Déjate ayudar

Relacionado

Meter la pata

Cuando uno comete un error caben dos posibilidades. La...

Efectos colaterales

En España estos días se está hablando mucho de...

Una buena práctica

Habitualmente cuando nos planteamos hacer una cosa es porque...

¿Qué podemos hacer?

En el mundo desarrollado hemos experimentado unos altos niveles...

La empresa como red de aprendizaje

La semana pasada moderé una sesión del programa para...

Share

Una manifestación de prudencia y de inteligencia es pedir ayuda. Hay personas que piensan que pedirá ayuda es síntoma de debilidad. De que uno no es capaz de hacer tal cosa por si mismo. Gran error.

El que piensa que es capaz de hacerlo todo sin necesidad de ayuda, primero está profundamente equivocado pues no se da cuenta que las capacidades conjuntas de dos o tres personas son superiores a las capacidades de él solito por muy grandes que estás sean. Segundo le falta humildad, pues se cree que él solito puede con todo. Tercero suele ser una persona solitaria y sin amigos, pues pedir posibilita que otros nos puedan hacer un favor ayudándonos, lo cual facilita la amistad. Y finalmente, pidiendo ayuda nos saldrán las cosas mejor que si las hacemos nosotros solos.

No es debilidad mostrar la necesidad de ayuda sino todo lo contrario. Es síntoma de ser persona cabal. Muchas veces el que no pide ayuda es porque tiene que demostrar que es superior a los demás, y que los demás no tienen nada que aportarles. Pero la realidad es todo lo contrario. El que no pide nunca ayuda suelen ser una persona que necesita demostrarse a sí mismo que es muy valiosa.

En un directivo, el pedir ayuda a sus subordinados es un modo eficaz de crear un equipo cohesionado. El directivo que nunca pide ayuda, que siempre lo sabe hacer todo, crea barrera y distanciamiento en su gente. Consejo. No tengas miedo a pedir ayuda. No es debilidad sino todo lo contrario. Es síntoma de prudencia, madurez y sabiduría. Hasta el jueves que viene.

21 COMENTARIOS

  1. Dicen que si vas solo quizá vas más rápido pero si vas acompañado seguramente llegarás más lejos. Las organizaciones son máquinas para hacer cosas y las personas son piezas del engranaje. Para que la máquina funcione bien necesitamos a las personas del equipo y necesitarnos implica ayudarnos. Caemos en el falso tópico del superman, que todo lo podemos hacer solos. Los que llegan lejos suelen estar rodeados de un buen equipo. Si es posible rodeate de los mejores y en este caso, cómo no les vas a pedir ayuda?
    Saludos,
    Moritz

    • Muhas gracias Moritz, los mejores directivos buscan un equipo de personas que sean mejores que ellos. Hace falta humildad, pero es muy efectivo, y eso dice mucho de esos directivos.
      Saludos,
      Miguel Angel

  2. Reblogueó esto en Vamos a la raízy comentado:
    En mis clases, hago mucho énfasis en la relación entre humildad y ética, así como en la relación inversa entre soberbia y falta de ética. Hoy, Miguel Ángel Ariño ha escrito un artículo que da en el clavo acerca de ese tema, el cual he decidido rebloguear. Mientras tanto, yo celebro la visita número cuatro mil con un cambio de «look» para mi blog. Espero que les guste. Los dejo con el artículo de Ariño.

  3. Hola Miguel, muy exactas tus palabras sobre el tema de la ayuda. Yo pienso que el jefe que nunca pide ayuda, además de lo que planteas, se estanca, no aprende, se queda con dudas innecesarias, sufre con su ego desmedido, no crece ni deja crecer a sus colaboradores. Gracias por compartir tu sabiduría y tu poder de síntesis, que siempre me ha impresionado en cada uno de tus post. Saludos

    • Efectivamente jcpn, el jefe que no pide ayuda se estanca y no progresa, ni deja progresar a su equipo.
      Gracias por lo que dices al final. Más que sabiduría son casi 30 años dedicado a la toma de decisiones. Cualquier que dedica mucho tiempo a algo acaba sabiendo algo de ese algo.
      Saludos,
      Miguel Angel

  4. Muy interesante Maestro, además creo que que hay que entrenar nuestro sistema emocional para mirar dentro y fuera de nosotros.
    Siempre hay que estar entrenado en percibir también el sistema emocional de las personas que nos rodean, para identificar todas las capacidades y conocimientos que siempre tiene el equipo que nos rodea.
    Cuando un equipo se da cuenta alguien humilde y ético es capaz de ver, entender y valorar lo que sienten y lo que saben, la motivación y las ganas de enseñar, ayudar y aprender se disparan.
    Gracias por la entrada

  5. Excelente !. Falta de seguridad en sí mismo y sobre todo de humildad. Leyendo tu reflexión este es el resumen de las carencias del directivo que no pide ayuda. Es así?
    Gracias

  6. Muchas gracias Miguel Ángel, por el artículo. Personalmente me toca muy de cerca.
    Y le planteo las siguientes preguntas-casos, vividas y experimentadas en mi persona, cuya respuesta me tiene inmerso en un tratamiento psicológico:
    1.- ¿Cómo «salir» de uno mismo a pedir ayuda, cuando uno mismo ignora que la necesita?
    2.- Uno mismo a llegado a ese puesto, que está capacitado para desempeñarlo, y lo tiene demostrado. Ha estado tan entregado a «su entorno» que se olvido de él. Estuvo tan pendiente de tener abastecido a los demás de tarea, y que ellos pudieran funcionar, que llegó el momento en que se agoto. ¿Ignoró sus limitaciones? ¿Se sobrevaloró a sí mismo en su interior?
    3.- Sabes que formas partes de un excelente equipo. No quieres defraudar. Tdos son buenos, Tu te impones mantener ese listón, pero te vas agotando y no te das cuenta. ¿Puede que sea porque desconoces tus límites?

  7. Estoy totalmente de acuerdo con el tema de la humildad, virtud que escasea en muchas empresas. Muchas gracias por mencionar este asunto en el excelente artículo de » Toma de decisiones» Eduardo Segura Cros

  8. Muchas gracias Miguel Ángel por tu artículo.
    Yo añadiría una visión extra: Los personas que dirigen equipos, deberían crear un clima en el que el trabajador no tenga «miedo» a preguntar, a pedir ayuda siempre que lo necesite. De esta manera, creo que también haremos crecer y ser más autónomos a nuestros equipos!
    Yo, a las personas que he tenido en mis equipos, siempre les he dicho lo mismo: preguntad todo lo que necesitéis. Y siempre me ha dado muy buenos resultados: Cohesión del equipo, implicación por parte de todos, sacas lo mejor de cada uno,…
    Un abrazo!

Deja un comentario

Artículo anteriorNo me lo puedo creer!!!!!
Artículo siguienteFrustración
A %d blogueros les gusta esto: