Archivo

Posts Tagged ‘Información’

Profecías autocumplidas (II)

profecia autocumplidaYa hablé de esto en otra ocasión, pero la bancarrota del banco Popular nos sirve de ejemplo para mostrar cómo simplemente anunciar una profecía hace que esta se cumpla, cosa que no pasaría si la profecía no se hubiera anunciado.

Si se empieza a hablar de que cierto banco tiene problemas ¿qué pasa? Pues que los depositantes, por si acaso, empiezan a retirar el dinero. Esa retirada de dinero hace que efectivamente el banco acabe teniendo problemas. Si no se hubiera rumoreado nada, las eventuales dificultades seguramente se hubieran podido capear y salvar al banco.

Basta con decir que algo puede pasar para que acabe pasando. Si yo siembro la duda de que tal empresa puede estar utilizando a niños de siete años como mano de obra en países asiáticos. Siendo esto falso, es posible que haya un boicot a esa empresa y acabe teniendo dificultades, Dificultades que no tendría si no se hubiese sembrado la duda.

Con esto no pretendo ni defender ni atacar al banco Popular. Solo advertir que via rumorología se puede crear un problema innecesario. Ya lo dice el refrán ¡Calumnia que algo queda! Antes de emitir un juicio, preguntate si es verdad lo que estás juzgando o no. Y aunque sea verdad, quiza no sea necesario ni hacer ni emitir el juicio. Podemos hacer mucho daño. Ojo con la fama del prójimo. Y no estoy defendiendo ni atacando al banco Popular, pues desconozco que ha pasado allí. Solo hago una llamada a la prdencia. Hasta el jueves que viene.

Primeras impresiones

diciembre 29, 2016 9 comentarios

primeras impresionaesEn nuestra vida diaria tenemos que hacer juicios a la hora de tomar decisiones. Hay que juzgar distintas situaciones, distintas alternativas para decidir. En estos juicios, tienen mucho peso las primeras impresiones que tenemos sobre algo, sobre una persona, una situación, etc. y una vez nos hemos formado una idea nos es difícil cambiarla.

Si por algún motivo a un nuevo empleado lo juzgamos al principio como perezoso, lo trataremos como a un perezoso y nos será difícil cambiar esta imagen que nos hemos hecho de él. Si nuestra primera impresión es que es una persona inteligente, lo veremos cómo inteligente, por muy normalito que sea.

De este hecho podemos extraer dos consecuencias. La primera lo importante que es causar muy buena impresión en el inicio de una entrevista de trabajo. Si empezamos cayendo bien lo tendremos fácil. Si empezamos con mal pie, es difícil cambiar el rumbo de las cosas. Así que prepárate para dar una buena primera impresión en una entrevista así.

Segundo, hay personas expertas en las técnicas de manipulación. Ojo con ellas. Saben venderse muy bien y causar una fantástica primera impresión. Ojo con ellas que puede ser un pufo.

No te dejes llevar por las primeras impresiones. Reflexiona y tómate tiempo antes de tomar una decisión, o hacer un juicio sobre algo. Es fácil que metamos la pata y es fácil que cometamos alguna injusticia. A todos los lectores, feliz 2017

Oir las dos campanas

septiembre 8, 2016 11 comentarios

PrudenciaA veces nuestros juicios son algo precipitados. Ante una situación, nos hacemos una idea de lo que está pasando, tomamos partido y decidimos qué es lo correcto y quienes son los culpables. Pero ese juicio que hacemos se basa en la información que tenemos, y la información que nos llega rara vez es completa, y eso hace que a veces nuestros juicios sean equivocados por precipitados.

Cuando nos corresponde diagnosticar y juzgar una situación, lo prudente es oir a todas las partes implicadas. Si no, inconscientemente seremos selectivos a la hora de recabar información, y en cuanto encontremos una razón que condena al que nos cae mal, ya habremos encontrado la explicación de lo que está pasando, y actuaremos en consecuencia. Podemos estar siendo muy injustos; estaremos siendo benévolos con los que nos caen bien y tenderemos a condenar a los que no nos caen tan bien.

Cuando uno es un jefe tiene que ser especialmente sensible a evitar juicios precipitados, pues con frecuencia a un jefe le llega gente que le da información parcial, sesgada e interesada con la finalidad de que tome una decisión en favor de unos interesse u otros. Dicho de un modo más sencillo, un jefe tiene que estar muy al tanto de que no le manipulen. Saber escuchar las dos partes y copmprobar la veracidad de las informaciones que le llegan son parte del saber dirigir bien.

Muchas felicidades a las Nurias y a las Marías. Bienvenidos a todos después de las vacaciones y muchas gracias por seguir leyendo y difundiendo el blog. Os dejo un  video de una intervención mía en este verano sobre la actual situación económica. Son 18 minutos.

Cotillear

informarseLas personas nos relacionamos unos con otros y nos interesamos los unos por los asuntos de otros. Pero hay personas que tienen una enfermiza necesidad de saber asuntos de otros mucho más allá de lo que es el razonable interés de unos por otros. Necesitan saber detalles de la vida y de actuaciones de otros.

Trafican con chismorreos. A veces es por pura curiosidad malsana. Morbo. Otras veces es porque el estar informados les hace sentirse importante ante los demás, dan a entender que tienen información confidencial no accesible a otros. Se sienten muy satisfechos de sí mismos y les gusta pensar que los demás les envidian.

A este perfil de gente enseguida se les ve el plumero. Yo con estos me suelo hacer el tonto. En general hacerse pasar por tonto suele ser muy divertido y en muchas ocasiones eficaz. Cuando se me acerca alguien de este tipo intentando entrometerse donde no le llaman, les despisto con informaciones irrelevantes y datos absurdos intentando hacerles pensar que creo que les estoy contando indiscreciones.

Cuando la razón a la que acuden a mi es para hacerme ver que tienen información picante, al empezar a conversar conmigo empiezo a mostrar interés por cosas irrelevantes. Les pregunto estupideces. Terminan pensando que soy tonto y se van sin haber podido exhibir ante mí sus habilidades.

Ojo con los cotillas. Suelen generar mal ambiente y, con expresión que se usa mucho ahora, suelen ser personas tóxicas. Felices vacaciones.

Conversar

tener razonHola a todos, adelanto el mensaje de esta semana a hoy miércoles porque mañana, Jueves Santo, es fiesta en muchos sitios. Hay personas que cuando hablan hacen afirmaciones con gran rotundidad. Hay que desconfiar de ellas. En general el conjunto de estupideces que una persona dice es directamente proporcional a la seguridad con que las dice.

Una vez participé en una mesa redonda en la que estábamos siete supuestos expertos, y fue uno el que acaparó todo el debate con afirmaciones rotundas que iban contradiciendo lo que los demás íbamos diciendo. Conforme hablaba este elemento se iba creciendo.

Cuando en una autopista son todos los demás coches los que circulan en dirección contraria, sospechoso. Una vez un buen amigo me dijo “ya me gustaría estar tan seguro de alguna cosa como alguno lo está de todo”.

Las personas inteligentes saben que pueden estar equivocadas y cuando dicen algo están abiertas a rectificar o cambiar de opinión cuando aparecen nuevos datos o se les muestra un punto de vista que no habían considerado.

Yo disfruto de los buenos conversadores. Uno de mis “hobbies” es una buena merienda con un reducido grupo de amigos, horas por delante y… a arreglar el mundo. Ahí no caben los que tienen solución infalible y probada para todo. Feliz Semana Santa, y hasta el jueves siguiente.

Flexibilidad

rigidezMe contaba un antiguo alumno hace unos días que hacía unos meses había hecho unos planes con un colega del trabajo. Semanas después le surgió un asunto que le hacía difícil llevar a cabo ese plan que habían acordado inicialmente. Le propuso a su colega un cambio, fácil de hacer, y este le contestó que de ninguna manera. Que ya se había planificado el asunto así y que no se iba a cambiar. Me contaba este antiguo alumno que desde entonces el trato con este colega había sido distante, cuando anteriormente había sido muy cordial.

Una cualidad de las persona, no solo de los directivos, es la flexibilidad. Saber que los asuntos tienen muchas posibles soluciones, y que muchas veces es indiferente una solución u otra. A veces hacemos unos planes y nos es difícil cambiarlos aunque las circunstancias lo aconsejen. Hemos planificado cómo hacer una cosa y ya no nos cabe en la cabeza hacerlo de otro modo.

Las razones por las que muchas veces es bueno cambiar de planes pueden ser varias. Unas veces es porque llega nueva información que no teníamos cuando hicimos los planes y resulta que hacer algo distinto puede ser mucho más conveniente. Otras veces es aconsejable cambiarlos porque nos damos cuenta que el plan que pensamos realizar es muy oneroso para algunas personas, como era el caso del antiguo alumno del que hablaba al principio. Si no somos flexibles, seguiremos con nuestra idea inicial y la gente empezará a distanciarse de nosotros debido a nuestra injustificada tozudez.

Consejo, sé flexible. Mira a ver si eres un poco rígido en tus planteamientos, y en ese caso piensa que un poco más de flexibilidad puede facilitar la vida de los que te rodean. Hasta el jueves que viene. Felices vacaciones a los que las empezáis estos días. A mí ya se me están acabando.

Comunicar (I)

comunicarMensualmente recibo un informe de Status, la consultora de selección de personal de la que he hablado en otros mensajes. Estos informes contienen aspectos empresariales  que la consultora detecta fruto de su continuo contacto con directivos. El informe de junio habla de las competencias consideradas esenciales pero a la vez más escasas en los directivos.

Me voy a centrar en la primera que detectan: mejorar la comunicación. Nos aconsejan cuidar mejor el modo como se transmiten las medidas que se adoptan. En especial las medidas impopulares.

Nos recomiendan también intentar entender las opiniones que no se comparten. Muy razonable. Nuestros colaboradores no son tontos, y si en algo tienen una opinión distinta a la nuestra, por lo menos pararnos a intentar entender sus argumentos, luego quizá no los adoptemos o quizá sí, pero en cualquier caso habremos añadido a nuestro juicio una valiosa opinión.

Además si al oír una opinión contraria a la nuestra inmediatamente la descartamos, la gente ya no compartirá con nosotros sus ideas y se sentirán frustrados, y luego tendremos la desfachatez de hablar de la soledad del directivo. Claro, nos habremos quedado solos porque habremos espantado a los que con buena intención querían colaborar con nosotros.

Alguna idea más tengo sobre comunicación, que expondré la semana que viene. Hasta entonces.

A %d blogueros les gusta esto: