Sobre libertad e iniciativa

Relacionado

Meter la pata

Cuando uno comete un error caben dos posibilidades. La...

Efectos colaterales

En España estos días se está hablando mucho de...

Una buena práctica

Habitualmente cuando nos planteamos hacer una cosa es porque...

¿Qué podemos hacer?

En el mundo desarrollado hemos experimentado unos altos niveles...

La empresa como red de aprendizaje

La semana pasada moderé una sesión del programa para...

Share

Comentaba en un mensaje reciente que las empresas deben dejar espacio a la iniciativa de su gente. Si cómo hay que actuar en cada momento está rigurosamente especificado y nadie se puede salir de esas rígidas pautas la gente se frustra y además no se aprovecha el mucho talento que hay en los empleados y directivos de la organización.

Pero surge una cuestión. Si dejamos que florezca la iniciativa y la experimentación en nuestra gente ¿cómo garantizamos que no se van a hacer cosas que supongan un alto riesgo para la empresa? Pues muy sencillo la empresa debe establecer una serie de políticas, una serie de comportamientos que no son admisibles. “No se manipulará la contabilidad”; “No se aceptarán pedidos sin factura”, o las que sean.

Son una serie de políticas, pocas que evitarán comportamientos e iniciativas que vayan en contra de los intereses de la empresa, aunque puntualmente saltarse esas normas pudiera reportar beneficios a corto plazo. Se puede tener iniciativa y creatividad dentro de los amplios límites que marcan esas políticas.

Esas políticas deben ser pocas, pero claras y de obligadísimo cumplimiento. Deben estar avaladas por sanciones ejemplares a quien se las salte. No cumplirlas podría entrañar alto riesgo para la empresa. Si no cumpliéndolas no pasa nada, son papel mojado, inútiles y causa de cachondeo dentro de la empresa.

Deben estar establecidas en términos negativos, en el sentido que se puede hacer de todo menos …. menos lo que dice esa determinada política.  Y por supuesto la dirección de la empresa ha de ser ejemplar en su cumplimiento. En su cumplimiento y en las sanciones impuestas a quien se las salta.

De esta manera se fomenta la iniciativa de todo el mundo dentro de la empresa y se evitan actuaciones que pongan en riesgo a la empresa.

7 COMENTARIOS

  1. Bien dicho Miguel Ángel. Mucha gente cree que decir NO HAGAS ESTO es restringir la libertad y es al revés: puedes hacer todo menos esto. No entienden que se trata de qué no debes hacer para tener más libertad … (porque si haces esto nos derrumbas a todos).

  2. Hola Miguel Ángel, comparto plenamente la necesidad de fomentar la iniciativa de los colaboradores, para lo que se deben establecer los cauces adecuados.

    Respecto a la evitación de los riesgos de conductas impropias que pongan en riesgo a la empresa, me parece oportuno remarcar que con la reciente reforma del Código Penal (2015), la implantación de modelos de cumplimiento (o Compliance) que erradiquen la posibilidad de que se materialice un delito en el seno de la empresa, es prácticamente obligatoria para todas las empresas.

    Un saludo y muchas gracias.

      • Gracias a tí. Permíteme por favor un último comentario sobre esto del compliance, las leyes y las trampas. Si nos atenemos a la «letra de la canción» (Código Penal, circulares de la Fiscalía General del Estado), buscar la trampa en esta cuestión puede salir realmente caro, hablando en términos de responsabilidad penal. El empresario que no se tome efectivamente en serio el cumplimiento normativo (subrayo lo de «efectivamente en serio»), asume personalmente riesgos jurídicos derivados de su actividad empresarial. En algunos casos podrán ser mínimos, pero en muchos otros, no.

        No pasará mucho tiempo hasta que veamos por dónde va la «música de la canción», según la aplicación práctica de las normas que vayan a hacer los tribunales. Hoy debemos recordar que los jueces están sujetos a la ley, y que esa ley dice lo que dice. Y los fiscales tienen orden de interpretarla de manera rigurosa.

        En los últimos meses escucho a empresarios y directivos que tienden a no tomarse en serio esta cuestión, bien por comodidad o bien por no percibir la utilidad del tema. Creo que de manera general no se ha asumido correctamente la seriedad de las nuevas responsabiliades y exigencias, y todo apunta a que seguiremos así hasta que ase produzca algún que resuene en prensa.

        Un saludo cordialísimo y perdóname si me he extendio, pero es que este tema…

        Me despido diciéndote que me encanta tu blog, del cual soy ferviente y constante seguidor. ¡Buena semana!

        • Muchas gracias José María, al decir lo de hecha la ley…. me estaba refiriendo a qu econ cierta frecuencia se puede cumplir la letra de la lay y saltarse el espíritu. Cumplendo con lo que hay que cumplir pero saliéndose uno con la suya.
          De todas maneras, muy interesante la reflexión que nos has hecho.
          Saludos ferviente y constante seguidor,
          Miguel Angel

  3. […] Si en una empresa se castiga a los que intentan encontrar algo y fracasan, nadie intentará algo nue… Para encontrar nuevas ideas, trabajar mucho las posibles soluciones. Poner distintos equipos independiente a trabajar y permitir los fracasos. Edison inventó la bombilla eléctrica después de muchos intentos fracasados. Cada intento era un experimento que le permitía aprender. Al final lo consiguió. Hasta el jueves que viene. […]

Deja un comentario

Artículo anteriorFracasa pronto y rápido
Artículo siguienteJusticia
A %d blogueros les gusta esto: