Archivo

Posts Tagged ‘libertad’

Asfixiante

febrero 13, 2020 29 comentarios

enseñanzaEl gobierno catalán pretende sacar un decreto por el cual serán, no sé si los ayuntamientos o las oficinas del mismo gobierno, quienes decidan a qué colegio tiene que ir cada niño. ¿Y por qué no dejan a las familias que lo escojan? Si una familia prefiere, por los motivos que sean, el colegio A le asignan el B y otra familia prefiere el B y le asignan el A, están fastidiando a las dos familias. Que dejen que cada familia escoja el colegio que quiera.

Alguien argumentará que unas familias con recursos económicos llevarán a sus hijos a colegios mejor dotados y otras familias menos adineradas tendrán que llevarlos a colegios más modestos. Pues si se financian todo tipo de colegios, no habrá colegios mejor dotados y colegios peor dotados.

Mejor si a cada familia se le asigna una cantidad por hijo y que se lo gaste en el colegio que quiera. Público, privado o el que quiera. Los colegios en vez de competir por los recursos de las familias competirían por dar la educación de mejor calidad, sean estos públicos o privados. Familias con pocos recursos podrían acceder a los colegios que quisieran, públicos o privados.

Pero Miguel Angel, qué inocente eres. Lo que propones implicaría dar libertad a la gente y eso es incompatible con un estado controlador y autoritario. Además, los ciudadanos no somos suficientemente maduros para decidir por nuestra cuenta. Afortunadamente tenemos un estado que vela por nosotros, decide por nosotros y nos evitamos problemas y complicaciones de tener que tomar decisiones. Además, si decidimos nos podemos equivocar, y eso un estado benevolente no lo puede permitir. Es verdad, no me había dado cuenta. Miguel Angel, qué inocente eres!

Que se empiece teniendo el estado el monopolio de la educación, luego que nacionalicen la banca, las eléctricas, los supermercados y los grandes almacenes y así hasta llegar a la tierra prometida del paraíso comunista donde no tendremos que preocuparnos de nada. El estado vela por nosotros. Basta ya. Que no somos borregos. ¿Por qué tanto miedo a la libertad?

Pensamiento crítico

politicamente correctoNunca he oído hablar más de pensamiento crítico y nunca he visto más aborregamiento que ahora. Se dice que hay que fomentar en los alumnos el pensamiento crítico. Que no se puede hacer aprender las cosas de memoria. Que hay que ayudar a pensar. Pero por otra parte solo se puede pensar lo que está establecido que se puede pensar. Y ¡pobre de ti como se te ocurra pensar algo fuera de lo establecido! Se te tacha de fascista, retrógrado, antisocial, etc…

Yo solo conozco dos sexos: hombre y mujer. Pero ay de cómo se me ocurra decirlo en público. Me van a caer todo tipo de críticas e insultos. Os voy a revelar un secreto: conozco mujeres que están muy contentas trabajando de amas de casa. No se lo digáis a nadie que me van a echar a la hoguera. Y sobre todo no diré el nombre de estas muchas mujeres para que no las linchen.

Yo creo que tengo personalidad y pensamiento crítico, y sobre todo lo que tengo son años. Eso me da la posibilidad de pensar por mí mismo y no tener que sujetarme a las normas preestablecidas por los que dictan qué es lo que está bien y qué es lo que está mal. Solo me sujeto a la ley de Dios. ¡Vaya, otra revelación intolerable para las mentalidades “adultas”!

Nunca se ha hablado tanto de tener pensamiento crítico y nunca se ha censurado tanto el tener ideas propias. Fomentemos realmente un pensamiento crítico que conduzca a cuestionarnos todas aquellas cosas que se nos intenta imponer. Solo pueden estar en contra de esto aquellos que les molesta la libertad de los demás.

Dicho esto, también abogo por que los niños aprendan cosas de memoria. Un niño es capaz de retener muchas cosas que a los adultos ya nos resulta difícil. Pues facilitemos que aprovechen esta capacidad. Que se aprendan las tablas de multiplicar de memoria. Que se aprendan las capitales de los países, los ríos, las cordilleras, etc. Vaya estoy diciendo otra barbaridad. Pido perdón a los jueces del bien y del mal. Por cierto, los que dictan se llaman dictadores. Hasta el jueves que viene y viva la libertad una y cien veces.

Más sobre libertad

enseñanzaUn personaje de la política española se preguntaba la semana pasada “¿El hijo de un reponedor puede llevar a sus hijos al colegio británico?” y se contestaba “No. La única libertad es tener garantizada para tus hijos una escuela pública de calidad”. Afirmar esto implica un totalitarismo asfixiante. Por supuesto que debe haber una escuela pública de calidad. Pero no exclusivamente. Eso sería falta de libertad.

En una sociedad libre una familia tiene derecho a elegir libremente la escuela para sus hijos. Por lo tanto, es razonable que tanto las promovidas por el estado como las promovidas por la iniciativa privada gocen de las mismas condiciones de financiación pública.

También la semana pasada leí en la prensa un artículo que abogaba por que la empresa privada financiara la investigación en las universidades. ¿Se aceptaría que la empresa privada solo financiara la investigación de las universidades privadas? No. Debería financiar los mejores proyectos de investigación con independencia de que se hicieran en centros públicos o privados. ¿Por que los fondos públicos, que son de todos, solo van a ir a financiar un tipo de educación?

Si realmente se quiere garantizar la libertad, lo lógico sería, en vez de financiar las escuelas, financiar a las familias. Dar por cada niño una cantidad de dinero, y que las familias decidieran dónde llevar a sus hijos. Las mejores escuelas tendrían muchas solicitudes y las menos buenas, públicas o de iniciativa privada, espabilarían para también atraer alumnos. Mejoraría el sistema educativo y se garantizaría la libertad. ¿Por qué no se hace así? ¿Por qué se le tiene miedo a la libertad? El hijo del reponedor podría llevar a sus hijos al colegio británico y al que le diera la gana. Eso sería libertad. Hasta el jueves que viene.

Un año para…

azulIniciamos el año y tenemos por delante 365 días. Estos días son un activo que todos tenemos sin importar cuan ricos o pobres somos, cuan listos o tontos o qué otras cualidades podemos tener o carecer. Todos disponemos de 365 días. El rendimiento que saquemos a este activo ya depende de cómo lo usemos. De cómo empleemos estos días de que disponemos

Por tanto, más allá de los propósitos de inicio de año que mucha gente hace, hemos de plantearnos cómo aprovecharlos. Al final del año, estos días se nos habrán gastado sin posibilidad de recuperarlos. Decía el filósofo Leonardo Polo que todo gasto es un gasto de tiempo.

Hay quien se plante a el uso del tiempo como una posibilidad de hacer cosas, de ser eficaz, de conseguir resultados. Todo eso está muy bien, pero está la pregunta esos resultados, esa eficacia ¿para qué? Yo hace tiempo que me he contestado a esa pregunta y quiero compartir con vosotros mis reflexiones. Tengo que aprovechar este tiempo para ser mejor persona. Si dentro de un año soy mejor persona que ahora habré aprovechado el tiempo. Si soy mucho mejor persona, habré aprovechado mucho el tiempo y si no soy mejor, habré perdido miserablemente un tiempo que no puedo recuperar.

¿Y cómo saber si soy o no mejor persona? Esta pregunta es muy profunda, por lo que solo voy a ofrecer algunas ideas. Mejoro como persona si soy mejor profesional, es decir, si trabajo bien, si en el proceso aprendo a hacer mejor las cosas. También soy mejor persona si soy mejor padre de familia, o madre de familia, o hermano o hijo o abuelo. Mejor amigo de las personas que trato, mejor colega de mis compañeros de trabajo. Pero al final todas estas mejoras se reducen a si sirvo mejor a los demás. Si concibo mi vida como un servicio. Si los demás pueden contar conmigo.

El egoísmo, el ir uno a la suya pensando en sus objetivos puede llevar a una vida eficaz, pero ¿de qué me sirve la eficacia si no puedo mejorar la vida de los demás? Los resultados que consigas no te los llevas contigo a la tumba. Ya lo he escrito en alguna otra ocasión, una buena pregunta a hacerse es si yo ayudo a resolver problemas o soy un generador de problemas. Si los demás se alegran cuando yo estoy presente o respiran con tranquilidad cuando yo estoy ausente. Los 364 días que tenemos por delante son una hoja en blanco (o azul para justificar la imagen de este post) que irremisiblemente vamos a rellenar haciéndonos mejores o peores personas.

En este mundo traidor…

intoleranciaAfirma el dicho que “En este mundo traidor, nada es verdad ni es mentira. Las cosas son del color del cristal con que se mira”. No puedo estar más en desacuerdo con esta afirmación. Las cosas son como son y las miramos a través de las lentes de nuestras propias perspectivas. Así solo vemos lo que queremos ver. Las cosas las interpretamos según nuestros propios intereses.

A qué viene todo esto, pues a una noticia que apareció en la prensa catalana hace unos días y la interpretación que hizo de ella una de las partes afectadas. La noticia decía “Ensenyament confirma que cerrará al menos 11 grupos de P3”. Es decir que 11 para el curso que viene habrá por lo menos 13 aulas menos con alumnos de 3 años. A continuación, una asociación de padres y madres afirmaron que esta clausura de aulas estaba asociado a la intención de “privatizar” la educación.

La razón por la que hay que cerrar esas 11 aulas es porque hay menos niños. No hay que ver terceras intenciones en un hecho tan sencillo. Lo que pasa que cuando alguien está obsesionado con un asunto, todas las cosas las ve en función de su obsesión. Si uno, con manifiesta falta de pluralidad, está en contra de que haya enseñanza privada, cualquier noticia referente a la educación, la leerá en clave de ataque a la enseñanza pública. No. Cuando se tiene apertura de miras se respetan las diversas legítimas opciones, enseñanza pública y privada.

Las cosas son del color del cristal con que se mira cuando solo se quieren ver las cosas desde una perspectiva. Cuando hay amplitud de miras se está en mejores condiciones ara ser objetivo. Consejo, no te obsesiones con tus puntos de vista. Se plural y magnánimo. El universo no se ha confabulado en contra tuya. En definitiva, vive y deja vivir. Hasta el jueves que viene.

Decir que no

decir que noNo sé quién dijo que el que no sabe decir que no, cuando dice que sí, su sí no tiene ningún valor. Efectivamente, hay gente, en general con poca personalidad, que les cuesta contrariar a alguien diciéndole que no a algo. Siempre dicen que sí a cualquier propuesta.

Pues muy mal, si a todo digo que sí mis síes no tienen ningún valor. Hay que tener personalidad y pasar un mal rato si hay que pasar un mal rato. Es falta de fortaleza dejarse llevar por el temor a contrariar. Cuando a algo hay que decir que no pues se le dice que no.

Esta deficiencia es especialmente nociva si uno es un jefe. A base de querer agradar a todo el mundo acaba siendo injusto con todos y acaba perdiendo su autoridad y la confianza de su gente.

No tengas miedo a decir que no a propuestas que no son aceptables. A medio plazo la gente te lo agradecerá. Pero justifica tu negativa. Al negarte no seas arbitrario ni injusto. Da las razones por las que algo no aceptas. También sé generoso. Ante una propuesta que da lo mismo que salga adelante como que no, acéptala. Si alguien ha hecho la propuesta es que le ilusiona llevarla a cabo. Y no hay nada como tener a la gente ilusionada. Hasta la semana que viene.

Educación

diciembre 8, 2016 31 comentarios

Informe PISASe ha publicado recientemente el informe de PISA relativo a la calidad y eficacia de la enseñanza en distintos países. Al parecer en España se ha mejorado algo respecto al mismo informe de hace tres años, y ahora nos situamos más o menos en la media de los países desarrollados.

¿Qué decir de todo esto? Pues que me parece que la educación de los niños y jóvenes debe ser una prioridad. Después de pensar mucho en el tema de la educación llegué a la conclusión que educar es enseñar a ejercer la libertad. Para poder ejercer la libertad son necesarios los conocimientos técnicos. Si uno no sabe matemáticas, inglés o manejar ordenadores se le cierran muchas puertas y va tener menos alternativas para elegir.

Pero no es suficiente con tener conocimientos técnicos. Hace falta más. Los conocimientos técnicos pueden utilizarse tanto par aganarse la vida honradamente como para estafar y engañar. Ejercer bien la libertad requiere distinguir el bien del mal. No todo vale. Y este aspecto lo pasa por alto el informe PISA.

Hay que dotar a nuestros jóvenes de conocimientos técnicos así como de la capacidad de usarlos bien. Poca atención se presta a esto último más allá de un debate ideológico sobre una educación para la ciudadanía. Hay que educar para que desde jóvenes se aprenda a distinguir el bien del mal. Sí, existe el bien y el mal, por mucho que esto escandalice a los relativistas. Robar está mal. Mentir está mal. Cumplir los compromisos está bien.

El post de esta semana va especialmente dirigido a los padres que tienen que escoger colegio para sus hijos. Es una decisión muy importante. Soy un apasionado de la educación.

A %d blogueros les gusta esto: