Complejidad

Relacionado

Meter la pata

Cuando uno comete un error caben dos posibilidades. La...

Efectos colaterales

En España estos días se está hablando mucho de...

Una buena práctica

Habitualmente cuando nos planteamos hacer una cosa es porque...

¿Qué podemos hacer?

En el mundo desarrollado hemos experimentado unos altos niveles...

La empresa como red de aprendizaje

La semana pasada moderé una sesión del programa para...

Share

Cuando las cosas se dejan sin atender tienden al desorden y a complicarse. En una casa donde vive una familia, con el tiempo empiezan a acumularse cosas, papeles, trastos viejos, que en su día se pensó que algún día podrían servir. En un despacho pasa lo mismo, con el tiempo se acumulan papeles, revistas y documentos, por si acaso.

Todo esto complica las cosas. Una cosa que no se va a utilizar sobra. Si una cosa se guarda ante la remota posibilidad de que sea útil más adelante, seguramente más adelante nunca se utilizará, posiblemente cuando la necesitemos no nos acordemos de que la teníamos en algún lugar. Y si nos acordamos, no conseguimos recordar donde estaba. El coste de adquirirla, seguramente será inferior al coste de tenerla desordenada en algún sitio.

Esto pasa también en las empresas. Conforme crecen los procesos y los modos de hacer las cosas se van complicando. A veces esta complejidad es fruto necesario de este crecimiento, pero otras muchas veces es debido a la complejidad a la que tienden todas las cosas.

En concreto ojo en una empresa cuando crecen las vetas y los beneficios se mantienen estables, no crecen. Posiblemente el desorden y la complejidad están impidiendo que ese incremento de ventas se trasforme en un incremento de beneficios.

Resumen, a nivel personal ordena tu casa, ordena tu lugar de trabajo. Tira cosas viejas. Vivirás mucho más cómodamente. A nivel empresarial, mira si has introducido en tu empresa o en tu departamento una complejidad innecesaria. Hasta el jueves que viene.

8 COMENTARIOS

  1. Como establece la segunda ley de la termodinámica, la entropía siempre aumenta. De hecho este es el motivo por el que la física ha sido capaz de explicar que la dimensión del tiempo sea unidireccional.

    Más allá de la física, la complejidad interna de las organizaciones es una fuente continua de fricción, manualidad, falta de agilidad… Creo que la función de Ingeniería de Procesos es una herramienta clave para trabajar en reducir la complejidad, analizando los procesos clave de la empresa con una visión end-to-end (que en muchas ocasiones cruza varias unidades organizativas) y con el objetivo de rediseñarlos para simplificarlos y aprovechar al máximo las capacidades de automatización que ofrecen hoy la tecnología y los algoritmos.

    • Gracias Ricardo. Lo que propones, la ingeniería de procesos, es un buen instrumento para combatir la complejidad dañina que se genera en las organizaciones. Es algo que hay que estar continuamente vigilando porque si no la entropía de la que hablas actúa. De todas maneras hay que cuidar que la ingeniería de procesos no trate de optimizar los procesos. ES necesario que las organizaciones tengan redundancias. Que vayan holgadas. Si no cualquier contratiempo puede tener consecuencias muy serias, consecuencias que se pueden paliar si hay redundancias, activos que se puedan utilizar en cualquier momento.
      Gracias por participar,
      Miguel Angel

  2. Cuanta verdad. La entropía afecta a todo, para controlarla hay que introducir procesos de simplificación, lo que implica plantearse determinados procesos con un espíritu crítico y despojarlos de todo lo que sobra. Vale para la empresa, la casa y la vida.

  3. Miguel, le voy a reenviar el artículo a mi mujer. Tal vez cambia 😂
    Gracias por tus maravillosos y educativos artículos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: