Inicio > Perfiles de directivos > Inteligentes y humildes

Inteligentes y humildes

soberbiaEn el mundo hay personas inteligentes y personas menos dotadas. También hay personas humildes y soberbias. Estas dos clasificaciones nos dan cuatro tipos de perfiles. El primero es el de los inteligentes y humildes. Estas son personas que llegan muy lejos y no se lo creen. Uno crece estando con ellos.

Inteligentes y soberbios no hay ninguno. Cualquier persona soberbia necesariamente es poco inteligente. Dicho de otro modo cualquier persona inteligente es humilde. Sabe que en cualquier campo hay personas más capacitadas que ella. El que se siente muy superior a los demás desconoce la realidad, claro síntoma de estulticia.

Luego están los menos dotados, pero que son humildes. Con este tipo de personas se puede llegar muy lejos. Conocen sus limitaciones y por tanto saben dónde pueden llegar y cuando deben empezar a pedir ayuda. Con ellos se suele estar también muy bien pues la virtud siempre es atractiva.

Lo peor, el tonto y soberbio. De estos mejor huir. Suelen generar muchos problemas. Son incapaces de darse cuenta que nadie los aguanta. Se creen unos genios cuando de lo único que pueden hacer alarde es de su mediocridad. Huye de estos.

De la descripción de estos cuatro perfiles se desprende que lo relevante no es ser más o menos inteligente, sino que lo que realmente marca la diferencia es ser humilde. En ser más o menos inteligente uno no puede influir. Dios nos ha dado la inteligencia que nos ha dado. Sin embargo el ser humilde es algo que depende de cada uno. Consejo para esta semana: intenta ganar en humildad. Aborda todas tus situaciones desde la humildad. Te irá mucho mejor en la vida y tendrás muchos amigos. Hasta el jueves que viene. Felicidades a los Jordis y a los Jorges.

  1. abril 23, 2015 en 7:43 am

    Hola Miguel Ángel,

    Siento contradecirte, pero inteligentes y soberbios los hay. Son poco adecuados para la función directiva, para la que la humildad es un bien de gran valor, pero debemos ser capaces de canalizar esa inteligencia en bien de la sociedad bloqueando los efectos negativos de la soberbia.

    Por cierto, la inteligencia no te libra de la capacidad de pensar estupideces, es más, la inteligencia puede ser un arma de doble filo, ya que permite utilizarla para pensar argumentos complejos y convincentes que defiendan ideas estúpidas.

    Saludos

    • Joan P.
      abril 23, 2015 en 11:53 am

      Si es soberbio, no es inteligente…

    • abril 23, 2015 en 5:06 pm

      Fernando, todo depende de qué entendamos por inteligente. Pero yo les llamaría más bien “listos” o “listillos”.
      Gracias a ti y a Joan P.
      saludos,
      Miguel Angel

    • Anónimo
      junio 5, 2015 en 10:53 am

      Haber sres inteligentes es coeficiente intelectual, capacidad para aprender crear y desarrollar, no le demos mas vueltas. Con extrema humildad hay que tener mas experiencia en la vida profesional para ser objetivos sobre estos conceptos. El compañero de improvablog y sin menospreciar ninguna opinión,sabe bien lo que está diciendo

  2. abril 23, 2015 en 8:57 am

    Acertado y divertido!

  3. Anónimo
    abril 23, 2015 en 9:47 am

    Magnífica reflexión Miguel Ángel. Tengo una regla de mi propia cosecha y que la tengo presente todos los días: “Que el aprendizaje de las personas que nos rodean nos hagan ser siempre más humildes. No lo sabemos todo y la vida afortunadamente, no tiene manual de instrucciones”.

    Un cordial saludo.

  4. Rotor
    abril 23, 2015 en 11:38 am

    Has dado en el clavo. Muy ameno. Dudas que me surgen ¿Como gestionar al tonto y soberbio que se cree que todos son imbéciles menos él?. Reconocerás que cuando ese es el jefe, huir no parece económicamente lo mas rentable para los subordinados.Hay que buscarse otro empleo? Ingestionable?

    • abril 23, 2015 en 5:11 pm

      Pues si, cuando ese es el jefe es un problema. Intenta darle la razón y parecer que eres tonta. Por lo menos te reirás, Pero no olvides que no hay mal que 100 años dure. Mira lo que comenté hace un par de años: https://miguelarino.com/2013/02/07/salud-mental/ a ver si te sirve.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  5. abril 23, 2015 en 2:27 pm

    Muchos creen que humildad es apocamiento o pusilanimidad y no saben que humildad es defender la verdad. A veces tiene un costo muy alto (la vida misma). No eres humilde cuando te humillas sino cuando te humillan … Creer que uno sabe algo (porque a veces sabemos alguna verdad) no debe llevarnos a crecernos sino a defenderla con prudencia. Para eso nos tenemos que volver líderes (expertos en humidad) pues si no, nunca llevaremos esa verdad que sabemos a otros.

    • abril 23, 2015 en 5:12 pm

      Todo lo contrario. Humildad no es apocamienteo sino muestra de gran seguridad personal.
      Gracias y saludos Javier,
      Miguel Angel

  6. Anónimo
    abril 23, 2015 en 2:37 pm

    Excelente reflexión!!

  7. David
    abril 23, 2015 en 2:49 pm

    Quizás te hayas dejado la categoría mas importante, los que trabajan duro y se esfuerzan por hacer las cosas lo mejor que saben y los que no. Ni la inteligencia ni la humildad sustituyen a la fuerza de voluntad. Yo soy mas de creer en esto.

    Una reflexión: significa el reconocer la existencia de las 4 categorías expuestas en el post que nos estamos autoinstalando en el mundo de los inteligentes y soberbios? Quiere eso decir según tu razonamiento que en realidad solo somos unos tontos soberbios? Sino supongo que los tontos X no podrían existir….

    • abril 23, 2015 en 5:16 pm

      Gracias David. si efectivamente hay muchas categorías más que se podrían añadir. Pero he querido fijarme esta semana en esttas dos.
      Tambien he pensado que quizá al escribir esto podría entenderse que lo escribí desde la posición de humildad e inteligencia. Eso sería muestra de falta de humildad y de falta de inteligencia. Lo escribo desde la posición de quien soy. Sin juzgarme ni a mi ni a ninguna otra persona.
      gracias por tu interesante reflexión. Lejos de mi ni instalarme ni instalar a nadie en nigún sitio
      saludos,
      Miguel Angel

  8. Luis
    abril 23, 2015 en 3:26 pm

    Si normalmente te agradezco hacerme pensar los jueves… este ración doble de agradecimiento 🙂 Coincido con David… la diferencia está en la fuerza de voluntad, no en la inteligencia… y coincido contigo: creerse inteligente es sinónimo de soberbia y por tanto el inteligente soberbio es tonto 🙂 en resumen, y corrígeme si estoy equivocado: nunca dejamos de aprender.

    • abril 23, 2015 en 5:17 pm

      Buena conclusión la que hace a lfinal. Luis, Totalmente de acuerdo. Y muchas gracias por tu doble agradecimiento,
      Saludos,
      Miguel Angel

  9. Borja Led
    abril 23, 2015 en 6:17 pm

    Muy acertado! El inteligente quiere saber cada día un poco más, le gusta mucho aprender y crecer, por lo que no se lo cree y es humilde, razón por la cual suele llegar muy lejos.

    • abril 24, 2015 en 3:25 pm

      Totalmente de acuerdo Borja. Muchas gracias por participar,
      Miguel Angel

  10. Jorge D
    abril 24, 2015 en 1:18 pm

    Gracias por la felicitación. Hay varios tipos de inteligencia (o la inteligencia aplica a distintas esferas). Una de ellas, tal vez la más importante para la vida, es la inteligencia emocional. Esa es, desde mi punto de vista, la que es incompatible con la soberbia. Se puede ser muy bueno con los números pero incapaz para entender a otras personas.

    • abril 24, 2015 en 3:27 pm

      Muchas gracias Jorge por tu intervención. ¿Esres el Jorge D del MBA’2000 del IESE?
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

      • Jorge D
        abril 27, 2015 en 8:11 am

        El mismo. Un abrazo.

  11. Hector Cardoso
    abril 25, 2015 en 2:20 pm

    Estimado Miguél, no logro coincidir con tus dichos. La inteligencia como tal tiene muchas formas y viene en diferentes envases. En tal caso me pregunto: ¿una afirmación como la que haces, no es un acto de soberbia? Creo que son dos aspectos diferentes de las personas. Por un lado una cualidad personal y por otro una capacidad mental e intelectual. Me parece temerario afirmar que una persona que sea soberbia, ególatra y/o altanera no pueda ser inteligente. No vayamos lejos que ejemplos sobran: cualquiera que sea referee de un deporte tiene altos rasgos de personalidad como los que te acabo de describir, de lo contrario seria imposible que soporte la presión de ser juez en un evento que nadie es parte de “su” parcialidad. Ningún líder mundial carece de los atributos que te he descripto. Desde mi punto de vista los hay malvados e inteligentes; soberbios e inteligentes; humildes e inteligentes; manipuladores e inteligentes; empáticos e inteligentes. En todo caso lo que cambia es la relación de estas personas con el entorno y el fin mismo que le dan a su inteligencia. La forma de conseguir su objetivos y su interrelación con quienes lo rodean. Pero decir que no hay soberbios e inteligentes es dejar la guardia baja y no esperar de una persona soberbia actos de inteligencia.

    • abril 25, 2015 en 7:14 pm

      Gracias Hector por tu aportación. Yo la verdad es que pienso que cualquier persona inteligente necesariamentees humilde, Lo veo por lo que se llama redución al absurdo. Si es soberbio, no puede ser muy inteligente.
      por otro lado no sé qué es lo que te hace pensar que la afirmación que hago sea un acto de soberbia. n cualquier caso si es así entonces es que no debo ser muy inteligente.
      Gracias por tu aportación Hector,
      Miguel Angel

  12. abril 25, 2015 en 11:56 pm

    Miguel Ángel entiendo te refieres a que no todos aquellos que tienen un cociente intelectual por encima de los demás saben hacer buen uso de el mismo si están henchidos de soberbia y por eso no son inteligentes. Ellos mismos no saben hacer uso de esa inteligencia de la que están dotados.

    • abril 26, 2015 en 4:51 pm

      Efectivamente José María. De todas maneras el coeficiente intelectual no se sabe muy bien qué es lo que mide exactamente.
      Gracias por participar,
      Miguel Angel

  13. Francisca
    abril 26, 2015 en 9:17 am

    Yo pregunto ¿que es la inteligencia?. Lo pregunto porque he conocido a personas que han llegado hasta ser profesores e incluso catedraticos de universidad y a cargos en empresas privadas que luego en la vida social y personal son atenticos imbeciles, son soberbios y déspotas que se han creido genios y miran por encima del hombro, y tienen opiniones realmente tontas yo recuerdo un profesor de universidad que antes de llegar a serlo, estabamos en la catedral gotica de mi ciudad, Sevilla, miró a las bovedas y como las estrias laterales de estas no tienen adornos, son simples, y la nave central las tiene muy decorada pregunto con aires de suficiencia ¿porque esa parte del techo estan decoradas y las otras no? yo contesté: porque es la nave central el me respondió con pedanteria y altivez: no que va ,es porque faltaron piedras. Pues tio tio al cabo de los años es profesor en la universidad donde es detestado, detallitos como esos los tiene a diario, no me explico como está en la universidad.

    <Por eso pregunto que es la inteligencia.

    • abril 26, 2015 en 9:47 am

      La inteligencia general en términos psicológicos es un término con una definición técnica y con unos sistemas, más o menos objetivos, que permiten su medida. Después existe el término “inteligencia emocional” que acuñó Daniel Goleman, para el que no existe una definición formal y técnica.

      Por lo que describes de esa persona es lo comúnmente conocido como un estúpido, término que no necesariamente se puede utilizar como opuesto al término inteligencia, especialmente en lo que respecta a su acepción relacionada con la capacidad analítica.

      Que una persona peque de soberbia no tiene nada que ver con su inteligencia general, su capacidad para abordar y resolver problemas que requieren de capacidad analítica puede permanecer intacta a pesar de su falta de inteligencia emocional.

      El ser inteligente no te garantiza que todas tus decisiones sean correctas ni que sistemáticamente sean mejores que las de los demás. Si esto lo olvidas puedes caer en comportamientos como los de este individuo.

    • abril 26, 2015 en 4:54 pm

      Gracias Francisca por intervenir, y Fernando por contestar.
      Yo creo que lo que nos mantiene con opiniones diversas en el mensaje de esta semana es que cada uno entiende por inteligente una cosa distinta. Las distinciones que hace Fernando son interesantes.
      Gracias a los dos por participar
      Miguel Angel

  14. Francisca
    abril 26, 2015 en 5:10 pm

    Pienso que se deberia hablar tambien de una inteligencia social, hay personas muy buenas para el estudio o el trabajo, pero que no saben como comportarse en el mundo ni como tratar a nadie, metepatas.

    • abril 28, 2015 en 12:08 pm

      Totalmente de acuerdo Francisca. Gracias por intervenir.
      Miguel Angel

  15. Miguel E. Terrasa
    abril 27, 2015 en 2:34 pm

    Personalmente coincido con lo expuesto en el artículo. Una persona inteligente debería entender (y no lo hace), que actuando con soberbia se le escapan muchas oportunidades. La persona soberbia genera rechazo en su equipo, en clientes, proveedores, pares, jefes, etc. Pueden ser personas con ciertas capacidades, pero de vuelo corto por lo general. La humildad genera adhesión, compromiso, lealtad, y un montón de reacciones positivas que terminan influyendo positivamente en los resultados. De cualquier índole.
    Saludos

    • abril 28, 2015 en 12:09 pm

      Gracias Miguel, efectivamente el soberbio se pierde muchas oportunidades. la gente lo rechaza.
      Gracias por intervenir en el blog,
      Miguel Angel

  16. abril 29, 2015 en 9:52 am

    Yo creo que la cosa no va así, querido Miguel Angel. El problema es que no leemos a los clásicos. Un jesuita del siglo XVII (Baltasar Gracian) decía que hay tres tipos los talentosos, los que no lo son y lo saben, y los no talentosos y que se lo creen. Y estos son los peores y que “´serían listos si no creyeran serlo”. Pero inteligentes y soberbios son la mayoría, de los inteligentes claro, no de los soberbios. Encantado en cualquier caso de departir contigo.

    Mis reflexiones van en esa direccion Gracian http://gestiondeincompetentes.com/2011/09/27/el-mas-burro-el-jefe-cuando-dilbert-tiene-razon/

    • abril 29, 2015 en 1:57 pm

      Hola Gabriel.
      La primera categoría de Baltasar se subdivide en dos; Los que saben que saben, y los que no saben que saben. Los primeros son los que corren riesgo de caer en la soberbia, los segundo son “mirlos blancos”. Los que saben que no saben son directamente humildes y la última categoria de Baltasar son directamente los necios.
      A los primeros hay que cuidarlos para que no caigan en el lado oscuro.
      A los segundo hay que potenciarlos.
      Los terceros me inspiran mucha ternura… y suelen ser grandes personas.
      De los cuartos hay que huir… cuanto más lejos mejor!!

      Gracias por recordarnos que hay que releer a los clásicos de cuando en cuando. En los tiempos que corren es necesario tomar un poco de perspectiva.

      Un fuerte abrazo,
      Javier del Agua

    • abril 29, 2015 en 4:49 pm

      Gracias a los dos Javier y gabriel por vuestras intervenciones,
      saludos,
      Miguel Angel

  17. Anónimo
    abril 29, 2015 en 10:46 am

    Completamente de acuerdo con esta descripcion, la humildad siempre reinara sobre todo !

  18. Anónimo
    mayo 8, 2015 en 10:26 pm

    Según pasan los años vemos que se habla de más y más tipos de inteligencia; hace 20 años se empezaba a hablar mucho de la inteligencia emocional, y por ejemplo ahora se ven muchos artículos sobre la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner que diferencia entre 8. Y ciertamente tiene sentido que alguien que tiene una gran inteligencia espacial o matemática pueda no tener una gran inteligencia interpersonal, y así sucesivamente.

    Creo que al comienzo de tu post muchos hemos pensado en aquella persona que conocimos en el ámbito académico o laboral que tenía una gran inteligencia matemática o lingüística que en ese sentido admirábamos, pero era un soberbio. Y por eso nos choca la afirmación de que si alguien es inteligente, no es soberbio.

    Pero se entiende perfectamente el mensaje que quieres transmitir.

    Luis

    • mayo 11, 2015 en 8:55 am

      Sí Luis, se extiende la idea de que hay múltiples inteligencias. Efectivamente, el sentido del artículo se entiende y entrar en disquisiciones complicaría su comprensión.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  19. Kevin Quiroz B.
    noviembre 26, 2015 en 8:42 pm

    Coincido bien con Don Hector Cardoso, aunque hay una cosa que puede explicar de forma más sencilla esto, la “inteligencia” es un estado del ser humano y¿por qué estado? porque la inteligencia se desarrolla y varía según condición interna(salud+curiosidad+gusto) + condición externa(ambiente+relieve+tiempo, costumbre de los antiguos) pónganse a pensar qué sucedería si una de las partes de estas condiciones no está presente, sencillo, la inteligencia no puede estar presente o como se dice habrá menos dote.

    Ahora veamos los otros planos, la persona humilde es aquella persona que mantiene su postura(su lugar), respeto(no mira a los demás de forma inferior y no se ve por debajo de aquellas personas que se sientan superior<>) y deja pasar el peso de los demás porque sabe que igualmente caerá; en cambio una persona soberbia es una persona que cree estar en lo correcto en todo sin necesidad de pensar, piensa que el mundo debe estar a su merced, se olvida del tiempo de los demás, mira inferior a los demas aún sabiendo sus debilidades y tiene a veces delirio justiciero o revolucionario que termina siendo vacío a diferencia de una solucion real para todos(socialmente). Separemos estas cualidades en “tipos de humano” el humilde vendría siendo del tipo humano “evolutivo o bueno” que busca estar en paz con los demas, nunca molestar, y si es posible ayudar; el soberbio vendría siendo del tipo humano “regresivo o malo” el que es celoso de lo nuevo, el que no justifica lo de los demas, solo a sí mismo y cree que todos irán en contra de él y que sus palabras son justicia sin ver lo que sienten otros porque sólo le importa el sí mismo.

    – Si mezclamos “inteligencia+humildad = persona de fruto para todos, a cualquiera.”
    – Si mezclamos “inteligencia+soberbia = fruto selectivo(para unos pocos<>) o sólo a si mismo.”
    – Si mezclamos “poco dote+humildad = persona que se deja llevar a donde va el remo(que se adapta a todo lo que se le presente sin necesidad de entender o con poco entender) que no busca molestar y que recibira ayuda condicional o incondicional.”
    – Si mezclamos “poco dote+soberbia = persona que solo se deja llevar a sus emociones, no interesa resto, no sabe lo que hace, solo genera problemas del cual los demás no deben el porqué solucionarlo por él.”

    Lo mejor que se puede hacer es ver las cosas más a fondo para una solución más efectiva y un fruto con menos comparación.

    Perdón si el contenido escrito lo hice muy largo Don Miguel Ángel, espero que comprenda que es para fin colectivo para los demás como para usted.

    Y con esto termino¿Por qué no mejor ayuda a una persona soberbia el que sienten los demas para que vaya aprendiendo a ponerse en sus pies el como se sienten? no es sencillo pero no es imposible; y a las personas con menos dote¿Por qué no mejor ayudarle con su estado para que pueda mejorar aunque sea un poco? Se puede llevar una sorpresa muy grande al ayudar a una persona así(del tipo buena sorpresa). De estas es mejor empezar con la 2° y después combatir la soberbia.

    Bueno, espero que les sea de utilidad, grato, si hay alguna crítica la acepto con gusto para reflexión porque esto es para compartirse y mejorarlo mutuamente.

    • diciembre 1, 2015 en 10:48 am

      Muchas gracias Kevin por tus reflexions y por participar en el blog,
      Saludos,
      Miguel ANgel

  20. Anónimo
    junio 2, 2016 en 3:52 pm

    Q no porq seamos menos los inteligentes nos traten con la punta del pie

  21. Anónimo
    agosto 8, 2016 en 5:02 am

    Magnífico artículo que muestra claramente lo que hace ya algunos años me enseñó un buen amigo, lo negativo que es la soberbia y lo difícil que a veces es superarla.

    Solo una cosa , combatir a un soberbio solo es posible bajo la inteligencia y la humildad.

    • agosto 8, 2016 en 11:27 am

      Muchas gracias Anónimo por participar enel debate.
      Saludos,
      Miguel Angel

  1. abril 26, 2015 en 11:04 am
  2. mayo 6, 2015 en 12:10 pm
  3. marzo 3, 2016 en 8:00 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: