Home > Consideraciones prácticas, Perfiles de directivos > Valor económico de la confianza

Valor económico de la confianza

La confianza no es un bien económico. No se puede ir al supermercado y comprar un kilo de confianza. Si lo fuera su precio estaría por las nubes. El que no sea un bien económico no significa que no tenga valor económico. Las empresas en las que hay confianza entre directivos y empleados, no hay que controlar. Se sabe que la gente va a realizar el trabajo que le corresponde. Estas empresas se pueden ahorrar el coste del control. Si hay confianza, las personas están dispuestas a hacer lo que haga falta por su empresa. Sabe que la empresa les tiene en cuenta.

A nivel de sociedad, si hubiera confianza, si todo el mundo fuera digno de confianza, no necesitaríamos cerrar con llave las casas ni lo coches ni nada. Se viviría mucho mejor. Una familia solo se sostiene sobre la base de la confianza entre marido y mujer. Confianza que se traslada a los hijos. En definitiva, la confianza no es ningún bien económico, pero tiene un gran valor económico.

Por tanto, todo lo que puedan hacer las empresas por invertir en confianza serán inversiones rentabilísimas. Lo que pasa es que no hay dinero que pueda comprar la confianza. Estas inversiones no son económicas. Son inversiones en uno mismo. Uno es confiable o no lo es. Uno es confiable en la medida en que tiene en cuenta el impacto de sus decisiones en los demás. En la medida en que cumple sus compromisos. En la medida en que valora, de modo real y no verbal, a las personas de su alrededor. La confianza se gana. Se la otorgan los demás a uno. Uno todo lo que puede hacer es ser confiable. Así que invertir en confianza es invertir en uno mismo. Hasta el jueves que viene.

  1. pscharfhausengmailcom
    marzo 3, 2022 at 9:40 am

    Miguel Ángel, la verdad es que nunca te escribo para darte las gracias por compartir el conocimiento de tu inmenso sentido común que he tenido la suerte de vivir en el IESE y de seguir ahora. Unas píldoras destiladas de sabiduría profunda que pueden parecer hasta sencillas, pero creo que es en la sencillez del pensamiento donde se condensa la verdad…basta ver las parábolas. Un abrazo con mucho cariño. Paloma Scharfhausen

    • marzo 4, 2022 at 2:36 pm

      Me alegra mucho lo que dices Paloma. Te recuerdo de cuando hacías el MBA hace ya algunos años.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  2. Anónimo
    marzo 3, 2022 at 10:02 am

    Hola!!

    Molt interessant, això que comentes! Quina casualitat, perquè ahir estava corregint les gal·lerades d’un capítol de llibre que precisament parla sobre la confiança i la justícia. Quan el tingui corregit, te’l passo.»Justice to Generate Trust, Two Aspects of Human Relationships in Management». Són temes que no es publiquen actualment a les revistes perquè no hi ha cap regressió.

    Abraçada i Feliç dia!

    Natàlia Cugueró-Escofet Ph.D (Dr.) in Management

    ________________________________

    • marzo 4, 2022 at 2:37 pm

      Gracias Natalia, efectivamente la actividad investigadora está muy sesgada a lo modelizable matemáticamente.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. Rosa
    marzo 3, 2022 at 11:39 am

    Lo mismo se aplica a la autoridad, que diferencia tan grande entre tener autoridad y ser autoritario

    • marzo 4, 2022 at 2:40 pm

      Diferencia total Rosa. De los prepotentes autoritarios hay que huir. El problema que tienen es que la gente huye de ellos y ellos no se dan cuenta.
      Gracias por participar,
      Saludos,
      Miguel Angel

  4. Jorge Brito
    marzo 3, 2022 at 1:20 pm

    Efectivamente, la confianza es quizás «la variable» mas «relevante» que influye (positiva o negativamente) en el valor de marca personal. Con la limitación de que -a veces- es difícil recobrarla totalmente.

  5. marzo 3, 2022 at 4:20 pm

    Hola Miguel Angel. Me ha encantado este post. Recuerdo que mire unos videos de Juan Antonio Perez Lopez, en Youtube, que explicaban la importancia de la confianza en todo tipo de relación. Muchas gracias por tus post. Saludos,

    • marzo 4, 2022 at 2:41 pm

      Gracias Marti. Cuanto he aprendido yo de Juan Antonio Pérez López, y cuánto nos ha enseña do él.
      Saludos,
      Miguel Angel

  1. marzo 17, 2022 at 9:00 am

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: