via rumorología se puede crear un problema innecesario. Ya lo dice el refrán ¡Calumnia que algo queda! Antes de emitir un juicio, preguntate si es verdad lo que estás juzgando o no. Y aunque sea verdad, quiza no sea necesario ni hacer ni emitir el juicio. Podemos hacer mucho daño. Ojo con la fama del prójimo. Y no estoy defendiendo ni atacando al banco Popular, pues desconozco que ha pasado allí. Solo hago una llamada a la prdencia. Hasta el jueves que viene.

Controla tus impulsos

corto plazoEstoy releyendo el libro “Decídete” de los hermanos Heath y entre las muchas cosas interesantes que dicen hay una que voy a comentar. Es el test 10-10-10.

Muchas veces al tomar decisiones, damos excesivo peso a las consecuencias que puedan tener a corto plazo, y no prestamos tanta atención a lo que pueda suceder en un futuro más lejano. Esto unido a lo viscerales que podemos ser ante una situación sea esta positiva o negativa, puede hacer que nuestras decisiones no sean todo lo juiciosas, y que nos podamos arrepentir más delante de lo que hemos hecho.

Los hermanos Heath, ante una decisión recomiendan aplicar el test 10-10-10. Consiste en juzgar, ante una decisión, cómo nos sentiremos 10 minutos después de haberla tomado, cómo nos sentiremos 10 meses después, cómo nos sentiremos 10 años después. Este test garantiza que no va a ser el cortísimo plazo el que va a mandar en nuestras decisiones, sino que también el medio y el largo plazo van a estar presentes.

Este procedimiento evitará que la rabia o la emoción se impongan en nuestra decisión y que esta sea más juiciosa. Piensa en una decisión que hayas tomado y de la que al cabo de poco tiempo te hayas arrepentido. Piensa si habiendo aplicado este test, hubieras tomado esa misma decisión o la hubieras hecho algo distinto.

El coste de lo gratis

gratisSolemos estar dispuestos a pagar mucho dinero por conseguir cosas gratis. Cuando uno quiere comprar un libro “on line” que cuesta 15 euros (perdón, 14,99) uno se da cuenta que si hace una compra de más de 20 euros el envío le sale gratis. Así que lo que uno hace es buscar otro libro. Elige uno que le cuesta 9 euros, y así el envío le sale gratis.

Por supuesto que el segundo libro no lo va a leer. Posiblemente ni siquiera vaya a leer el que ha comprado primero, pero ha conseguido ahorrarse los tres euros que costaba el envío. Conseguir que el envío le salga gratis le ha costado 9 euros. Uno queda muy contento con su hazaña.

Me pasa a mi cuando cada año participo en la carrera que unos grandes almacenes organiza en Barcelona. Suele ser en mayo y participamos entre sesenta y ochenta mil corredores. Por participar, al inscribirte te dan una tarjeta de cartulina que, presentada en la meta, te da derecho a tomarte un refresco. Suele ser un vaso de plástico con Coca-Cola o algo similar. Con tal multitud corriendo, cada minuto llegamos cientos de corredores a la meta, y nos acumulamos durante mucho rato en una multitudinaria cola en zigzag de gente apretada y sudorosa para conseguir aquello a lo que tenemos derecho: nuestro vaso de Coca-Cola gratis.

Lo gratis tiene un especial atractivo. Lo saben los bancos, los periódicos y todos los que hacen promociones: por abrir una cuenta, suscribir una tarjeta de crédito o comprar el periódico, te regalan algo, y vamos en plancha a conseguir ese algo. Solemos estar dispuestos a pagar mucho dinero por conseguir cosas gratis.

¿Quién ganará las elecciones del 20-D en España?

diciembre 3, 2015 7 comentarios

politicaHola a todos. Esta semana os propongo un experimento: intentar predecir entre todos los resultados de las elecciones generales en España del próximo 20 de diciembre. La tesis de la “sabiduría de la muchedumbre” dice que el conocimiento agregado de una muchedumbre de gente es, en determinadas condiciones, superior al conocimiento de los expertos.

La tesis de la sabiduría de la muchedumbre dice que cuando una multitud de gente da su opinión sobre algo, el promedio de estas opiniones es una estimación bastante buena del asunto en cuestión. Aunque la gente no sepa mucho de la cuestión (siempre tiene que saber algo por lo menos) el promedio es bastante preciso, pues incorpora el conocimiento de todo el mundo, por pequeño que sea el de cada uno, y a la vez los errores de unos y otros se cancelan mutuamente, y al final queda el agregado del conocimiento de muchos.

Es por esto que os propongo que participéis en este experimento de intentar predecir el porcentaje de votos que sacará cada uno de los principales partidos que acuden a las urnas.

Si quieres participar, contesta a la siguiente encuesta, y difúndela. Se tarda menos de un minuto en contestar. El jueves anterior al 20 de diciembre difundiré los resultados.

ENCUESTA

Ya hicimos experimentos parecidos en las elecciones de hace cuatro años así como cuando intentamos predecir quien ganaría la liga de futbol hace unos años. Los resultados que obtuvimos fueron variados: cuando las preguntas que hicimos eran sencillas predijimos bastante bien lo que pretendíamos. Cuando quisimos predecir más y compliqué las cosas, no salió también. Muchas gracias por participar, y a ver qué pasa.

Evaluar al profesorado o evaluar a los colegios

noviembre 12, 2015 25 comentarios

aulaSe está hablando estos días en España sobre la posibilidad de evaluar la calidad de los profesores de los colegios y ligar su remuneración a los resultados de la evaluación. Estoy totalmente en contra de esta práctica. Evaluar a los profesores, por supuesto. La evaluación la deben hacer los respectivos jefes de cada profesor, que deben decir lo que hacen bien y los puntos de mejora.

Pero ligar la remuneración a la evaluación se presta a todo tipo de chanchullos. En primer lugar ¿Qué se entiende por ser un buen profesor? Distintos evaluadores pueden entender muy distintas cosas, y de esta manera, si el salario depende de la evaluación que se haga, un profesor dejará de intentar hacer lo que es bueno para el alumno y se centrará en cumplir los requisitos necesarios para ser bien evaluado.

Con estos procedimientos se adultera toda la actividad formativa. Un profesor en un momento dado tiene que ser exigente, en otro momento cariñoso, en otro severo. ¿Cómo se aquilata todo esto en una evaluación? El buen hacer de un profesor es multidimensional y se acopla mal a ser reducido a un parámetro.

Puestos a evaluar, cosa que me parece muy bien, yo evaluaría a los centros educativos según el rendimiento de sus alumnos, y pagaría más a todo el profesorado de los centros de donde haya mejores resultados. Individualizar la remuneración a cada profesor crearía rivalidades y envidias, y la tarea educativa es una tarea de conjunto de todo el claustro de profesores

Y por supuesto, nunca cometer el error que sean los alumnos los que evalúen a los profesores (hace unos años en un colegio se me preguntó mi opinión sobre esta posibilidad). La labor educativa se desvirtuaría. ¿Reñiría un profesor a un alumno cuando este lo mereciera, sabiendo que iría en detrimento de su evaluación y de su salario?

Se trata de cualificar y dignificar al máximo la profesión docente. De formar a los profesores. De fomentar en ellos pasión y entusiasmo por la actividad educativa. Pero nunca de amenazar al profesor con aumentos o disminuciones de sueldo. Y por supuesto, si un profesor no sirve, pues … que no sea profesor. Hasta el jueves que viene que os escribiré desde Hong Kong

Decisiones en equipo

decisionesUna buena parte de las decisiones que se toman en las organizaciones se toman en equipo. No debemos olvidar que tomar decisiones en equipo no es una finalidad “per se” si no un procedimiento de tomar decisiones.

Para que la toma de decisiones en equipo funcione bien han de darse dos condiciones. La primera es que los miembros del equipo tengan un objetivo común. El segundo requisito es que ninguno de los miembros del equipo pueda conseguir el objetivo sin la colaboración de los demás.

Si no se dan esas condiciones no se tiene un equipo. Lo que se tiene es un grupo de personas que trabajan juntas. Con referencia a la primera condición. El objetivo común debe ser algo participado. Debe ser algo que todos los miembros del equipo tengan interés en conseguir.

Con respecto a la segunda condición, para que la interdependencia de acciones conduzca al éxito se requiere que cada miembro sea responsable a la hora de ejecutar lo que le corresponde. La falta de responsabilidad por parte de un miembro hará fracasar el trabajo de todo el equipo. Desde luego que las aportaciones y responsabilidad de los diferentes componentes del equipo serán diferentes. Pero todos han de contribuir responsablemente.

Por otro lado el reconocimiento del logro conseguido debe ir a todos los miembros del equipo. Si se reconoce el éxito a algunos de los miembros en detrimento de los otros se estará minando en el equipo el interés por contribuir. La competición interna en un equipo destruye la eficacia, pues los miembros del equipo estarán compitiendo unos con otros en lugar de perseguir el objetivo común.

No hay que olvidar las decisiones en equipo son un procedimiento y no un fin. Si un objetivo se puede alcanzar con el trabajo individual de cada persona, si no hay interdependencias, entonces no es necesaria la actividad en equipo. Hasta el jueves que viene.

¿Resolver un problema o perseguir un objetivo?

Trabajo en equipoLos hombres y mujeres tomamos decisiones tanto en el plano personal como dentro de las organizaciones. Las decisiones más relevantes afectan a personas. Cuando partimos de un problema que queremos resolver, normalmente las decisiones que tomamos acaban generando situaciones problemáticas. Si hay un problema a resolver, normalmente las personas afectadas ven las cosas de distinto modo y dependiendo de la decisión unos quedan más beneficiados y otros menos. Total que el conflicto queda patente o latente.

Empezar por resolver un problema que existe es un mal modo de tomar decisiones. Ante una situación hay que empezar aclarándose con cuales son los objetivos. Hay que encontrar cual es el objetivo común a conseguir en el que las distintas partes implicadas estén de acuerdo. Mientras no se tenga este objetivo común, cualquier discusión está llamada a fracasar.

Una vez aclarado el objetivo común a conseguir se trata de generar alternativas y razonar sobre cuál es aquella con la que se avanza mejor hacia el logro de ese objetivo común. Si esa decisión intenta conseguir ese objetivo común todas las partes se comprometerán en su logro. Normalmente, con este modo de decidir el problema que se presentaba desaparece. Si se empieza planteando la situación problemática normalmente cualquier solución que se aplique será problemática.

¿Qué pasa si no se encuentra ese objetivo común? Pues que hay que seguir pensando hasta encontrarlo. Mientras no lo haya no se puede avanzar de modo constructivo. Este es el siempre el primer paso.

Parece una perogrullada lo que he expuesto esta semana, pero quizá nos hubiéramos ahorrado mucha tinta y mucha discusión si este procedimiento se hubiera aplicado a la relación entre Catalunya y el resto de España. También este método es muy útil para resolver los conflictos que pueden surgir dentro del matrimonio, y por supuesto en las decisiones empresariales.

Aprovecho para deciros que el miércoles que viene 7 de octubre doy una conferencia en el IESE en Madrid sobre “Las tres causas más comunes por las que fracasan las empresas y como enfrentarnos a ellas

A %d blogueros les gusta esto: