Archivo

Posts Tagged ‘inversiones’

Los precios de los pisos (II)

pisosDescribía hace un par de semanas la evolución de los precios de los pisos en España. Hasta el año 2007 los precios crecían a un ritmo desbocado. A partir de entonces los precios se están desplomando. ¿Qué ha pasado? A mi juicio el mercado inmobiliario perdió el norte. Me explicaré. Un piso se construye para satisfacer una necesidad: para que viva una familia. Hasta aquí todo normal. Pero cuando los pisos se empiezan a construir no para satisfacer esa necesidad, sino para comprarlos y después venderlos a un precio superior y cuanto más alto mejor, se está desnaturalizando la funcion de los pisos. Ya no sirven para satisfacer una necesidad de vivienda sino para sacar de ellos el mayor beneficio posible.

La finalidad de la empresa es ofrecer un producto o servicio que satisfaga una necesidad y nunca el maximizar beneficios. Y cuando la maximización de los beneficios se pone como finalidad de la empresa todo acaba malLo decía en mensajes de hace un año y lo he estado explicando desde hace más de 20 años en mis clases en el IESE.

Los  precios eran desorbitados, pero los inversores-especuladores seguían comprando pisos para venderlos en poco tiempo a un precio muy superior. Las constructoras se lanzaban a hacer promociones de viviendas. Los bancos muy gustosos -su negocio es (era) prestar dinero-  financiaban a las constructoras y concedían hipotecas desorbitadas a los particulares. A los matrimonios jóvenes les resultaba casi imposible acceder a una vivienda.

Hasta que al final los precios empezaron a bajar, los inversores dejaron de comprar. Las constructoras endeudadas hasta las cejas. Los bancos sin recuperar sus préstamos. Los particulares ahogados sin poder devolver las hipotecas y … así llegamos a donde hemos llegados. Un desastre.

Por lo menos ahora los pisos empiezan a tener unos precios asequibles y los jóvenes pueden empezar a pensar en comprar. Pero los que compraron hace 5 años para vivir, pagaron entre un 30% y un 50% más de lo que tenían que haber pagado.  Si no se hubiera metido tanto especulador en este mercado, si los bancos y las constructoras hubieran hecho bien su trabajo los pisos nunca hubieran tenido el precio que llegaron a tener.

Miguel Angel, ¿Seguirán bajando los pisos? Sin lugar a dudas sí. Mientras haya en España casi un millón de pisos vacíos y mientras haya pisos que comparten dos familias, los precios seguirán bajando. Y por mucho tiempo porque el mercado inmobiliario se ajusta muy lentamente. La bolsa sube y baja continuamente, porque la decisión de comprar o vender una acción se toma en segundos, pero la decisión de comprar un piso tarda muchos meses en tomarse, por lo que sus precios evolucionan muy lentamente. Por tanto los precios seguirán bajando durante bastante tiempo. Ya avisaré cuando los precios empiecen a estabilizarse.

Hasta el jueves que viene. Os dejo un video de unas jornadas bastante originales que se organizan en el IESE el 12 y 13 de julio.

China (I)

shanghaiDesde el año 2005 voy periodicamente a China a dar clases de Toma de Decisiones. Este contacto con directivos chinos ha hecho que me interesara por lo que está pasando en ese país. Nadie duda de la enorme transformación social y económica que allí se está viviendo. Este hecho ofrece a las empresas del resto del mundo oportunidades. Muchas empresas se están preguntando si no sería el momento de abordar el mercado Chino.

Unos datos nos ayudarán a enmarcar la situación. En el año 2000 la economía China representaba el 3,7% de la economía mundial (el doble de lo que era en 1980) por debajo de Estados Unidos, Japón y Alemania. En solo 10 años, en 2010 la economía China ocupa ya el segundo puesto del ranking, solo por detrás de Estados Unidos, representando ya el 9,3% de la economía mundial. En estos 10 últimos años la economía estadounidense ha pasado de ser el 31% de la economía mundial a solamente el 23%. En ese mismo periodo Japón ha pasado del 14% al 9% y Alemania del 6% al 5%. España, con pequeñas fluctuaciones se mantiene siendo un 2% de la economía mundial.

También las importaciones y las exportaciones chinas se han multiplicado por 4 en la última década cuando en el resto del mundo apenas han aumentado un 50%. La tasa de ahorro y de inversiones en China es en torno al 50% de su PIB mientras que en Estados Unidos es del 22% aproximadamente, aunque estas cifras precisan una aclaración que ya haré en algún mensaje futuro. Una prueba del desarrollo de este país son las dos imágenes de este mensaje. Ambas muestran Shanghai, en 2009 y en 1990.

Shanghai¿Es la hora de que tu empresa se decida a participar en la economía China? Pues esto depende de muchos factores. Qué duda cabe que ese país va a tener un protagonismo económico en las próximas décadas, pero hay que ser cauto a la hora de lanzarse allí. Que haya 1350 millones de consumidores no significa que sea fácil venderles a ellos. En próximos mensajes hablare de oportunidades y riesgos de incorporar a China en la estrategia de una empresa. Hay muchas oportunidades, pero hay que estar avisado de los peligros. Seguiré con este tema. Saludos desde Shanghai y hasta el jueves que viene.

Empresas de alta calidad (II)

calidad directivaComentaba la semana pasada tres características bastante comunes en las empresas que mejor están dirigidas. Voy a exponer en el mensaje de esta semana algunas características más. En general cuando la dirección de una empresa está centrada fundamentalmente en obtener beneficios, su mediocridad está garantizada, pues se suele olvidar de cuál es la fuente de esos beneficios: ofrecer un producto o servicio que satisfaga una necesidad,  como explicaba hace unos meses.

También, con todas las excepciones que caben, las empresas que crecen por desarrollo orgánico suelen ser mejores que las que lo hacen por medio de fusiones y adquisiciones. Las  fusiones suelen llevar consigo unas dificultades de integración que requieren mucha atención por parte de los directivos y rara vez las empresas fusionadas alcanzan su potencial. Como cada empresa fusionada tiene unas características muy singulares, el resultado de la fusión suele ser problemático. De esto también hablé hace unos meses.

También con mucha frecuencia, aunque no es del todo general, las empresas en las que se promociona internamente a la gente suelen ser mejores que las que contratan a externos para puestos directivos. La razón es doble: los directivos que surgen de dentro de la empresa conocen mejor lo que allí se hace que los contratados de fuera. Además, el saber que uno es candidato para ser promocionado y que no le va a pasar por delante alguien ajeno a la empresa es un gran motivo para trabajar bien e ilusionarse con lo que se hace.

Una última característica que me gustaría comentar es que las mejores empresas no ofrecen a su gente  incentivos individuales ligados al logro de objetivos. En todo caso si dan incentivos son a equipos de personas. Sin embargo, lo mejor es hacer partícipes a la gente de los beneficios extra que se generan en la enpresa. También de esto ya he hablado en otros mensajes.

Podéis observar que empresas de las que he hablado en las últimas semanas tienen varias de estas características. Hasta la semana que viene.

Plan estratégico España’20

febrero 10, 2011 58 comentarios

A sugerencia de alguno de los lectores propuse a mitad de enero un debate sobre las decisiones que deberían tomarse en España y las medidas que deberían adoptarse para salir de la situación en la que estamos actualmente. Hubo muchas propuestas tanto en comentarios públicos a ese mensaje del blog como en la dirección electrónica que indicamos. Después de leerlas, clasificarlas y resumirlas me propongo en este mensaje exponer brevemente las conclusiones de ese debate.

Yendo de lo más general a lo más particular, se ve la necesidad de establecer un plan estratégico para España a 10 años vista independiente de intereses de partidos políticos. Ver donde queremos estar dentro de 10 años y desarrollar los planes necesarios para llegar allí. He identificado en vuestras propuestas seis líneas de actuación, cada una de ellas con diversos planes más concretos:

  • Mejorar el sector público y el sistema político: se trata de reducir el sector público y exigir integridad y profesionalidad en la gestión publica (12 planes de actuación).
  • Facilitar la innovación y la creación de empresas (8 planes de actuación)
  • Medidas que favorezcan el empleo (4 planes de actuación)
  • Introducir mejoras en la educación (7 planes de actuación)
  • Exigirnos más y dejar de quejarnos: cambiar de actitud y de mentalidad y autoexigencia personal y colectiva (12 planes de actuación).
  • Miscelanea (4 planes de actuación)

Un documento más completo donde se detallan esquemáticamente los 47 planes concretos de actuación podeis descargarlo como texto o como presentación powerpoint.

Aunque el debate no lo damos por cerrado y los planes se pueden seguir proponiendo y discutiendo,  las 47 aportaciones en estas seis líneas de actuación suponen una riquísima plantilla para orientar las decisiones que se deben tomar. El trabajo ha sido vuestro blog-participantes. Yo me he limitado a clasificar y resumir, y mientras lo hacía he quedado admirado de la calidad de la propuesta en su conjunto. Ponerlos en práctica es otro asunto, pero por lo menos ofrecemos una buena guia de actuación.

Sería una pena que todo este trabajo se limitara a un mensaje en el blog y a un documento escrito. ¿Qué podemos hacer para dar salida a todo lo que habeis aportado?  Hasta el jueves que viene y gracias a todos.

Yo también me equivoco

Hoy va de errores que cometemos, como en el mensaje de hace dos semanas. Los desembolsos económicos de muchos proyectos de inversión son muy superiores a los que se estimaron que serían cuando se analizaba la inversión (piensese en la construccion del Eurotunel); muchas fusiones de empresas no generan las sinergias que se suponían iban a generar; muchos planes estratégicos no tienen en cuenta las reacciones de los competidores y luego pasa lo que pasa. Estos tres tipos de situaciones no son más que algunos ejemplos en los que los directivos cometen los mismos errores una y otra vez. ¿como es que sucede esto?.

Las empresas conocen muy bien algunos sesgos (desviaciones sistemáticas del comportamiento racional) de consumidores e inversores. Por eso saben lo bien que funciona el compre ahora y pague después, o que una tarjeta de credito sin costes durante el primer año puede facilmente crear un cliente y mantenerlo durante años.

La pregunta es ¿cómo es que las empresas son conscientes de estos sesgos de los consumidores y los saben emplear en beneficio propio y sin embargo frecuentemente  cometen los mismos errores una y otra vez cuando toman decisiones? La respuesta es sencilla. Los errores en las conducta de los clientes y consumidores son errores que cometen otros y esto es fácil de detectar. En cambio los errores en el proceso de toma de decisiones son errores que cometemos nosotros, y siempre es mucho más difícil de reconocer. Solemos ver la mota en el ojo ajeno, pero no la viga en el nuestro.

Ante una situación, la pregunta de ¿en donde me puedo estar equivocando?, es una pregunta muy saludable que puede hacer que evitemos algunas meteduras de pata.

Hasta la semana que viene. Estoy elaborando el infome con un resumen de todas las propuestas que hicísteis en el debate de hace unas semanas. Pronto os las publico.

Para salir de un hoyo lo mejor es dejar de cavar

Leía la semana pasada en la prensa: “La lluvia causa en un día más de 400 muertos en Rio de Janeiro”. Y a continuación “En 2010 el gobierno gastó 14 veces más en responder a desastres naturales que en prevenirlos”. Este es un ejemplo de un error muy habitual en la toma de decisiones:  para evitar perder algo tomamos frecuentemente decisiones que conllevan un alto riesgo de perder mucho más en el futuro. Pasa cuando se juega en el casino. Uno antes de irse a casa habiendo pérdido algo de dinero, se queda apostando más y al final… pierde hasta la camiseta. Hay quien aparca el coche en la calle en zona de peaje, y no compra el ticket pensando que quizá no pase la guardia urbana. Al final la multa es muy superior a lo que le habría costado el parking.

La razón de estos errores es que las pérdidas tienen un impacto subjetivo muy fuerte en nosotros, y antes de aceptarlas hacemos cualquier cosa por evitarlas. Suelen ser huidas hacia adelante que llevan a un precipicio peor. Invertir en prevenir una catátrofe es un gasto cuya necesidad no es evidente. Antes de incurrir en ese gasto preferimos pensar que no va a pasar nada y… al final llega lo peor.  Si no fuera obligatorio el seguro del coche, habría muchos más conductores que circularían sin seguro de los que actualmente hay (alguna vez he leido que un 10% de los coches van sin seguro. No sé si será cierto). Asegurar el coche es un gasto y quizá no sea necesario y…  Cuando las cosas empezaron a ir mal en Enron, en vez de aceptar la nueva situación, los máximos responsables decidieron manipular la contabilidad para que el precio de la acción siguiera subiendo y…

En las empresas hay proyectos en los que se ha invertido dinero y no están dando los resultados que se esperaban. En lugar de abandonarlos reconociendo la pérdida de la inversión, se sigue apostando por ellos  malgastando más dinero a la espera de unos resultados que nunca acaban de llegar. Decía Peter Drucker que para salir de un hoyo lo mejor es dejar de cavar. Pasa lo mismo cuando se invierte en bolsa. Si las acciones que hemos comprado bajan de precio, en vez de vender estas acciones (que ahora ya no nos gusta tener) las mantenemos e incluso compramos más. Frecuentemente esas acciones siguen bajando.

Este es un error demasiado frecuente, por lo que merece la pena tenerlo en cuenta para no caer en él. Hasta la semana que viene. Podeis seguir enviando vuestras propuestas y comentarios al debate que propuse la semana pasada.

España no necesita ser rescatada

diciembre 2, 2010 34 comentarios

Cuando hay rumores de que una empresa va mal, la empresa acaba yendo mal, no importa cuan falsos puedan llegar a ser esos rumores. En bolsa si se empieza a decir que una empresa va mal empiezan las operaciones de venta de las acciones de esa empresa y la empresa se acaba hundiendo. Si se empieza a decir que un cliente tiene dificultades, las empresas ante el temor de no cobrar dejan de vender a este cliente, los bancos dejan de presaterle y el cliente empieza atener dificultades. Si se rumorea que el oro va a subir la gente empieza a comprar oro y el oro acaba subiendo. Son lo que se llama profecías autocumplidas. Basta con vaticinarlas para que se cumplan.

Este es el único peligro que tienen las finanzas españolas. Si se siembra la duda sobre nuestra salud financiera, los inversores internacionales se desprenderán de la deuda española. La única razón por la que podríamos llegar a tener problemas es porque la duda fuera agrandándose como una bola de nieve. Si se empieza a decir que España va a necesitar un rescate por parte del resto de los países acaberemos necesitándolo. No por la mala salud de nuestras finanzas, sino por ser una profecía que se autocumple.

Como prometí la semana pasada, mensaje breve. Con él quiero contribuir -ya sé que a pequeña escala- a evitar una nefasta profecía. seamos optimistas.

¿Qué pasa con la bolsa?

La semana pasada  la bolsa bajo un 14%. Este lunes subió casi todo lo que había bajado. El martes volvió a dar un susto. Mucha gente habrá quedado enganchada estos días en la bolsa. ¿Qué debemos hacer para que nuestras inversiones en bolsa no se coman nuestro patrimonio? Muchos inversores, en un intento de sacar la máxima rentabilidad están continuamente comprando y vendiendo acciones. Compran las que sólo hace unos meses vendieron y venden las que hace poco compraron. A los únicos que beneficia esta agotadora práctica es a los operadores del mercado que cobran comisiones por cada transacción.

Por contraste, la operativa de uno de los hombres más ricos del mundo, Warren Buffett, es la contraria. Invierte en pocas acciones, pero bien escogidas y se compromete a largo plazo con ellas. Escoge empresas de las que él entiende su negocio, por ejemplo Coca-Cola. Es fácil entender el negocio de Coca-Cola. Después mira si la compañía tiene una buena estrategia y unos directivos competentes y capaces de conducir con éxito esa empresa. En definitiva mira si la compañía tiene futuro.

Una vez seleccionada una empresa con estas características, entonces  la valora por un método sencillo y sin grandes complicaciones técnicas. Si el precio de la acción en la bolsa está muy por debajo del valor que él ha calculado, entonces invierte en ella, mantiene su inversión a largo plazo y no se preocupa de las subidas y bajadas coyunturales del precio de su acción. Por un lado, como ha comprado cuando el precio está muy por debajo del valor que él ha calculado por sus métodos, no debe preocuparse por la exactitud de su metodología. Por otro lado, como la compañía es sólida y está bien dirigida, a largo plazo el precio de sus acciones deberá subir y situarse a un nivel acorde con el valor de la empresa. Y con esta sencilla estrategia se ha convertido en lo que se ha convertido. Así de fácil. Animo y a hacer lo mismo. Las compañías con las que os comprometais a largo plazo os lo recompensarán.

A %d blogueros les gusta esto: