El éxito de las decisiones

Relacionado

Más sobre Impuestos

El otro día me llegó una carta de la...

Hipotecas ¿tipo fijo o variable?

Quizá ya sea tarde, pero la recomendación en los...

Lo justo y nada más

Un antiguo alumno que lee frecuentemente este blog me...

Buenos y malos jefes

Una de las ventajas de haber iniciado este blog...

Al comienzo del curso

Comenzamos un nuevo curso académico y disponemos de 12...

Share

El que tengamos éxito o no cuando tomamos decisiones, el que una empresa vaya mejor o peor, depende de muchos factores: el realismo con que abordamos una situación, lo racionales que somos, nuestra experiencia, la intuición, y otros muchos factores.

Después de muchos años observando como las personas y los equipos directivos toman decisiones, he llegado a la conclusión de que el factor más importante del éxito de las decisiones es la suerte. Sí, la suerte. Pensamos que somos buenos planificadores, que razonamos bien, etc, pero al final si nos ha salido algo bien fundamentalmente es porque hemos tenido suerte.

Uno puede pensar en el éxito que tienen empresas como Google, Facebook, Amazon, Microsoft, etc. Pues bien, pienso que además de talento y capacidad directiva de sus promotores, esas empresas son lo que son porque han tenido suerte. Cuantas iniciativas tipo Facebook o cualquier otra ha habido en el mundo y no han funcionado. Seguramente muchísimas, pero como no han funcionado no las conocemos y solo nos han llegado las que han tenido éxito. Solo las que les ha acompañado la suerte han visto la luz.

Pero para tener suerte hay que estar preparado para tenerla. Me explicaré. Si uno juega a la lotería y le toca un buen premio, lo único que puede decirse de esta persona es que ha tenido suerte. Si no le toca ningún premio no diremos que ha tenido mala suerte. Es lo normal que no te toque nada. Sin embargo, si esta persona ha podido tener suerte es porque ha comprado boletos de lotería. Al que no juega, nunca le acompaña la suerte.

O sea que, efectivamente la suerte tiene su espacio de influencia, pero hay quien está preparado para aprovecharse de la suerte y hay quién no. Que la suerte os acompañe, y que os pille preparados. Hasta el jueves que viene.

15 COMENTARIOS

  1. Qué te ha pasado hoy Miguel Angel!? Estabas despistado y el corrector ortográfico te ha jugado varias malas pasadas!…

    Sabes ya si estarás disponible para aquello que te comenté?

    Un saludo

  2. La suerte también es un factor de prevención contra el ego. Muchas personas que inicialmente triunfan, acaban creyendo que la causa siempre es su bien hacer. Estas personas acaban fracasando. Ya que usas como ejemplo la lotería, casi todos aquellos que se hacen rico con el juego, acaban siendo más pobres que antes. Pasa igual con aquellos empresarios que venden su empresa y se hace millonarios.

    La creencia en el factor suerte es una poderosa creencia para estar siempre alerta y no sobre ponderar factores subjetivos que son de escasa importancia.

  3. Efectivamente eso es así. Anoche tuve la suerte de cenar y conversar con los creadores de la marca C21BeBrave que acaban de tener el mega golpe de suerte con la CLOTIRULETA: una herramienta como muchas otras que ya habían probado para involucrar s us seguidores en Instagram. Han multiplicado sus ventas en un 10.000% ¡espectacular! y ellos decían que habían hecho varios de este tipo de «engagements» para sus seguidores y nunca les había pasado ni parecido. Eso si, Se lo curran cada día y «compran varios números de lotería cada día». YO me sigo admirando después de escucharles tanto como ellos de las «razones» del éxito de la CLOTIRULETA. Y creo como tú que es fruto del 1% inspiración y 99% transpiración.
    Un saludo

    • Gracias Elena, cada vez encuentro más casos en los que efectivamente la suerte tiene una buena parte de responsabilidad en el éxito de las cosas (y también en el fracaso)
      Saludos,
      Miguel Angel
      Tengo muchos buenos recuerdos de las clases del EMBA en Madrid

  4. A mi me gusta tomar decisiones desde los valores y el resto vendrá por añadidura. El punto que citas me parece fundamental para no perder la humildad. La vida tiene recovecos más allá de nuestros talentos y esfuerzos. Gracias.

  5. Estimado profesor aunque coincido (en parte) con la reflexión que haces en tu post, me permitiré incluir una cita del profesor de la Universitat de València Justo Serna, en un reciente post de su blog (18 de octubre de 2018), que me ayudó a interpretar mejor el papel que juegan sobre los resultados de nuestras acciones el azar (la suerte) y otro factor fundamental, al menos a mi juicio, la contingencia:
    “El azar es la casualidad; en cambio, la contingencia es lo que puede suceder o no suceder. El azar es la pura eventualidad; en cambio, la contingencia es aquella circunstancia en que las cosas aún no están definidas: no dependen tanto del azar, cuanto de los efectos de composición que provocan nuestra acción o inacción”
    “Yo hago cosas con un fin y éstas se suman a otras que hacen otros. El resultado es incierto, pero no porque haya casualidades, sino porque ignoro qué consecuencias tendrá la suma de mis actos y los de otros”
    “La cualidad de lo contingente así definido (como ves, muy de sentido común) es precisamente lo que se lee una y otra vez en las novelas de Paul Auster”
    En qué porcentaje el éxito empresarial depende de la suerte? y de la contingencia?
    Un abrazo.

    • La verdad José Luis, yo no creo que se pueda hablar de porcentajes. Depende de cada situación. Mi tesis es que la suerte afecta mucho más de lo que nos imaginamos.
      Gracias por participar,
      Miguel Angel

      • Vayan por delate mis disculpas por no saber expresarme adecuadamente.
        Trataba de hacer una pregunta retórica, toda vez que considero que solemos llamar suerte o azar a aquello que es mera contingencia, sin dejar de considerar la posible (pero a mi juicio escasa) influencia de la suerte en el éxito.
        La contingencia tendría más que ver con un problema complejo de teoría de juegos (en cierto modo similar al «dilema del prisionero») pero con diversos actores que desconocen las decisiones del resto de agentes y sus motivaciones, así como el resultado final de la confluencia de todas ellas (hay incertidumbre, que difícilmente seremos capaces de convertir en riesgo mensurable).
        Gracias por tus reflexiones semanales, que sigo con interés desde la primera que publicaste, aunque solamente intervengo ocasionalmente.
        José Luis

  6. Querido Miguel Ángel,léete en un día como hoy,frío y gris,me ha provocado una sonrisa,y comentar tu entrada con Chus,vamos un doblete.
    Gracias!

Deja un comentario

Artículo anteriorInnovación
Artículo siguienteEl tiempo coloca a cada uno en su sitio
A %d blogueros les gusta esto: