Archivo

Posts Tagged ‘PSOE’

Actividad Política

diciembre 17, 2015 7 comentarios

democraciaLa actividad política en España está estos días muy ajetreada. Parece que todo consiste en demostrar lo incompetentes que son los políticos de los demás particos en lugar de pensar en cómo resolver los problemas de los ciudadanos. Consecuencia de todos esto una total desafección de todo el mundo hacia los políticos, los partidos y la actividad política. Menudo desengaño.

Hace un par de semanas propuse el experimento de intentar predecir los resultados de las elecciones que habrá en España este próximo domingo.

Los resultados que muestro son la media del porcentaje de votos que habéis dado a cada partido. Son los siguientes:

Partido Popular 29.4% con una horquilla entre 28.5% y 30.2%

Ciudadanos 21.8% con una horquilla entre 21.2% y 22.4%

Partido Socialista 21.5% con una horquilla entre 21.0% y 22.1%

Podemos 15.3% con una horquilla entre 14.6% y 16.0%

Izquierda Unida 5.1% con una horquilla entre 4.6% y 5.5%

Hubo 671 personas que participasteis en la encuesta. Eliminé 9 contestaciones por incoherentes (un iluminado dio el 100% de los votos a todos los partidos; alguno que otro dio un 100% de los votos a un partido y el 0% a los demás) es decir un porcentaje de votos nulos similar al de las votaciones reales.

No hay manera de traducir estos porcentajes a escaños, por diversas dificultades técnicas que sería aburrido explicar. En la medida que estos porcentajes se asemejen a los resultados reales, quedará más o menos validada la metodología empleada, aunque es bien sabido que un ejemplo no prueba nada, sino que simplemente dice que no es descabellada la metodología empleada.

Sea cual sea el resultado del próximo domingo, recordar que la actividad política debe ser un servicio y no un privilegio ni una oportunidad para mandar. Qué difícil es que cale esto y cómo cambiaría todo si se considerara así. Hasta el jueves que viene, y de momento, feliz navidad.

El valor de una marca

partidos políticosEn el año 2000, Joaquin Almunia dimitió como líder del PSOE tras perder en unas elecciones generales en España en las que José María Aznar ganó por mayoría absoluta. Se convocó un congreso general en el partido socialista y salió como nuevo líder un desconocido José Luis Rodríguez Zapatero tras ganar al rival José Bono por unos 10 votos entre más de 900 compromisarios que votaron.

El equipo de Zapatero, los Caldera, Pepe Blanco, Teresa Fernández de la Vega, etc, eran también unos desconocidos para el público en aquel entonces. Cuatro años después eran estos los que formaban el gobierno de España. Este mismo equipo, si en vez de presentarse a las elecciones bajo la marca PSOE se hubieran presentado bajo una desconocida marca XXXX, posiblemente no se hubieran comido un rosco.

¿A donde voy con  todo esto? Pues a subrayar el valor de una marca, bien sean las siglas de un partido político, bien sea el distintivo de una empresa como IBM o Coca-cola.

Un equipo de políticos bajo una nueva denominación no tiene el mismo reconocimiento que bajo una denominación reconocida por todos. Esto sirve tanto para las siglas de un partido político como para la marca de un producto. Empresario, construir una marca es muy importante. Cuídala y protégela. Es un activo intangible muy importante. Hasta el jueves que viene.

Colaboración o confrontación

corrupciónGobiernan en España desde hace más de 30 años alternativamente dos partidos mayoritarios. Y más que gobernar parece que se dedican a disputar. Cualquier propuesta de cualquiera de los dos partidos es criticada por el contrario sin importar cuán razonable pueda ser. Basta con que uno de los dos defienda algo para que el otro defienda lo contrario. Y esta actitud con el paso del tiempo va a más.

¿No sería más razonable ser constructivos? ¿Que el partido que gobierne, sea el que sea, busque el apoyo del partido de la oposición para llevar a cabo planes en beneficio de la población? ¿Tan difícil es dialogar y ponerse de acuerdo? ¿No estamos en un país civilizado? ¡Menudo ejemplo están dando los políticos! Unas veces gobernarían unos, otras veces otros, dependiendo de quien ganara las elecciones, pero en vez de estar continuamente tirándose los trastos a la cabeza estarían gobernando pensando en la gente.

Habría mucha más paz, menos crispación. Si además se concibiera la política como un servicio habría menos intentos de enriquecimiento personal y el país estaría mejor gobernado. ¿No podrían ponerse de acuerdo los grandes partidos?

Da la impresión que actualmente la acción política está orientada a derribar al contrario y mantenerse en el puesto. Políticos reflexionen sobre su función. No os de miedo a decir que una propuesta del partido contrario es razonable. ¡Gobernad! Hasta el jueves que viene.

¿Realmente podemos?

democraciaHace unos 15 años me invitaron los del Partido Popular de mi pueblo -L’Hospitalet de Llobregat, segunda ciudad de Catalunya y decimosexta de España en número de habitantes- a una reunión para generar ideas sobre propuestas del partido para la ciudad, de cara a las entonces próximas elecciones municipales.

Hay que decir que desde 1979 fecha en que fueron las primeras elecciones en los ayuntamientos después de Franco, en L’Hospitalet el Partido Socialista ha tenido siempre mayoría absoluta. En aquella reunión ya se sabía que la iba a volver a tener.

Empezaron a fluir las ideas y salieron muchas propuestas. En un momento dado alguien dijo “pero esto ¿se podrá llevar a cabo?” mi contestación fue inmediata “eso es irrelevante, dije, como el PP no gobernará podéis prometer la luna”. Todos estuvieron de acuerdo y siguieron las propuestas que prometían a los ciudadanos el oro y la plata.

Cuando no se va a gobernar se pueden hacer todas las promesas por inverosímiles que sean. Si además ha habido una crisis económica que ha afectado seriamente a una buena parte de la ciudadanía, estos se agarrarán a cualquier clavo ardiendo que asegure poseer la pócima mágica resuelvelotodo. Podemos prometer todo lo que queramos siempre que no tengamos que hacer efectivas nuestras promesas. Una cosa es predicar y otra dar trigo. Las modas huecas pasan. Veremos en un par de años si hemos podido algo.

Toma de decisiones y comportamiento político

PolitiqueoEl pasado fin de semana el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) celebró un congreso para elegir su nuevo secretario general, la persona que dirigirá el partido los próximos años. Este acontecimiento me sirve para tratar un tema de interés en la toma de decisiones que va más allá de la actividad pública: el comportamiento político.

El comportamiento político es una actitud frecuente en el gobierno de las organizaciones. Se produce cuando distintas personas o grupos en una organización tienen objetivos distintos, e intentan conseguir que las decisiones que se toman favorezcan sus propios intereses.

El “politiqueo” está presente en mayor o menor medida en todas las organizaciones, y es una actitud que las daña por diversos motivos. En primer lugar, como distintos grupos pretenden distintos objetivos, los miembros de la organización no trabajan buscando un objetivo común. En segundo lugar, la información no se comparte. Se reconoce que la información es poder y lo mejor es que este poder no lo tengan los demás. Si no se dispone de toda la información posible, las decisiones que surgen no suelen ser las mejores. En tercer lugar, hay alternativas que serían las mejores, pero que no pueden ponerse en práctica porque alguna de las partes lo impide.

Habitualmente las maniobras políticas lo que pretenden es acumular el máximo poder posible para poder imponer las decisiones que uno quiere e impedir las de los oponentes. La organización se resiente. ¿Por qué será que a esa actitud se le da el nombre de comportamiento “político”?. La realidad es que está presente en todas las organizaciones. Se da en mayor medida  en las organizaciones muy centralizadas y en las muy descentralizadas. En cambio se da mucho menos en las organizaciones en las que el poder de decisión está razonablemente compartido.

El comportamiento político actúa como un cáncer en las organizaciones. ¿Cómo se combate? El único modo es fomentando la unidad. Unidad de la que hablé en un mensaje este verano. Requiere un gran liderazgo por parte de la dirección, para que los miembros de la organización lleguen a descubrir que es la dirección la que mejor defiende sus intereses (los de los miembros). Una dirección que sea capaz de inspirar confianza en su gente. Este es un tema demasiado importante para tratarlo en un simple párrafo, pero realmente es una de las claves del exito de las organizaciones.

Hasta el jueves que viene, que además del  mensaje en el blog, daré en Sevilla una sesión sobre La intuición en la toma de decisiones para antiguos alumnos del IESE e invitados. Aquí dejo información sobre la sesión. También os dejo un video con una intervención en la radio el sábado pasado:
 

¿Se equivoca Zapatero?

Zapatero, el presidente del gobierno español, anunció el pasado fin de semana que no se volverá a presentar en las elecciones generales que se celebraran dentro de un año en España. Para los lectores de fuera de España informo que en las dos elecciones anteriores se presentó y salió elegido presidente. Sin entrar a juzgar la conveniencia de que Zapatero acuda o no a la reelección, que no es el objetivo de este blog, si que quiero apuntar que desde el punto de vista de la toma de decisiones el hecho que lo haya anunciado con un año de antelación, dadas las circunstancia actuales, lo juzgo una decisión correcta.

Esta actuación es correcta dadas las circunstancias actuales. No estoy diciendo que siempre un presidente deba anunciar con un año de antelación si va a concurrir a las siguientes elecciones. Pero la situación política y económica actual en España planteaba la duda, tanto dentro del partido político de Zapatero como fuera de él, sobre la conveniencia de que se presentara una vez más. Esta duda generaba dentro de su partido incertidumbre sobre si debería prepararse otro candidato y, en su caso, quien debería ser.

Con el anuncio de Zapatero esta incertidumbre ha desaparecido, y su partido puede empezar a trabajar en posibles alternativas con esta importante duda despejada. Queda así más facilitado el proceso de elección del próximo candidato. Lo cual no garantiza necesariamente que el partido siga un proceso de decisión adecuado.

Las organizaciones en su actividad habitual se enfrentan a dos tipos de incertidumbres. La propia del entorno, que siempre es incierto, y la que generamos las personas con nuestras actuaciones. Con la primera irremediablemente hay que convivir, pero la segunda se puede evitar con tal que dejemos claro a la gente cómo vamos a actuar. Y esto es lo que ha hecho Zapatero con su partido. El máximo responsable en España de una multinacional fabricante de automóviles me explicaba un día en el IESE que él dejaba a sus directivos y empleados muy claro lo que esperaba de ellos y cómo los iba a juzgar, de modo que estos supieran a qué atenerse y pudieran dirigir todos sus esfuerzos en hacer bien el trabajo. Me pareció un modo de hacer muy acertado.

Dejo un video que me han hecho en el que presento un programa de tres días en el IESE sobre Toma de Decisiones. Hasta el jueves que viene, y que el video no te haga olvidar retuitear este mensaje. Gracias

A %d blogueros les gusta esto: