Igualdad

Relacionado

Meter la pata

Cuando uno comete un error caben dos posibilidades. La...

Efectos colaterales

En España estos días se está hablando mucho de...

Una buena práctica

Habitualmente cuando nos planteamos hacer una cosa es porque...

¿Qué podemos hacer?

En el mundo desarrollado hemos experimentado unos altos niveles...

La empresa como red de aprendizaje

La semana pasada moderé una sesión del programa para...

Share

Como anunciaba la semana pasada, hoy voy a reflexionar sobre la igualdad. La igualdad entre el hombre y la mujer de lo que tanto se habla. Es evidente que la mujer y el hombre son distintos. Por lo que hay que entender bien esto de la igualdad para no decir tonterías. Desde el aspecto físico hasta el modo de ser somos distintos.

Por citar algunas diferencias, en general, el hombre tiene más fuerza física que la mujer (aunque puede haber mujeres con más fuerza que los hombres). También creo, que, siempre en general, la mujer es más acogedora que el hombre. Aunque admito que, en esto, como en todo, se pueda discrepar. Pero no en vano Dios decidió poner los nueve primeros meses de cada persona dentro de una mujer y no dentro de un hombre. Por algo será.

En lo que somos radicalmente iguales es en nuestra dignidad como personas. Aquí nadie es más que nadie. Y es por conseguir el reconocimiento de esta igual dignidad por lo que hay trabajar. Pero igualdad de todas las personas no solo con independencia del sexo, también con independencia de la raza, de puesto de trabajo, de edad, y de cualquier otra circunstancia que nos distinga.

Pero como decía al principio hay muchas dimensiones en las que mujeres y hombres somos diferentes y plantear la igualdad en esas dimensiones puede dar lugar a hacer cosas muy artificiales. Cada profesión requiere una serie de características. Profesiones que requieren características más presentes en las mujeres que en los hombres y viceversa. Por eso no ha de extrañarnos que haya profesiones en las que estén más presentes las mujeres que los hombres y viceversa. También hay muchísimas profesiones que requieren características que están presentes en hombres y en mujeres.

Igualdad sí, pero en lo que tenemos en común. En lo que somos diferentes pretender la igualdad es forzar artificialmente las cosas. Quizá me lluevan las críticas tras este mensaje, cosa que acepto siempre. Pero en mi defensa he de decir varias cosas. Primero, que un día escribiré un post donde hablaré de situaciones donde no se respeta la igual dignidad de mujeres y hombres (aunque el mensaje de la semana pasada ya hablaba de eso). Segundo, que difícilmente se puede encontrar un mayor defensor de la mujer que a mí. Y tercero, que lo que he defendido es de pura lógica: igualdad en lo que somos iguales y en lo que somos distintos no pretendamos una inexistente igualdad. Me dispongo a ser criticado.

24 COMENTARIOS

  1. Tema delicado sobre el que ya hay muchos estudios hechos desde hace décadas por suerte. Mi referencia aquí es Jordan Peterson.
    Hay que recordar que no hay ninguna diferencia en capacidad intelectual entre hombres y mujeres.
    Sí hay diferencias en algunos rasgos de personalidad.
    Pero lo que muchos no entiendes es que también hay diferencias en las preferencias individuales a la hora de escoger trabajo por ejemplo. Y es en países más «igualitarios» como los países nórdicos donde curiosamente esas diferencias son más acusadas.
    Por lo tanto hay que tener cuidado con implantar mecanismos cuyo objetivo final vaya en contra de la libre elección de las mujeres.
    Saludos cordiales y feliz año!

  2. ¡Hola!
    No hay nada más injusto que tratar igual a las personas desiguales. Esto incluye al género. Lo que hay que hacer es dar las mismas oportunidades a todos y a todas: y eso, esta sociedad no lo hace.
    Las mujeres suelen cobrar menos por los mismos trabajos, sufren más acoso laboral que los hombres, etc. Y mientras un niño saca notas porque es muy inteligente, a las niñas se les suele decir que se han esforzado mucho o que son muy trabajadoras (oído por un servidor de niñas super inteligentes).
    Las mujeres no tienen completa libertad de elección de futuro o carrera si desde pequeñas no se les fomenta como a los niños: ¿quién es más fácil que elija estudiar Ingeniería, una persona que ha jugado desde pequeño con mecanos, scalextric, construcciones o aquella que ha jugado con muñecas, vestiditos, etc.? Tengo ejemplos cercanos, seguro que todos, que cuando una niña se le «atragantan» las matemáticas, rápidamente se le orienta a otras disciplinas en lugar de proporcionarle medios para superar esas barreras.
    No, no hay igualdad de oportunidades, ni de trato. Y por ello hay que implementar medidas discriminatorias positivas para las mujeres, término que no entiendo porque hay que aplicar aquí, porque todas las leyes discriminan en una u otra dirección.
    Saludos y gracias por el artículo y la oportunidad.
    DaviD.
    Director y propietario de Ingeniería SAMAT

  3. Nos olvidamos del aspecto cultural. Una cosa que me sorprendió mucho en Rusia fue encontrar mujeres de forma habitual haciendo trabajos que en España son mayoritariamente desempeñados por hombres, como por ejemplo albañiles o fontaneros. O soldados, son famosos los regimientos femeninos. Para ellos es normal.
    Y luego esta el aspecto que comentaba David Sanchez. Para muestra un botón: en la Universidad de Barcelona, en los años 90, la Licenciatura en Informática pasó a denominarse Ingenieria informática, sin un cambio substancial en los planes de estudio. De un año para otro bajó drásticamente el porcentaje femenino en la matrícula, siendo los mismos estudios. Muchas chicas consideraron que la ingenieria no era para ellas.

    • Gracias Enric por tu comentario. De lo que dices, cambiar el nombre a una carrera no discrimina a la mujer. Pueden seguir escogiendo lo que quieran. Si no cogen ingenierias por algo será. Nadie les prohibe coger esa carrera.
      Siempre me ha sorprendido el oir que las mujeres no son buenas para las matemáticas. Yo creo que eso es un tópico que no frena a las mujeres a hacer esa carrera. Yo estudié matemáticas a finales de los 70’s y principios de lo 80’s y éramos en la clase mitad de hombres y mitad de mujeres, y a mi me parecía que eran muy listas.
      Saludos y gracias por participar,
      Miguel Angel

  4. Buenos días profesor:
    Coincido casi al 100 % de su razonamiento.
    Desde mi punto de vista, el hombre y la mujer siempre serán diferentes, y en esa diferencia está la igualdad, porque ante todo somos PERSONAS.
    Cada «x» tiempo se ponen de moda palabras para hacernos los interesantes (léase ‘género’), y se olvidan que para que haya un ‘género’ tiene que EXISTIR una persona, con su edad, peso, altura, inquietudes, fortalezas, bondades, ganas, etc.
    El mundo nunca ha sido ni es perfecto, y está en nuestras manos hacerlo un poquito mejor. Esto pasa por dignificar a la persona, y no al personaje. Me explico, una persona que ejerce de barrendero/a lo hace durante su período de trabajo, es decir 40 horas, y el resto del tiempo es una persona y no un ‘género’.
    Día a día, lo que puede hacer cada persona es mejorar un poco, y ese poco ayuda a mejorar al resto del mundo.
    Le dejo una frase del Dalai Lama, que para mí tiene un gran y enorme significado:
    «La gente toma diferentes caminos buscando la realización y la felicidad. Solo porque no están en tu camino no significa que se han perdido.»
    Saludos.
    Luis Hernández

    • Estoy plenamente de acuerdo con lo que dices Luis. Me quedo principalmente con lo de dignificar a la persona, sea hombre mujer, sea cual sea su raza, o cualquier otra circunstancia.
      Muchas gracias por comentar,
      Miguel Angel

  5. Coincido en que hombres y mujeres no somos iguales.
    Incluso los hombres entre si no somos todos iguales, ni las mujeres entre si tampoco lo son.
    Pero todos, hombres y mujeres, debemos tener las mismas oportunidades y debemos ser respetados por igual.

  6. Afortunadamente, ya hay más mujeres con responsabilidad en las organizaciones pero si ha sido tarde, no es exclusivamente de la sociedad sino también del colectivo de mujeres que no se han preparado o por otros motivos, para asumir esa responsabilidad.

    En los países nórdicos ya es habitual que los matrimonios se organicen indistintamente, para llevar su hogar, sus ambiciones profesionales y personales.

    El momento de éxito llegará cuando dejemos de hablar de este tema.

    A nivel personal, me es absolutamente igual, trabajar que ocuparme de la casa y de mis hijos, o hacer las dos cosas a la vez. Sigo siendo igual de feliz.

  7. Buenos días, soy la sexta de una familia de 5 niños y un varón. Actualmente tengo 3 hijos, dos varones y una niña. En este tema, yo creo que hay que huir de cuotas y tópicos…al final no sé si estamos discriminando al hombre…Gracias a Dios que somos distintos y complementarios. Hay que fomentar la complementariedad y cada persona es un mundo….pero no se puede negar nuestra condición, eso al final pasa factura.
    Gracias

  8. Esto de las leyes cremallera es de lo más injusto. Yo en cualquiera de mis proyectos quiero a los mejores, y a veces serán mujeres y otras… hombres.
    Con esa lógica (tan ilógica) «cremallera»… ¿por qué no se impone desde la cada vez más desnortada ley que entre los candidatos a concejales, o diputados… uno de cada dos sea católico, calvo o moreno!!
    ¿Es que hemos perdido el Norte? A este ritmo acabaremos viendo en nuestro equipo de baloncesto a la mitad de cada sexo (y ya puestos… los «fluidos» tendrán que aspirar a su cuota)
    Todos con la misma dignidad, claro, pero cada uno con sus diferencias!!!!!!!!!
    Gracias

    • Oscar, no sé que son las leyes «cremallera», pero estoy de acuerdo contigo. Cada función tiene que desempeñarla el que sea más apto para hacerlo y dejarnos de asignaciones artificiales que al final acaban discriminando a unos u otros.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  9. Seguramente habrá mujeres que están mas capacitadas que los hombres y sin embargo sus salarios seguro que son más bajos.

  10. Saludos prof. Miguel A, Cuando esta semana, en una de sus respuestas, confiesa que de sus hermanos fue el único varón junto con 6 mujeres… ahora mi admiración hacia usted ya es Total !!! También comprendo que se atreva con estos temas, pues ciertamente tiene alguna «experiencia demostrable». Poniéndome serio, por suerte para tod@s, de entrada estamos de acuerdo con usted y entre todo grupo. Me gustaría aportar mi opinión: 1) Dios sabiamente nos hizo bien diferentes y muy simples con 2 únicos géneros: Hombre y Mujer (Aunque ahora hay partidarios de inventar/cambiar los géneros). 2) La evolución de nuestra especie también ha favorecido las diferencias, pues se desarrollaron capacidades distintas según las funciones primitivas de cada uno de los 2 géneros. 3) La merecida igualdad debe entenderse como un derecho humano fundamental para tener también derechos y oportunidades. Pero no debiera confundirse jamás con pretender que ambos seamos idénticos y uniformes (algo absurdo y del todo imposible). Para terminar, apunto una curiosidad que supongo también debe tener su significado. En estas tres últimas semanas, los participantes que han aportado ideas fueron: sem 53 -> 4H 1M, sem1 -> 7H 1M, y sem2 -> 9H 1M. Se dan cuenta, aumentó la participación pero no la pluralidad. Entonces ¿alguien duda de que somos diferentes? Saludos respetuosos a tod@s. Xavier D.

  11. La discriminación positiva es discriminación. Lo de que sea positiva para la sociedad es más que opinable, a lo sumo es injusticia sobre injusticia, un claro ataque a los derechos de los individuos que la sufren en nombre de no se sabe qué que alguien hizo en el pasado.

Deja un comentario

Artículo anteriorFeminismo
Artículo siguiente2020 y 2021
A %d blogueros les gusta esto: