La empresa y los beneficios

Relacionado

Meter la pata

Cuando uno comete un error caben dos posibilidades. La...

Efectos colaterales

En España estos días se está hablando mucho de...

Una buena práctica

Habitualmente cuando nos planteamos hacer una cosa es porque...

¿Qué podemos hacer?

En el mundo desarrollado hemos experimentado unos altos niveles...

La empresa como red de aprendizaje

La semana pasada moderé una sesión del programa para...

Share

La “Business Roundtable” es una asociación de empresas norteamericana cuyas propuestas tienen una gran influencia en el mundo empresarial. Esta asociación de empresas, desde finales de los años 80 sostenía que el principal deber de los directivos de una empresa era velar por los intereses de los accionistas intentando conseguir el mayor valor de las acciones de la empresa.

Si estos directivos tenían que preocuparse de alguna otra cosa debía ser en la medida en que esta otra cosa fuera instrumental para conseguir que aumentara el valor de las acciones. Y que cualquier otro interés de los directivos de las empresas era equivalente a estar jugando al póker con el dinero de otros (de los accionistas).

Pues bien, este verano esta “Business Roundtable” ha redefinido en un comunicado la finalidad de la empresa como “Promover una economía que sirva los intereses de todas las personas”. Se habla de la necesidad de que la empresa piense no solo en los accionistas, sino también en los empleados, en los clientes, proveedores y en la sociedad en general.

Mucho ha tardado este lobby de empresas de darse cuenta de lo obvio. Es de elemental sentido común que la empresa debe estar al servicio de las personas y nunca deben ser las personas instrumento al servicio de los beneficios. Las personas somos personas, y nos diferenciamos de las cosas y de los instrumentos. Cuando a las personas se nos instrumentaliza, se nos reduce y no se extrae de nosotros lo más distintivo nuestro. Lo que nos distingue de las cosas y del resto de los animales. Nuestra capacidad de razonar, de querer y de entusiasmarnos con algo.

Este gran hallazgo de la “Business Roundtable” lo vengo proponiendo yo desde hace más de 30 años en mis clases en el IESE (miles de alumnos lo pueden certificar). Lo puse de manifiesto en “Toma de Decisiones y Gobierno de Organizaciones” un libro que escribí en 2005 y en varios mensajes de este blog. Bienvenida sea esta declaración de estos sabios norteamericanos y a ver si humanizamos la actividad económica. Hasta el jueves que viene.

4 COMENTARIOS

  1. Con todos mis respetos, me da que es una declaración más estética y de imagen, a que refleje de verdad sus verdaderos sentimientos. Me suena a ir a la moda. Sólo falta decir, que buscan también lo mejor para asegurar la sostenibilidad del planeta. Lo añadirán tal vez en el futuro. Los hechos me parece a mí que demuestran algo muy diferente a lo que propugnan.

    • Juan I, desafortunadamente tengo que decirte que pienso lo mismo que tú. que ahora queda mal hablar solo de beneficios y queda bien hablar de preocupación social. Pero en el fondo se sigue adorando al mismo ídolo: el dinero.
      Tienes toda la razón.
      Gracias por participar,
      Miguel Angel
      PD pero yo desde hace décadas, en mis clases estoy transmitiendo lo que comento en el post

  2. Totalmente de acuerdo con tus apreciaciones Miguel. Instrumentalizar a las personas, es «cosificarlas» y por tanto pierden de esencia de su naturaleza.

    • Gracias Adolfo, me alegró verte el otro día. Cosificar a las personas es perder la esencia de su naturaleza y no sacar de ellas todo el partido que pueden dar.
      Muchas gracias por tu comentario,
      Miguel ANgel

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: