Inicio > Consideraciones prácticas, Modos de decidir > Calumnias y buena fama

Calumnias y buena fama

A veces, en las redes sociales, cuando uno lee una noticia con la que no está de acuerdo, en vez de exponer su opinión, empieza a insultar gratuitamente al autor de la noticia, al protagonista de lo que se cuenta o a un colectivo de personas sobre las que se habla. Hay que tener mucho cuidado con esto. Insultar no ayuda nadie, solo envilece al que insulta y daña al insultado.

Hay que tener mucho cuidado, pues si lo que se dice de alguien es mentira se está calumniando, y esto es una falta muy grave contra las personas. Si lo que se dice es verdad, también hay que tener mucho cuidado, pues se está difamando a esa persona y todos tenemos derecho a la buena fama. No somos perfectos. Todo el mundo mete la pata una vez u otra, y los errores no hay que exponerlos al escrutinio público.

¿Significa esto que hay de pasar por alto los errores de la gente y dejar que los siga cometiendo? No, ni mucho menos, los errores hay que corregirlos, y por tanto hay que decirlos a aquellas personas que pueden ayudar, facilitar u obligar a corregir esos errores. Pero cuidado con dañar la buena fama de la gente.

Si siempre hablas bien de todo el mundo, si evitas airear los errores serás una persona en la que se puede confiar. La gente acudirá a ti a pedir consejo, pues confiarán en ti, y podrás hacer mucho bien. Hasta el jueves que viene.

  1. noviembre 19, 2020 a las 10:32 am

    Gran reflexión Miguel Angel. Además he aprendido la diferencia entre calumniar y difamar. Y lo más importante, que las personas puedan confiar en uno mismo.

    • noviembre 20, 2020 a las 11:27 am

      Así es Vicente.
      Muchas gracias por tu participación,
      Miguel Angel

  2. Pere Juliá
    noviembre 19, 2020 a las 2:38 pm

    Totalmente de acuerdo, Miquel Angel. Cuando se llega al insulto, se está rebasando una frontera que nunca, nunca, nunca se debe traspasar. La humildad y la educación son dos cualidades que se valoran cada día más en las organizaciones y en los entornos sociales, por lo que una persona confiable siempre será admirada y apreciada para pedirle un buen consejo o confiarle un secreto.
    Gracias Miquel Angel por compartir tus sabias reflexiones.

    • noviembre 20, 2020 a las 11:28 am

      Muchas gracias Pere. Son cosas elementales las que pongo, pero conviene recordarlas de vez en cuando.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. Xavier D. FELIP
    noviembre 19, 2020 a las 4:49 pm

    Buenas tardes Prof. Miguel Ángel. Muchas gracias por sus ideas tan acertadas y prácticas que sigo con interés. De este jueves saco esta síntesis: 1) Hablar bien de todos, y 2) A quien va errado procurar ayudarle sin calumnia ni difamación. Para esto pienso que una meditada “corrección fraterna” puede ser la solución. También quisiera añadir esta reflexión que escuché hace muchos años: La mayoría de enfados, discusiones, peleas, enfrentamientos, separaciones … etc. son fruto de pequeños malentendidos ! Con lo cual nuevamente una delicada corrección fraterna a tiempo también los habría evitado. Reciba un cordial saludo, Xavier.

    • noviembre 20, 2020 a las 11:29 am

      Muy buena síntesis Xavier.
      Muchas gracias y saludos,
      Miguel Angel

  4. Anónimo
    noviembre 23, 2020 a las 12:10 am

    ¿Y que hacer, Miguel Ángel, cuando alguien se dedica a calumniarnos y difamarnos, ya sea en redes sociales o de otros modos?

    • noviembre 23, 2020 a las 10:15 am

      Anónimo, si es en las redes, mira a ver cuantos seguidores tiene ese calumniante. Normalmente son muy pocos. No hagas caso y sobre todo no respondas. Si respondes alargas la vida de un mensaje en las redes. Los mensajes suelen tener una vida muy corta.
      Si no es en la red, lo único que se me ocurre es en la medida de lo posible aclarar la situación. Y siempre si uno es honrado y hace las cosas bien, como normalmente el calumniante es una persona de poco fiar, la gente te creerá a ti y el que calumnia se desacreditará más.
      No merece la pena perder el tiempo tirando piedra a los perros que nos ladran por el camino
      Saludos,
      Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: