Archivo

Posts Tagged ‘organizaciones’

Ilusiona a tu gente

alegriaLas organizaciones las compones las personas. Cada persona es fuente de ideas, iniciativas y proyectos. Una buena organización sabe aprovechar todo este potencial, encauzarlo y sacar partido de él. Son organizaciones y empresas innovadoras. Saben aprovechar todo el potencial de su gente.

Por el contrario, hay otras organizaciones en la que está muy especificado qué es lo que se puede hacer y qué es lo que no se puede hacer. Uno no se puede salir de lo establecido y lo mejor es no tener iniciativa. Ya la tienen las cabezas pensantes de esa empresa. No solo se disipa mucho potencial creativo sino que se desilusiona a la gente. Los que allí están, ven posibilidades, se les ocurren ideas se ilusionan con posibles proyectos, para enseguida golpearse con la realidad al comprobar que ninguna de esas cosas tienen cabida en las cabezas pensantes de la organización. Son organizaciones con una gran capacidad de desilusionar a su gente.

Directivo, directiva, apoya la iniciativa de tu gente, quedarás sorprendido de hasta donde pueden llegar. Te sugiero una actitud de “en principio sí”, a las ideas que vayan surgiendo. Solo si van a ser muy perjudiciales recondúcelas. Pero si alguien se le ocurre proponer ideas muy perjudiciales, ese alguien quizá no debiera estar en la organización.

Pues como te digo: en principio sí. Ilusiona a tu gente, da espacio a la iniciativa, y no limites tu organización al estrecho marco de lo que se te pueda ocurrir a ti. Hasta el jueves que viene.

Mejor no hablar. No, mejor hablar

callarEconomía con Valores es uno de los muchos blogs alojados en El País. En ese blog publicamos profesores del IESE. Hace unas semanas mi colega Mireia Las Heras publicó una entrada que me pareció de lo más interesante. Se titulaba “Peligro: silencio en la organización“.

Sucede en muchas organizaciones que falla la comunicación de los empleados hacia la dirección. Los empleados no hablan, decía Mireia, no porque no tengan nada que decir, sino porque los costes de aflorar los problemas son mayores que los beneficios de hacerlo.

Esto suele suceder cuando a los jefes no les gustan las malas noticias. Cuando los empleados perciben que comunicar a sus jefes es algo inútil, nunca se tiene en cuenta lo que sugieren. Cuando perciben que los jefes tienen muy claro lo que quieren y lo que pasa y no están abiertos a sugerencias.

Estas actitudes por parte de la dirección impiden mejoras en las empresas, pues los empleados han perdido el interés en aportarlas. Hace que los empleados se sientan poco comprometidos, y es sabido que la principal variable que afecta la productividad de una empresa es el compromiso e interés de sus empleados. Evidentemente no hay que adoptar todas las sugerencias que se proponen. Unas tendrán sentido y otras no. Lo que se debe tener es una actitud receptiva.

Directivo, fomenta la participación entre tu gente. Escúchales. Adopta las sugerencias que sean útiles, muchas lo serán. Si no te llegan sugerencias, pregúntaté si has tenido hasta ahora una actitud de tener siempre claro lo que había que hacer. Estarías desaprovechando toda la creatividad y potencial de colaboración de tu gente.  Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: