Inicio > Consideraciones prácticas, Estrategia > Crisis económica y estrategia empresarial

Crisis económica y estrategia empresarial

crisis economicaEn épocas de bonanza económica, muchas empresas viendo que las ventas van bien y qiue hay oportunidades de negocio, se lanzan a hacer inversiones y a contratar gente. Para ello frecuentemente se endeudan. El optimismo y la buena situación económica les hace pensar que la empresa es sólida y que todo marcha bien.

Lo que pasa es que después de las bonanzas vienen las desaceleraciones, que pueden ser suaves como pasó con el reventón de la burbuja de las punto.com a principios de la pasada década o pueden ser profundas como la actual (que por cierto, se está acabando por fin). Cuando llega la desaceleración las empresas se encuentran endeudadas hasta las cejas, con una plantilla sobredimensionada y con un exceso de activos fijos que ahora tienen infrautilizados. Y todo son reajustes dolorosos por no haber previsto las cosas antes.

¿Qué ha pasado? pues que a la hora de elaborar su estrategia muchas empresas no tienen en cuenta el ciclo económico. La estrategia de una empresa tiene que ser dinámica. Tiene que ser variable en función del momento en que se encuentra la economía. En épocas de bonanza hay que ser prudente y dimensionar la empresa de modo que cuando venga una desaceleración se pueda capear bien.

Perseguir todas las oportunidades que se presentan en épocas de vacas gordas es garantizar las dificultades futuras. En épocas de bonanza hay que ahorrar para poder mantener a flote la empresa en momentos de mayores dificultades. Cuando vienen las desaceleraciones es cuando que hay que invertir y contratar. Es el mejor momento para hacerlo, y se puede hacer si se ha sido responsable en la época de crecimiento.

Los cambios y mejoras hay que hecerlas cuando hay crecimiento y hay holgura. Si no se abordan los cambios y las reestructuraciones durante los buenos momentos, cuando llega la crisis los cambios son traumáticos. Las empresas que saben tener en cuenta el ciclo económico en sus estrategias son muchos más estables y son menos vulnerables en las crisis. Feliz vuelta de vacaciones y hasta el jueves que viene.

  1. Raul
    agosto 29, 2013 en 11:23 am

    Imagino que lo de que la crisis se está acabando lo dirás en sentido irónico, porque yo cada vez veo la cosa bastante peor.

    Por lo demás, en este país pocas empresas han preferido expansionar y crecer de forma sostenible para que luego no viniera “Paco con las Rebajas”, aparte de asumir más trabajo, en su momento, del que estaban capacitadas para realizar. Y luego pasó lo que pasó.

    • septiembre 1, 2013 en 6:01 pm

      Raul, eso que describes es, a grandes rasgos, lo que ha pasado. Y efectivamente, aunque aún no hay crecimiento económico todos los indicadores dicen que se inicia una lenta recuperación. Es decir, que vienen tiempos mejores.
      Saludos,
      Miguel Angel

  2. Iñaki
    agosto 29, 2013 en 3:25 pm

    Apreciado Miguel Ángel:

    Excelente reflexión, como de costumbre. Añadiría el papel clave que tienen en la toma de decisiones estratégicas no solo los ejecutivos de la empresa, sino todo el consejo de administración y por supuesto la paciencia de los accionistas en mantener un proyecto a largo plazo.

    Creo que, por desgracia, es habitual que la dirección de la empresa se vea sometida a generar resultados a corto plazo, y en un contexto económico de crecimiento sin duda la presión es mayor porque parece que todo sea más fácil.

    Un cordial saludo

    • septiembre 1, 2013 en 6:03 pm

      Gracias Iñaki, de todo lo que dices lo más problemático es la impaciencia de los accionistas que suelen querer resultados a corto plazo. Si hubiera más paciencia dejarían a los directivos hacer bien su trabajo.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. Javier Troconiz
    agosto 29, 2013 en 4:20 pm

    Vaya por delante mi admiración por el profesor Ariño, sus comentarios semanales me sirven/ayudan en mis quehaceres. Pero de vez en cuando me gusta disentir y provocar, si es posible, una alternativa/discusión.
    Todos estaremos de acuerdo en que las empresas deben ser dinámicas. Pedir que en los tiempos de bonanza se piense en lo contrario y viceversa es, muy sesudo, pero hasta cierto punto “antinatura”.
    Las oportunidades surgen en cualquier momento y seguramente aventuras muy positivos se han gestado en tiempos de bonanza y de poca “preocupación” por el futuro, que caso de haberse tenido en cuenta las hubiesen impedido/abortado.
    Probablemente la opción es la adaptación rápida al medio que permita que una vez surgida la crisis se puedan aligerar recursos de todo tipo para capearla; y, viceversa, en caso de ver la salida a la crisis, poder invertir, crear estructura para el futuro que se viene, no sea que la memoria de la crisis nos impida reaccionar tarde a su fin.
    Y estoy convencido de que estamos en el final de la tal llamada crisis, en el sentido de que tenemos posibilidades claras de crecimiento, pero que cogeremos la ola buena si estamos preparados, además no será como en el pasado, será otra ola y bien diferente.

    • septiembre 1, 2013 en 6:07 pm

      Bienvenidas las discusiones y las provocaciones Javier. Efectivamente discrepo de parte de lo que dices. De acuerdo en que muy buenas oportunidades se han generado en tiempos de bonanza. Pero perseguir las oportunidades que puedan surgir en cada momento es garantía de mediocridad y de fracaso. Es estar a los vaivenes del mercado. Es no tener estrategia definida y no tener claro a donde se quiere llegar.
      Lo que dices al final lo suscribo. La empresas que se hayan preparado podrán beneficiarse de los buenos momentos que se avecinan.
      Saludos y muchas gracias y por supuesto ¡Viva la discusión! y ladiscrepancia constructiva.
      Miguel Angel

  4. agosto 29, 2013 en 4:35 pm

    Muy buena entrada Miguel Ángel. Lo más importante del caso es que el ciclo (desde la perspectiva económica) es mayor a medida que los pagos (sobre todo los bonos) son mayores, y eso implica tener horizontes de previsión mayores a los normales (hemos calculado en Lima que cambia de dos años y medio a cuatro, casi cinco, debido a los bonos). Hay que ser un verdadero “adivino” para cobrar esos pagos que se cobran ahora. Y no creo que sean precisamente por estrategias, ya se ve … Por ejemplo en Perú se ve cuando uno viaja por tierra entre ambos países, que la bruma va invadiendo el panorama y se le echa la culpa al frío, que se va haciendo cada vez más insoportable. Yo mismo, viajaba los fines de semana al mar para escapar del smog citadino cuando trabajé fuera del Perú. Porque los humos de escape de los buses se veían claramente incluso pasados varios minutos. Esto no lo había visto nunca antes en Lima y pensaba que era el frío. Pero al investigar en temas de contaminación por mi trabajo en Lima, leí un artículo de Ramón Mujica (ex profesor decano de Ing. Industrial de la u de piura) en que explicaba que la riqueza del aire de la costa peruana provenía del plancton marino, que a su vez, provenía del choque de la corriente de cronwell con la fosa de nazca y afloraba en Chimbote, al norte de lima haciendo de “abono” por los nutrientes que traía, alimentando al plancton. Esa diferencia de “aires” es muy notoria. Pero se sigue intentando pagar poco a quienes se encargan de su control y deberían estar entre los mejores pagados del mundo. Muy inspiradora tu entrada. Gracias.

    • septiembre 1, 2013 en 6:09 pm

      Muchas gracias Javier. Los bonos siempre son causa y semilla de problemas. En mensajes mios anteriores he abogado por suprimirlos. Y como dices, pagar “suficientemente” bien a la gente.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  5. Caba Robletto.
    agosto 30, 2013 en 8:43 am

    Curioso resulta, que cuando “habla el pueblo” atinamos a ver las cosas en su justo punto. (acostumbra a no haber presiones e intereses ocultos, la persona se expresa con mentalidad imaginativa y equilibrada, posiblemente porqué se juzgue desde la distancia.

    Todos los valiosos comentarios realizados, son muy interesantes, y están en consonancia al tema de esta semana del prof. M. Ángel (Crisis y estrategia); todos las opiniones, apuntan a la “prudencia como descuido involuntario”. El ejemplo de Colega Javier Rospigliosi, es muy interesante y a la vez didáctico, en el fondo el “pueblo” tienen una gran capacidad de conocimientos, de curiosidad mística, y en su defecto una sensibilidad (muy cercana y acertada) a la sabiduría popular.

    En muchas ocasiones, se da la circunstancia del refranero que dice: No hay peor ciego que el que no quiere ver. (aplastante). ¿Por qué No ver las cosas que el ciudadano de a pie intuye y percibe?. Quizás, la respuesta esta en el “hombre ó Mujer” que se deja llevar por uno de los 7 pegados capitales, y en esa lucha queda atrapado en su propio “jarabe”.

    Gracias a todos por la atención. un abrazo, Ramón.

    • septiembre 1, 2013 en 6:11 pm

      Ramón, suscribo todo lo que dices. hay dirigiendo empresas algunos que deslumbrados por el puesto que ocupan no pueden ver la reealidad evidente.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  6. agosto 30, 2013 en 10:44 pm

    Reblogged this on Oswald van Nieuwenhove.

  7. septiembre 1, 2013 en 1:40 pm

    Excelente desde el punto de vista empresarial, el problema es que muchos empresarios no tienen la misma o que son tan cautos que esperan a ver los resultados de los demás con lo que entran a destiempo en los ciclos con resusltados buenos a corto pero fatales a medio-largo plazo.

    • septiembre 1, 2013 en 6:15 pm

      Gracias Aymee, pero un directivo al formular la estrategia de su compañía ha de tener en cuenta el ciclo económico en el que se encuentra.
      Saludos,
      Miguel Angel

  8. septiembre 2, 2013 en 11:31 am

    Quizás estemos hablando de un nuevo modelo de negocio. De empresas sólidas a empresas líquidas, con una enorme capacidad de adaptación.

    • septiembre 2, 2013 en 6:01 pm

      Pues no lo sé Gonzalo. Adaptarse sí, pero no moverse según los vaivenes de la economía. Eso es no tener estrategia y no saber a donde ir. Si se tiene una estrategia, adaptarla a la situación económica si que es una buena solución. Pero sin perder de vista a donde uno quiere llegar.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  9. Carlos
    septiembre 26, 2013 en 6:25 pm

    Profesor Ariño, quisiera hacer una consulta……creo que su teoría sobre las oportunidades en tiempos de crisis pueden aplicarse perfectamente al mercado inmobiliario….En tiempos de crisis es el mejor momento para invertir y comprar ya que las propiedades han bajado de precios y se pueden encontrar gangas para luego en época de bonanza aprovechar la mejora de precios….Sin embargo como aplicarlo en mercados de productos de compra por impulso y no de primera necesidad… que hacer en epocas en donde la economia general frena el consumo? Que hacer cuando a pesar de las estrategias y planes la gente no asiste a centros comerciales, tiendas de conveniencia, etc?

    Muchas gracias por su atencion.

    saludos
    Carlos

    • septiembre 26, 2013 en 6:45 pm

      Pues muy sencillo Carlos, aunque en primer lugar muchas gracias por participar en el blog. Lo que hay que hacer es planificar amedio plazo, y cuando hay épocas de vacas gordas no tirar la casa por la ventana. Ser austero. Hablo a nivel de consumidor y de familias. ASí cuando vienen momentos duros uno ha ahorrado, y también no se ha acostumbrado a un tren de vida insostenible.

      Respcto a las empresas de gran consumo, si en épocas de bonanza se han dedicado a crear necesidades ficticias entonces van a tener dificultades en las crisis. Pero si se han dedicado a satisfacer necesidades reales y no deseos y caprichos, esas empresas están en mejores condiciones para satisfaciendo las necesidades.

      De todas maneras me gustaría hacer una puntualización. El mercado inmobiliario si se dedica a comprar casas cuando están baratas y a venderlas cuando los pisos están caros, estas empresas tendrán dificultades, pues no estarán creando ningún valor añadido y por tanto acabarán teniendo problemas.

      La pregunta que has hecho no se puede contestar de modo convincente en un comentario. requeriría muschas más puntualizaciones y explicaciones de las que se pueden dar aquí, pero has tocado un tema muy interesante y oportuno.

      Saludos Carlos,

      Miguel Angel

  10. diciembre 16, 2013 en 3:32 pm

    Estoy de acuerdo con Raul, lo de que la crisis se esta acabando será broma??? yo también veo la cosa bastante mal. Yo creo que las empresas han menospreciado la magnitud de la presente crisis y sobretodo su duración ya que empresas muy nacionales muy sólidas con décadas de antigüedad vemos que poco a poco están sucumbiendo a la crisis algunas veces por mala gestión de su cuerpo directivo.

    • diciembre 20, 2013 en 10:45 am

      Cierto lo que dices Raquel, pero verás cómo la actividad económica se empieza a mover. Otra cosa es si los directivs aprenderán de los errores o no.
      Muchas gracias, saludos y feliz navidad,
      Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: