Inicio > Economía, varios > El gran engaño

El gran engaño

natalidadDesde los años setenta, hace cuatro o cinco décadas, hay una campaña antinatalista en todo el mundo. Que si somos muchos, que si la tierra no puede soportar a tanta gente, que si no sé qué. China prohibió a las familias tener más de un hijo. En España desde mediados de los setenta la natalidad se ha ido reduciendo a niveles mínimos.

Resultado, las generaciones de los que tenemos más de 50 años son numerosísimas, el baby boom, mientras que las de menores de 40 son exiguas. Implicación, que en las décadas venideras la muy limitada población activa no va a tener manera de pagar las pensiones ni la sanidad del creciente número de ancianos. China empezó hace unos años quitando la política de un hijo y esta semana he leído que va a gravar con un impuesto especial a las familias que tengan menos de dos hijos.

Gran estafa esta política antinatalista. En España ya llegamos demasiado tarde. No van a ser suficientes las políticas que incentiven la natalidad. Políticas que por otro lado no están en la agenda de nadie con posibilidades de proponerlas. La única solución es que nos vengan muchos inmigrantes.

Ante mi propuesta de que entren muchos inmigrantes alguien se llevará las manos a la cabeza: “¿Así que vamos a tener que pagar la educación y la sanidad de los que vengan de fuera? De ninguna manera”. Pues no, son precisamente estos trabajadores que vengan de fuera los que con su trabajo van a pagar la sanidad de los que aquí estamos. Como no vengan, dentro de unos años cada tres trabajadores tendrán que mantener a 2 ancianos. Insostenible. Bienvenidos los inmigrantes.

Por supuesto que no estoy pretendiendo que crucen en patera miles de personas cada día. Eso es inhumano. Tampoco apruebo los asaltos a vallas ni actos ilegales. Estoy diciendo que solo si vienen a nuestro país gente de otros lugares podremos salir adelante. Vaticino y deseo que España pase en cinco años de los 46,5 millones de habitantes que somos ahora a los 50 millones. Si no tendremos un problema. Gran engaño las políticas antinatalistas de los últimos 50 años.

inmigración

  1. eruizf
    agosto 23, 2018 en 8:15 am

    Interesante Miguel A. En mi opinión toda inmigración legal debe ser bienvenida. No se puede aceptar de ninguna manera la inmigración ilegal. Pero el problema de fondo de España es el elevado nivel de desempleo, aparte de, todavía, un alto porcentaje de economía sumergida en el PIB. Mientras el desempleo sea elevado, la inmigración no será solución sino un problema añadido.

    • agosto 26, 2018 en 3:33 pm

      Eruizf, yo creo que sí que hay trabajo, de hecho vienen emigrantes a trabajar. El problema es que hay trabajos que los locales no queremos hacer. Si no viene gente de fuera nos hundimos como sociedad. Gracias por participar,
      Miguel Angel

  2. Jose
    agosto 23, 2018 en 9:07 am

    Los humanos han llegado a un nivel donde debaten si alguien tiene que morir o no en alta mar. En efecto hacen falta muchos niños y personas, no importa su color o país, para nuestro país. La inmigración ilegal nace de la corrupción ilegal, verdadero cáncer de la sociedad, del que tristemente somos líderes.

    Buen post…

    • agosto 26, 2018 en 3:34 pm

      Efectivamente José, estoy de acuerdo con tu comentario. Hay que perseguir a las mafias que extorsionan y trafican con la gente.
      muchas gracias y saludos,
      Miguel Angel

  3. cheche 11
    agosto 23, 2018 en 9:51 am

    Lamento discrepar un poco . En su dia muchas empresas de Europa se fueron a paises subdesarrollados para prodicir mas barato , tener mas profit pues no bajaron precios de sus productos y además como el caso de España incrementaron la tasa de paro por el cierre de las plantas locales .
    Por qué ahora no llevamos las empresas a los paises que mandan inmigrantes a Europa ..?? Son además mercados interesantes pues carecen de muchísimas cosas.
    También indicarle que los inmigrantes deberian de cobrar a trabajos iguales salarios iguales que los españoles , por al contrario los empresarios locales por razones de coste y otras prefieren los inmigrantes , con lo cual , mas paro para los españoles y los salarios de los mas bajos de Europa …así nos va !!!
    Saludos.

    • agosto 26, 2018 en 3:36 pm

      Bienvenida la discrepancia Chehe 11. El problema de invertir en países de origen subdesarrollados es el riesgo de que esa inversión acabe en manos de corruptos. Además hay una inseguridad jurídica muy grande, pero efectivamente eso sería una solución.
      Y desde luego el salario que se deba pagar a la gente debe ser función del trabajo que realizan, no de su lugar de procedencia.
      Muchas gracias por participar,
      Miguel Angel

  4. José
    agosto 23, 2018 en 10:00 am

    Graicas de nuevo por tu post semanal.

    Yo creo que hay un problema de fondo que nos olvidamos a menudo, y es nuestro cambio de estatus: ¿por qué los inmigrantes legales tienen más hijos que los oriundos nacionales? Es llamativo que al venir de otras culturas no necesitan tantos lujos, ni coches, ni ropa, ni viviendas grandes para 2, 3 ó 4 miembros para vivir. Si ellos pueden tener más hijos, los oriundos también, pero “no les daríamos el nivel de vida que les queremos dar”. Así, trabajamos los dos miembros del matrimonio para poder vivir (bien) y nos olvidamos de lo importante, tener y educar a nuestros hijos. Obviamente, soy consciente de que generalizo demasiado, pero… ¿quién se baja de la rueda de la sociedad o del consumismo a la que ha llegado / podido llegar a cambio de tener hijos? ¿no habría que apostar también por analizar esta situación y facilitar realmente una solución?

    PD.- Como comentario simplemente curioso, me ha llamado la atención la mención inicial hacia las generaciones de “los que tenemos más de 50” y “las de menores de 40”. Por desgracia, los de 40 a 49 somos la generación indefinida…

    • agosto 26, 2018 en 3:40 pm

      José, como dices, creo que estás generalizando, pero no estás generalizando mucho porque las cosas son tal como las pintas. Vivimos demasiado cómodos y no queremos perder comodidad. Pero eso es cortoplacismo. ¿Quien cuidará de nosotros en la vejez?
      A los de cuarenta y tantos no no sabía donde incluiros si en un lado o en otro, así que efectivamente, desde el punto de vista que estamos considerando sí que sois una generación indefinida.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  5. Julio Castro
    agosto 23, 2018 en 12:32 pm

    Estoy muy de acuerdo con usted. Tenemos que permitir que vengan inmigrantes.He escuchado propuestas de que la clave consitiría en que no tengan los mismos derechos que los actuales cotizantes… básicamente porque no se les puede garantizar. Se les puede garantizar trabajo. A pesar de todo (sólo por trabajo), vendrían muchos.
    Mis abuelos fueron emigrantes y cuando se establecieron era sólo por trabajo: no se buscaba una sanidad o servicios sociales determinados. Y creo que todos los emigrantes no buscan eso.
    Creo que este discurso suena algo duro. A mí me da que pensar: es cocherente y se evitan muchos roces. Creo que sí hay solución: pienso como el profesor Ariño.

    • agosto 26, 2018 en 3:43 pm

      Gracias Julio por participar. Yo creo que a los que no se nos puede garantizar sanidad y educación son a nosotros los locales. No va haber modo de pagarlas con generaciones tan pequeñas de españoles. Para que la sanidad, las pensiones y la educación pueda seguir pagándose necesitamos gente que venga a trabajar. Necesitamos inmigrantes, que con su trabajo y el nuestro paguen todas esas prestaciones a locales y venidos de fuera.
      Gracias y saludos Julio, pero no me llames de usted.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  6. agosto 23, 2018 en 1:44 pm

    Muy de acuerdo, Miguel Ángel. En términos económicos necesitamos la inmigración, desde luego. Si no vienen, tendremos un problema. Pero si vienen, también tendremos problemas, que llevarán a muchos a preguntarse dónde nos hemos equivocado. No hay más que mirar en Francia y sus “banlieu” para ver la que nos viene. O Alemania, o Inglaterra. Queda también por hacer la ecuación cultural: la multiculturalidad está muy bien, pero no a costa de degradar o empobrecer la propia.

    Permíteme discrepar con lo del engaño. Nuestra sociedad ha hecho una elección guiada por la comodidad, evitando sopesar las consecuencias de futuro a cambio de disponer mayor bienestar material en el presente. Para mi la sociedad española es responsable de esta situación. Los políticos también, por haber obviado la cuestión, inhibiéndose a hacer políticas fiscales, de educación y vivienda que fomenten (o al menos posibiliten) la formación de familias con algo más de 2 hijos.

    Gracias por introducir un tema tan interesante. Un saludo y buen verano, “wherever you lay”.

    • agosto 26, 2018 en 3:45 pm

      Si vienen tenemos un problema y si no vienen también José María. Y los que vienen no empobrecen nuestra propia cultura, la cultura es algoque se va haciendo con el tiempo. La cultura europea dentro de 500 años será distinta a la actual. Es ley de la humanidad.
      Gracias José María y saludos,
      Miguel Angel

  7. josepserracots
    agosto 23, 2018 en 2:42 pm

    El problema no es de los españoles, que no tengamos ganas de tener más hijos. El problema es de los salarios bajos que tenemos, de los problemas que ponen los empresarios a la hora de contratar a mujeres que quiere no ser madres.

    • eruizf
      agosto 23, 2018 en 2:58 pm

      Más que problemas que ponen los empresarios a mujeres que quieren ser madres, yo diría que es un problema no resuelto de la nueva sociedad que queremos. La dedicación que requiere, a hombres y mujeres, llegar a puestos altos en las organizaciones obliga a sacrificios en la vida personal, y, el resultado es muy frecuentemente la renuncia a tener hijos.

    • agosto 26, 2018 en 3:49 pm

      Josep has tocado en la llaga. El salario que se debe pagar debe ser respetuoso con la dignidad humana. No se puede abusar de la necesidad de la gente. Esto ya lo dijo El Papa León XIII en una encíclica de total actualidad publicada en 1891. Es uno de mis textos de cabecera que deberíamos tener más presente.
      Y efectivamente Eruiz, tal como dices, los puestos de trabajo deberían diseñarse para adaptarse a la situación de las personas. La de las madres, etc. hay empresas que ya lo hacen. De este asunto ya he hablado en más de un post.
      Gracias a los dos y saludos,
      Miguel Angel

  1. septiembre 2, 2018 en 2:49 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: