Inicio > Economía > ¿Qué está pasando?

¿Qué está pasando?

chinaDesde este pasado lunes se han acrecentado las dudas sobre la situación económica mundial. Las bolsas chinas sufrieron un descalabro que rapidamente se trasladó a las bolsas europeas y a Nueva York. ¿Qué está pasando? ¿Vamos a tener otra caída en la economía?

No se puede decir nada todavía (o al menos yo todavía no tengo una idea clara). Los mercados financieros, la bolsa, los mercados de divisas y de bonos, etc. reaccionan inmediata y bruscamente a cualquier noticia que surge. De hecho después de la importante caída el lunes de las bolsas occidentales, el martes se recuperaron.

Efectivamente, las bolsas chinas se desplomaron lunes y martes y no se han recuperado. Esto ha podido ser sencillamente porque estaban sobrevaloradas (lo que se llama una burbuja en las bosas chinas), y simplemente lo que ha pasado esta semana es que han sufrido la oportuna corrección. Si esto es así, entonces no hay porqué preocuparse. La recuperación económica tras la última crisis seguirá su ritmo.

Pero cómo lo sucedido en esta semana sea reflejo de una desaceleración o incluso de un parón en la economía china, entonces la cosa puede ser más seria. Si China frena su actividad económica, comprará en el exterior menos materias primas (con las materias primas se fabrican las cosas que se producen). Por tanto, los países a los que compra China verán frenada su actividad. China comprará menos energía, petróleo, lo que también afectará a los países a los que compra.

Si China tuviera un peso pequeño dentro de la economía mundial, como sucedía hace unas décadas, entonces sus dificultades tendrían un impacto mínimo en el resto del mundo. Pero China es ahora la segunda economía del mundo, y además es la causante de la mayor parte del crecimiento económico mundial, por lo un frenazo en la economía China tendría un impacto no despreciable en el resto del mundo.

En definitiva, hay que esperar a ver si lo que ha pasado esta semana es fruto de una corrección en los mercados financieros, o es una verdadera desaceleración de la economía china. Si este es el caso, el impacto en el resto del mundo dependerá de la magnitud de esta desaceleración. En cualquier caso, la decisión del gobierno chino e devaluar su moneda hace un par de semanas hace temer que la cosa sea algo más que una corrección en el mercado bursátil. En un par de meses podremos hacer un juicio más fundado. De momento a esperar. Hasta el jueves que viene y feliz vuelta de vacaciones.

  1. agosto 27, 2015 en 6:11 pm

    Dos meses es mucho Miguel Ángel, según mis cálculos (los del ciclo directivo, que expongo en mi libro) para tener idea de lo que ocurre en un año basta con un cuarentavo de año es decir, 9 días. La razón es que los directivos chinos y los demás, tenemos que decidir lo antes posible y eso TIENE QUE SER en una semana o menos. Son resultados contra-variantes además de los co-variantes es decir, se obtienen con tensores mixtos y no solo con las actuales correlaciones aunque se las complique mucho, pues no ofrecen una visión dinámica del contexto. Inspiradora entrada, gracias de nuevo.

    • agosto 28, 2015 en 10:26 am

      Pero Javier, la coyuntura económica tiene mucha más inercia y los cambios de entorno se empiezan a producir y tardan en reflejarse netamente. Lo que pase en nueve días no se sabrá si son reacciones a corto plazo o nuevas tendencias. Yo hasta octubre no haré un juicio más fundado.
      Gracias por participar y saludos,
      Miguel Angel

      • agosto 28, 2015 en 7:34 pm

        Igual las decisiones que se toman hoy son las que regirán el mañana. El buen directivo (chino, en ese caso) debe prever lo que pasará, pues por algo toma una decisión. Eso se llama sincronizar(se) con el mercado, como oferente y como demandante. Si las cosas no van como preveía, tiene que corregir la decisión (prudencia) y además re-sincronizarla (justicia)

  2. agosto 27, 2015 en 8:08 pm

    Esperemos que la explosión en el puerto de Tianjin no sea una metáfora macabra de lo que puede ocurrir con la economía China !!

    • agosto 28, 2015 en 10:28 am

      No creo. China tiene el 205 de la población mundial, y el 20% de las cosas que pasan en el mundo pasan en China. Lo que pasa es que como se han incorporado recientemente al desarrollo económico todavía no han madurado a la hora de hacer la scosas de modo sguro. Hay todavía quienes por falta de experiencia piensan que todo vale.
      Gracias Javier,
      Miguel Angel

  3. Maria Puig
    agosto 28, 2015 en 12:13 pm

    Gracias por tu oportuna reflexion, Miguel Angel. De entre las noticias internacionales del verano, me quedo con la desaceleración del crecimiento en China y con la crisis migratoria de Africa a Europa.
    Sobre la primera, os recomiendo el artículo de Martin Wolf, FT, del que ayer se hizo eco Expansión, y que razona su preocupación de largo plazo en términos de demanda agregada. Mr.Wolf cuestiona si el gobierno chino sera capaz de pasar de una economia liderada por la inversion a otra liderada por el consumo, manteniendo la demanda agregada.
    Sobre la segunda noticia, solo puedo compartir mi tristeza ante la insolidadridad de los grupos xenófobos y mi preocupación por un tema al que nadie parece encontrar solución. Animo a los queridos profesores Ariño, Miguel Angel y Africa, a que lo comentéis en vuetros respectivos blogs. Feliz entrada de curso a todos!

    • agosto 30, 2015 en 12:43 pm

      Gracias María, Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Es muy grave la crisis de la inmigración. Afecta de modo profundo y directo a familias. Se dan además de modo coincidente en el tiempo dos acontecimientos distintos. Uno es lo que ya está pasando desde hace años la llegad masiva de subsaharianos a Europa que arriesgan su vida en el mediterraneo. El otro las huidas del regimen terrorista del estado islamico en irak y Siria. Con las tristes noticias de las mafias que transportan emigrantes en peores condiciones que el ganado.
      Todo muy triste. Gracias María. De algo de esto hablaré proximamente.
      saludos,
      Miguel Angel

  4. agosto 28, 2015 en 4:16 pm

    Desde mi posición de simple ciudadana de a pie, siempre me ha sorprendido las cábalas de los macroeconomistas. Quedan muy alejadas de la realidad; solamente válidas para los grandes números, las grandes multinacionales.
    Si China se desacelera y compra menos materias primas, pues habrá exceso de oferta, bajarán los precios y los demás -los normales- -los pequeños- podrán producir con mejores costes. Si China se desacelera y no vende sus productos, todos los demás podrán incrementar los precios de sus productos propios y de cercanía.
    Llamadme ignorante, pero los productos chinos hacen competencia a los productos nacionales; por ello, yo me alegraré si llegan menos. Los gobiernos, que se deben a los lobbys de las grandes multinacionales, no se atreven a subir los aranceles a los productos chinos; quizás obtengamos el mismo efecto vía desaceleración de China.
    Conozco el refrán “Cuando veas las barbas de tu vecino…”, pero no hay que exagerar.
    Me sabe muy mal por ti, Javier, que tengas que tomar decisiones en 9 días. Ese estrés no se lo deseo ni a mi peor enemigo.
    Y coincido plenamente con María, el tema de los refugiados es mucho más importante y grave de lo que pase en China. Hemos vivido muchos años “prescindiendo” de China, no pasa nada si nos volvemos a olvidar. Evitar que la gente deba marcharse de Siria y similar es más preocupante.
    Es mi opinión. Solo soy una abogada.

    • agosto 30, 2015 en 12:49 pm

      Chantal, te parece poco ser una abogada. De ignorante nada. Tiene sentido todo lo que dices. Lo que pasa es que en economía confluyen muchos factores que causan las cosas que pasan. Y siendo correctos todos tus razonamientos, también es cierto que si China compra menos a otros países, estos ven deterioradas sus economías, generan desempleo y esto afecta todo al consumo interno en estos países. Y como ahora todas las economías están interconectadas, al final todo afecta a todo.
      En definitiva. hay tantas causas que afectan al progreso y bienestar económico, que lo que le sucede a un país (y a sus habitantes) puede estar causado por cosas totalmente ajenas.
      Es decir, que hay que esperar a ver qué pasa.
      Gracias por participar Chantal. Y totalmente de acuerdo contigo que lo que está ocurriendo en Siria es algo que debería hacernos actuar.
      Saludos,
      Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: