Archivo

Posts Tagged ‘frustración’

Entusiasmar

entusiasmarDedicamos un tercio de nuestro tiempo a trabajar. Es a lo que más tiempo dedicamos. En general la gente quiere hacer un buen trabajo. Dedicar la mayor cantidad de tiempo de tu vida a una cosa y hacerla de mala gana es frustrante. Se quiere hacer las cosas bien, poniendo interés y si es posible disfrutando.

Pero si todo lo anterior es muy razonable luego ¿cómo es posible que haya mucha gente que no disfruta en su trabajo? ¿Cómo es que hay muchos que sufren al tener que ir a trabajar cada día? He reflexionado últimamente sobre esto y creo que una buena parte de la culpa la tienen los jefes. Los jefes inmediatos que uno tiene. Muchos jefes frustran a su gente al no valorar el trabajo y el esfuerzo de estos.

A veces el jefe piensa ¡por algo soy jefe! Y este sencillo pensamiento le hace creer que puede tratar de cualquier manera a su gente y mandar cualquier cosa (por algo es el jefe) sin tener en cuenta a los que lo tienen que ejecutar. Muchas veces en contra de la opinión de estos que son los que saben del tema.

Entusiasmo o frustración. Eso es lo que generan los jefes en su gente. Y la diferencia entre esas dos actitudes es grandísima. Es la diferencia entre ir a gusto a trabajar e ir frustrado. Y no digamos cual es el impacto de cada una de estas actitudes en la calidad del trabajo. Menuda diferencia, un trabajo hecho con entusiasmo o un trabajo hecho con frustración. Hasta el jueves que viene.

Personalidad

personalidadHay personas que viven amargadas preocupadas por la opinión que los demás tienen de ellas. Viven preocupadas por su imagen. A mí esto me parece una pérdida de energías y una preocupación absurda. Creo que lo importante es preocuparse por quien uno es. Preocuparse de ser un buen profesional; un buen padre o madre de familia; un buen amigo, etc.

De qué sirve proyectar una imagen de buenas personas si no lo somos. Estamos engañando solo a los tontos, pues la gente inteligente sabe captar quienes somos. Además, qué importa lo que opinen los demás. Lo importante es lo que somos, no lo que parecemos. Y si nos preocupamos de ser buenos profesionales, buenos padres, etc. Ya lo captará la gente. Y si no lo captan, qué más da.

El intento de querer dar siempre una imagen positiva genera en mucha gente ansiedad, frustración, problemas de salud mental, etc. Sobre todo cuando uno en su campo quiere ser el mejor, no hace más que compararse con los demás y vive amargado.

Viviríamos mucho más tranquilos si dejáramos de preocuparnos de lo que opinan de nosotros. Además esta preocupación manifiesta una patente falta de personalidad, que evidentemente se refleja en la imagen que damos de nosotros mismos, consiguiendo todo lo contrario a lo que pretendíamos.

Consejo: preocúpate de quien eres y despreocúpate de intentar dar una buena imagen. Hasta el jueves que viene y, María Angeles, muchas felicidades.

Toma de Decisiones y Motivación

frustraciónLeo un titular en la prensa “no temas montar una ‘start up’ en un sector que no conoces”. Se dan muchos consejos que  animan a la gente a alcanzar metas como si éstas dependieran solo de uno mismo. Consejos que suelen indicar que el éxito depende solo de nuestra voluntad y no de otros factores.

Esto me parece nefasto y desanimante. Solo conocemos las historias de éxito y no las de fracaso. Esas no se cuentan. Por cada éxito ¡cuántos  proyectos han acabado en fracaso! La persona que dijo la frase con la que inicio este mensaje habrá tenido seguramente un éxito en un sector para ella desconocido. ¿Significa que cualquiera que intente iniciar una empresa en un sector desconocido va a tener también éxito? ¿Por qué no nos cuenta las causas del éxito en lugar de animarnos a lanzarnos irreflexivamente? ¿No será que el éxito habrá sido debido a la suerte como sucede la mayoría de las veces?

Me parecen irresponsables los consejos de tipo autoayuda en los que se nos dice que podemos alcanzar lo que queramos con tal que tengamos suficiente motivación para alcanzarlo. Que todo lo que es necesario es voluntad y determinación. No. Esto no hace más que frustrar a la gente que con motivación y determinación y también con falta de capacidades no logra sus objetivos.

Para alcanzar los objetivos que nos proponemos es necesario algo más que motivación. Hace falta una cosa que muchas veces se suele olvidar: capacidad. Por muy motivado que esté yo en pilotar un avión, que a nadie se le ocurra subirse a un avión pilotado por mí. No es suficiente con tener ganas y determinación para conseguir los objetivos.

¿Qué hace falta pues para conseguir nuestros objetivos? Plantear los objetivos realistas. Trabajar con constancia y esfuerzo. Ponernos metas razonables, y no confiar ciegamente en una auto-motivación carente de realismo. Trabajo constante.

Muchas felicidades a los Josés, Josefas, Pepes y Pepas.

El arte de vivir amargados

diciembre 5, 2012 78 comentarios

amargadoHay personas que disfrutan con los fracasos de los demás. Esto suele ser por dos motivos. O bien porque no toleran no ser los mejores en lo que hacen, o bien porque se plantean tan pocos retos vitales que sus únicas alegrías son ver cómo los demás fracasan.

Hay un tipo de personas que se plantean retos importantes y no soportan el no ser los mejores en lo que hacen. Como muchas veces no logran sobresalir, remedian su frustración alegrándose de los fracasos de los demás. Me da la impresión, aunque puedo estar equivocado, que esto se da más entre los hombres que entre las mujeres. Otro tipo de personas son los que no tienen empuje para plantearse retos. Son los que en vez de vivir sobreviven. Su único consuelo es ver cómo a los demás les salen las cosas mal.

En ambos casos la raíz de esta actitud es la envidia. Mal vicio que no deja vivir. Yo aconsejo tener una actitud más positiva ante la vida. Consiste en alegrarse ante los logros de los demás y tener un deseo sincero de que tengan mejor suerte cuando algo les sale mal. Pasarse la vida compitiendo es agotador. Esta actitud marca la diferencia entre ser un amargado y ser una persona alegre y optimista. He conocido gente con mucha pasta que están amargados y que lo tendrían muy fácil para estar satisfechos consigo mismos.

El lunes pasado publicamos el Índice IESE de Incertidumbre Económica. La incertidumbre ha bajado en noviembre de 114 a 94 en una escala 0 – 200. Hasta el jueves que viene.

A %d blogueros les gusta esto: