Inicio > varios > Cuidado con el cortoplacismo

Cuidado con el cortoplacismo

demografia“Sangría demográfica” es el titular de un artículo de prensa de hace unos días. Al parecer la población española está envejeciendo. La edad media de los españoles ha pasado de 39,3 años en 1998 a 42,4 en el 2015. En las últimas décadas ha habido muchos menos nacimientos que en décadas anteriores, por lo que hay menos jóvenes que antes y más gente madura.

Todo esto es fruto de que a principios de los 70 los sabios del club de Roma alertaron de que al ritmo de crecimiento de la población no habría suficientes recursos en la tierra para alimentar a una creciente población. Y no se les ocurrió otra cosa que aconsejar y fomentar políticas que mermaban el principal recurso con que cuenta la tierra: el mismo hombre.

Conclusión de las cortoplacistas políticas: cuatro décadas después no hay generaciones suficientes de jóvenes para mantener y reemplazar una creciente población de maduros. Y lo peor está todavía por venir. Menuda irresponsabilidad las políticas recomendadas.

Además resulta que es falso, que los recursos no se acaban, pues hay unos seres inteligentes en la tierra que son capaces de hacer un uso cada vez más eficiente de esos recursos y regenerar buena parte de ellos. Seres que ¡oh paradoja! esas mismas políticas tratan de eliminar. Menuda contradicción y menuda falta de sentido

En España en la última década ha aumentado la población gracias a la inmigración. Pero las dificultades económicas de los últimos años ha hecho que una parte de estos inmigrantes se hayan vuelto a sus  países de origen, por lo que la población española comienza a disminuir. Y lo peor está por llegar.

Gobernantes, responsabilidad ante las medidas que se adoptan y las recomendaciones que se proponen. Cuidado con el cortoplacismo.

  1. Jordi C.
    abril 30, 2015 en 8:06 am

    Cuidado Miguel Angel, las politicas expansivas de natalidad pueden ser todavía más cortoplacistas y lesivas que las opuestas. Como suele pasar, seguramente la sabiduría se encuentra en el equilibrio.
    Por otra parte, cuidado con con considerarnos a nosotros mismos el principal recurso con que cuenta la tierra. La humildad que tan sabiamente propugnas para el buen directivo es tambien la mejor receta para la sostenibilidad de nuestro mundo si nos la aplicamos en nuestra condicion de seres humanos con respect a todo lo que nos rodea.
    Muchas gracias por tus reflexiones de los jueves y a todos los que los comentan.
    Un abrazo

    • mayo 3, 2015 en 4:28 pm

      Gracias Jordi po tu comentario. Efectivamente a riesgo de que se me acuse da falta de humildad, afirmo que el hombre, la persona es más valioso que el agua o que el petroleo o que cualquier otro recurso de la tierra.
      Efectivamente hay que ir a un equilibrio, pero 40 años de políticas antinatalistas terminan pasando factura. Y lo peor está por llegar.
      gracias jordi por tu participación,
      Miguel Angel

  2. abril 30, 2015 en 1:35 pm

    Como decía un gran filósofo muy actual: no somos animales racionales sino espíritus con cuerpo material.

  3. irene martin
    abril 30, 2015 en 1:59 pm

    Gracias Miguel Angel, estoy totalmente de acuerdo contigo. Creo que hemos perdido el sentido común: quejas por el sacrificio de un perro infectado de Ebola y asesinato de miles de niños en el vientre materno!. No es un problema de recursos sino al final es simplemente egoismo porque elegir entre un hijo más y un coche mejor parece que es difícil. Eso si, luego, cuando seamos mayores, ¿quién nos cuidará?, ¿quién pagará nuestras pensiones?

    • mayo 3, 2015 en 11:29 am

      Hola Irene.
      Cuando abordamos un problema o cuestión donde la variable tiempo es muy relevante, (y en el problema de la demografía lo és) creo que es muy importante que nos pongamos de acuerdo en la escala que vamos a utilizar en el análisis.
      Miguel Angel denuncia en su post el “cortoplacismo” de las políticas del club de Roma, pero no define qué es corto plazo y qué es largo plazo.
      Tú sin embargo nos dejas entrever que para tí el largo plazo es el cobro de tu pensión, o dicho de otra forma te parece cortoplacista una política de natalidad que no te garantíce unos cuidados dignos en tu vejez o el cobro de tu pensión.

      Si he entendido bien tu planteamiento me parece una actitud un poco egoista y si no la he entendido bien te pido disculpas y te agradecería que nos lo expliques mejor.

      Saludos y gracias por comentar.
      Javier del Agua

    • mayo 3, 2015 en 4:30 pm

      Gracias Irene, totalmente de acuerdo con lo que dices.
      respecto a lo que comentas Javier, yo creo que más que un asunto de egoismo el pensar en nuestras pensiones, es un asunto de responsabilidad de toda la sociedad. Gracias a los dos por intervenir.
      Miguel Angel

  4. abril 30, 2015 en 4:05 pm

    Muy de acuerdo, Miguel Ángel. El gobierno no ayuda lo suficiente. No tengo hijos pero conozco la situación de muchas familias (que incluyen a viud@s, separad@s, divorciad@s…)

    Estas no eligen precisamente entre un hijo y un coche o un viaje a Cancún, Irene, al menos las que yo conozco. Hacen sacrificios tremendos para sacar adelante a sus hijos (1, 2, 3), con la ayuda de hermanos, padres o tíos jubilados. Hay empresas y hombres que tampoco ayudan suficiente en la conciliación.

    ¿Cómo pueden los gobernantes fomentar la natalidad? ¿Cómo pueden hacerlo las empresas? De verdad, no de boquilla.

    Recursos naturales sí hay para todos, los recursos humanos no son suficientes 😦

    • mayo 3, 2015 en 4:42 pm

      Nerea, en el norte de Europa hace tiempo que se han dado cuenta del problema y están dando ayudas a la familia. Ayudas de muy diverso tipo, y la natalidad alli se ha recuperado por encima del 2,1 que es el coeficiente de reemplazamiento de una población (en España estamos en el 1,2 y sin variar). Habrá que saber qué han hecho en esos países
      Gracias Nerea, y saludos,
      Miguel Angel

  5. RaulSHV
    abril 30, 2015 en 9:52 pm

    Este tema hace tiempo que vengo viendolo. De aqui a 30 años va a haber mas jubilados que población activa y el problema va a ser gordo. Contando que por desgracia, tener hijos, con las politicas actuales, ya sea economicas y de conciliación a veces esta (por desgracia) hasta mal visto, tenemos el “cocktail” perfecto. Los niños de hoy son los cotizantes/trabajadores de mañana, sumandole la cantidad de jóvenes que se van porque aqui poco menos que se intentan reir de ellos con lo que ofrecen, la situación pinta bastante mal. Debería haber más politicas para fomentar la natalidad. A fin de cuentas es una inversión a largo plazo (en cualquier pais de europa, de los desarrollados (UK, Suecia, Alemania, Finlandia, Noruega…..) el tema de la conciliación es totalmente diferente. Tuve un superior (directivo) que soltó delante de mandos intermedios (casi todos mujeres) al coger a un hombre para un puesto que por lo menos no se queda embarazado. Considero eso totalmente fuera de lugar y despectivo. A las personas se las mide por su valía, el mero hecho de ser madre, y asumir las responsabilidades y sacrificios que ello conlleva es mas que suficiente para ver los retos de los que puede ser capaz esa persona.

    • mayo 3, 2015 en 4:47 pm

      Gracias Raul, totalmente de acuerdo con lo que dices.
      Y efectivamente el comentario de ese directivo refleja poca categoría humana y mediocridad como directivo.
      Si la carrera de la mujer queda mermada por la posibilidad de quedar embarazada, se desperdiciará mucho talento directivo, mientras que la empresa que diseñe puestos de trabajo contando con la posibilidad de que las mujeres que trabajan allí queden embarazadas, estoy seguro que el rendimiento de estas mujeres será muy superior, al no tener la espada de damocles de qué les pasará si quedan embarazadas.
      Muchas gracias Raul, y saludos,
      Miguel Angel

  6. mayo 1, 2015 en 7:29 am

    Hola Miguel Angel.
    Desde el año 70 hasta la actualidad la población mundial se ha duplicado.
    Parece que estos seres tan inteligentes no hacen ni puñetero caso a los sabios de Roma !!.

    En todo caso personalmente prefiero que los gobiernos, mi gobierno, intervenga lo mínimo posible en mi vida y más aún en una decisión tan íntima y trascendente como la de traer un hijo al mundo.
    La frase “políticas de natalidad” en una dirección o en otra me produce un cierto “repelús”.
    Creo que un gobierno ha de garantizar la libertad de los individuos y el acceso a la cultura, formación e información para que esos individuos puedan tomar decisiones responsables.

    Saludos a todos y gracias por el blog
    Javier del Agua

    • mayo 3, 2015 en 4:50 pm

      Si javier, en este tema mejor que el gobierno no intervenga y la gente pueda actuar con libertad.
      Respecto a que la población sigue creciendo, cierto, pero cuanta gente ha dejado de nacer por esas políticas.
      Gracias Javier por seguir participando,
      Miguel Angel

  7. Anónimo
    mayo 2, 2015 en 8:14 am

    Gracias por el artículo. el título da para mucho y se puede hacer extensible a muchísimas decisiones que nos afectan directa y personalmente, mucho más de lo que nos gustaría y creemos. Es cierto que las políticas han ido encaminadas hacia el progresivo envejecimiento de la población y no han beneficiado en absoluto el crecimiento natural que en muchas ocasiones se vio compensando por el crecimiento inmigratorio. La paradoja es que como resultado de la crisis, encima las nuevas generaciones, mucho más preparadas, se ven obligadas e incentivadas a irse, probablemente con la esperanza que cuando todo este chaparrón llamado crisis que tanto está beneficiando a unos pocos, vuelvan para seguir beneficiando a esos pocos. “Pan para hoy hambre para mañana”. Mala gestión, nula interpretación de las consecuencias de ciertas decisiones hacen del futuro una incógnita incierta y nada halagüeña. Podemos seguir mirando hacia otro lado, pero la verdadera crisis es de valores. la vaca puede dar mucha leche, pero si abusas de ella, termina muriendo. Hay que empezar a valorar los asuntos, desde un punto de vista más ético, social, solidario y humanista porque una sola ciencia, por muy exacta que sea “los números” es limitadora y pierde perspectiva y por tanto es incapaz de valorar la dimensión de las consecuencias de dichas decisiones, sobre todo cuando se trata de todo lo concerniente al género humano. Cuidado con la simplicidad matemática con la que se evalúa todo….
    Fdo: Una amante de humanidades horrorizada con la falta de visión actual.

    • mayo 3, 2015 en 4:53 pm

      Anónimo, análisis muy claro y certero el que hacer. Lo suscribo totalmente.
      Qué satisfacción me produce que sea lectora del blog una amante de las humanidades. Yo, aunque doctor en Ciencias matemáticas, me tengo también por amante de las humanidades.
      Me gustaría saber quien eres.
      Muchas gracias y saludos,
      Miguel Angel

  8. Javier Alonso
    mayo 3, 2015 en 7:22 pm

    Miguel

    Esto es un problema de todas las economías Occidentales (mira Japón). Es un problema de egoísmo y materialismo

    Porque este cambio se debe a dos factores:

    1. Descenso de la natalidad. El ser humano quiere comodidad y pocas complicaciones.
    2. Avance médico

    Estos dos factores cada vez se van a hacer mayores. Porque a medida que lleguen el bienestar a continentes con alta natalidad, se unirán a los continentes donde prima el egoísmo.

    Me temo que el problema va a tener una solución mundial que nadie deseamos. Sinceramente, no tiene solución

    • mayo 7, 2015 en 9:39 am

      Gracias Javier, pero yo creo que sí que hay solución, otra cosa es que llegue a ser muy dolorosa, pero el mundo no se va a acabar.
      Gracias por tu participación,
      Miguel Angel

  9. mayo 4, 2015 en 3:11 pm

    Miguel Angel, has abierto la caja de Pandora con este post. En cuanto a considerarnos los humanos más importantes que otros recursos o seres vivos de este planeta creo que es una de las razones que nos ha llevado a dónde estamos (una tierra superpoblada pero con falta de natalidad en algunos países, problemas medioambientales, guerras etc.). Centrándome en el tema de las políticas de natalidad, como alemana que vive en España, debo decir que el período de baja por maternidad me parece ridículo por no decir inhumano. Javier: como hombres es fácil decir que el gobierno no se meta en tu vida. Pues ya me gustaría que actualizaran las leyes arcaicas que se hicieron cuando las mujeres no trabajábamos. Ojo, y no hablo de aumentar el periodo de baja sólo para la mujer, sino que lo puedan compartir los padres como consideren. Horarios extensos, empleos precarios o directamente el pario en tiempos de crisis… creo que hay una serie de cosas que influyen en la baja tasa de natalidad, pero no me quiero extender mucho más. Gracias por este interesante hilo, M.A.

    • mayo 7, 2015 en 9:45 am

      Gracias Not a 38.Totalmente de acuerdo que las políticas de natalidad son mínimas y anticuadas, y que deben afectar tamto a la mujer como al hombre.

      Pero ¿Tierra superpoblada? ¿has viajado por el mundo? ¿Has visto lo vacía que esta la meseta castellana? Yo he ido 19 veces a China, y los 3000 km antes de llegar a la costa están vacíos. De vez en cuando alguna población.

      Por otro ldo, cada vez es menor el porcentaje de la población que se dedica a la agricultura, es decir que problema de alimentación no hay, otra cosa es que esté mal distribuido.

      Gracias por participar en el blog. Me alegra que se me lea desde alemania.
      Saludos,
      Miguel Angel

      • mayo 16, 2015 en 5:26 pm

        Miguel A., me parece curioso que pongas España de ejemplo cuando hemos hablado de que tiene un problema de natalidad. Pero en general ¿cuántos billones de personas debe haber en el mundo causando la extinción de otras especies animales por invadir sus habitats y por acabar con los recursos de todos para que lo considerarías superpoblación. Creo que la definición de Wikipedia es muy interesante http://es.m.wikipedia.org/wiki/Superpoblación.
        No entiendo muy bien tu afirmación de que baja el porcentaje de personas dedicadas a la agricultura pero que no hay un problema de alimentación. Hay varios estudios y artículos sobre la disponibilidad del grano. También los hay sobre lo dañinos que son las técnicas modernas de agricultura para el medio ambiente, sin meternos en el peligro de los alimentos llenos de sustancias químicas por no meternos en otro tema que también da para mucho.
        Y sí, me encanta ver mundo desde el ejemplo Non Plus Ultra de cómo malgastar el dinero que es Las Vegas hasta culturas que nos pueden enseñar mucho sobre el respeto al entorno y otros seres vivos así como filosofías de vida menos materialistas.

        • mayo 17, 2015 en 5:29 pm

          Pero Not a 38 ¿donde hablo de España? Yo creo quees mejor que se extinga alguna especie que que deje de nacer un montón de humanos. Pero bueno, hay quien considera más dignos los animales y plantas que las personas.
          Nunca llegaremos al límite de población asumible por la tierra. Si en miles de millones de años no se ha llegado, no hay porqué pensar que lo vamos hacer en las próximas décadas.
          Gracias Not a 38 por tu intervención.
          Saludos,
          Miguel Angel

  10. mayo 4, 2015 en 5:23 pm

    Hola Not.
    Totalmente de acuerdo con lo que dices.
    Siempre intento cuando razono despojarme de mi condición de hombre.
    En esta cuestión y muchas más no hay hombres ni mujeres… hay personas.
    Si en lo que escribo se nota excesivamente que soy un hombre es por algún arquetipo del que aún no he conseguido liberarme. Haces bien en denunciarlo e intentaré corregirlo.
    Saludos y gracias por el comentario.

    Javier del Agua.

    • mayo 7, 2015 en 9:45 am

      Envidiable salud mental la tuya Javier,
      saludos,
      Miguel Angel

      • Javier del Agua
        mayo 7, 2015 en 12:21 pm

        Gracias Miguel Angel… pero no te creas que tambíen tengo mis dias tontos !
        Saludos,
        Javier del Agua

  11. Nicolás
    mayo 4, 2015 en 5:29 pm

    Querido Miguel Ángel;

    Suscribo en su mayor parte tu comentario. Comparto al 100% la afirmación de ser el Hombre el mayor activo del Planeta. No me parece que sea la razón ni de la superpoblación (que no existe) ni de los problemas medioambientales, ni de las guerras; más bien al contrario. No considerar al ser humano como el más valioso de los muchos tesoros de este planeta es precisamente lo que ha conducido a los desastres que menciona Not a 38 en su comentario.

    Dejando al margen lo pernicioso del intervencionismo prácticamente en cualquier esfera de la vida, no deja de ser también cierto que, dado lo inevitable de su existencia, la acción de los poderes públicos debería ir orientada hacia la creación de condiciones mínimas en las que la libertad del individuo pueda tener su espacio. Las políticas de natalidad no deben implicar ni fomento ni, mucho menos restricción, únicamente generación de condiciones que hagan posible una elección libre, sobre un asunto personalísimo. La ausencia de permisos de maternidad/paternidad acompasados en su duración con el desarrollo de los hijos, guarderías accesibles y adecuadas, ayudas económicas durante la vida de los hijos… Luego dejemos que cada familia (anatema) tenga los que le apetezca, lo trágico es restringir la libertad por la ausencia de condiciones adecuadas existiendo recursos más que suficientes, para el sano ejercicio de la libertad individual.

    De esos polvos vienen estos lodos y, como bien apuntas, lo peor está por venir. La estrechez de miras y la miopía política es sin duda un gran mal de nuestro tiempo. Aquí y fuera de aquí.

    Por último, y en este punto no puedo por menos que suscribir una por una las palabras de Miguel, lo peor es el holocausto silencioso y cómplice que las sociedades occidentales amparamos bajo, en este caso sí, una desenfocada idea de inexistentes derechos, huérfanos de cualquier conexión con el Derecho Natural.

    • mayo 7, 2015 en 9:47 am

      Nicolas, suscribo todo lo que dices. Muy buenas tus apreciaciones.
      gracias y saludos,
      Miguel Angel

  12. mayo 4, 2015 en 5:47 pm

    Estoy de acuerdo Miguel Angel con tu contestación a Irene. hemos de ser responsables.

    Tú mejor que ninguno de los lectores de este blog conoces el extraordinario poder de la progresión geométrica. Seguro que también conoces la “leyenda de sisa”, el descubridor del ajedrez. Os propongo un pequeño ejercicio al respecto.
    La tierra tiene aprox. unos 150 billones m2 de tierra firme. Suponiendo que la población se puede duplicar cada 35 años (es un hecho comprobado) y suponiendo tambien que partimos de la población actual que son aprox. 7.000 millones de personas se necesitan únicamente 17 períodos de 35 años, es decir 595 añós para que la población mundial llegue a 178 billones de habitantes. Si lo comparamos con la tierra firme de nuestro planeta veremos que en ese momento corresponderá algo menos de 1 m2 a cada habitante, tal es el poder de una progresión geométrica.
    Es posible que nuestros descendientes del año 2610 tengan las pensiones garantizadas pero no se donde narices se la van a ir a gastar… y si te llevas mal con tus vecinos de cuadrícula ya ni te cuento.
    Cual es el ejercicio de responsabilidad?, pensar en nuestra pensión y en la de nuestros contemporaneos a corto plazo?.. o pensar en la sostenibilidad global de este planeta y de nosotros mismos como especie a largo plazo?.
    Más allá de las conclusiones a las que llegaron los del club de Roma y que no puedo valorar porque las desconozco, creo que lo que intentaron hacer fué un ejercicio intelectual de responsabilidad a largo plazo.
    Saludos a todos, gracias por el blog y por permitirnos reflexionar.

    Javier del Agua

    • mayo 7, 2015 en 9:57 am

      Gracias Javier, pero percibo un fallo en tu argumento. Si fuera cierto en la tierra ya no cabría nadie, pues ha estado poblada desde hace miles de años, y si hubiera habido crecimiento geométrico ya no cabríamos.

      No las poblaciones no crecen geométricamente. Si lo hacen en periodos cortos de tiempo, pero no en el largo plazo. Si fuera así, los seres vivos (gatos, serpientes, hormigas) ya habrían saturado la tierra hace miles de años.

      En cualquier caso si esto fuera así, la inventiva del hombre va por delante de su crecimiento demográfico.

      Bueno esta es la humilde opinión y soy consciente que no soy experto en demografía. Pero me parece que hay una excesiva presión antinatalista.
      Gracias Javier,
      Miguel Angel

      • Javier del Agua
        mayo 7, 2015 en 12:18 pm

        Hola Miguel Angel.
        No hay sólo un fallo en mi argumento… hay muchos más !!
        Para empezar el crecimiento poblacional es exponencial… mayor aún que el geométrico.
        Hace miles de años, o cientos de miles, el hombre competía casi en igualdad de condiciones con muchas otras especies depredadoras que tenian entre su dieta a nuestros antepasados, y por lo tanto en ese momento el modelo de crecimiento poblacional era mucho más complejo. Siguiendo con tu ejemplo, a los gatos se los comen los perros, a las serpientes el águila culebrera y a las hormigas el oso hormiguero. Simplificando, en un modelo entre dos poblaciones que compiten, como sabes, la solución son órbitas al rededor de uno o varios puntos de equilibro. Si por algún motivo el sistema se desequilibra, la naturaleza con su sabiduría tiende a poner las cosas en su lugar…. es por este motivo que las poblaciones (el ser humano entre ellas) han permanecido en un relativo equilibrio…. pero llega un momento en que los seres humanos rompemos ese equilibrio o dicho de otra forma es más dificil que un león se nos coma cuando salimos a pasear.
        A partir de ese momento la solución al modelo de crecimiento se parece cada vez más a una progresión geométrica o exponencial, que es lo que está ocurriendo ahora.

        Si el modelo geométrico o exponencial continua aunque sea atenuado a la baja, lógicamente tendremos que afinar nuestra inventiva y vivir unos encima de otros, bajo el mar o bajo tierra… pero eso únicamente solucionará la cuestión unos cientos de años más. Siguiendo con mi ejemplo pasados 60 períodos de 35 años es decir en el año 4015 habría tantos habitantes como m3 tiene el planeta tierra, con lo cual la solución de meternos bajo tierra ya no valdría.

        Yo tampoco soy experto en demografía y me extraña que algún bloguero demógrafo aún no me haya tirado ya los perros !

        Saludos y gracias por el blog y por tus contestaciones.
        Javier del Agua

        • Javier del Agua
          mayo 7, 2015 en 4:07 pm

          … Y claro, estoy de acuerdo contigo, el crecimiento geométrico sólo es válido para un corto período de tiempo, pero no indefinidamente… y por eso los sabios de Roma han alertado de ello.

          Hay varias alternativas al problema:
          O bien aparece una nueva especie depredadora que se nos vuelva a comer cuando salgamos a pasear reconduciendo el equilibrio entre poblaciones, o bien nos depredamos a nosotros mismos (homo homini lupus est), o bien hacemos uso de la capacidad de razonar que Dios nos ha dado, pensamos a “largo plazo” y nos vamos poniendo de acuerdo en como tenemos que organizar este follón que se avecina.
          Yo creo que lo más sensato es la última propuesta.

          Saludos a todos y gracias por el debate
          Javier del Agua

          • mayo 8, 2015 en 8:28 am

            De acuerdo con tu analisis y con tus conclusiones Javier.
            Saludos,
            Miguel Angel

  13. Anónimo
    mayo 8, 2015 en 10:04 pm

    Miguel Ángel:

    Me cuesta creer que el descenso de natalidad en España debiera a los consejos del Club de Roma y no a factores socioeconómicos y tecnológicos. Entiendo que las reflexiones sobre los límites del crecimiento pudieron crear un estado de opinión que no favoreciera políticas de apoyo o que incluso en algunos lugares facilitara desarrollar políticas desincentivadoras, pero ¿su influencia sería tan significativa frente a los otros factores? Incluso en países en los que se han llegado a imponer medidas coercitivas, hemos visto cómo mucha gente incumplía la ley. Así mismo, el descenso de natalidad que se produce en España a finales de los 70, en otros países se produce en un momento muy diferente.

    Con todo esto no quiero decir que las políticas que promueven la natalidad no puedan tener una influencia significativa. Pero el baby boom en España se produjo sin estas medidas de apoyo, básicamente por factores socioeconómicos: recuperación económica en una sociedad con una estructura e ideas distintas.

    Me gustaría conocer más sobre la influencia de estas recomendaciones sobre la natalidad, siempre la he visto referida al medioambiente (emisiones, etc) ¿hay literatura al respecto?

    Luis

    • mayo 11, 2015 en 8:53 am

      Luis, yo creo que las opiniones del club de Roma tuvieron un impacto vital, otra cosa es que como tu dices, luego jugaron factores socioeconómicos y tecnológicos.
      Creo que hay literatura de lo que planteas, pero ahora nmismo no la tengo a mano. Busco y te digo algo.
      saludos,
      Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: