Archivo

Posts Tagged ‘Bolsa’

¿Qué está pasando?

chinaDesde este pasado lunes se han acrecentado las dudas sobre la situación económica mundial. Las bolsas chinas sufrieron un descalabro que rapidamente se trasladó a las bolsas europeas y a Nueva York. ¿Qué está pasando? ¿Vamos a tener otra caída en la economía?

No se puede decir nada todavía (o al menos yo todavía no tengo una idea clara). Los mercados financieros, la bolsa, los mercados de divisas y de bonos, etc. reaccionan inmediata y bruscamente a cualquier noticia que surge. De hecho después de la importante caída el lunes de las bolsas occidentales, el martes se recuperaron.

Efectivamente, las bolsas chinas se desplomaron lunes y martes y no se han recuperado. Esto ha podido ser sencillamente porque estaban sobrevaloradas (lo que se llama una burbuja en las bosas chinas), y simplemente lo que ha pasado esta semana es que han sufrido la oportuna corrección. Si esto es así, entonces no hay porqué preocuparse. La recuperación económica tras la última crisis seguirá su ritmo.

Pero cómo lo sucedido en esta semana sea reflejo de una desaceleración o incluso de un parón en la economía china, entonces la cosa puede ser más seria. Si China frena su actividad económica, comprará en el exterior menos materias primas (con las materias primas se fabrican las cosas que se producen). Por tanto, los países a los que compra China verán frenada su actividad. China comprará menos energía, petróleo, lo que también afectará a los países a los que compra.

Si China tuviera un peso pequeño dentro de la economía mundial, como sucedía hace unas décadas, entonces sus dificultades tendrían un impacto mínimo en el resto del mundo. Pero China es ahora la segunda economía del mundo, y además es la causante de la mayor parte del crecimiento económico mundial, por lo un frenazo en la economía China tendría un impacto no despreciable en el resto del mundo.

En definitiva, hay que esperar a ver si lo que ha pasado esta semana es fruto de una corrección en los mercados financieros, o es una verdadera desaceleración de la economía china. Si este es el caso, el impacto en el resto del mundo dependerá de la magnitud de esta desaceleración. En cualquier caso, la decisión del gobierno chino e devaluar su moneda hace un par de semanas hace temer que la cosa sea algo más que una corrección en el mercado bursátil. En un par de meses podremos hacer un juicio más fundado. De momento a esperar. Hasta el jueves que viene y feliz vuelta de vacaciones.

Empresas de alta calidad

empresasTres características tienen algunas empresas de alta calidad:

1) El que dirige la empresa es el dueño.

2) El que dirige la empresa, que es el dueño, conoce las operaciones y el día a día de la empresa.

3) El que manda en la empresa lleva allí muchos años.

Cuando el que dirige la empresa es el dueño, tiene las manos libres para tomar las decisiones que le parecen más convenientes, y no tiene que convencer a una junta general de accionistas, que por lo general solo están interesados en los dividendos de la empresa y saben poco de su funcionamiento.

Para que una empresa funcione los que mandan tienen que conocer los pormenores de lo que allí se hace. Si el que manda no conoce bien lo que pasa, fácilmente se equivocará en sus decisiones, salvo que sea muy prudente y se deje asesorar por los que sí conocen el día a día.

Finalmente, construir una empresa de alta calidad lleva muchos años, y destruirla es muy fácil. Si una empresa cambia de director general cada cuatro o cinco años la calidad de la empresa será la del que haya sido su director más incompetente.

Juan Roig es el dueño mayoritario de Mercadona y dirige la compañía desde hace varias décadas y conoce muy bien el funcionamiento de los supermercados. Lo mismo le sucede a Amancio Ortega y su Zara. Herb Kelleger fundó a finales de los 60’s Southwest Airlines, y la estuvo dirigiendo hasta entrado el siglo XXI. Conocía perfectamente lo que pasaba en los hangares.

Con esto no quiero decir que para toda organización de alta calidad deba tener estas tres características, ni que las organizaciones que tengan estas características tienen que ser necesariamente de alta calidad. Puede haber de todo. Pero son tres condiciones que tienen bastante sentido. El jueves que viene daré algunas características más. Hasta entonces, y feliz verano para los que lo empecéis.

¿Y Zara, cómo lo hace?

Zara Inditex Amancio OrtegaNo sé qué día de la semana pasada leí que la cotización de las acciones de Giordano -una cadena china de tiendas de ropa- había subido un 5% en la bolsa de Hong-Kong. Motivo: los rumores de que Inditex, la casa matriz de Zara, iba a adquirir esa cadena. Si en el mensaje de la semana pasada daba unas pinceladas sobre las claves del éxito de Mercadona, hoy voy a hablar del éxito de Zara. El sector de la moda se caracteriza por unos ciclos de producción de la ropa de más de un año. Desde que se empieza a pensar cuál será la tendencia de moda la próxima temporada, se hacen estudios de mercado, diseño de ropa, fabricación y distribución, hasta que finalmente alguien compra un vestido pasa más de un año. Con tanto tiempo por medio las empresas no tienen tiempo de reaccionar. Si no has acertado con lo que va a querer el público la próxima temporada, te comes lo que has producido y si no has fabricado lo suficiente de lo que tiene éxito, pierdes oportunidades de venta (para mis antiguos alumnos de los masters del IESE, típico problema de la fractila crítica)

Y ahora viene lo de Zara. Su fundador Amancio Ortega es, según Forbes, la septima fortuna del mundo. ¿Cuál es la clave del éxito de Zara? pues lo mismo que Mercadona:  haber ideado un método para hacer lo contrario que se hace en su sector. Zara tiene más de 5000 tiendas repartidas por todo el mundo. Tiene un sistema de información que le permite saber cada día qué se vende en cada tienda, y tiene cientos de talleres pequeños distribuidos por Galicia, Portugal y el resto del mundo, dispuestos a recibir órdenes en cada momento sobre lo que tienen que confeccionar. De cada producto hace tiradas muy pequeñas. Si de algo se vende poco -y lo saben casi instantáneamente- paran su fabricación y distribución. Si de algo se vende mucho, aumentan su fabricación. De modo que fabrican prácticamente solo lo que saben que se va a vender.

Potente sistema de información y rápida capacidad de reacción. Lo primero para saber qué es lo que el público quiere y lo segundo para tenerlo preparado a tiempo. Una vez más, como en el caso de Mercadona o Southwest Airlines, el éxito está en hacer las cosas de modo distinto a cómo se hacen en tu sector, y… hacerlas bien. Por cierto, un pequeño detalle, ni Zara ni Mercadona se gastan un euro en publicidad.

Hasta el jueves que viene. Aunque tengo bastantes posibles temas sobre los que hablar, dadme sugerencias. Gracias de antemano.

Para salir de un hoyo lo mejor es dejar de cavar

Leía la semana pasada en la prensa: “La lluvia causa en un día más de 400 muertos en Rio de Janeiro”. Y a continuación “En 2010 el gobierno gastó 14 veces más en responder a desastres naturales que en prevenirlos”. Este es un ejemplo de un error muy habitual en la toma de decisiones:  para evitar perder algo tomamos frecuentemente decisiones que conllevan un alto riesgo de perder mucho más en el futuro. Pasa cuando se juega en el casino. Uno antes de irse a casa habiendo pérdido algo de dinero, se queda apostando más y al final… pierde hasta la camiseta. Hay quien aparca el coche en la calle en zona de peaje, y no compra el ticket pensando que quizá no pase la guardia urbana. Al final la multa es muy superior a lo que le habría costado el parking.

La razón de estos errores es que las pérdidas tienen un impacto subjetivo muy fuerte en nosotros, y antes de aceptarlas hacemos cualquier cosa por evitarlas. Suelen ser huidas hacia adelante que llevan a un precipicio peor. Invertir en prevenir una catátrofe es un gasto cuya necesidad no es evidente. Antes de incurrir en ese gasto preferimos pensar que no va a pasar nada y… al final llega lo peor.  Si no fuera obligatorio el seguro del coche, habría muchos más conductores que circularían sin seguro de los que actualmente hay (alguna vez he leido que un 10% de los coches van sin seguro. No sé si será cierto). Asegurar el coche es un gasto y quizá no sea necesario y…  Cuando las cosas empezaron a ir mal en Enron, en vez de aceptar la nueva situación, los máximos responsables decidieron manipular la contabilidad para que el precio de la acción siguiera subiendo y…

En las empresas hay proyectos en los que se ha invertido dinero y no están dando los resultados que se esperaban. En lugar de abandonarlos reconociendo la pérdida de la inversión, se sigue apostando por ellos  malgastando más dinero a la espera de unos resultados que nunca acaban de llegar. Decía Peter Drucker que para salir de un hoyo lo mejor es dejar de cavar. Pasa lo mismo cuando se invierte en bolsa. Si las acciones que hemos comprado bajan de precio, en vez de vender estas acciones (que ahora ya no nos gusta tener) las mantenemos e incluso compramos más. Frecuentemente esas acciones siguen bajando.

Este es un error demasiado frecuente, por lo que merece la pena tenerlo en cuenta para no caer en él. Hasta la semana que viene. Podeis seguir enviando vuestras propuestas y comentarios al debate que propuse la semana pasada.

España no necesita ser rescatada

diciembre 2, 2010 34 comentarios

Cuando hay rumores de que una empresa va mal, la empresa acaba yendo mal, no importa cuan falsos puedan llegar a ser esos rumores. En bolsa si se empieza a decir que una empresa va mal empiezan las operaciones de venta de las acciones de esa empresa y la empresa se acaba hundiendo. Si se empieza a decir que un cliente tiene dificultades, las empresas ante el temor de no cobrar dejan de vender a este cliente, los bancos dejan de presaterle y el cliente empieza atener dificultades. Si se rumorea que el oro va a subir la gente empieza a comprar oro y el oro acaba subiendo. Son lo que se llama profecías autocumplidas. Basta con vaticinarlas para que se cumplan.

Este es el único peligro que tienen las finanzas españolas. Si se siembra la duda sobre nuestra salud financiera, los inversores internacionales se desprenderán de la deuda española. La única razón por la que podríamos llegar a tener problemas es porque la duda fuera agrandándose como una bola de nieve. Si se empieza a decir que España va a necesitar un rescate por parte del resto de los países acaberemos necesitándolo. No por la mala salud de nuestras finanzas, sino por ser una profecía que se autocumple.

Como prometí la semana pasada, mensaje breve. Con él quiero contribuir -ya sé que a pequeña escala- a evitar una nefasta profecía. seamos optimistas.

La empresa y la maximización de beneficios

Decía la semana pasada que siempre he mantenido que es una estupidez pensar que la finalidad de una empresa sea maximizar sus beneficios, en cualquiera de las versiones en que esto se pueda entender. Decía también que el tiempo me está dando la razón, Ahora todo el mundo se apunta al carro de que la culpa de la actual situación económica la ha tenido un desmedido afán de lucro. Desde muchos ámbitos, también en las escuelas de negocios se oyen voces que reclaman un nuevo planteamiento de la actividad económica. En el post de la semana pasada expuse de manera muy escueta cuál es en mi opinión la finalidad de una empresa.

La maximización de los beneficios por parte de las empresas es un objetivo contradictorio, pues con el intento de conseguirlo se destruyen las condiciones que posibilitan la maximización de los beneficios.  Si quieres maximizar beneficios, seguramente querrás despedir gente. Si despides gente, solo porque así tienes más beneficios (o al menos eso es lo que crees) seguramente los que se quedan empezarán a desconfiar de ti y… Esto solo por apuntar alguna idea de las muchas que se podrían decir.

Decir que la finalidad de la empresa es maximizar los beneficios es como decir que la finalidad de una persona es respirar. Una cosa es que una persona no pueda vivir sin respirar y otra que esta sea su finalidad. Una cosa es que una empresa no pueda sobrevivir sin generar beneficios y otra decir que los beneficios son la razón de existir de la empresa. Bill Gates: “Donar dinero es más enriquecedor que quedárselo”. Satisfacer una necesidad de un cliente debe ser el norte de una empresa. Cuanto mejor se satisfaga esta necesidad mejor estará cumpliendo una empresa con su finalidad. Y, por estar haciéndolo bien, más dinero ganará.

A mis muchos antiguos alumnos: parece que tenía razón cuando os hablaba de esto. No hay nada como no dejarse llevar por las modas. Feliz mes de julio.

¿Qué pasa con la bolsa?

La semana pasada  la bolsa bajo un 14%. Este lunes subió casi todo lo que había bajado. El martes volvió a dar un susto. Mucha gente habrá quedado enganchada estos días en la bolsa. ¿Qué debemos hacer para que nuestras inversiones en bolsa no se coman nuestro patrimonio? Muchos inversores, en un intento de sacar la máxima rentabilidad están continuamente comprando y vendiendo acciones. Compran las que sólo hace unos meses vendieron y venden las que hace poco compraron. A los únicos que beneficia esta agotadora práctica es a los operadores del mercado que cobran comisiones por cada transacción.

Por contraste, la operativa de uno de los hombres más ricos del mundo, Warren Buffett, es la contraria. Invierte en pocas acciones, pero bien escogidas y se compromete a largo plazo con ellas. Escoge empresas de las que él entiende su negocio, por ejemplo Coca-Cola. Es fácil entender el negocio de Coca-Cola. Después mira si la compañía tiene una buena estrategia y unos directivos competentes y capaces de conducir con éxito esa empresa. En definitiva mira si la compañía tiene futuro.

Una vez seleccionada una empresa con estas características, entonces  la valora por un método sencillo y sin grandes complicaciones técnicas. Si el precio de la acción en la bolsa está muy por debajo del valor que él ha calculado, entonces invierte en ella, mantiene su inversión a largo plazo y no se preocupa de las subidas y bajadas coyunturales del precio de su acción. Por un lado, como ha comprado cuando el precio está muy por debajo del valor que él ha calculado por sus métodos, no debe preocuparse por la exactitud de su metodología. Por otro lado, como la compañía es sólida y está bien dirigida, a largo plazo el precio de sus acciones deberá subir y situarse a un nivel acorde con el valor de la empresa. Y con esta sencilla estrategia se ha convertido en lo que se ha convertido. Así de fácil. Animo y a hacer lo mismo. Las compañías con las que os comprometais a largo plazo os lo recompensarán.

A %d blogueros les gusta esto: