Archivo

Posts Tagged ‘Paro’

Confinamiento y crecimiento económico

gastarEl pasado jueves a las nueve de la mañana, cuando se publicaba el mensaje semanal de este blog, simultáneamente el Instituto Nacional de Estadística de España, el INE, publicaba los datos del crecimiento económico en el primer trimestre de este año. Aproximadamente una caída del 5% con respecto al trimestre anterior. Para ponerlo en contexto, en los trimestres anteriores, los de 2019, el PIB español había crecido en torno al 0,5%.

Esta caída es una barbaridad. Me explico. Los dos meses y medio primeros de este trimestre que va de enero a marzo fueron normales. Crecimiento normal. El 5% de caída se produjeron en la segunda quincena de marzo. Si lo que pasó en esos 15 días se prolongara solo un mes, la caída sería del 10%. Pero ya se ha prolongado mes y medio. Por lo tanto, la caída ya es del 15%. Si esto se prolongara en las mismas condiciones durante un trimestre, sería de 30%. Lo cual no es una suposición muy descabellada.

Cierto que en los meses sucesivos habría cierta recuperación, y por tanto la tasa anual de caída so sería tan fuerte. Pero bueno, nunca habíamos caído en España desde los años 30 durante la guerra más del 4% anual. En el pasado 2009 en plena recesión caímos el 3,8%.

Cierto que como ya he manifestado en otros mensajes de este blog lo realmente importante son los datos de empleo y paro. Eso es lo que realmente nos afecta a las personas. Pero bueno el PIB es un muy buen indicador de cómo evoluciona el paro.

Noticias muy tristes, pero lo que tenemos que hacer es ponernos a currar en cuanto podamos. Gastar. Gastar no es malgastar. Cuando me tomo una cerveza en un bar (cuando pueda) estoy dando empleo a quien me sirve la cerveza. Ese bar pagará impuestos que permitirán pagar a los pensionistas, etc. Cada vez que gasto algo alguien se beneficia. La economía hay que moverla.

No me acuséis de incitar al consumo por consumo: nunca malgastar. Se malgasta cuando mi gasto no beneficia a nadie o es un gasto que me perjudica porque me haga caprichoso o me envicie con cosas superfluas. Pero si no pasa ninguna de las dos cosas, a mover la economía. Hasta el jueves que viene y espero poder pronto comentar buenas noticias en este blog.

Pronóstico

previsiones económicasMuchos estudios se están haciendo sobre el impacto de la situación actual en el crecimiento económico. Yo tengo un modelo que desde hace muchos años predice, con cierto éxito, el crecimiento del PIB en España. Ese modelo no se puede utilizar ahora porque la situación actual no tiene absolutamente nada que ver con ninguna situación pasada y por tanto el modelo no sabe a qué atenerse.

Eso me pasa a mí y le pasa a todo el mundo que pretende hacer ahora este tipo de previsiones. Hay mucha incertidumbre, la situación es muy nueva y cualquier pronóstico que se haga no hay que darle mucha credibilidad. Nadie sabe nada.

Dicho lo dicho, me atrevo a hacer mis previsiones sin otorgarles, ya digo, mucha credibilidad. Supongamos que el primer mes de la movida, la actividad se reduce a un 60%, del 15 de marzo a 15 de abril. Supongamos que el siguiente mes, la actividad se reduce ya solo al 80%, y los dos siguientes meses, tenemos una actividad del 90%. Todo esto implica que durante un tercio del año (cuatro meses) la actividad promedio será del 80%. Una reducción del 20% durante un tercio del año, arroja una caída anual aproximada del 7%

Seguramente pasados estos cuatro meses habrá un efecto rebote, y cosas que no se hayan podido hacer en ese tiempo se recuperarán entonces. Pero también es cierto que muchas empresas habrán quebrado, habrá ido mucha gente al paro y eso anulará (más o quizá menos, nadie lo sabe) ese efecto rebote.

Como este año íbamos a crecer un 1,5% aproximadamente, si a este crecimiento le quitamos el 7% antes calculado, nos quedamos con una previsión de caída del PIB para 2020 de aproximadamente un 6%. Pero vamos, ya he dicho, que al final todo puede ser muy distinto a lo pronosticado ya que hay mucha incertidumbre, y las suposiciones hechas para este cálculo son muy discutibles. Podríamos caer perfectamente solo el 2 o 3%, como que fuera el 8 o el 10%. De todas maneras, si hay variaciones a esta previsión creo que serán más hacia una mayor disminución del PIB que a una menor disminución. Pues el posible efecto rebote será posiblemente menor que el frenazo de actividad fruto de lo que está pasando ahora.

Alguien, algún sesudo científico, dirá que mi metodología expuesta es muy burda. Cierto, Pero para qué utilizar modelos econométricos complejos, si para elaborarlos también hay que hacer suposiciones muy discutibles. Las cosas cuantos más sencillas mejor.

Dicho todo lo que he dicho, también he de afirmar que el principal problema no es cuánto va a bajar o dejar de bajar el PIB, sino el sufrimiento de muchas personas y familias que se van a quedar sin trabajo. Eso, junto con la salud son los verdaderos dramas. Ánimo e imaginación para volver a poner esto en marcha, como en la foto del mensaje de hoy.

El paro en España

mercado laboralSe suele considerar el crecimiento del PIB de un país como el mejor indicador de la marcha de la economía. Y efectivamente, esa cifra indica si se crece económicamente o no. Sin embargo, hay un indicador que a mí me parece mucho más importante. Es la creación de empleo y el paro. En España hemos cerrado el año 2019 con una cifra de poco más de tres millones de parados. En concreto 3.163.605. Lejos de los más de 5 millones de parados del primer trimestre del 2013, pero también lejos de los menos de los dos millones del verano del 2007.

Creo que, en el ámbito económico, la principal preocupación de un gobierno debe ser la creación de empleo. Me corrijo. Su principal preocupación debe ser crear las condiciones para que se genere empleo. Porque el empleo se crea en las empresas (sin descontar por supuesto la administración pública).

Cierto que la creación de empleo viene ligada al crecimiento económico. Pero mientras haya paro un gobierno no puede quedarse tranquilo. También es cierto que la creación de empleo es posterior al crecimiento económico. Cuando la actividad económica y empresarial crece, entonces se crea empleo.

Qué se debe hacer para que se produzca crecimiento y generación de empleo, eso está en manos de los economistas y las políticas económicas. Hay políticas que dinamizan la economía y facilitan la creación de empleo y hay políticas que lo ahogan todo. A los gobiernos, en materia económica, hay que juzgarlos por cuánto empleo se crea en el país que dirigen.

Para una persona que observa la economía como parte de su actividad profesional, los momentos actuales en España son interesantísimos. Para una persona, prácticamente todo el mundo, que vive de su trabajo, la creación y destrucción de empleo es algo de máxima prioridad. El tiempo validará o condenará las políticas económicas de nuestro nuevo gobierno. De momento el paro está en 3.163.605 personas y el nivel de empleo es aproximadamente 19.640.000 personas. Hasta el jueves que viene.

Internacionalización

SevillaHace tres años, paseando por Boston entré en un supermercado, y para mi gran sorpresa me encontré con las “legítimas y acreditadas tortas de Ines Rosales”. Esas tortas las tomo esporádicamente desde hace cuarenta años, y verlas allí me hizo sentirme como en casa. Les hice unas fotos, que por cierto, en el supermercado me llamaron la atención y me dijeron que no podía hacer fotos de los productos. Pensarían que estaba haciendo espionaje industrial.

¿Y a qué tanto preámbulo? Pues esta semana voy a hablar de la internacionalización de la empresa. Una empresa que sale a vender sus productos al extranjero muestra que es dinámica. Hacer lo que siempre se ha hecho es muy fácil, pero si exportas estás diversificando el riesgo de una disminución de ventas en tu mercado local, ya sea por una recesión económica o por cualquier otra causa.

Además internacionalizarte te obliga a hacer cosas diferentes a las que has hecho toda la vida. Así aprendes, logística, legislación, distribución…, estás mejor preparado para abordar nuevos retos y generas nuevos puestos de trabajo. Empresario, a poco que puedas internacionalízate. Que tu empresa no dependa solo de las ventas en tu país. Aprende a vender fuera. Pero no te lances inconsciéntemente al vacío, entérate de cómo se hace. Pregúntale al empresario de al lado cómo lo ha hecho. Si la empresa de un país se internacionaliza, ese país mejora. Holanda, Suiza, son países pequeños pero prósperos, con muchas empresas internacionales.  Y enhorabuena a Doña Ines Rosales. Aquí podeis ver su página en íngles. Hasta el jueves que viene.

¿Y si miráramos el largo plazo?

decisiones estrategicasDecíamos a mediados del 2013 que se veían síntomas de que en un futuro próximo se iniciaría la recuperación económica. Los primeros indicadores muestran que el PIB de España empieza a crecer. Esto es una buena noticia, pero lo que realmente importa es que haya trabajo, y el desempleo todavía sigue muy alto.

¿Qué perspectivas hay al respecto? Pues en crisis económicas anteriores, por cada año de destrucción de empleo se ha tardado cuatro años en recuperarse. ¿Significa que después de cinco años de aumento del paro se va a tardar 20 en volver a las tasas del año 2007? No necesariamente, pues no tenemos recuerdo histórico de una crisis que haya durado cinco años. Dios quiera que se tarde menos tiempo, pero lo que es seguro es que la recuperación del empleo no va a ser rápida ni mucho menos.

En cualquier caso, hasta que no haya trabajo para todos, no podremos decir que se ha recuperado la economía, por mucho que crezca el PIB. Sin embargo, el crecimiento del PIB es un presagio de que más adelante viene la creación de empleo. El empleo es siempre lo último que se recupera en la salida de una crisis. La razón es que los empresarios lo han pasado tan mal, que antes de volver a contratar una persona se aseguran que va a haber suficiente actividad para mantener su puesto de trabajo.

Las empresas que en épocas de vacas gordas no tiraron la casa por la ventana y se proveyeron para los momentos de dificultades son las que mejor han sabido capear la crisis, y son las que mejor preparadas están ahora para los mejores tiempos que se avecinan. Son las que mejores perspectivas tienen ahora. Si todas las empresas hubieran actuado así la crisis habría sido más suave y más corta. Este es el aprendizaje que propongo en el post de esta semana.

Gran responsabilidad tenemos en las escuelas de negocios en formar a los empresarios y directivos para que dirijan sus empresas mirando en el largo plazo y en la sostenibilidad del empleo. En el IESE creo que siempre hemos ido en esa línea.

¿Es la deflación un problema?

inflacionLa semana pasada se conoció el dato de la inflación en España del año pasado: un 0,3%. La cifra más baja desde que se empezó a elaborar este índice. Que la inflación se modere siempre es una buena noticia. Sin embargo hay voces que alertan de los peligros de que esto desembocara en deflación, en una bajada generalizada de los precios.

Sobre los efectos de la deflación se sabe poco, pues en las economías avanzadas no se ha dado este fenómeno (en Japón las últimas décadas no ha habido deflación, solo estancamiento de precios) y otras economías lo que han experimentado algunas veces ha sido lo contrario, inflación galopante. Es por esto que lo que se sabe sobre la deflación es pura conjetura, pues sobre ella no hay experiencia práctica.

En mi opinión la deflación sólo tendría serias consecuencias económicas si alcanzara un nivel importante de bajada de precios. Si los precios de los bienes bajaran considerablemente, mucha gente esperaría a comprar cosas a que bajaran el precio. Si necesito cambiar de coche, pero se espera que el año que viene sea un 10% más barato, pues aguanto una año más con el que tengo y me lo compro el año que viene. Así buena parte del consumo se paralizaría y posiblemente vendría una depresión mayor que la de los últimos 5 años. Al paralizarse parte del consumo las empresas  dejarían de vender, despedirían a su gente, lo que agravaría más el consumo entrándose en un círculo vicioso imprevisible.

Deflaciones moderadas no deben suponer un peligro. Nadie deja de comprar un coche o ir de vacaciones porque se prevea el año que viene todo esto sea un 2%-3% más barato. Mucho menos se pospondrían la compra de ropa, comida o de artículos de primera necesidad. No pasaría nada. Del mismo modo que una inflación del 2%-3% no es muy grave para la economía (en la década de los 70 la inflación rondaba en torno al 20%-25% y salimos adelante) pienso que una deflación del 2% -3% tampoco sería nada importante, aunque ya digo, todo son especulaciones. De esto no se sabe nada, y menos yo que no soy economista. He aprendido algo de economía por pura observación.

Independientemente de lo escrito, sí que se puede afirmar que una recuperación económica es más fácil llevarla a cabo con lo precios contenidos como están ahora. La combinación de crecimiento muy lento junto con inflación (la famosa estagflación) es un escenario muy problemático. Ya ocurrió a finales de los 70 y parte de los 80. Si alguien tiene alguna idea sobre esto que yo no esté considerando, sea bienvenida en un comentario. Hasta el jueves que viene.

¿Qué ha habido de positivo en las últimas dificultades económicas?

diciembre 19, 2013 30 comentarios

cosas positivasLos indicadores económicos sugieren que ya estamos saliendo de la crisis de los últimos 5 años. Quizá sea hora de hacer balance. Uno de los que leeis el blog me sugirió que planteara el tema de qué cosas positivas hemos sacado de este periodo de crisis. Me pareció una buena idea, pues siempre es bueno ver los aspectos positivos que todas las cosas tienen. Os propongo que los expongais en los comentarios y podamos tener todos una visión más positiva.

Creo que a nivel colectivo, las dificultades que estamos atravesando nos están haciendo más realistas: que nos fiemos menos de nosotros mismos. Vivíamos en una euforia en la que se pensaba que el hombre había adquirido control sobre el mundo. Qué habíamos iniciado una senda de progreso indefinido y que el progreso técnico y económico era algo imparable. La realidad se ha impuesto y nos ha vuelto más realistas.

Nos ha hecho ser más austeros, lo cual siempre es bueno, tanto para tiempos de escasez como de abundancia. Quizá nos haya hecho ser más prudentes en nuestros gastos e inversiones familiares.

También he observado una mayor concienciación sobre cuál es la finalidad de la actividad económica. Hace 10 años todo lo que no fuera ganar dinero era asunto de marcianos. Ahora se reconoce más que el centro de la actividad económica es la persona y no los beneficios. También creo que se ha aprendido que el comportamiento poco honrado se paga aunque alguna vez esa factura no la hayan pagado los poco honrados.

En fin, dejo que hagais vuestras sugerencias que nos den motivos para seguir siendo positivos y agradecidos. Felices navidades.

A %d blogueros les gusta esto: