Yo nunca me equivoco

Relacionado

Hipotecas ¿tipo fijo o variable?

Quizá ya sea tarde, pero la recomendación en los...

Lo justo y nada más

Un antiguo alumno que lee frecuentemente este blog me...

Buenos y malos jefes

Una de las ventajas de haber iniciado este blog...

Al comienzo del curso

Comenzamos un nuevo curso académico y disponemos de 12...

El director de recursos humanos

Una cosa que se escucha con frecuencia entre los...

Share

Leí el otro día, en una de las secciones más leídas de La Vanguardia, una entrevista a un personaje relativamente conocido en España. Preguntado por sus creencias dice “Dios no lo hace bien, me defrauda”.

Una actitud así denota un poco de soberbia. Parece que es uno el que posee la verdad y que sabe qué es lo bueno y qué es lo malo. Yo aconsejo a todo el mundo que adquieran y practiquen la virtud de la humildad, que entre otras cosas implica admitir que uno puede estar equivocado. La persona soberbia, el que lo sabe todo, el que nunca se equivoca provoca rechazo en los demás además de risa cuando se equivoca.

Admitir que uno puede estar equivocado genera cercanía, que uno es como los demás, que no es superior. Además el humilde cuando se equivoca no le cuesta rectificar y no provoca esa risa, sino comprensión por parte de los demás. Creo que la humildad es una virtud especialmente necesaria para los jefes, pues facilita que los demás confíen en él.

Jefe, no tenga miedo a mostrar que puedes equivocarte. Tu gente te verá como un ser humano. Hasta el jueves que viene.

2 COMENTARIOS

  1. Añadiría que el humilde es más feliz. Creo que las cosas que más hacen sufrir son la soberbia y la envidia. Agotan.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: