Archivo

Posts Tagged ‘empresas’

Ilusiona a tu gente

alegriaLas organizaciones las compones las personas. Cada persona es fuente de ideas, iniciativas y proyectos. Una buena organización sabe aprovechar todo este potencial, encauzarlo y sacar partido de él. Son organizaciones y empresas innovadoras. Saben aprovechar todo el potencial de su gente.

Por el contrario, hay otras organizaciones en la que está muy especificado qué es lo que se puede hacer y qué es lo que no se puede hacer. Uno no se puede salir de lo establecido y lo mejor es no tener iniciativa. Ya la tienen las cabezas pensantes de esa empresa. No solo se disipa mucho potencial creativo sino que se desilusiona a la gente. Los que allí están, ven posibilidades, se les ocurren ideas se ilusionan con posibles proyectos, para enseguida golpearse con la realidad al comprobar que ninguna de esas cosas tienen cabida en las cabezas pensantes de la organización. Son organizaciones con una gran capacidad de desilusionar a su gente.

Directivo, directiva, apoya la iniciativa de tu gente, quedarás sorprendido de hasta donde pueden llegar. Te sugiero una actitud de “en principio sí”, a las ideas que vayan surgiendo. Solo si van a ser muy perjudiciales recondúcelas. Pero si alguien se le ocurre proponer ideas muy perjudiciales, ese alguien quizá no debiera estar en la organización.

Pues como te digo: en principio sí. Ilusiona a tu gente, da espacio a la iniciativa, y no limites tu organización al estrecho marco de lo que se te pueda ocurrir a ti. Hasta el jueves que viene.

Exuberancia irracional

septiembre 19, 2013 19 comentarios

exuberancia irracionalDesde principios de verano los indicadores económicos dicen que estamos al final del túnel. Que la recuperación está próxima y que será lenta y moderada. Yo ya lo dije en mensajes anteriores. Los datos y noticias más recientes también lo confirman. La creación de empleo es el último eslabón de la cadena de crecimiento. Pero ya es buena noticia que las empresas ven un incremento en sus ventas. Es un primer paso que conducirá a la mejora del empleo más adelante.

Sin embargo me preocupa que podamos no haber aprendido nada de la crisis actual o que lo que hayamos aprendido lo olvidemos muy pronto. Y lo digo por un titular que leí esta semana en un periódico económico. Decía algo así: “según los expertos el Ibex llegará a  los 9,500 a final de año”. El Ibex es el índice de referencia de la bolsa española. Este optimismo me recuerda lo que se decía hace 13 años en plena burbuja de las puntocom cuando la bolsa de Nueva York estaba en torno a los 10.000 puntos: el Dow Jones se encamina a los 20.000 puntos y llegará en no sé qué plazo a los 36.000. Todavía está en los 15.000.

Y es que en cuanto las cosas empiezan a ir un poco bien se instala un optimismo irracional que nos aleja del mundo real. En plena burbuja de las puntocom oí a un sesudo empresario decir “Esto de los ciclos económicos es algo que ya se ha acabado”.

Soy de los que piensan que mejoran las perspectivas. Pero hay que seguir trabajando y no dejarse llevar por un optimismo irracional. Os dejo un video de Sandra Camós, una asidua lectora y difusora de este blog. Hasta el jueves que viene.

Empresas de alta calidad

empresasTres características tienen algunas empresas de alta calidad:

1) El que dirige la empresa es el dueño.

2) El que dirige la empresa, que es el dueño, conoce las operaciones y el día a día de la empresa.

3) El que manda en la empresa lleva allí muchos años.

Cuando el que dirige la empresa es el dueño, tiene las manos libres para tomar las decisiones que le parecen más convenientes, y no tiene que convencer a una junta general de accionistas, que por lo general solo están interesados en los dividendos de la empresa y saben poco de su funcionamiento.

Para que una empresa funcione los que mandan tienen que conocer los pormenores de lo que allí se hace. Si el que manda no conoce bien lo que pasa, fácilmente se equivocará en sus decisiones, salvo que sea muy prudente y se deje asesorar por los que sí conocen el día a día.

Finalmente, construir una empresa de alta calidad lleva muchos años, y destruirla es muy fácil. Si una empresa cambia de director general cada cuatro o cinco años la calidad de la empresa será la del que haya sido su director más incompetente.

Juan Roig es el dueño mayoritario de Mercadona y dirige la compañía desde hace varias décadas y conoce muy bien el funcionamiento de los supermercados. Lo mismo le sucede a Amancio Ortega y su Zara. Herb Kelleger fundó a finales de los 60’s Southwest Airlines, y la estuvo dirigiendo hasta entrado el siglo XXI. Conocía perfectamente lo que pasaba en los hangares.

Con esto no quiero decir que para toda organización de alta calidad deba tener estas tres características, ni que las organizaciones que tengan estas características tienen que ser necesariamente de alta calidad. Puede haber de todo. Pero son tres condiciones que tienen bastante sentido. El jueves que viene daré algunas características más. Hasta entonces, y feliz verano para los que lo empecéis.

A %d blogueros les gusta esto: