Llevar la contraria

Relacionado

Meter la pata

Cuando uno comete un error caben dos posibilidades. La...

Efectos colaterales

En España estos días se está hablando mucho de...

Una buena práctica

Habitualmente cuando nos planteamos hacer una cosa es porque...

¿Qué podemos hacer?

En el mundo desarrollado hemos experimentado unos altos niveles...

La empresa como red de aprendizaje

La semana pasada moderé una sesión del programa para...

Share

Hay personas que son muy buenos conversadores. Saben escuchar. Valoran los puntos de vista de los demás. No intentan imponer sus opiniones. Saben hacer preguntas interesantes, cortas y escuetas para mantener la conversación. Son personas con las que es grato pasar una buena velada.

En cambio, otras, basta que se afirme una cosa para llevar a contraria. Con ellas mejor no hablar. Recuerdo lo que me comentó un buen amigo, una de las personas más inteligentes con las que me he cruzado en la vida. Le pregunté a solas por qué en una conversación que habíamos mantenido entre varios él no había intervenido. Yo sabía que del tema sobre el que se hablaba, este amigo mío sabía mucho. Me contestó diciendo que efectivamente de este tema él sabía mucho, y que no quería participar en una conversación en la que otros, sin haber pensado sobre el asunto, sobre la marcha le iban a contradecir.

Saber conversar es un arte que hace a las personas muy agradables. El principal consejo para ser un buen conversador es saber escuchar y hablar lo justo. La conversación apacible enriquece a las personas que participan en ella. Discutir pocas veces aclara nada. Hasta la semana que viene.

Deja un comentario

Artículo anteriorSiempre tienen razón
Artículo siguienteDecir que no