Home > Consideraciones prácticas > Ya para terminar

Ya para terminar

Una de las cosas que nos distingue a las personas del resto de los animales y seres es nuestra capacidad de hablar. El lenguaje. No lo valoramos porque lo vemos tan natural y habitual. Pero es algo muy importante. Los animales, como mucho se comunican con ruidos y señales. Imaginad cómo sería nuestra vida si solo pudiéramos comunicarnos así, con ruidos y señales.

Para que haya comunicación hace falta que funcionen bien tres elementos: el emisor, el receptor y el mensaje. El emisor tiene que emitir lo que quiere decir de un modo correcto. Si lo que dice es “moa moa moá” por ejemplo, eso no se entiende. Solo si eres de cierta parte de España entiendes que te dicen “Nos vamos a mojar”. Por otro lado, el receptor tiene que captar bien el mensaje. Si el emisor emite bien y el receptor no capta lo que dice, no hay comunicación. Y finalmente el mensaje tiene que ser inteligible. Si lo que se dice es “Proscongos celayapos”, aquí nadie entiende lo que se quiere decir.

Todo esto aplicado a cuando se habla en público implica varias cosas. Una es tener claro lo que se quiere decir. Frases breves. Pocas ideas, ejemplos. Cuidar el lenguaje corporal y el contacto visual. Un buen comunicador capta si el público sigue con interés el discurso o si han desconectado. El mal comunicador se contenta con prestar atención a lo que tiene que decir sin interesarse si el público está captando con interés lo que se dice.

El objetivo de la comunicación es que el receptor capte lo que se quiere comunicar. No que el mensaje sea claro. Por muy claro que sea el mensaje si el público no lo capta no sirve para nada.

Una última consideración. Ojo cuando alguien que habla en público dice “ya para terminar…” suele ser una advertencia de que todavía le queda mucho rollo. El buen comunicador simplemente termina. Bueno, ya para terminar,…hasta el jueves que viene.

  1. Rafa
    febrero 11, 2021 at 10:50 am

    Se lo tengo que mandar al cura de mi parroquia.
    Tambien hay oradores que hacen como que van a acabar si llegar a decir la frase y arrancan con fuerza de nuevo. Son pruebas para fortalecer mi escasa paciencia.

    • febrero 14, 2021 at 4:36 pm

      Sí, yo creo que en algunas iglesias este asunto se puede mejorar algo.
      Gracias Rafa, saludos,
      Miguel Angel

  2. Lucas Saurin
    febrero 11, 2021 at 11:01 am

    ¿Y qué decir de la comunicación escrita? Quizá pudiera compartir algunas ideas sobre eso. Gracias!

    • febrero 14, 2021 at 4:36 pm

      Tomo nota Lucas y algo escribiré sobre esto,
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. J. Manel
    febrero 11, 2021 at 12:43 pm

    Muy acertado, … ¿cuando un líder político, ante un debate electoral dice que él no se hace el test porqué no hace falta, y tampoco aporta uno con resultado negativo, eso és equivalente a “Proscongos celayapos”?
    ¿O es una falta de respeto al que te invita?
    O … ¿estoy seguro de que pretende decirnos algo, pero no tengo claro el qué.
    ¿Como lo ves?

    • febrero 14, 2021 at 4:38 pm

      Pues no sé que decirte J Manel, primero porque no he seguido el asunto, y segundo porque prefiero mantener este blog al margen de la política, pero la razón principal es que no he seguido el asunto y por tanto no sé qué opinar. Pero gracias por tu comentario,
      Miguel Angel

  4. febrero 12, 2021 at 9:35 am

    Exacto!!! Hay un dicho «no puedes dominar la comunicación hasta que aprendes a decir menos de lo que sabes» (traducción rápida mia…) 😉

    • febrero 14, 2021 at 4:39 pm

      Muchas gracias Conor por tu consejo.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: