Archivo

Posts Tagged ‘Gobierno de España’

Otra vez elecciones en España

septiembre 26, 2019 17 comentarios

elecciones generalesEl pasado mes de abril, hace ya cinco meses, hubo elecciones en España para decidir quién nos iba a gobernar. Después de los resultados y tras 5 meses de negociaciones, los que resultaron elegidos no consiguieron que hubiera gobierno.

Si no son capaces es que son incapaces y si son incapaces de formar gobiernos deberían retirarse y no presentarse más a ejercer una función para la que se ve que no sirven. Que den paso a otros que sean más capaces.

Me da la impresión que los actuales parlamentarios tienen como prioridad conseguir volver a ocupar un puesto en el parlamento para los próximo cuatro años en lugar de procurar lo mejor para el país. Igual estoy equivocado, pero esa impresión da, al menos a mí.

Si uno se postula para gobernar, su principal preocupación es ocuparse de los interesas de sus ciudadanos, y dejarse de batallas que no tienen ningún impacto en el bienestar de la gente. ¿Con qué desfachatez van a presentarse a pedirnos su voto quienes durante 5 meses no han conseguido ponerse de acuerdo para gobernar? Que vengan otros. Y que nadie me diga que defiendo a unos colores en perjuicio de otro porque en el mensaje de esta semana estoy hablando de todos los colores. Hasta el jueves que viene.

No hay más ciego que…

septiembre 19, 2019 10 comentarios

crecimientoEn marzo de 2008, en plena campaña electoral para dirimir quien gobernaría España hubo un debate entre los que iban a ser ministros de economía en función de quien ganara esas elecciones: Manuel Pizarro, aspirante, y el entonces ministro Pedro Solbes. Pizarro aseguraba que venía una crisis muy potente y Solbes la negaba.

Por aquel entonces, ya había explotado el asunto de las hipotecas basura en Estados Unidos, en España los precios de los pisos llevaban 10 meses bajando, la economía se desaceleraba a pasos agigantados y lo único que faltaba era que estallara Lehman Brothers. Pues nada, el entonces ministro aseguraba que no pasaba nada.

Hace 15 días leí un titular en el que decía que los responsables económicos del gobierno de España aseguraban que la economía española está creciendo sólidamente. No hay más ciego que el que no quiere ver.

Los datos económicos indican una clara desaceleración. La única duda es si será una simple desaceleración o será una crisis más profunda. Quizá otra vez los responsables económicos del gobierno de España sean los últimos que se enteren. Quizá acaben enterándose por el telediario.

Esperemos que la desaceleración sea suave y que la sangre no llegue al río. Lo más importante es la creación de empleo. Que todos podamos trabajar. Hasta el jueves que viene.

Fichar en la empresa

fichar en el trabajoDesde el próximo lunes las empresas españolas están obligadas a que sus empleados fichen cuando entran y salen a trabajar. El gobierno quiere saber cuántas horas dedica cada español al trabajo. ¿Por qué? Pues muy sencillo. Porque si hay empleados que dedican más del tiempo reglamentario, esas horas se considerarán horas extras y así se podrán gravar con impuestos por esas horas extras trabajadas.

Esto es poner puertas al campo. ¿Qué pasa con un vendedor que está todo el día en la calle? Dice la ley que los que hacen teletrabajo también tendrán que fichar (no especifica el procedimiento). Pero, en mi caso, así como el de muchos profesionales, ¿qué? Yo a veces trabajo en la oficina, a veces en casa, a veces en una cafetería y a veces en la empresa de un antiguo alumno. ¿Cómo se me ficha?

Además, en mis actividades de consultoría yo no vendo mi tiempo, vendo mis ideas, por lo tanto ¿qué sentido tiene que me hagan medir el tiempo? No se pueden poner puertas al campo. Decía la semana pasada que solo se puede medir lo medible. Y el tiempo que se dedica al trabajo, en muchos casos como el mío, no es medible. Qué ganas de controlarlo todo. A reírnos del intento de controlarnos, y hasta el jueves que viene.

El imperio de la frivolidad

noviembre 15, 2018 22 comentarios

aprobarHan aparecido esta semana dos noticias en la prensa española que me han dejado pasmado. El gobierno anuncia que prohibirá en el año 2040 los coches de gasolina y diésel. Podrán circular solo los eléctricos.

Menuda imprudencia. En primer lugar, ¿cómo pueden asegurar una ley que entrará en vigor dentro de 22 años? Pues no habrá habido para entonces cambios de gobiernos, de opiniones, de datos, etc, para que en cualquier momento de estos 22 años salga una ley revocando esta futura prohibición. En segundo lugar, ¿quién asegura que las baterías para los coches eléctricos no requerirán unos metales (litio por ejemplo) que solo se encuentren en unos pocos países, y que pasemos vivir de una dependencia del petróleo a una dependencia de un material mucho más escaso?

Con el actual debate de la contaminación de los coches diésel está cayendo sustancialmente la venta de coches, ralentizándo la economía en un sector tan importante, al menos en España.

Esta noticia me parece simplemente una frivolidad sin grandes consecuencias, pues cuando se pase de moda el tema quedará en el olvido. ¡Quién sabe lo que pasará de aquí a 22 años! Lo que me parece más serio es la otra noticia que quiero comentar. También aparecida esta semana. Pues resulta que el gobierno plantea dar el título de bachillerato aún con una asignatura suspendida. Y la sorprendente razón que ha aducido nuestra brillante ministra de educación es que “El peor castigo que puede tener una persona es la rebaja de la autoestima”. Para que no se frustren los chicos que no tienen capacidad para el estudio se les da un título que no implica que tengan las competencias y conocimientos necesarios que confieren ese título.

Tener el título de bachillerato en España ya no valdrá nada, porque no garantiza que se posean las capacidades que el título otorga. Menuda faena para aquellos que obtienen ese título superando todas las asignaturas. Los equiparan a los que no las han superado. ¿De qué autoestima está hablando la señora ministra? Frustración tendrán esos chicos cuando vean que no pueden ejercer esas profesiones que requieren el bachillerato. Que estudien otra cosa o adquieran una capacitación para la cual sí que estén dotados. Toda persona sirve para algo, y será más feliz y sacará más provecho si se dedica a esas cosas para las que sirve, y no si tienen un título ficticio que no refleja la formación que tiene.

¿Nos hemos vuelto locos o es que ya lo estábamos desde el principio? Hasta la semana que viene.

¿Incertidumbre en España?

moción de censuraHe estado una semana fuera de España y me han llegado ecos de la moción de censura que el partido de la oposición va a presentar al actual presidente del gobierno. Para los de fuera de España, esto es una propuesta para votar en el parlamento la retirada del actual presidente y elección de uno nuevo.

Una moción de censura puede progresar o fracasar. No se sabe. Pero lo que me ha sorprendido al regresar a España el lunes son los catastrofistas titulares de los periódicos. Que si esta crisis política va a generar incertidumbre económica y por lo tanto va a haber un frenazo en nuestra economía, que si la bolsa baja, que si sube, y un montón de agoreras noticias.

Llevo años estudiando y cuantificando mensualmente la incertidumbre económica en España. En concreto desde el año 2010 en el IESE me encargo de dirigir el equipo que elabora el Índice IESE de Incertidumbre Económica (I3E). Y lo que hemos observado una y otra vez es que las muchas crisis políticas que ha habido en España en los últimos 5 años no han afectado para nada ni a la incertidumbre económica ni a la actividad económica.

Estuvimos un año con gobierno interino en España, con un ganador de las elecciones que declinó presentarse a presidir el gobierno por no contar con suficientes apoyos. Un líder de la oposición que se presenta a ser investido presidente y fracasa. Una repetición de elecciones que no hace cambiar nada. Unas elecciones catalanas en las que el cabeza de lista del partido ganador es obligado, por los miembros de un partido minoritario, a retirarse. Una declaración unilateral (simbólica o no) de independencia de Catalunya, con miembros del gobierno huidos o encarcelados.

Pues bien, ninguno de estos acontecimientos hizo moverse la incertidumbre económica, ni ha retrasado para nada la recuperación económica de España, que está creciendo por encima de la media de Europa.

Lo que sí hizo temblar la incertidumbre económica, son los rumores en verano del 2015 y después a principios del 2016 de una posible desaceleración de la economía China. El que China devaluara ese verano tres veces en una semana su moneda, etc. En definitiva, son los acontecimientos exteriores a España los que afectan a nuestra incertidumbre económica y a la marcha de nuestra economía, y no los avatares de nuestras batallitas políticas. Hasta la semana que viene, y espero podeder seguir yendo a dar clase a China durante muchos años. Se ve cómo se desarrolla ese país.

Este martes 5 de junio a las 19.00 en el IESE en Barcelona doy con Pablo Maella una sesión sobre los 10 errores más frecuentes en la toma de decisiones. Si quieres asistir te puedes inscribir aquí.

Presupuestos

gobierno de EspañaSe está discutiendo ahora en el parlamento español la aprobación de los presupuestos para este año. La discusión que está habiendo no tiene nada que ver con la bondad o maldad de las distintas partidas.

Un partido dice que no da su apoyo mientras el gobierno no dé marcha atrás en no sé qué cosa que nada tiene que ver con los presupuestos. Otro partido dice que no los apoya por no sé qué razón que tampoco tiene nada que ver con los presupuestos.

Pero bueno, nadie habla de las distintas partidas, nadie habla de si esos presupuestos es el mejor modo de gastar nuestro dinero o si hay repartos mejores. ¿Qué están haciendo los políticos? ¿De qué discuten? Basta ya. ¿Hay alguien que piensa en el ciudadano?

Qué bajo nivel las discusiones del parlamento. Las de España y las de las distintas comunidades autónomas. El sistema político no funciona. Lo que los políticos discuten no tiene nada que ver con la vida diaria del ciudadano.

No sé cómo se soluciona esto, pero cada vez va peor. ¿Hasta cuándo aguantará el ciudadano? ¿Tan difícil es tener una discusión inteligente sobre cómo gastar el dinero que aportamos todos los contribuyentes? Algo tiene que cambiar. Algo va a cambiar. Tiempo al tiempo. Hasta el jueves que viene.

Algunas ideas sobre las pensiones

gobiernoEstos días en España se está hablando mucho de las pensiones. Las pensiones son el dinero que se paga a los jubilados tras retirarse después de una vida de trabajo. El gobierno anuncia que en los próximos años van a subir solo el 0,25% mientras que la opinión mayoritaria dice que deben subirse por lo menos lo que suba la inflación.

Sobre este asunto no soy un especialista, pero como es un tema muy importante me propongo estudiarlo a fondo próximamente. Por un lado, hay un principio claro de toda economía doméstica, y un país es como una economía doméstica pero muy grande. El principio es que a largo plazo no se puede gastar más de lo que se ingresa. Durante uno o varios años una familia puede gastar más de lo que ingresa, pero al final tendrá que saldar sus deudas. Cierto que puede vender patrimonio, pero este no es ilimitado, así que hay que acabar ajustando ingresos y gastos.

Resulta que gracias a los avances de la medicina cada vez somos más longevos y por tanto el tiempo que pasamos jubilados es mayor. Por otro lado, los que ahora tenemos más de 45 años somos generaciones muy numerosas, mientras a partir hace 45 años el número de nacimientos iba en declive año tras años.

Si juntamos todos esto significa que cada vez un número menor de población activa va a tener que financiar las pensiones de un inmenso número de jubilados durante cada vez un mayor número de años. Total, que las cuentas no salen.

Hay varias alternativas. La primera es que las pensiones aumenten muy poco, perdiéndose capacidad adquisitiva. Otra es retrasar la edad de jubilación. Esto provocaría que hubiera un mayor número de personas cotizando y habría menos pensionistas y estos serían pensionistas durante menos tiempo. Facilitar la inmigración sería otra posible solución, entraría gente en edad de trabajar estas personas llegadas generarían ingresos para pagar pensiones. En cualquier caso aumentar la actividad económica haría aumentar la financiación de las pensiones vía impuestos tanto sobre las personas como sobre los beneficios empresariales.

No hay que olvidar que se pueden estudiar soluciones de privatización de las pensiones, no tiene porqué ser el estado el que recaude y reparta. También podrían hacerlo instituciones privadas a riesgo de los cotizantes. Pero ya digo que próximamente pretendo cuantificar los costes y beneficios de las distintas posibles medidas a adoptar. En cualquier caso parece que estas medidas pueden no ser muy populares y la tentación es no abordar el tema, intentar ganar las próximas elecciones y que el pastel se lo encuentren los que vengan detrás.

A %d blogueros les gusta esto: