Inicio > Consideraciones prácticas, Economía, varios > Vivimos en un polvorín

Vivimos en un polvorín

Antes de que estallara la pandemia solía terminar algunas de las conferencias que me pedían diciendo que actualmente el mundo está en un polvorín. La globalización, las telecomunicaciones, los desarrollos tecnológicos, etc. han acortado las distancias entre todos nosotros.

Normalmente no tiene por qué haber accidentes, pero cuando hay un accidente de moto como mucho muere una persona. Si es de coche pueden morir dos o tres. De autobús, las muertes son diez o doce, y si es de avión se cuentan por centenares. Pero ya digo, no suele haber accidentes.

Lo mismo le pasa al mundo. Normalmente no pasa nada, pero cuando pasa, conforme estamos más interconectados, las crisis son más profundas y de efectos más devastadores. Basta ver cómo eran las crisis económicas de la segunda mitad del siglo pasado y cómo están siendo las de este siglo. Todos tan interconectados y el mundo tan globalizado es como si todos viajáramos en un avión.

En este siglo ha aparecido a escala global el terrorismo islámico. La crisis iniciada en el 2008 no tenía precedentes que alguien recordara. Después la pandemia ¿Qué será lo próximo? No se sabe, pero como afectará a un mundo interconectado será muy grande.

Dos datos. A mitad del mes de mayo, un ciberataque cortó el suministro de petróleo en buena parte de Estados Unidos. A principios de este mes de junio, otro ciberataque a las plantas en Estados Unidos de una empresa brasileña (JBS) de proceso de productos cárnicos ha forzado el cierre de dichas plantas, donde se procesa el 20% de la carne que se consume en ese país.

¿Qué será lo próximo? Yo no lo sé, no soy adivino, pero me aventuro a pronosticar dos posibles crisis importantes. O bien un ciberataque masivo (imagínense que alguien borra toda la información contable de algunos importantes bancos a nivel mundial). Otra posible crisis a nivel mundial podría ser un levantamiento social producido por las desigualdades y la mezcla de inmigrantes procedentes del mundo subdesarrollado con el opulento primer mundo, con consecuencias imprevisibles. En otra ocasión daré mi opinión sobre la inmigración.

Hemos colocado el mundo sobre un polvorín. Creo que todo es cuestión de tiempo. Hasta el jueves que viene.

  1. Marta
    junio 10, 2021 a las 1:00 pm

    Cierto, en un mundo interconectado estos golpes tienden a amplificarse y ser mucho más globales que en pasado, pero no todo es peor: por añadir una nota positiva, también tiende a haber un rango más amplio de soluciones y estas tienden a ser más sofisticadas y mejor coordinadas que en el pasado (aunque esto último no siempre).

    Me gusta

    • junio 13, 2021 a las 3:22 pm

      Cierto Marta, ahora estamos mejor preparados, pero puede ocurrir algo imprevistoque nos pille desprevenidos.
      Saludos y gracias por participar,
      Miguel Angel

      Me gusta

  2. Anónimo
    junio 10, 2021 a las 5:10 pm

    Durante todo el tiempo, la humanidad ha experimentado toda clase de situaciones: económicas, sociales, tecnológicas, por citar algunas. Los hechos históricos relatan miles de eventos que benefician a la sociedad y otros que van en contra del ser humano. Comparto que vivimos en un polvorín, yo diría en el polvorín de siempre; sin embargo la misma tecnología que nos mantiene “interconectados” proporciona beneficios innumerables, como es el caso de la educación, la medicina, entre otros. Nos toca “ahogar el mal en abundancia de bien”, aprovechemos este espacio para este propósito, sin dejar de exponer casos como los que cita que -ojalá- sean los menos…

    Me gusta

    • junio 13, 2021 a las 3:23 pm

      Muchas gracia Anónimo por transmitir optimismo.
      Saludos y gracias por participar,
      Miguel Angel

      Me gusta

  3. Xavier D.
    junio 10, 2021 a las 11:14 pm

    Saludos prof. Miguel-A y participantes. Ciertamente el polvorín del mundo está a punto de explotar, pues cada vez aumentan más las amenazas tanto en tamaño como en destrucción. Ya son muchas las que planean sobre nuestras inocentes cabezas: ciberataque, revuelta social, desajuste climático, explosión nuclear, hundimiento financiero, escasez de recursos, disminución natalidad, fin del trabajo, envenenamiento alimentario, etc etc. La pregunta es ¿cuál puede ser la solución para tanta amenaza? La respuesta aparece en la siguiente historieta que nos muestra la clave (algunos seguro que ya la conocerán, pero otros quizás no). Había un hombre trabajando en su despacho cuando de repente entró su hijito reclamando su atención. Puesto que el padre estaba francamente atareado y quería terminar sus asuntos, decidió buscar la forma para que el pequeño estuviese entretenido sin molestar. Observó que tenía sobre su mesa una vieja revista abierta en una página con un gran globo terráqueo. Y se le ocurrió romper la página en unos cuantos pedazos a modo de puzle, para después pedir al pequeño que con paciencia lo intentase reconstruir de nuevo. Lo llevó a otra habitación, le desparramó los trozos por el suelo y le dio cinta adhevisa para que pudiera ir uniendo los trozos que coincidieran. Satisfecho, pensó que con esto ya lo tendría entretenido varias noches mientras lo siguíese intentando. Sin embargo, cual fue su sorpresa cuando al poco rato el pequeño volvió a entrar, con la página del globo terráqueo perfectamente recompuesta. El padre asombrado le preguntó ¿pero hijito cómo lo lograste tan rápido? Y el pequeño le respondió que de una manera muy fácil. Primero descubrió que en el dorso de los trozos se advertía la cara de un hombre: ojos, nariz, boca, frente, orejas… Decidió que la podía recomponer muy rápido. Y una vez terminado fué cuando se dio cuenta que: “al haber arreglado el hombre” como consecuencia “había arreglado el mundo”. Moraleja: si arreglamos primero al hombre lograremos arreglar el mundo. De lo contrario quizás estemos perdidos y el polvorín… Buen fin de semana a tod@s. Xavier D.

    Me gusta

    • junio 13, 2021 a las 3:26 pm

      Totalmente de acuerdo Xavier, con la moraleja de la historieta. El asunto es pues Arreglar al hombre. La pregunta es ¿Cómo? la educación me parece que no va en la linea de arreglarlo sino lo contrario. Mayor preparación técnica, pero deficiencias serias en educación moral.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

      Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: