Inicio > Modos de decidir > Fracasa pronto y rápido

Fracasa pronto y rápido

ExitoEste es el consejo que dan a los que empiezan un nuevo negocio. Fracasa pronto y rápido. Sirve también para muchas circunstancias en la vida ordinaria. Cuando se acomete algo nuevo es muy difícil que las cosas salgan bien a la primera. Lo ordinario es que al principio salga algo mal y haya que ir rectificando.

Lo peor es cuando uno diseña un plan y se compromete con él a toda costa, y le falta la flexibilidad para rectificar, reorientar el plan y cambiar las cosas que haya que cambiar. El caso paradigmático es el Concorde, que cruzaba el Atlántico en unas 3 horas. Perdió dinero desde el principio. Pues no, siguió funcionando durante 28 años. Algo había que haber hecho antes.

Como es improbable que las cosas salgan según teníamos previsto, lo mejor es que las dificultades salgan pronto y rápidamente, y tener la flexibilidad mental para rectificar los planes. Esto no es un fracaso, es ir aprendiendo conforme se hacen las cosas

Además, el temor al fracaso hace que no fomentemos la iniciativa, que dejemos de hacer muchas cosas, que nos paralicemos y dejemos las cosas como están. Conformismo. Pero esto es llevar una vida pasiva, dejando que sean las circunstancias las que orienten nuestra vida.

No, hay que tener iniciativa, no tener miedo a equivocarnos. Cuando nos equivocamos rectificamos y seguimos adelante, y cuanto antes nos equivoquemos más fácil será rectificar. Hasta el jueves que viene.

 

 

  1. Anónimo
    febrero 9, 2017 en 9:11 am

    Qué pasa cuando los errores tienen consecuencias económicas para las empresas en las que trabajan quienes los cometen? Es un “pequeño” detalle que no conviene obviar. Si hay mecanismos para que les duela el bolsillo, no aprenderán y será una falta de responsabilidad.

    • febrero 12, 2017 en 6:50 pm

      Gracias Anónimo. lo que hay que hacer es aprener de los errores, y no dejar a la libre iniciativa cosas que puedan tener un impacto muy negativo. Eso es una imprudencia, pero efectivamenet cuando se deja iniciativa hayque estar dispuesto a poder perder algo.
      Gracias y saludos,
      MIguel Angel

  2. Anónimo
    febrero 9, 2017 en 11:23 am

    Muchas gracias Miguel Ángel. Relacionado con el tema, hay un libro muy interesante: The lean startup (Eric Reis)

    • febrero 12, 2017 en 6:50 pm

      Gracias Anónimo. He oido hablar de ese libro, aunque no lo he leido. Lo tendré en cuenta.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. febrero 13, 2017 en 10:22 pm

    Llevo algo más de un año en una Startup y, entre otras cosas, lo brutalmente eficiente es la flexibilidad 😉
    Eso nos permite aprender a una velocidad impresionante y adaptarnos a las demandas del mercado, a los límites que nos surgen y a las sorpresas que van apareciendo.
    Me hizo micha ilusión presentarla en IESE hace unos días ayudando así a los alumnos del MBA 😉
    Gracias Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: