Inicio > Consideraciones prácticas, Perfiles de directivos > Los empleados no son cosas. Son personas

Los empleados no son cosas. Son personas

miedoMás de un directivo con los que he hablado últimamente me ha comentado que algunas empresas están aprovechando la difícil situación actual del mercado de trabajo para exprimir a sus empleados. Como ahora es muy difícil encontrar un puesto de trabajo muchos empleados están teniendo que aguantar situaciones indignantes y encima tienen que estar agradecidos a sus empleadores.

Donde esto sucede es una muestra de incompetencia directiva. Por supuesto si una empresa está pasando serias dificultades quizá tenga que pedir a sus empleados para mantener los puestos de trabajo un esfuerzo adicional e incluso una rebaja del sueldo. Pero esto tiene que ser muy a pesar de la dirección de la empresa. Lo que no es admisible es que una empresa que vaya bien aproveche la dificultad de encontrar un nuevo trabajo para machacar a su gente.

¿Con qué ilusión y compromiso van a trabajar estos empleados? Harán lo justo para mantener el puesto de trabajo y poco más. Y por supuesto en cuanto les salga una oportunidad se marcharán. Esta empresa está condenada a la mediocridad.

Más inteligente es ver que con las dificultades vienen las oportunidades. Me contaron en 2009, en el momento más álgido de destrucción de empleo en España, de una pequeña empresa gallega. Unos 25 trabajadores. Estaban pasando muchas dificultades. Al principio del año el director general y dueño de la empresa llamó a dos administrativas. Estas se temieron lo peor y cariacontecidas acudieron al despacho del jefe. Este les dijo: “ya ven ustedes las dificultades que estamos atravesando y la continua caida de las ventas. He estado haciendo números y después de darle vueltas he llegado a la conclusión que con un poco de esfuerzo podemos mantener sus puestos de trabajo“. Imaginad cómo se fueron estas dos mujeres a sus casas ese día. Cómo trabajarían ese año. Lo que estarían dispuestas a hacer por la empresa. Este es el modo de actuar para capear las dificultades.

La productividad de los empleados de las empresas que son capaces de generar compromiso con su gente es mucho mayor que las que tratan a su gente como sacos de patatas. Gracias a esta mayor productividad pueden pagar salarios mayores y todavía tener menores costes laborales. Imaginación al poder y piensa qué puedes hacer tú en tu empresa o en tu departamento para mejorarlo.

El próximo lunes publicamos el Indice IESE de Incertidumbre Económica correspondiente al mes de marzo. Feliz vuelta de la semana santa y hasta el jueves que viene.

  1. Enric Vidal
    abril 4, 2013 en 7:53 am

    Cuanta razón. Una reflexión que dá absolutamente en el clavo acerca de cómo están afrontando estas situaciones las empresas. Sin embargo, tengo la impresión de que en las pymes se está utilizando más y mejor este razonamiento de trabajo en equipo y salir juntos de la crisis. Estos empresarios y sus equipos de trabajadores comprometidos son los que están impulsando de nuevo la economía. Gracias Miguel Angel.

    • abril 4, 2013 en 2:20 pm

      Sí, Enric, yo también pienso lo mismo. En una gran empresa es más facil la desconexión entre jefes y empleados. En una pyme es al reves.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  2. Anónimo
    abril 4, 2013 en 8:59 am

    Excelente artículo. Pero un directivo tiene que clasificarse en : los que anteponen los resultados de su empresa a sus objetivos personales , a aquellos cuyo beneficio personal es prioritario, cortoplacista, y a veces en contra de la supervivencia de la empresa.

    Con esta distinción ya sabemos quién tiene naranjas exprimibles y quién tiene empleados productivos.

    • abril 4, 2013 en 2:21 pm

      Gracias Anónimo, una buena distinción la que propones para identificar con que tipo de jefe estás trabajando.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. abril 4, 2013 en 10:26 am

    Siempre me ha sorprendido comprobar como a los anuncios de restructuraciones empresariales sucedían revalorizaciones en Bolsa de las acciones y elogios a los directivos que las llevaban a cabo. Por eso me gusta leer en el artículo de Miguel Angel una clara referencia a la muestra de incompetencia profesional y societaria que muchas de estas actuaciones significan.

    • abril 4, 2013 en 2:23 pm

      Carlos, lo que expones es una muestra de que son los mercados de capitales y la bolsa los que dictan lo que hay que hacer en una compañía. Es muy triste.
      Gracias y hasta la proxima vez que participes.
      Miguel Angel

  4. Sagrario Mayoralas Alises
    abril 4, 2013 en 11:17 am

    Que Gran verdad!!! es el peso del sentido común, poco común por otra parte. Nos ciega la cultura de la inmediatez.
    Enhorabuena por poner encima de la mesa lo que deberían ser las bases sólidas del comportamiento entre trabajadores, ya sean empleadores o empleados.

    • abril 4, 2013 en 2:24 pm

      Gracias SAgrario. Sentido común que todos deberíamos tener en nuestra empresa, familia, amigos, etc. Todo sería más fácil y más grato.
      Saludos,
      Miguel Angel

  5. Pilar
    abril 4, 2013 en 1:23 pm

    Una gran realidad del momento laboral Español. Es lamentable pero el hecho de tener que dar las gracias diarias por tener un puesto de trabajo, eso empobrece el crecimiento de la empresa y del trabajador.
    No es justo que se aprovechen las empresas de este momento económico para tener a los trabajadores asustados.

    • abril 4, 2013 en 2:26 pm

      Cierto PIlar, de todas maneras, para quitar dramatismo al tema, decir que no todas las empresas se comportan así. Las hay y muchas que son muy sensibles con su gente. Pero mientras haya algunas que trates a las personas como cosas, habrá que seguir diciendo estas cosas bien alto. Haber si esos directivos acaban bajando a la realidad.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

      • Raul
        abril 9, 2013 en 6:29 pm

        El problema Miguel Angel, es que esas empresas que tratan como cosas (o ya no solo eso, sino que encima intentando engañar y “timar” a sus trabajadores) a las personas son mayoría en este nuestro país. Incluso empresas que antes no lo hacían han pasado a hacerlo.

  6. abril 4, 2013 en 2:38 pm

    De este artículo podríamos dar respuesta a las personas y empresarios que dicen que los empleados de ahora (jóvenes) no se implican tanto como los de antes (menos jóvenes). Quizás ahora no se implican ni unos ni los otros, debidos a las circunstancias que señala Miguel Angel.
    El compromiso y la implicación han de ser compartidas. La empresa que no se comprometa con sus trabajadores pocos resultados obtendrá, por mucho que siga la reforma laboral.

    Saludos

    • abril 4, 2013 en 4:08 pm

      Efectivamente Josep, es un círculo vicioso. Sin valoración no hay compromiso y sin compromiso no hay valoración, y así surgen las empresas mediocres.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  7. abril 4, 2013 en 4:48 pm

    los de ante no son como los de ahora amigo no los compare uste no se da cuenta que estamo en siglo 21

  8. Anónimo
    abril 4, 2013 en 6:35 pm

    De acuerdo con el artículo. Pero a pesar de que ante la situación actual no queda otra que nadar en las peores condiciones y rogar para tener Jefes con sentido empresarial y humano (y también ser nosotros Jefes con esa calidad), no debemos olvidar lo que dió origen a semejante desastre. Cuando el capitalismo o el neoliberalismo empiezan a deshumanizar la gestión buscando desenfrenadamente los resultados y beneficios económicos per se, aparecen los sintomas claros de que ha empezado a involucionar hacia la tara del mercantilismo y entonces sucumbe ante la ambición inhumana ocasionando los desastres mundiales de las subprimes que hoy padecen tantos seres humanos en el mundo. Hay que volver a colocar al hombre al centro del libre del mercado y desplazar al lugar que le corresponde, de una vez por todas, a la ambición desmedida y deshumanizada; hay que sacar al oro y al dólar del centro del mercado para humanizarlo!!!!. Es posible hacerlo, sin duda.

    • abril 5, 2013 en 1:10 pm

      Anónimo, te doy toda la razón. Dese los años 80 se instaló una cultura empresarial centrada en los beneficios cada vez más alejada de las necesidades humanas. Después ha venido todo lo que ha venido. Deshumanización de la empresa. Desastres empresariales, etc. Todo esto bien adobado con una remuneración variable que ha primado todavía más el centrarse en los beneficios.
      Hay que recuperar un clima de humanización de la empresa.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

      • Anónimo
        abril 5, 2013 en 1:20 pm

        Muy cierto. Pero ¿no crees que es algo utópico?
        Las grandes empresas, las que más posibilidades tienen, cuanto mejor van, más se deshumanizan. En muchos casos, hay poco que hacer: apenas afrontar lo que hay y llevarlo con una sonrisa, lo mejor que se pueda… no?

  9. Anónimo
    abril 5, 2013 en 1:52 pm

    Cierto es…conozco bien el caso, en Springfield (Grupo Cortefiel) sus Jefes de Venta estan esclavizados (imagina como estaran los demas) trabajan del orden de 13-15 horas diarias, incluidos los Sabados, ademas como cada Comunidad tiene sus dias de vacaciones, cuando les corresponde algun dia (si corresponde a otra comunidad) no lo pueden disfrutar, porque seguro que en alguna Comunidad de las que tienen en “cartera” abre sus tiendas por lo que debe trabajar ese dia…en fin un desproposito…por no hablar de la cupula directiva que es un verdadero desastre, la verdad es que es digno de estudio de como no se deben hacer las cosas…deben dar gracias que esa empresa “funciona” sola que si tuvieran que implantarse en España ahora, lo llevaban claro…lamentable, es lo que hay…
    Un saludo

    • abril 5, 2013 en 4:17 pm

      Anónimo, o dinos quien eres o no digas el nombre de la empresa de la que hablas.

  10. abril 5, 2013 en 9:26 pm

    Soy profesional de desarrollo de RRHH desde hace 20 años, y desde hace 4 años formadora en habilidades directivas y RRHH. Mi trabajo me apasiona, por desgracia lo que se comenta aquí abunda demasiado, está tan extendido, que mis alumnos, cuando iniciamos la clase me miran con escepticismo, me dicen que lo que les cuento no es la realidad. Mi respuesta es siempre la misma, yo no voy a enseñarles la realidad (los jefes mediocres que hay los ven ellos, para eso no me necesitan), mi papel es ser un mero facilitador que les ayude a descubrir cómo se puede y se deben hacer las cosas para que los colaboradores tengan el compromiso, yo lo llamo “se pongan la camiseta de la empresa”. A las personas el compromiso no se les compra
    Miguel Angel, me gustó mucho tu libro “Iceberg a la vista”, he sacado muchas ideas para mis clases
    Gracias a todos por compartir en este foro

    • abril 6, 2013 en 11:46 am

      Teresa, a mi a veces me pasa lo mismo. Y resulta que no creo que sea tan revolucionario el exponer las cosas respetando la dignidad de las personas. Yo seguiré hablando de lo que creo, así que seguiré exponiendo estas ideas. Ánimo y no tires la toalla. El tiempo acaba dando la razón al que la tiene.
      Muchas gracias y sigue con tu actividad profesional tal como la estás desarollando.
      Saludos,
      Miguel Angel

  11. Jordi
    abril 5, 2013 en 9:46 pm

    Lamentable realidad del mercado laboral, que está sufriendo de forma intensa una devaluación encubierta de nuestra economia, basada aún en los mismos parámetros del pasado siglo XX. Que duda cabe, que en las grandes empresas es más difícil realizar cambios estructurales que en las pymes, pero aquellas empresas y directivos que sepan incorporar valores y beneficios no monetarios para la fidelización de sus empleados (y con más ahínco en los jóvenes de hoy) serán los claros referentes empresariales futuros. Y hoy por suerte ya conocemos a referentes de este tipo de actuación empresarial.

  12. abril 6, 2013 en 9:21 am

    Creo que el modelo seguido desde hace largos años responde al principio:”la presión sin tregua lleva al rendimiento y la productividad” .Esa falsa premisa rige desde el vértice superior de la pirámide del organigrama de las empresas , obsesionado en los objetivos económicos elevados y rápidos que como “máxima” transfieren a los distintos responsables (pseudolideres) de toda la organización. A estos pseudolideres (responsables, coordinadores, jefes de….) no les interesan los procesos sino, igualmente, los objetivos para “antesdeayer”, trasladando así la presión a la base de la pirámide donde, devorando toda motivación y autoestima, acaba por generar cuanto menos: indefensión aprendida, negativismo, desinterés… que destruyen el proyecto y la viabilidad de la empresa.¿por donde empezar? ; creo que por líderes “capaces de jugarse el puesto” y plantar sobre la mesa un modelo coherente, lógico y conveniente de gestión de la motivación y las emociones personales y colectivas que hagan a los empleados cómplices, “accionistas personales” y sujetos comprometidos con la razón de ser misma de la empresa. Es fácil….si se quiere. Saludos y enhorabuena por tu post. te sigo.

    • abril 6, 2013 en 11:54 am

      También te doy toda la razón Rodrigo. Añadir, que el mando intermedio que quiera ejercer un liderazgo real y tenga un jefe de los estresantes, lo va a tener muy difícil. Sin embargo, si él pone las espaldas para proteger a su equipo de los látigazos del jefe, y estos latigazos los recibe él, entonces tendrá a su gente con él..
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  13. Anónimo
    abril 6, 2013 en 2:24 pm

    personas NO ES IGUAL a costes. Personas son elementos humanos indispensables en la empresa , la cual será mejor o peor, dependiendo de los valores humanos de los que la componen.

  14. German Gonzalez.
    abril 6, 2013 en 2:54 pm

    Mi situación es peor que de cualquier Empleado vago, antes por trabajar en Empresa privada cuando algo no me gustaba salía y conseguía inmediatamente trabajo, por que me gusta lo que hago y no me importaba quedarme de un día a otro con tal que todo funcione bien esa es la vida de un empleado de Mantenimiento Responsables, hay muchos que se quejan tan solo por quedarse una hora mas, Ahora no consigo por el echo de haber trabajado en una institución Publica de la cual me suspendieron por ser honesto esto es lo que no saben las Empresas para las cuales aplico.

  15. Laura
    abril 7, 2013 en 6:42 pm

    El comentario de Rodrigo Louvre parece que retrate perfectamente a una de las mayores empresas de España, cuyo presidente sale de vez en cuando a “enseñarnos lo que es productividad y esfuerzo” . Yo veo muy difícil que cambien este tipo de política si los resultados económicos son buenos.

  16. abril 7, 2013 en 8:21 pm

    Creo que ya es hora de que todos nos planteemos en serio el tema de la responsabilidad social de las empresas (RSE), antes llamada, pero nunca practicada y menos exigida,responsabilidad social corporativa (RSC).Parece que en esta última el tema “social” se diluyera entre lo medioambiental y las responsabilidades de los Consejos de Administración. A ver si con el cambio de nombre, las empresas se responsabilizan, por ejemplo, del daño social que implica despedir a miles de empleados. De acuerdo con que verter al río los residuos tóxicos está mal. Pero mucho peor es echar personas a la calle. Necesitamos mas prevenir las causas y paliar las consecuencias de las reestructuraciones de empresas que de la proporción y funciones de los consejeros independientes.

    • abril 8, 2013 en 11:53 am

      Cralos, estoy totalmente de acuerdo contigo. se ha abusado de la expresión RSC. Crear empleo es la principal responsabilidad social.
      Saludos,
      Miguel Angel

  17. Anónimo
    abril 8, 2013 en 9:10 am

    Creo que la unica razon por la que ocurren casos semejantes es el hecho de la gran distancia entre la propiedad de la empresa (accionariado) y su direccion. Al despedir gente y reducir costes aumentas beneficios, temporalmente, y eso permite revalorizar la empresa en bolsa, pero a costa de sacrificar el futuro de la compañia.

    • abril 8, 2013 en 11:55 am

      Efectivamente Anónimo. Son los mercados de capitales los que imponen sus anónimos criterios siempre cortoplacistas como tú dices. Hace falta directivos quesean capaces de plantarles cara a los mercados de capitales.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  18. myriam
    abril 8, 2013 en 12:19 pm

    ¡¡¡Que curioso¡¡¡ Ayer publiqué en mi blog un artículo con la misma temática. Te adjunto el enlace por si te apetece echarle un vistazo. http://myriamsancheznocea.blogspot.com.es/2013/04/el-peligro-de-cosificar.html

    • abril 10, 2013 en 10:03 am

      Efectivamente Myriam, el mismo tema. Muy interesante y muchas gracias por mostrarnos tu blog.
      Saludos,
      Miguel Angel

  19. abril 9, 2013 en 8:49 am

    Muchas gracias por el post, desde luego comparto al 100%, particularmente creo que en épocas de crisis como la que actualmente vivimos, que no ha sido ni la primera ni será la última, se agudizan este tipo de problemas, la desunión entre lo que se podría denominar la “dirección” o “alta dirección” de la empresa y los niveles inferiores, pero no es solo una falta de unión o compromiso entre ambos, es más una falta de “visión” conjunta de la empresa. En este sentido es fácil escuchar a directivos de una gran empresa en alguna que otra reunión con frases del tipo “donde quiere la empresa estar dentro de X años”, en lugar de plantear la pregunta….. “donde queréis estar vosotros en esta empresa dentro de X años”. Esa falta de unión, de conexión, de visión conjunta es la que incide directamente en la vinculación, y productividad de los trabajadores, y el comienzo del circulo vicioso (todos sabemos como acaba ese circulo).

    Gracias por el post.

    Un saludo

    Rafael
    @rafalgrol
    http://marketingventasparatodos.wordpress.com

    • abril 10, 2013 en 10:04 am

      Rafael, también yo comparto al 100% tu comentario.
      Gracias,
      Miguel Angel

  20. abril 9, 2013 en 3:30 pm

    Tienes muchisima razón, me gusta tu blog me parece muy interesante, comenzaré a seguirlo, gracias 🙂

  21. Raul
    abril 9, 2013 en 6:37 pm

    Y el dar ese trato a los empleados puede en el peor de los casos desembocar en un “motín” por parte de la base de la pirámide. Y eso si que tiene consecuencias más que desastrosas para la compañía.

    • abril 10, 2013 en 10:06 am

      Sí Raul, pero más desastroso es para los empleados tener que aguantar esa actitud de los jefes. Al fin y al cabo el “motín” puede llegar a ser merecido, sin embargo un trato de falta de respeto nunca lo es.
      Gracias,
      Y saludos,
      Miguel Angel

      • Raul
        abril 10, 2013 en 12:26 pm

        Exactamente, Miguel Ángel. Ahí es donde quería llegar. El “motín” es la consecuencia, no la causa. Cuando he sido mando intermedio, suelo aplicar la máxima ” No trates a la gente como no te gustaría que te trataran a tí”. Asemejo un equipo a una cercha (que aunque suene un poco raro tiene cierta similitud), en la que cada miembro es una barra de dicha estructura que realiza una función. En el momento que quites una o hagas fallarla, toda la estructura se colapsa. Pues un equipo a fin de cuentas es casi lo mismo.

  22. Fernando Núñez
    abril 9, 2013 en 11:24 pm

    Una vez más muchas gracias Miguel Ángel y comentaristas. Me encantó el artículo y muchos de los comentarios. Motiva comprobar que hay criterios distintos a las prácticas habituales de demasiadas empresas; y bien fundados! Soy optimista y creo que la situación mejorará, aunque sólo sea por el propio egoísmo de aquellos que se van dando cuenta del error que supone la óptica del corto plazo y la maximización de beneficios cómo objetivo. Creo que os gustará este vídeo. Alguna de las ideas de M. Ángel (unos 10 min) http://m.youtube.com/#/watch?feature=player_embedded&v=Razk7UiUhI8&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3DRazk7UiUhI8%26feature%3Dplayer_embedded

    • abril 10, 2013 en 10:08 am

      Gracias Fernando por el video. Lo miraré calmadamente. Yo también soy optimista y creo en las capacidades de la humanidad para avanzar, aunque haya puntuales retrocesos.
      Saludos,
      Miguel Angel

  23. abril 10, 2013 en 12:01 pm

    Me alegro de que tu Blog -y esta entrada en concreto- destaque entre tanto post trivial de gurús de poca monta que tan solo sirven a sus intereses.
    Añadiría una crítica a todas aquellas empresas que engañan a personas, ofreciendo puestos de trabajo sin cobrar. Sí, sí sin cobrar. Puede que los Hermanos Marx se asombraran ante tal disparate. En el fondo, es una tropelía a la desesperada. ¡Digamos no!

  24. Miguel
    abril 10, 2013 en 12:38 pm

    Estoy totalmente deacuerdo con un razonamiento basado en las personas y nuestra responsabilidad social dentro de las empresas.
    La gran paradoja es como cuadrar números (que siempre nos presionan en el corto plazo sobretodo en una situación como la que vivimos) con una actitud que vaya mucho más allá y piense en las personas, que en definitiva, somos realmente la Empresa pero que, demuestra los resultados a medio plazo.
    A buen seguro, la respuesta es algo diferente si hablamos de una Empresa que no cotiza y una que si lo hace ya que quizás, en este segundo grupo ( da igual si cotiza en Ibex o en Wall Street) los resultados a corto condicionan más si cabe y la flexibilidad es aún menor.

    Todos estamos deacuerdo en que el apostar por nuestros empleados es primordial pero por desgracia, a veces se impone sacrificar una parte en beneficio del resto. Labor ingrata, si, pero desgraciadamente necesaria.

    • abril 10, 2013 en 2:59 pm

      Gracias Miguel, el problema que planteases complejo. De todas maneras yo creo que hay que dirigir la empresa pensando en los clientes y no en Wall Street. Y pensar en los clientes es poner a los empleados en primer lugar, pues son ellos los que dan servicio a los clientes.
      Dirigir no es una profesión sencilla. Hacerlo mal lo hace cualquiera. Lo difícil es dirigir bien.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  25. Anónimo
    abril 10, 2013 en 1:52 pm

    Buenas tardes a todos, totalmente de acuerdo Miguel Àngel.

    Cuanta mediocridad hay en este tipo de empresas!, que sólo saben asfixiar a los trabajadores, sacarles el jugo con buenas palabras (o no, porque muchas veces no tienen ni mano izquierda).

    Lamentablemente, en mi opinión, a la mediocridad que dicen ser pasajera (“apretemos el cinturón en malos momentos”) se acostumbran tanto que cuando vienen tiempos de bonanza siguen en la misma línea. Lo malo, que en la siguiente etapa de agobios en los números, como no tienen bases sólidas, ni política social, ni conexión como equipo o buque que avanza en su conjunto se las LLEVA PARA DELANTE. Conozco algunos casos de empresas que en ésta han cerrado la puerta.

    Muchas gracias Miguel Ángel por hacernos tener presente y reflexionar como se puede tener éxito creyendo en hacer las cosas por derecho.

    Un saludo, Pilar

    • abril 10, 2013 en 3:02 pm

      Gracias Pilar por darnos tu opinión, y por lo que dices de este blog.
      Saludos,
      Miguel Angel

  26. Jorge C.
    abril 11, 2013 en 5:23 pm

    Muy buen artículo, Profesor!! Lamentablemente en una situación de escasez de trabajo surgen demasiados desaprensivos que al grito de “Pongo un anuncio y a los 10 minutos tengo a 200 como tú…” Han convertido al mundo del trabajo en una especie de jungla poblada de cuasi-esclavos. Y es más lamentable aún que dichos “personajes” sean puestos a menudo como el ejemplo de empleado a seguir por su inquebrantable compromiso con la empresa y su continua búsqueda de la excelencia… ¿Cuál?¿En qué?
    En mi opinión, la cosa empezó cuando entre todos matamos a la jornada de 8 horas diarias relacionando ingenuamente el hecho de cumplir tu horario con la falta de compromiso con la empresa. Así, frases aparentemente inocuas como “A las 17:00 se le cae el boli y se va…” han sido el caldo de cultivo donde ha crecido el deterioro de la situación que tan sabiamente expones.
    Saludos:
    Jorge

    • Raul
      abril 12, 2013 en 7:32 am

      Es la pura verdad lo que dices. Lo suscribo punto por punto.

  27. Alex G.
    abril 17, 2013 en 3:44 pm

    En el momento que un simple jefe de departamento de una Pyme de 12 personas te dice que para la empresa no eres más que un número (entre muchos otros despropósitos) te das cuenta del tipo de gente que hay por encima tuyo. En fin; creo que es la tónica generalizada. Y lo que nos queda! Buen artículo

    • abril 17, 2013 en 4:11 pm

      Gracias Alex por participar en el debate. Mal futuro tiene esa pyme.
      Saludos,
      Miguel Angel

  28. Ricardo
    abril 29, 2013 en 2:49 pm

    Hola amigos,
    Vaya por delante que considero que el capital humano es el más importante activo de una empresa pero no perdamos de vista que lo que apuntas no es una causa sino un efecto de la situación actual, cuando una empresa tiene que sobrevivir, recorta y recorta para conseguir esa supervivencia. Se deslocaliza incluso si puede, trata de que los ingresos no sean superiores a los gastos, si las ventas bajan, hay que hacer lo imposible para conseguirlo.
    Todo esto se produce debido a que el crédito a las empresas ha fallado y la administración no ha apoyado el desarrollo de nuevos mercados, además por supuesto que cuando las empresas españolas salen al exterior, salen por comunidades autónomas, no con una marca España, esto es una dificultad adicional con respecto a las empresas de otros países, etc etc.,
    Tenemos un problema de difícil solución, la estrategia no es la adecuada desde hace años, la corrupción no ha ayudado nada a que el empresario quiera seguir arriesgando el poco patrimonio que le pueda quedar
    Yo he dirigido empresas con vocación internacional y he valorado al personal más que a nada en la empresa, pero una golondrina no hace primavera, o realmente los que tienen la responsabilidad de cambiar esto hacen algo o nos dedicaremos sí tenemos suerte a servir copas a los que vengan de fuera, esto ha quedado arrasado

    • abril 29, 2013 en 4:07 pm

      Gracias Ricardo, pero yo no creo que el problema sea debido a la situación económica actual. Quizá la crisis lo haya podido agravar (o atenuar), pues en épocas de bonanza sucedía lo mismo. Yo creo que es un problema de falta de respeto a los empleados.
      Gracias por tu contribución y saludos,
      Miguel Angel

  29. Carlos
    mayo 7, 2013 en 5:52 pm

    Por eso Renuncíe yo a mi Empleo! Por Abusadores -_-

    • mayo 8, 2013 en 9:28 am

      Pues es una látima lo que cuentas Carlos. Espero que hayas encontrado algo mejor.
      Saludos,
      MIguel Angel

  30. noviembre 6, 2013 en 11:46 am

    Estimado Miguel A. Ariño,

    Muchas gracias por su excelente “post” que he leído atentamente.
    Habla Vd. claro y directo.

    Con el objetivo de incrementar la productividad y la motivación de nuestros empleados desearía saber qué opinión le merecen los planes de retribución flexible como por ejemplo nuestra solución Emotiva: http://www.pbs.es/emotiva/

    Gracias de nuevo y feliz día.

    Diego Siles
    Business Development
    http://www.pbs.es/emotiva/

    • noviembre 7, 2013 en 10:19 am

      Diego, no puedo contestar a lo que preguntas en un comentario, pues el asunto requiere muchos matices. Si quieres contacta conmigo y lo tratamos. saludos,
      Miguel Angel

  31. NoSoloEconomia
    noviembre 16, 2013 en 3:26 pm

    Muy buen artículo, Miguel Angel, claro y conciso. Y también es de agradecer leer todos los comentarios anteriores.

    Mis 15 de años de experiencia profesional en diversos sectores me permiten afirmar, complementando a todos los estupendos comentarios incorporados, que hay que tener en cuenta que todos los empleados son parte de la imagen de la empresa, desde el administrativo que no está de cara al público como el personal comercial. La imagen de una empresa no es sólo un logotipo y una decoración. Y que sin empleados, las empresas no podrían operar, y no venderían, por muchas estrategias y planes de negocio que las empresas tengan planificados.

    El no respetar ni cuidar al capital humano de una empresa demuestra la categoría profesional de las personas o departamentos que ejecutan dicha política. Los hechos hablarán por sí solos. Puede que se consigan los resultados de venta esperados a costa de una elevada rotación de personal, pero la reputación de la empresa, que es lo más difícil de recuperar, irá empeorando poco a poco.

    Un ole por esa pequeña empresa gallega que comentas en el artículo, un ejemplo a seguir.

    Gracias Miguel Angel por tu interesante artículo, y a todos por vuestros comentarios.

    Saludos.

    • noviembre 18, 2013 en 10:02 am

      Muchas gracias NoSoloEcono, efectivamente y por tanto no podemos extrañarnos de la mediocridad de muchas empresas, con jefes mediocres…
      Gracias, saludos y ¿Quien eres?
      Miguel Angel

      • Anónimo
        noviembre 18, 2013 en 2:43 pm

        Hola Miguel Angel, perdona, entré con el perfil de WordPress y no se ve bien, Soy Tino L, creador y autor del blog NoSoloEconomia.com. (Permite que por el momento me identifique de esta forma).

        Relacionado con tu artículo, durante mi toda mi trayectoria profesional en diversos sectores he tenido la oportunidad de aprender lo que “no” se debe hacer con los equipos de trabajo, el verdadero motor de cualquier empresa.

        Y desde mi blog trato de poner mi granito de arena al emprendimiento, incorporando información que pueda ser útil así como ideas de gente emprendedora, economía, empresa, curiosidades, etc. Todo poco a poco, porque el blog tiene sólo 2 meses de vida. Te invito a que lo visites y, si lo deseas, me des tu opinión la cuál agradeceré.

        Muchas gracias por tu atención y por responder a mi comentario.

        Saludos.

        • noviembre 19, 2013 en 12:34 pm

          Muy bien Tino, Muchas gracias, Ánimo con el blog, que te lo acabo de difundir por la red. Saludos,
          Miguel Angel

  32. Moritz
    diciembre 31, 2013 en 1:57 am

    Hola Miguel Angel,
    totalmente de acuerdo contigo. Esta práctica se llama abuso de poder y le auguro lo del refrán “pan para hoy y hambre para mañana”.
    Un abrazo,
    Moritz

  33. Álvaro Sánchez Acebedo.
    octubre 8, 2014 en 4:50 pm

    Completamente de acuerdo con su reflexión Miguel Ángel. El alma de las empresas no son ni los medios, ni los bienes y ni tan siquiera los resultados que obtengan. Sino las personas profesionales que forman parte de ellas.

    Hay un grave problema conceptual y es el gran error que cometen las empresas al denominar como “Recursos Humanos” al departamento de contratación, gestión y administración de las personas profesionales que tiene trabajando en su organización. Las personas o los humanos no son recursos. Lo que si hay en el organigrama de las empresas son Humanos con Recursos, propios o adquiridos: el conocimiento, la creatividad, el talento, la experiencia, las capacidades o las aptitudes. Las personas que forman parte de una empresa forman parte de su estrategia y son la clave que la impulsa en su sector o modelo de negocio, siendo las personas profesionales que trabajan y forman parte de la empresa, la que le hace tener sentido a su ventaja competitiva, la característica diferencial en ofrecer algo que nadie más puede aportar y es el trabajo y rendimiento profesional que tiene la empresa con las personas que tiene contratadas, de acuerdo con su política interna y con su actividad en la que se desenvuelve en la sociedad.

    Si son Recursos los bienes económicos: el edificio donde está la sede social de la empresa, el mobiliario de las oficinas y despachos o incluso la fotocopiadora de nuestro departamento. También son recursos los factores de producción como las materias primas si la empresa se dedica al sector industrial por ejemplo. En la actualidad ya algunas empresas se han dado cuenta de éste error en su mal llamado departamento de Recursos Humanos, y ahora pasa a denominarse Departamento de Personal Profesional, Dirección de Personas o Departamento de Personas Profesionales.

    ¿Departamento de “Recursos Humanos”?. Si queremos cambiar, debemos de empezar a llamar las cosas por su nombre. Me parece una verdadera frivolidad a día de hoy y una falta de consideración a la esencia de las personas que desarrollan su trabajo profesional, y que forman parte de la filosofía y cultura en la organización de una empresa.

    Un cordial saludo Miguel Ángel.

    • octubre 9, 2014 en 8:36 am

      Alvaro, totalmente de acuerdo con lo que dices. Es un cambio de nomenclatura que tiene que responder a un cambio de mentalidad,
      Saludos,
      Miguel Angel

  34. febrero 13, 2015 en 9:30 pm

    Hola Miguel Ángel,

    Estoy totalmente de acuerdo sobre que el compromiso aumenta mucho la productividad.

    Creo que no hay nada peor que un empleado que no siente el respaldo de la organización. Mucha gente hace lo contrario al absentismo laboral y es el llamado “Presentismo” laboral. LLego a trabajar, ficho y cumplo con lo minímo que tengo que hacer”.

    Pero otro de los problemas que yo veo es que en estos momentos, con el mundo tan hipercontectado en el que vivimos. Las propias personas se han vuelto super improductivas. Perdemos demasiado el tiempo con todas las distracciones que tenemos.

    Yo escribo sobre productividad en este blog: escueladeproductividad.es

    Te ánimo a que me leas y me dejes tu opinión.

    Un saludo

    José

    • febrero 14, 2015 en 5:35 pm

      Muchas gracias José por tu comentario, seguro que visito tu blog.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  35. GABRIEL VAZQUEZ CHICANO
    septiembre 2, 2017 en 6:27 pm

    Totalmente de acuerdo, pocas cosas hay tan estimulantes como sentirte depositario de la confianza de tu jefe. Cierto que hay que ganársela, tan cierto como que hay mucho responsable de equipos que es incapaz de transmitirla a sus colaboradores…. Oportunidad perdida.
    Gracias por sus articulos

  36. Ada
    septiembre 5, 2017 en 5:17 am

    Excelente reflexión!

    • septiembre 5, 2017 en 10:32 am

      Muchas gracias Ada, pero ¿quien eres? ¿No serás la alcaldesa de Barcelona?
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  1. agosto 22, 2013 en 7:01 am
  2. octubre 3, 2013 en 7:01 am
  3. diciembre 19, 2013 en 8:02 am
  4. mayo 29, 2014 en 7:00 am
  5. octubre 30, 2014 en 8:40 am
  6. marzo 12, 2015 en 8:00 am
  7. abril 9, 2015 en 7:00 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: