Archivo

Posts Tagged ‘suerte’

Flexibilidad para Tomar Decisiones

flexibilidadEn general todos preferimos la seguridad a la incertidumbre. Nos sentimos cómodos cuando tenemos las cosas bajo control y no esperamos sorpresas. Podemos planificar y evitar sobresaltos. Por eso, como ya hablaba hace tiempo en este blog, solemos infravalorar el grado de incertidumbre que hay a nuestro alrededor. Preferimos vivir bajo la falsa sensación de seguridad y disfrutar con la aparente sensación de tenemos las cosas bajo control.

Sin embargo un cierto nivel de incertidumbre es bueno, incluso muy bueno. Si las cosas están siempre bajo control, siempre tenemos planificado lo que vamos a hacer y dejamos pasar oportunidades y alternativas que son mejores. Cambiar de planes es siempre costoso. Además, muchas veces, como ya sabemos lo que hay que hacer no prestamos atención a otras opciones.

Pero si fuéramos más conscientes que el mundo es incierto y que las cosas pueden cambiar con respecto a lo que tenemos previsto, los cambios no nos pillarían comprometidos con nuestros planes y estaremos más abiertos a hacer una cosa u otra. Estaremos en mejores condiciones de aprovechar las nuevas circunstancias, cambiar de planes y perseguir mejores oportunidades. No estaremos siendo prisioneros de nuestros planteamientos.

Así que bienvenida la incertidumbre. No planifiques demasiado. Ten flexibilidad para hacer una cosa… u otra. La buena suerte puede estar a la vuelta de la esquina y hemos de estar preparados para aprovecharla.

Toma de decisiones y aprendizaje

equivocarseLeía la semana pasada en un diario declaraciones de un empresario de éxito. Entre otras afirmaba “Hay que equivocarse mucho para aprender”. Estoy totalmente de acuerdo con que de los errores se puede y se debe aprender. Pero de allí a afirmar que para aprender hay que equivocarse mucho, con esto ya no estoy de acuerdo. Hay otras maneras de aprender aparte de reflexionar sobre los errores cometidos.

Las personas tenemos una propiedad que nos distingue de los demás seres que pululan a nuestro alrededor. Podemos pensar. Podemos razonar. Y razonando se pueden aprender muchas cosas.

Las estrategias empresariales no siempre es necesario poner en práctica para saber si van a funcionar. Esto sería muy costoso y conduciría a numerosos fracasos. Primero hay que razonar para calibrar sus posibilidades de éxito. Una vez pensamos que es bueno llevarlas a cabo las ponemos en práctica, y comprobamos si efectivamente está funcionando o hay alguna variable a la que no habíamos prestado atención y la está haciendo fracasar.

Y en cualquiera de los dos casos, esté teniendo éxito nuestra estrategia o esté fracasando, aprendemos. Del fracaso aprendemos viendo porqué ha ido mal y de los éxitos debemos aprender si las cosas han ido bien por las razones que pensábamos, o por otras razones. Puede ser que haya habido suerte. Puede ser que la estrategia haya funcionado pero por razones distintas a las que inicialmente pensábamos que iban a funcionar. De todo debemos aprender.

Un buen amigo mío me decía que nunca hay fracasos. Que o bien hay éxitos, o bien hay aprendizaje. O sea que resumiendo, primero razonar. Luego experimentar para a continuación aprender. Y nunca cometer la insensatez de achacar a una buena visión estratégica lo que simplemente ha sido cuestión de suerte. La suerte no la podemos controlar. Si la pudiésemos controlar ya no sería suerte. Sería bien hacer.

La suerte en la Toma de Decisiones

octubre 24, 2013 23 comentarios

buena suerteLa suerte son todos aquellos factores que afectan al resultado de nuestras decisiones y sobre los cuales ni tenemos control ni podemos influir. Aconseja Pablo Maella en su libro “La casa de la eficacia” actuar como si la suerte no existiera. Es un sabio consejo. Sobre algo que no podemos controlar ni influir, lo mejor es no preocuparnos.

Lo que sí debemos hacer es gestionar las consecuencias de la buena o la mala suerte. Si por razones que escapan a nuestro control algo nos ha salido mal, debemos tener planes preparados para mitigar los efectos de la mala suerte. Del mismo modo que si tenemos un golpe de suerte, hay que saber aprovecharlo.

Pero en general la suerte se distribuye aleatoriamente entre todos los mortales. Tenemos tanta buena suerte como mala.  Si alguien siempre tiene buena suerte, no es que tenga buena suerte, es que hace las cosas bien y punto, y el que siempre tiene mala suerte es que las hace mal. Esto tiene dos consecuencias: si algo sale mal por razones que se escapan a tu control, no te atormentes, esas cosas pasan y no tienes la culpa. Y si una cosa te ha salido bien por suerte, no te creas que eres un héroe. Si te toca la lotería no es porque seas más listo que los demás.

Esto me trae a la memoria un ejemplo que suelo poner en clase y que hacer reir a los alumnos. Les pregunto: ¿tu novia/novio o marido/mujer, qué prefiere como estás ahora o como estás ahora pero con diez mil euros más en el bolsillo? Los alumnos no se suelen atrever a contestar porque creen que en la pregunta hay truco. Pero se acaba admitiendo lo obvio: mejor con los diez mil euros.

A continuación les pregunto, ¿Te quiere más tu cónyuge/novio/novia si tienes esos 10.000 euros…? (se empiezan a reir). No te engañes, si te quiere más realmente no te está queriendo a tí, sino los euros. Hay que saber porqué pasan las cosas que pasan, y no atribuirles la causa equivocada. Hay que saber si una cosa ha salido bien por suerte o porque me la he currado, hay que saber si me quieren a mi o lo que yo tengo. Donde no hay distinción hay confusión. Hasta el jueves que viene.

La casa de la eficacia

la casa de la eficaciaOs propongo esta semana que leáis el libro “La casa de la eficacia”, que acaba de publicar mi buen amigo y colega Pablo Maella. En ese libro describe cómo sentar las bases de la productividad personal y organizacional. Pablo, además de ser profesor del IESE es un consultor de empresas. Trabaja con equipos de alta dirección ayudándoles a mejorar su eficacia individual y la eficacia como equipo.

El libro trata de responder a la pregunta ¿qué podemos hacer para ser más eficaces?. Plantea en primer lugar la premisa de la responsabilidad: el responsable último de la eficacia solo puede ser uno mismo. No se le pueden echar las culpas de la propia ineficacia a circunstancias externas. Si no rendimos es por nuestra culpa. Nosotros somos los responsables de nuestro propio desarrollo. Habla también de capacidad: solo podemos ser eficaces en trabajos que estén acordes con nuestras hablilidades. No podemos pretender un récord olímpico si no tenemos las capacidades para alcanzarlo.

Otro de los pilares de la eficacia es la automotivación. Tenemos que salir de casa motivados. No podemos esperar que la motivación nos venga de fuera. Los condicionantes externos, la mayor o menor satisfacción en el trabajo no son decisivos de la eficacia. También la autogestión es necesaria para ser eficaces. La autogestión implica eficacia en la medida que nos permite que apliquemos nuestra capacidad y nuestra automotivación. Siendo también cierto que cuanto mayor sea la autogestión más necesaria se hace la supervisión de esta persona.

No se puede olvidar que la suerte es también un factor importante a la hora de conseguir los objetivos, pero la suerte unas veces juega a favor y otras en contra, por lo que a la larga nunca la suerte hará que seamos más o menos productivos. Finalmente, el último consejo que nos da Pablo para ser eficaces es simplificar. Muchas veces no somos todo lo productivos que podríamos ser porque complicamos innecesariamente las cosas.

Recomiendo la lectura de este libro para este verano, que como el del “Iceberg a la vista” es de lectura fácil y amena. Hasta el jueves que viene. Os dejo un video de Pablo.

Decidir y acertar (II)

noviembre 3, 2011 9 comentarios

Pulpo PaulEn el mensaje de hace tres semanas hablaba de que no es lo mismo decidir bien que acertar. Uno puede haber decidido correctamente y no conseguir los objetivos que pretendía con su decisión por causas que están fuera de su control y viceversa. En los resultados de una decisión intervienen muchos imponderables, entre ellos la buena o mala suerte.

Uno puede pensar que lo peor que puede pasar es decidir bien y que las cosas salgan mal. ¡Qué gran desgracia! Pues no, lo peor que puede pasar es decidir mal y que te salgan las cosas bien. En estas situaciones es muy fácil que se produzca el aprendizaje negativo: que a la vista de los resultados  uno crea que ha decidido bien. Así se aprende a decidir mal. Si además la empresa concede unos bonos o incentivos en función de los resultados, el aprendizaje negativo se acelera, y las consecuencias negativas acaban apareciendo tarde o temprano. ¿Cuáles son si no las causas de la actual crisis económica? Si además el directivo es un prepotente…

Además si a uno le han salido bien las cosas pese a haber decidido mal, lo que ha tenido es suerte. Pero que la buena marcha de una empresa se deba a la suerte es muy peligroso, y una empresa tal tiene poco futuro. Además si la buena marcha de una empresa se debe a la suerte, el directivo en cuestión ¿qué está aportando? ¿para qué se le paga?

Seguiré hablando de esto en próximos mensajes, pero mientras avisos y noticias:

1. Ayer publicamos el I3E, el Índice IESE de Incertidumbre Económica. En octubre ha bajado la incertidumbre en 11 puntos y se sitúa en 134 (escala 0-200). Una incertidumbre todavía muy alta.

2. El jueves que viene día 10 doy una sesión en el IESE de Madrid sobre “La intuición en la Toma de Decisiones” en el programa de continuidad para antiguos alumnos.

3. Si todavía no lo has hecho, participa en el estudio que propuse hace dos semanas sobre la posibilidad de anticipar los resultados de las próximas elecciones generales via acumulación de conocimiento de mucha gente. En el mensaje del jueves que viene publicaré los resultados.

ENCUESTA

Hasta la semana que viene.

Barcelona – Real Madrid. 29-XI ¿Se puede predecir?

noviembre 25, 2010 23 comentarios

En la última semana  y en la anterior propuse un cuestionario a los blog-lectores y al público en general. De momento he recibido 997 respuestas válidas. Estos son los resultados: en promedio se opina que el Barcelona meterá 1,83 goles y el Real Madrid 1,31 en el partido que jugarán este próximo lunes 29 de noviembre. El resultado que con más frecuencia se cita (24% de los que responden) es un 2-1 a favor del Barcelona.

El 53% opina que la liga la ganará el Barcelona y el 44% que la ganará el Real Madrid. El segundo puesto se opina que será para el Real Madrid (49%) ó para el Barcelona (44%). El tercer puesto se lo reparten el Valencia (41%), el Villarreal (21%), Sevilla (13% ) y At. Madrid (11%). En promedio se opina que los precios de los pisos no volverán a subir hasta el tercer trimestre del año 2013 y el paro no volverá a estar por debajo del 10% hasta el segundo trimestre del 2015.

El objeto del estudio es entender mejor en qué condiciones el agregado de la opinión de la mayoría aporta una buena información sobre un evento. Mi hipótesis es en los eventos altamente aleatorios es difícil que la opinión de la mayoría tenga utilidad. Si lanzamos una moneda y preguntamos a la gente  el resultado, el 50% responderá que “cara” y el otro 50% que “cruz”, pero esto no aporta ningín valor, pues el resultado es totalmente impredecible y no hay ninguna información dispersa entre la muchedumbre que pueda ser agregada. Sin embargo en situaciones menos aleatorias, el agregado de la opinión de mucha gente puede aportar información valiosa.

En este sentido, creo que el resultado del partido Barcelona-Real Madrid de los próximos días es difícil de predecir, pues tiene una gran componente aleatoria y la suerte puede tener un gran peso en el resultado. Si con este experimento acabáramos acertando, podría ser más a causa de la casualidad que del conocimiento acumulado de mucha gente. Sin embargo creo que esta metodología puede ser válida para tener información de quien ganará el campeonato de futbol, pues esto depende menos de la suerte y más de la calidad de los equipos. Parece que hay consenso de que el Madrid y el Barcelona se llevarán los dos primeros puestos. Estando muy reñido quien será el primero. Por el mismo motivo, en mi opinión, el conocimiento agregado de cuándo volverán a subir los precios de los pisos y cuándo el paro volverá a estar por debajo del 10% en España, puede tener bastante valor. Aunque en este caso tardaremos mucho en verificarlo. En el portal del Indice Inmobiliario IESE-Fotocasa publicamos informes trimestrales que permiten seguir la evolución del precio de los pisos.

Un informe más detallado de los resultados de este cuestionario podeis encontrarlo aquí. Hasta la semana que viene, en que el mensaje será muchísimo más corto para compensar por la longitud de este.

A %d blogueros les gusta esto: