Archivo

Posts Tagged ‘IESE’

Aprender de los sabios

septiembre 20, 2018 1 comentario

Una de las ventajas de trabaja en el IESE es que de vez en cuando tienes conversaciones con colegas que son tremendamente formativas. A la vuelta del verano hablando con uno de ellos de diversas cosas me dijo: “Ni los incentivos son un buen sustitutivo del «good management» ni la transparencia es un buen sustitutivo de la confianza”

Sobre lo perniciosos que son los incentivos en una organización ya he hablado en muchas otras ocasiones. Hacen a las personas olvidarse de hacer un buen trabajo y centrarse en conseguir los objetivos asociados al incentivo.

Por otro lado, cuando en una organización se exige transparencia, y está muy bien la transparencia, es que falla la confianza. Si hay confianza en las personas te fías de ellas y no hace falta la transparencia. Pero para ello tienes que ser una persona confiable. Si se te exige transparencia es porque no se fían de ti.

Independientemente de lo anterior, la transparencia, siempre es buena. Indica que no hay nada que ocultar. No hay modo más eficaz de que una noticia se propague que el intentar ocultarla.

Lo dicho anteriormente sobre la bondad de la transparencia no indica que todo el mundo tenga que saberlo todo. Hay que ser transparente con aquellos que tengan derecho a saber algo. Saludos y hasta el próximo jueves.

Volver a sentar la cabeza

septiembre 6, 2018 4 comentarios

empresaA veces, entre el colectivo de directivos se piensa que la empresa está para ganar dinero. Y muchos de ellos centran su actividad profesional en hacer más competitiva su empresa y en que los beneficios sean los mayores posibles. Creo que este es un desenfoque de la actividad empresarial y económica que conduce a nefastas consecuencias.

La actividad empresarial tiene como función, no extraer el dinero de los consumidores sino en satisfacer necesidades de las personas. Por supuesto que para que esta actividad empresarial tenga continuidad y pueda cumplir con esta finalidad la empresa debe ganar dinero, si no acabara desapareciendo. Pero ganar dinero para poder seguir satisfaciendo estas necesidades de las personas.

Cuando se desenfoca esta finalidad y todo se centra en el beneficio económico, ya no importa que haya que despedir a las personas. Ya no importa la seguridad de estas. En este punto la disyuntiva es qué es más barato invertir en seguridad o pagar las correspondientes indemnizaciones debidas a accidentes. La persona accidentada pasa a ser algo secundario.

En aras al beneficio a veces se pierde la cabeza y uno se va animando poco a poco, y esos ánimos colectivos desembocan en crisis económicas con funestas consecuencias en términos de paro, pobreza y cierre de empresas.

Hay que volver a la sensatez y poner la economía al servicio de las personas y no al revés. Es algo que entendí desde los primeros tiempos que empecé a trabajar en el IESE hace ya 31 años. Feliz regreso de vacaciones. El lunes que viene empiezo otra vez las clases.

La universidad

financiaciónLeo una noticia en la prensa de una reunión de seis rectores de universidades públicas. Reclaman mayor financiación para enfrentarse a los nuevos retos que se presentan.

¡Qué fácil es reclamar que me den dinero! Pues si necesitan financiación para cumplir sus objetivos, búsquenla. Las universidades privadas nos buscamos la vida. No recibimos financiación de papá estado. Hagan ustedes lo mismo universidades públicas. Consigan convencer a las empresas que compensa invertir en ustedes.

Porter, un “gurú” de la estrategia empresarial de Harvard afirmaba que los sectores que reciben subsidios en un país nunca despuntan. Despuntan los sectores que tienen que buscarse la vida, los que no lo tienen fácil. En esos sectores, les va la supervivencia, tienen que espabilarse y con uñas y dientes subsistir. Si tienes las cosas muy fáciles pones poco esfuerzo, y con poco esfuerzo solo se llega a la mediocridad.

Quizá por eso entre las 100 mejores universidades del mundo según diversos rankings no hay ninguna universidad pública española, y sin embargo varias escuelas de negocios privadas están entre las 25 primeras del mundo, y en concreto al IESE los cuatro últimos años el Financial Times nos ha colocado como la primera escuela de negocios del mundo.

Señores de la universidad pública, menos llorar y más ponerse a trabajar para solucionar sus problemas. Hasta el jueves que viene.

Ganar las Elecciones con Big Data

eleccionesDicen que Barack Obama ganó las elecciones presidenciales norteamericanas por el inteligente uso que hizo de las redes sociales. Sabía qué estados eran claramente republicanos y cuales claramente demócratas. En esos estados hizo una campaña modesta. Había poco que ganar y poco que perder. Donde hizo una campaña feroz fue en aquellos estados en los que tanto se podían decantar hacia un partido o hacia otro. Y mucho más, concentró su presencia y publicidad en los condados donde la cosa estaba en juego.

Todo eso lo pudo hacer porque las técnicas informáticas actuales junto con la información que hay en la red a nivel individual, se puede predecir con bastante precisión qué votantes son de un partido, cuáles de otro y quienes basculan entre uno y otro. A estos últimos son a los que hay que dirigir los esfuerzos de la campaña electoral.

Cuento toda esta historia porque en España, el primer partido político que base su campaña en el análisis “big Data” se llevará el gato al agua. El análisis a nivel individuo de sus tendencias políticas permitirá al partido centrar su campaña en las provincias en las que esté en juego un diputado. Es más, podrá concentrarse en las ciudades de esa provincia de las que dependa ese último escaño. Si gracias a las nuevas posibilidades tecnológicas en la mitad de las provincias se hace con ese último escaño, conseguirá 25 escaños más de los que habría conseguido con una campaña electoral tradicional.

Partidos, si queréis influir más os vale empezar a trabajar el big data antes de que sea otro partido el que os lleve la delantera. Hasta el jueves que viene. En el IESE estamos haciendo grandes avances en este campo.

Crecimiento económico

diciembre 13, 2017 4 comentarios

Muchas instituciones hacen previsiones de crecimiento económico. Luego pasa el tiempo, la realidad se impone y se olvidan las previsiones que se hicieron tiempo atrás.

Las previsiones que se hicieron para el crecimiento del PIB en España en 2016, previsiones hechas un año antes, iban desde el 3% que hacía el gobierno, el Instituto de Estudios Económicos (IEE) o REPSOL, hasta el 2,5% que hacían el Fondo Monetario Internacional o el 2,6% de la entonces La Caixa. La realidad fue que el crecimiento de España en 2016 fue del 3,2%. La previsión que hicimos entonces en el IESE era de que creceríamos al 3,4%.

Para el 2017, a principios de año, las previsiones que se hacían eran que incluso se llegaría a crecer al 2,5%. Alguno como el BBVA llegó a decir que se podría crecer hasta el 2,7%. En aquel entonces en el IESE dijimos que el crecimiento en 2017 sería del 3%. La realidad es que a falta de los datos de este último trimestre del año, todo el mundo está de acuerdo en que vamos a crecer entre un 3,1% y un 3,3%. Una vez más en el IESE, como sucede cada año, hacemos mejores previsiones.

Ya comenté en el post de la semana pasada, que aunque es arriesgado todavía hacer previsiones para 2018 –las haremos mejores en marzo cuando ya dispongamos datos de todo el 2017- pensamos que la economía española crecerá al 3,2% a pesar del frenazo catalán. Las restantes instituciones auguran un crecimiento de entre el 2,7% y el 3%. Hablaremos dentro de un año. Hasta el jueves que viene, que prometo el post será menos técnico.

Más de Big Data

noviembre 16, 2017 6 comentarios

big dataEmpecé a hablar la semana pasada de la posibilidad técnica que hay actualmente de recabar y analizar información que hasta ahora no había manera de procesar. Ahora hay tecnologías suficientes para hacerlo. Una empresa puede saber qué es lo que se dice sobre ella en las redes sociales. Puede saber qué se dice sobre los competidores y calibrar cuáles son sus ventajas y debilidades comparativas. Se puede saber lo que se opina sobre sus productos, y muchísimas cosas más.

Todo esto hace que las profesiones de analista de datos, “data scientist” y sus variantes estén en gran demanda. Pero hay un problema. Por un lado los técnicos, los que saben extraer y analizar los datos no suelen tener suficiente conocimiento de negocio para saber la utilidad que puede tener para la empresa los conocimientos que ellos tienen. No suelen tener conocimientos suficientes de negocio para saber qué tipos de ventajas pueden aportar. Por otra parte, los directivos, en general, desconocen las posibilidades tecnológicas que existen y que serían útiles para mejorar sus negocios. Son dos tipos de perfiles que hablan idiomas distintos.

Las empresas que consiguen superar esta brecha son capaces de sacar mucho partido a la información que disponen. Sus directivos muchas veces desconocen que poseen esa información. Un perfil profesional que va a estar en gran demanda es el de aquél que sepa conectar ambos mundos. Aquel que tiene suficientes conocimientos de negocio para saber a qué problemas se enfrenta la empresa y cómo mejorar su competitividad y a la vez tiene suficientes conocimientos técnicos como para saber liderar un equipo de tecnólogos. Creo que ese perfil va a estar en gran demanda.

Como cuña publicitaria, el pasado mes de julio ofrecimos en el IESE un curso de dos sobre “Big Data”, y en el próximo junio del 2018 ofreceremos otro. Esperamos facilitar que las empresas puedan utilizar mejor los recursos que poseen en forma de datos.

Hasta el jueves que viene, y el que tenga interés en este curso, que no dude de ponerse en contacto con nosotros aquí

Big Data. Pero ¿Qué es?

noviembre 9, 2017 4 comentarios

data scienceAhora está muy de moda hablar de “Big Data”, pero pocos saben a qué se refiere esta expresión. Se habla de las tres famosas “V” de variedad, volumen y velocidad de los datos, pero esto no aclara mucho. Para mí, después de trabajar el asunto bastante, he llegado a la conclusión que con la expresión “Big Data” se denominan a todas las técnicas de almacenamiento, acceso y análisis de datos, que no se pueden realizar con los procedimientos de análisis de datos que tradicionalmente se han utilizado.

Vamos, que no sirve el Excel para analizarlos, pues cuando tienes varios millones de filas y un centenar de columnas, el Excel se te colapsa y no lo puedes ni abrir. Pero no solo es por el volumen de datos por lo que se caracteriza el big data. Por ejemplo si yo quiero analizar qué se ha dicho de mí en Twitter o en Facebook en una semana específica, acceder a esos datos es muy complejo, aunque una vez accedido, estos datos constituyan una base de datos muy pequeña, pues realmente se habla poco de mí en las redes. Sin embargo, esos datos se podría decir que se trata de big data, por lo complejo que es acceder a ello, y por la gran variedad de los textos, comentarios, fotos, etc. que pueden aparecer. Es decir que no se trata de una tabla de filas y columnas con números.

Si en vez de buscar lo que se dice de Miguel Angel Ariño, se busca lo que se dice de tal noticia en boga o de tal presidente de gobierno o de comunidad autónoma que esté de moda, el número de datos es ya muy grande, y está en forma de textos, noticias, videos, comentarios, fotos, pies de fotos, y cada minuto e van generando más. Analizar esto puede llegar a ser muy complejo. Pues bien hay una serie de tecnologías que ahora nos permiten analizar todo este tipo de información.

Seguiré hablando de este tema en algunos mensajes más porque hay mucho que decir al respecto. Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: