Archivo

Posts Tagged ‘Inflación’

¿Crisis a la vista?

ciclo económicoNo hay evidencias claras, pero hay algunos síntomas que muestran que en un año podríamos entrar en una nueva crisis económica. En los próximos meses estaremos en mejores condiciones de confirmarlo o desmentirlo.

Por un lado, hay una clara desaceleración a nivel mundial, que afortunadamente no está afectando, de momento, a España. Si bien es cierto que España entró en las pasadas recesiones bastante más tarde que el resto de los países. Por otro lado, tenemos una inflación a la baja. Lo cual es bueno si se mantiene en los niveles actuales. En mayo la tasa interanual fue de 0,8% y en junio ha sido del 0,4%. Podría haber deflación el año que viene.

Una deflación puntual y transitoria no ofrece problemas. Pero si la deflación fuera persistente sería desastroso para la economía. La gente retrasaría la compra de coches, lavadoras, etc para más adelante ante la espera de que los precios fueran más bajos. Las empresas tendrían que bajar el ritmo de producción, aumentaría el paro y un sinfín de desastres. La verdad es que en las economías occidentales no tenemos la experiencia de situaciones de persistente deflación, por lo que no está muy claro el alcance de sus consecuencias.

Otra consideración es que cuando la inflación sube, los bancos centrales la atajan subiendo los tipos de interés. Esto implica que un modo de combatir la deflación sería bajar los tipos de interés. Pero los tipos de interés están ya rondando en torno al 0%, pues para reactivar la economía durante la gran recesión del periodo 2007-2014, hubo que bajar los tipos muy significativamente. Es decir que no se cuenta ahora con este procedimiento para paliar la deflación. Además, desde la implantación del euro, ya no son los bancos centrales de los países quienes deciden el nivel de tipos de interés, sino el Banco Central Europeo.

Hay otro síntoma que suele ser preludio de que se avecinan dificultades. Ese es un poco más técnico y no fácil de acabar de entender. Es la inversión de la curva de tipos de interés. Normalmente los tipos de interés a corto plazo son menores que los de a largo plazo. Cuando esta brecha se acorta, y más todavía cuando se invierte, significa que los préstamos a corto plazo son más caros que los de a largo plazo. Lo que significa que hay muchas dudas sobre el futuro próximo de la economía, y por eso los que prestan dinero exigen más intereses. Actualmente la curva de tipos en España está casi plana.

Ya digo, la economía está creciendo a buen ritmo. No hay evidencias de problemas, pero sí que hay síntomas de que puede haber futuras dificultades. Con el tiempo iremos confirmándolo o desmintiéndolo. Felices vacaciones

Inmediatez

tiempoLeo en la prensa de esta semana titulares alarmantes sobre el precio del petróleo, que ha alcanzado los 75 dólares el barril, subiendo su precio un 40% en lo que va de año. La razón las sanciones a Irán. Gran catástrofe.

Pero si miramos un poco la evolución del precio esta materia prima vemos que a principios de año estaba a 50 dólares y, efectivamente ha habido una revalorización del 50%. Pero olvidamos que tres meses antes, a principios de octubre de 2018 estaba a 86 dólares, por lo que el precio actual no es sino un precio medio del que ha habido en los últimos años. Si nos vamos un poco más atrás, vemos que en el 2012 el precio llegó a 130 dólares y en 2016 llegó a estar a 25.

¿Por qué entonces estas noticias tan alarmistas, cuando el precio actual es un precio muy normalito? Pues porque los sucesos y las noticias muy recientes nos afecta mucho, y lo que ha pasado hace ya un poco más de tiempo lo solemos tener olvidado. Nos afecta mucho y damos mucha importancia a lo reciente, y sin embargo cosas mucho más importantes ocurridas hace algo más de tiempo las tenemos ya olvidadas.

Ponemos el grito en el cielo si la inflación ha pasado del 1,1% al 1,5% y nos olvidamos que en la década de los 70 casi llegó al 30% y que en los años noventa estaba entre el 5% y el 7%. Algo similar pasa con los tipos de interés.

Dejémonos impresionar menos por la coyuntura del corto plazo y tengamos unos horizontes temporales más largos. Veremos las cosas con más perspectiva y seremos más objetivos. Hasta el jueves que viene.

Algunas ideas sobre las pensiones

gobiernoEstos días en España se está hablando mucho de las pensiones. Las pensiones son el dinero que se paga a los jubilados tras retirarse después de una vida de trabajo. El gobierno anuncia que en los próximos años van a subir solo el 0,25% mientras que la opinión mayoritaria dice que deben subirse por lo menos lo que suba la inflación.

Sobre este asunto no soy un especialista, pero como es un tema muy importante me propongo estudiarlo a fondo próximamente. Por un lado, hay un principio claro de toda economía doméstica, y un país es como una economía doméstica pero muy grande. El principio es que a largo plazo no se puede gastar más de lo que se ingresa. Durante uno o varios años una familia puede gastar más de lo que ingresa, pero al final tendrá que saldar sus deudas. Cierto que puede vender patrimonio, pero este no es ilimitado, así que hay que acabar ajustando ingresos y gastos.

Resulta que gracias a los avances de la medicina cada vez somos más longevos y por tanto el tiempo que pasamos jubilados es mayor. Por otro lado, los que ahora tenemos más de 45 años somos generaciones muy numerosas, mientras a partir hace 45 años el número de nacimientos iba en declive año tras años.

Si juntamos todos esto significa que cada vez un número menor de población activa va a tener que financiar las pensiones de un inmenso número de jubilados durante cada vez un mayor número de años. Total, que las cuentas no salen.

Hay varias alternativas. La primera es que las pensiones aumenten muy poco, perdiéndose capacidad adquisitiva. Otra es retrasar la edad de jubilación. Esto provocaría que hubiera un mayor número de personas cotizando y habría menos pensionistas y estos serían pensionistas durante menos tiempo. Facilitar la inmigración sería otra posible solución, entraría gente en edad de trabajar estas personas llegadas generarían ingresos para pagar pensiones. En cualquier caso aumentar la actividad económica haría aumentar la financiación de las pensiones vía impuestos tanto sobre las personas como sobre los beneficios empresariales.

No hay que olvidar que se pueden estudiar soluciones de privatización de las pensiones, no tiene porqué ser el estado el que recaude y reparta. También podrían hacerlo instituciones privadas a riesgo de los cotizantes. Pero ya digo que próximamente pretendo cuantificar los costes y beneficios de las distintas posibles medidas a adoptar. En cualquier caso parece que estas medidas pueden no ser muy populares y la tentación es no abordar el tema, intentar ganar las próximas elecciones y que el pastel se lo encuentren los que vengan detrás.

¿Es la deflación un problema?

inflacionLa semana pasada se conoció el dato de la inflación en España del año pasado: un 0,3%. La cifra más baja desde que se empezó a elaborar este índice. Que la inflación se modere siempre es una buena noticia. Sin embargo hay voces que alertan de los peligros de que esto desembocara en deflación, en una bajada generalizada de los precios.

Sobre los efectos de la deflación se sabe poco, pues en las economías avanzadas no se ha dado este fenómeno (en Japón las últimas décadas no ha habido deflación, solo estancamiento de precios) y otras economías lo que han experimentado algunas veces ha sido lo contrario, inflación galopante. Es por esto que lo que se sabe sobre la deflación es pura conjetura, pues sobre ella no hay experiencia práctica.

En mi opinión la deflación sólo tendría serias consecuencias económicas si alcanzara un nivel importante de bajada de precios. Si los precios de los bienes bajaran considerablemente, mucha gente esperaría a comprar cosas a que bajaran el precio. Si necesito cambiar de coche, pero se espera que el año que viene sea un 10% más barato, pues aguanto una año más con el que tengo y me lo compro el año que viene. Así buena parte del consumo se paralizaría y posiblemente vendría una depresión mayor que la de los últimos 5 años. Al paralizarse parte del consumo las empresas  dejarían de vender, despedirían a su gente, lo que agravaría más el consumo entrándose en un círculo vicioso imprevisible.

Deflaciones moderadas no deben suponer un peligro. Nadie deja de comprar un coche o ir de vacaciones porque se prevea el año que viene todo esto sea un 2%-3% más barato. Mucho menos se pospondrían la compra de ropa, comida o de artículos de primera necesidad. No pasaría nada. Del mismo modo que una inflación del 2%-3% no es muy grave para la economía (en la década de los 70 la inflación rondaba en torno al 20%-25% y salimos adelante) pienso que una deflación del 2% -3% tampoco sería nada importante, aunque ya digo, todo son especulaciones. De esto no se sabe nada, y menos yo que no soy economista. He aprendido algo de economía por pura observación.

Independientemente de lo escrito, sí que se puede afirmar que una recuperación económica es más fácil llevarla a cabo con lo precios contenidos como están ahora. La combinación de crecimiento muy lento junto con inflación (la famosa estagflación) es un escenario muy problemático. Ya ocurrió a finales de los 70 y parte de los 80. Si alguien tiene alguna idea sobre esto que yo no esté considerando, sea bienvenida en un comentario. Hasta el jueves que viene.

¿Se equivoca el Banco Central Europeo subiendo los tipos de interés?

La semana pasada, el Banco Central Europeo decidió subir los tipos de interés. Voy a axplicar en el mensaje de esta semana porqué me parece que ha sido una decisión equivocada. El objetivo de subir los tipos de interés es contener la inflación, que en Europa está un poco por encima de lo deseable. Subiendo el precio del dinero, es decir, subiendo  los tipos de interés, se compran menos productos, y así estos suben menos de precio, conteniéndose así la inflación. Cuando hay exceso de optimismo, la gente compra muchos productos, lo que hace que los precios suban. Esta euforia la contienen los bancos centrales subiendo los tipos de interés. Es el famoso aterrizaje suave de una economía que se está recalentando.

El problema es que ahora la inflación no se está produciendo por un exceso de demanda de productos ni por euforia económica. Los precios ahora están subiendo porque los precios del petróleo y de otras materias primas están subiendo. Esto hace que los productos sean más caros de producir, y estos mayores costes se trasladan a unos mayores precios. En una situación así lo único que se va a conseguir con la subida de los tipos de interés es ahogar aún más la economía. ¿Porqué se pide moderación salarial sino para contener los costes de los productos? 

La  subida de los tipos de interés no va a contener la inflación, pues mientras la demanda de petróleo y materias primas por parte de China y el resto de los países en desarrollo siga creciendo al ritmo actual, los precios de estas materias primas van a seguir creciendo. No olvidemos que estos países están creciendo entre el 5% y el 10%, por lo que van a seguir necesitando mucho petróleo y otros productos.

No es cierto que esta subida responda a que Francia y Alemania estén imponiendo al resto de Europa las políticas económicas que les convienen a estos dos países, pues todavía la inflación no es excesiva y la recuperación económica de estos dos países es todavía tímida. Simplemente que, en mi opinión, el gobernador del BCE se ha equivocado y esto va a dificultar todavía más la recuperación, por no hablar del impacto que esta subida va a tener en las hipotecas de los pisos. Evidentemente esta es mi opinión, y respeto la opinión contraria.

El martes pasado se publicó el I3E, el Índice IESE de Incertidumbre Económica correspondiente al mes de marzo. Hasta la semana que viene.

A %d blogueros les gusta esto: