Archivo

Archive for the ‘Libro Iceberg a la vista’ Category

Titanic

hundimiento del TitanicEn la noche de este sábado 14 de abril se cumplirá el centenario del hundimiento del Titánic. A raíz de este aniversario se está hablando mucho del acontecimiento. En algunos de los artículos que he leído últimamente se afirma que fue un hecho totalmente fortuito e inevitable. Mi tesis es que el hundimiento del Titánic fue el resultado de una sucesión de malas decisiones tomadas antes y durante la travesía.

Este suceso nos ha servido a Pablo Maella y a mi como ejemplo para ilustrar una serie de principios para tomar buenas decisiones. Estos principios los exponemos en nuestro libro “Iceberg a la vista. Principios para tomar decisiones sin hundirse. Es un libro sencillo que se lee en dos o tres horas y que expone en cada uno de sus diez capítulos uno de los principios para decidir bien. Cada capítulo está dividido en dos partes. En la primera parte exponemos algún aspecto de la historia del Titánic y en la segunda parte explicamos qué se hizo mal, porqué, y presentamos situaciones de la vida corriente de las personas y de las empresas en las que se puede cometer errores similares. Enunciamos unos principios de actuación que si se siguen se pueden evitar esos errores y es más fácil decidir bien. Cito a continuación los 10 principios:

  1.  Preocúpate por decidir bien, más que por acertar
  2.  Identifica claramente tus objetivos
  3.  Plantea tus problemas de forma realista
  4.  No te autoengañes; es muy fácil hacerlo
  5.  Atiende sólo a la información relevante
  6.  Reconoce la incertidumbre y gestiónala
  7.  Sé creativo y genera alternativas
  8.  Ten en cuenta que tus decisiones tienen consecuencias
  9.  Lo que decidas.., ponlo en práctica
  10.  Sé consciente de que no todo es racionalidad
El libro del Iceberg ya va por su tercera edición. También se ha publicado en italiano y en formato ebook en inglésEsta tarde tenemos la reunión presencial de los lectores de este blog en el IESE en Barcelona. Estamos apuntados unos 80. Ya relataré al resto como ha ido. También el jueves que viene daré en Zaragoza una sesión sobre “La intuición en la Toma de Decisiones para antiguos alumnos del IESE e invitados. Por supuesto los lectores del blog que esteis por Zaragoza estais invitados. Os dejo un video sobre el libro del Iceberg que se me había traspapelado Hasta el jueves que viene.

Encontrarás Dragones

Adelanto esta semana el mensaje al miércoles, porque mañana es cuasifiesta. Hace tiempo que había oido hablar de la película “Encontrarás Dragones. Se estrenó hace un mes y pude por fin ir a verla la semana pasada. La película, de la que al final daré un par de pinceladas, me  sirve para ilustrar algo que es fundamental en la toma de decisiones: que nuestra vida es el resultado de las decisiones que hemos ido tomando a lo largo de ella. Cada uno es la historia de sus decisiones.

Y no me estoy refiriendo ahora a las tres o cuatro grandes decisiones que se toman a lo largo de la vida, sino a las pequeñas decisiones que tomamos cada día que hacen de cada uno de nosotros quienes somos: profesionales serios o frívolos; personas responsables y confiables o caraduras. Cómo trato a un alumno cuando viene a consultarme algo a mi despacho va determinando poco a poco cómo soy como profesional. Cómo trato y si saludo o no a la recepcionista que me encuentro cada día al entrar a trabajar determina cómo valoro yo a las personas.

En definitiva, cada uno es lo que ha decidido ser. En esto consiste el hecho de ser libres. Ser libre no es hacer lo que uno quiere. Ser libre es saber hacia donde dirigir tu vida y dirigirla realmente hacia allí. Si yo hiciera lo que quisiera, me bebería cada día dos o tres cervezas, pero entonces… Uno puede decidir lo que quiera, pero una vez decidido, ya no es libre de escoger las consecuencias de las decisiones. Por eso decidir es tan difícil y tan importante.

¿Y cómo conecta todo esto con la película de la que hablaba al principio?. Pues la película muestra la trayectoria vital de dos personas. Cómo las decisiones que han ido tomando han ido conformando lo que han sido sus vidas.

Os dejo un video sobre los diez principios para tomar decisiones. Feliz semana santa.

Yo también me equivoco

Hoy va de errores que cometemos, como en el mensaje de hace dos semanas. Los desembolsos económicos de muchos proyectos de inversión son muy superiores a los que se estimaron que serían cuando se analizaba la inversión (piensese en la construccion del Eurotunel); muchas fusiones de empresas no generan las sinergias que se suponían iban a generar; muchos planes estratégicos no tienen en cuenta las reacciones de los competidores y luego pasa lo que pasa. Estos tres tipos de situaciones no son más que algunos ejemplos en los que los directivos cometen los mismos errores una y otra vez. ¿como es que sucede esto?.

Las empresas conocen muy bien algunos sesgos (desviaciones sistemáticas del comportamiento racional) de consumidores e inversores. Por eso saben lo bien que funciona el compre ahora y pague después, o que una tarjeta de credito sin costes durante el primer año puede facilmente crear un cliente y mantenerlo durante años.

La pregunta es ¿cómo es que las empresas son conscientes de estos sesgos de los consumidores y los saben emplear en beneficio propio y sin embargo frecuentemente  cometen los mismos errores una y otra vez cuando toman decisiones? La respuesta es sencilla. Los errores en las conducta de los clientes y consumidores son errores que cometen otros y esto es fácil de detectar. En cambio los errores en el proceso de toma de decisiones son errores que cometemos nosotros, y siempre es mucho más difícil de reconocer. Solemos ver la mota en el ojo ajeno, pero no la viga en el nuestro.

Ante una situación, la pregunta de ¿en donde me puedo estar equivocando?, es una pregunta muy saludable que puede hacer que evitemos algunas meteduras de pata.

Hasta la semana que viene. Estoy elaborando el infome con un resumen de todas las propuestas que hicísteis en el debate de hace unas semanas. Pronto os las publico.

Feliz Navidad

diciembre 23, 2010 18 comentarios

La felicitación viene al final, pero antes recordad que en uno de mis mensajes durante las vacaciones de verano comenté algunos libros y blogs que me parecían interesantes. Como volvemos a estar de vacaciones (al menos los que nos dedicamos a la enseñanza) y quizá tengamos oportunidad de leer o de regalar algun libro,  voy a proponer los últimos que he leido y que pienso os pueden interesar: “El crash del 2010” de Santiago Niño”, profesor del IQS nos da su visión de la crisis económica que estamos viviendo y de qué podemos esperar que suceda los próximos años.

Mi buen amigo Alberto Lafuente, con Ramón Pueyo, a quien no conozco, ha publicado recientemente “Lobos. Capitalistas. Historias de éxito y de locura“, en donde cuentan algunas historias empresariales de la última década que, a título de ejemplo, explican porqué actualmente nos encontramos en la situación en que estamos. Este libro nos ayudará a evitar decisiones que nos lleven al precipicio a nosotros y a nuestra empresa.

Aunque todavía no lo he leido, lo tengo encima de la mesa y me parece que va a ser muy interesante “Ganadores y Perdedores. Creadores y Victimas de la Era de Internet” de Kieran Levis. El libro nos va a mostrar “qué es lo que funciona y qué es lo que no funciona en la era de internet” Por último, el que estoy leyendo ahora, “Socialnets” de José Antonio Redundo, ilustra de un modo muy agil cuál es el impacto que las redes sociales están teniendo, y van a tener más aún, en el modo como hacemos las cosas.  Me parece interesante. Por supuesto, nos os olvideis de “Iceberg a la Vista. Principios para Tomar Decisiones sin Hundirse

Respecto a los blogs, para no alargarme en este mensaje me limitó a recomendar, lógicamente, los que aparecen en la columna derecha de este blog. A los que todavía no habeis entrado en twitter os lo aconsejo. Hay personajes interesantes a los que escuchar. Queridos blog-lectores, feliz navidad y entre tanto libro y tanto blog, no os olvideis que celebramos el nacimiento del Niño Jesús.

Equipos de dirección y conflictos afectivos

Termino con este post una triada de mensajes sobre equipos de dirección. Decíamos en el primer mensaje que cuanto más heterogéneos eran los equipos de dirección de mayor calidad eran las decisiones. En el segundo mensaje decíamos que equipos heterogéneos eran más difíciles de dirigir, por lo que normalmente un director general prefiere rodearse de gente que piensa como él.

En el post de esta semana quiero advertir de un peligro que tienen los equipos de dirección. La mayor heterogeneidad de los equipos es buena porque da lugar a más puntos de vista y más opiniones. Esta heterogeneidad genera mayores conflictos a la hora de llegar a una decisión. El conflicto es bueno siempre que sea lo que se llama un conflicto cognitivo, es decir, un conflicto sobre el asunto que se está discutiendo. El peligro es cuando se llega al conflicto afectivo: cuando la diversidad de opiniones deriva en adversidad entre las personas. Es un peligro en el que es muy fácil caer. El sano conflicto en las ideas pasa al plano personal. Si un equipo de dirección cae en esta situación, el diálogo sereno desaparece y todo se convierte en una confrontación entre ganadores y perdedores. La calidad de las decisiones se resiente tremendamente.  El equipo deja de funcionar.

Saber discutir sobre un tema sin que se llegue a la confrontación en el plano personal es una habilidad directiva que no es fácil de poseer. Quizá más adelante hable de como se puede adquirir esta capacidad.

Tengo la alegría de comunicar a los blog-lectores que ha salido ya la segunda edición de mi libro “Iceberg a la vista, Principios para tomar decisiones sin hundirse“, del que es coautor Pablo Maella.  Para que lo compreis. Los que no lo habeis leido para que lo leais y los que ya lo habeis reido para que lo regaleis. En junio salió la edición italiana del libro.

Vuelta de vacaciones. Buenos propósitos. Malas decisiones.

septiembre 2, 2010 35 comentarios

Hay tres decisiones que mucha gente toma a la vuelta de vacaciones, sean éstas las de verano o al inicio del año despues de navidad: ir al gimnasio, empezar una dieta para adelgazar y/o dejar de fumar. Al cabo de poco tiempo muchos se ha olvidado de sus buenos propósitos. ¿Por qué sucede esto? Pues por una razón que afecta a estas tres decisiones y a otras muchas situaciones en nuestra vida y en las empresas. En nuestras decisiones damos mucho peso a nuestra situación actual e infravaloramos lo que sucederá más adelante. Ahora vemos la necesidad de adelgazar o dejar de fumar y hacemos buenos propósitos, no dándonos cuenta que llevarlos a cabo nos supondrá más adelante un sacrificio en tiempo y en esfuerzo. Pero infravaloramos ese sacrificio porque se producirá en el futuro. Como esto los saben los gimnasios y las academias de idiomas, nos hacen pagar además de cada cuota mensual una cuota de inscripción. Saben que muchos al poco tiempo dejarán de asistir, y al menos nos han cobrado la cuota de entrada.

Por la misma razón, antes de un campeonato mundial de futbol o unas olimpiadas, te venden un televisor ultra moderno a pagar en cómodos plazos a partir de dentro de unos meses. El placer de la televisión se disfruta ahora y el presente lo valoramos mucho, mientras que el palo de pagarlo se sufre dentro de unos meses, pero eso lo valoramos poco. Si hicieramos cuentas veríamos que estamos pagando una cantidad total excesiva. Por esta misma razón mucha gente ha aceptado hipotecas sobredimensionadas. El piso lo disfrutas ahora, y el pago en el futuro. Solo que… muchos no han podido pagarlo.

Moraleja. Al tomar decisiones piensa que seguramente estás infravalorando las consecuencias que se produzcan en el futuro y te ahorraras unas cuantas malas decisiones. Piensa en el futuro como si fuera ahora. Consejo: cuando tengas que pedir un favor que sea costoso para el que te lo tiene que hacer pídeselo con suficiente antelación. Será más facil que lo acepte. Salvo que seas una persona muy afortunada y tengas muy buenos amigos, que entonces te harán los favores sean los que sean y cuando sean. Si quieres ser una persona afortunada haz todo tipo de favores cuando sea necesario. Tendrás muy buenos amigos.

Feliz vuelta de vacaciones. Nos espera un curso lleno de oportunidades, a mi por lo menos. Sepamos aprovecharlas. Yo, queridos blog-lectores lo abordo con muchísima ilusión. Me voy a embarcar en montar lo que voy a llamar el Centro Internacional para la Toma de Decisiones para aglutinar actividades e iniciativas de académicos y directivos interesados en el tema. Acepto sugerencias y sobre todo esponsors. Dentro de cuatro días conoceré a los que van a ser mis alumnos este curso.

C67UYPXJFTV6 (bloglectores, esto es un código para inscribir el blog en technorati.com)

Elena Salgado, Nuestra Ministra de Economía

En una entrevista del mes pasado en el diario Expansión, a nuestra ministra de economía (nuestra, de España) Elena Salgado, ésta afirmaba “No creíamos que la crisis fuera tan larga y profunda”. Esta afirmación muestra un típico error de los directivos y en general de las personas. Viola dos principios elementales de la toma de decisiones (ver nuestro libro “Iceberg a la vista“). Uno es “No te autoengañes, es muy fácil hacerlo”, y el segundo es “Reconoce la incertidumbre y gestiónala”.

Primer principio: no te autoengañes. A nadie le gustan las situaciones desagradables, por lo que preferimos no considerarlas y no tenerlas en cuenta.  Una crisis larga y profunda, es una situación incómoda y desagradable. Y más para un ministro de economía, por lo que lo más cómodo es suponer que las cosas no van a ser así. Autoengañarse.

Segundo principio: reconoce la incertidumbre. La incertidumbre nos pone nerviosos. Estamos más cómodos cuando tenemos las cosas bajo control. Preferimos vivir con una falsa sensación de seguridad. El problema es ese, que es falsa, y luego viene la tozuda realidad y se impone. Es mejor reconocer diferentes posibles escenarios y hacer planes contingentes para cada cosa que pueda pasar. Así cuando las cosas pasan no nos pillan desprevenidos. Es más cómodo pensar que una crisis va a ser corta y suave. Pero un buen directivo también contemplar que puede ser larga y profunda, hay que reconocer distintos posibles futuros,

Conocer la realidad es algo fundamental para decidir bien, y la realidad futura es en muchos casos incierta. Piensa si esto lo estás teniendo en cuenta en tu acción directiva. Mejorarán tus decisiones.

A %d blogueros les gusta esto: