Corrupción

corrupcionEstán saliendo a la luz pública en España numerosos casos en los que personas que ocupan puestos de servicio público -políticos- están utilizando su puesto en beneficio propio en detrimento de los ciudadanos. No juzgo la veracidad de esas noticias. Unas lo serán más y otras menos, pero están causando gran indignación en este país.

Para remediarlo se habla de una ley de transparencia y unas cuantas medidas legales más. Todo este tipo de medidas y controles me parecen necesarios, pero no pensemos que así se va a arreglar el problema. Ya lo dice el refrán: hecha la ley, hecha la trampa. No en vano la novela picaresca es un género específico de la literatura española.

¿Cómo se puede atajar pues el problema de la corrupción? El único modo es la autodisciplina. No hay leyes que combatan la picaresca. O individual y colectivamente cada uno se compromete a ser honrado o el problema seguirá existiendo. Si la única razón que tengo para no hacer un beneficio ilícito son las penas que pueden acarrear, malo. La única razón válida para no hacer un beneficio ilícito es “que no se debe hacer”.

Si no, ya podemos poner leyes y normas, que no harán más que agudizar el ingenio del defraudador y asfixiar al pobre ciudadano honrado. Me parece que existen demasiadas leyes.  Para avanzar en el camino de la responsabilidad personal hacia la sociedad es necesario mejorar la educación de las nuevas generaciones. Sobre las líneas generales de como debe ser esa educación, quizá hable la semana que viene o la siguiente. Hasta el jueves que viene.

  1. cc-pdd3-1
    marzo 7, 2013 en 8:15 am

    Estoy basicamente de acuerdo en que la etica “deberia” de reconocerse y aplicarse, sin ningun tipo de ” castigo ” asociado, pero eso significaria que todo el mundo al 100 % , tiene la misma etica y entiende lo mismo , y no es asi . Seria lo ideal, pero no sucede asi. ¿ Como se educa la etica ??, se nace con un sentimiento etico? o se educa ?? y si se educa ?? como se educa ?? con ejemplos graficos y/ o explicaciones ?? o le debemos de añadir algun elemento para que entre en accion , ” el miedo” . El miedo que es tan malo para segun que cosas, en cierto grado es muy bueno para otras y por tanto impide que se realicen conductas no eticas. Existen personas que se ARRIESGAN ( utilizando las enseñanzas de sus clases ) mas de lo debido porque creen que no tendran consecuencias, porque sencillamente no pasa nada.( tienen un tipo de perfil personal, muy especifico ) . Tampoco son tantas porcentualmente, pero su conducta impacta con mucho mas “ruido ” por ser una conducta negativa. Gracias por sus clases. !!

    • marzo 7, 2013 en 1:32 pm

      cc, tocas un tema interesantísimo, si la ética es universal o cada uno tiene la suya. ya he hablado de esto en otros mensajes hace mese, pero seguramente volveré a hablar próximamente.
      Muchas gracias
      Miguel Angel

  2. Anónimo
    marzo 7, 2013 en 8:37 am

    Buenos dias Miguel Angel,

    Llevo ya bastante tiempo siguiendo este blog y aprendiendo dia a dia. Pero hoy has dado en el clavo mas que nunca, o al menos en lo que yo creo que es la esencia de nuestros males.
    La picaresca. Me extraña que no lo hayas marcado en negrita, pues este tema da para un largo e interesante debate, estoy seguro de ello.
    Te propongo que un dia hables de la picarseca. No del fenomeno literario de finales de la edad media, sino de la actitud “picaresca” desgraciadamente tan presente en nuestros dias.

    Saludos a todos

    Joan

  3. AA
    marzo 7, 2013 en 9:22 am

    « personas que ocupan puestos de servicio público -políticos- están utilizando su puesto en beneficio propio en detrimento de los ciudadanos »
    « ¿Cómo se puede atajar pues el problema de la corrupción? El único modo es la autodisciplina. »

    First, ask if that government role is legitimate. If we are talking about – say – some sort of social engineering, or economic central planning, or more generally government doing anything that would be immoral or illegal for free individuals to do – and this is a huge incentive for wrong-doing on top of wrong-doing – then the solution for “corruption” is not asking public officials to conduct their wrong-doing with integrity – it is to eliminate that role entirely.

    • marzo 7, 2013 en 1:34 pm

      Gracias AA por tu comentario. Hay opiniones para todos los gustos respecto a lo que apuntas.
      Saludos,
      Miguel Angel

  4. marzo 7, 2013 en 10:16 am

    Hola Miguel Ángel,

    No cabe esperar que la solución provenga de los “causantes y beneficiarios del problema”. Dudo que la función legislativa, asumida por los políticos, sea disruptiva en este tema.

    Opino que en nuestro pais existen multitud de normas, muchas de ellas correctas y suficientes, pero no se exige su cumplimiento efectivo. O no se exige a todos por igual. Ya decía en 1989 mi profesor de Derecho Constitucional, Sr. Pereira Menaut, con su fino humor gallego, que “…las puertas de los tribunales están abiertas para todos los ciudadanos… igual que las del Hotel Ritz”.

    Estoy de acuerdo con lo que propones: la autodisciplina es necesaria, sí. Para ello, educación, por supuesto. Pero también es necesaria la “disciplina de toda la vida: si usted roba, prevarica o malversa, va a la cárcel”. Sin más.

    El rol de tutelar el cumplimiento efectivo de las normas recae en el poder judicial, subordinado de facto – en España- al poder político. Su escasez de medios es materia recurrente en todos los debates electorales. ¡Ya nos gustaría que los juzgados hubieran tenido un desarrollo operativo y tecnológico similar al de la Agencia Tributaria!

    Es necesaria una “puesta al día funcional” de ciertas instituciones del estado.

    Un saludo a ti y tus lectores. Have a nice day!

    • marzo 7, 2013 en 1:37 pm

      José María, no puedo estar más de acuerdo contigo. Normas y reglamentos los necesarios y de oblidado cumplimiento, y si no, a la carcel o lo que corresponda. Pero po muchas que sean las reglas no se agotarán las posibilidades de fraude.
      Gracias por seguir el blog,
      Miguel Angel

  5. marzo 7, 2013 en 10:23 am

    Hola Miguel Angel, este comentario me recuerda a lo que nos enseñó Juan Antonio Pérez Lopez sobre el aprendizaje positivo o negativo que tenemos en cada decisión que tomamos, por pequeña que sea; tenemos que ser fieles en lo pequeño para serlo también en lo mucho.

    • marzo 7, 2013 en 1:39 pm

      Efectivamente Patricia. un pequeño acto de corrupción al principio remuerde, pero el siguiente remuerde menos y abrimos paso a que no sea tan pequeño. Al final colamos lo que sea: aprendizaje negativo.
      Gracias,
      Miguel Angel

  6. Caba Robletto
    marzo 7, 2013 en 10:38 am

    De todo lo comentado, existe una pieza clave: “El hombre y las circunstancias”. No nos engañemos, cuando se siente la oportunidad, aflora el deseo, y como bien apuntan los valiosos comentarios de este bloc, si uno no posee (cultiva) una severa y natural autodisciplina formativa, estamos en mayor o menor grado condenados a nuestras propias miserias (avaricia, vanidad, poder, etc.)

    Tan solo “El Misterio de La Muerte”, desnuda completamente al individuo, y es entonces cuando percibes realmente tus actos y caprichos innecesarios. El hombre siempre, creador de soluciones y de conflictos.(Leyes que no son cumplidas).

    Gracias por la atención, att. Ramón.

    • marzo 7, 2013 en 1:41 pm

      Ramón, has tocado el tema de la muerte. Algo de lo que la gente no quiere oir ni hablar. Pero al final cada uno tiene lo que se merece. Cada uno es responsable de su vida.
      Gracias,
      Miguel Angel

  7. Martin
    marzo 7, 2013 en 11:03 am

    Cambio de leyes ayuda, pero lo que realmente hace falta es un cambio de mentalidad entre los políticos. Los votantes somos los únicos que les podemos obligar.

    Propongo para las próximas elecciones una edición de Toma de Decisiones que con una lista de criterios para elegir solo a políticos capaces de cambiar este país.

    Algunos ejemplos de criterios podrían ser:

    1) ¿Quiénes son las principales personas del partido? ¿Qué trayectoria profesional tienen esas personas? ¿Han hecho algo más en la vida aparte de dar discursos? ¿De qué personas se rodean?

    2) ¿El partido propone cambios institucionales que mejoran el funcionamiento de la democracia? Ejemplos de mejoras:
    – todos los programas electorales son auditados por un órgano independiente para confirmar viabilidad económica (esto evita que te prometen cosas que no se pueden permitir).
    – transparencia total en la financiación de los partidos políticos
    – los que trabajan en funciones públicas no pueden cobrar sueldo adicional de su partido (ni diferido)
    – inclusión de voto preferente por personas individuales, para que el voto no sea genérico para un partido

    • marzo 7, 2013 en 1:42 pm

      Martín, una buena propuesta. Recuérdamela cuando se acerquen las próximas elecciones y elaboramos entre todos una serie de criterios que queramos que tengan nuestros gobernantes.
      Muchas gracias. Lo tendré en cuenta para entonces,
      Miguel Angel

  8. Daniel
    marzo 7, 2013 en 12:26 pm

    Gracias Miguel Angel por tocar, as usual, temas actuales y “potentes”…. la realidad es que para poder solventar de raíz estas situaciones tan poco éticas ni morales, hace falta una gran dosis de humildad (que cada cuál acepte el rol que le toca desarrollar), sin envidias de lo que tiene el prójimo, ni soberbias respecto a los demás por el cargo que ocupamos…

    Si de entrada se potenciaran las virtudes tanto en el ámbito político, como en el social, etc, está muy claro que se vería mejorada la humanidad y el país en general de una forma recíproca, generaríamos confianza (eso que hace que sube y baje la prima de riesgo, según dicen), y podríamos borrar de la boca los Presidentes de los “headquarters” europeos lo que ahora estan obligados a escuchar los directivos españoles cuando van a raportar a sus superiores…. que pasa “mafiosos”…. nos tildan y nos incluyen a todos en el mismo saco, pero creo que nos lo hemos ganado a pulso.

    Los escandalos políticos actuales, son quizás la gota que colmó el vaso. En nuestro sector ha sido, desde que uno tiene uso de razón, “agradecido” y “recompensado” el reconocimiento de un proveedor hacia el Director de Compras de un Tier1 o Tier2 o incluso OEM’s, con información privilegiada y asignaciones de proyectos importantes que otros, por ser justos, honrados, honestos y no querer entrar en un juego de sobornos, seguimos luchando en el día a día con nuestras limitaciones, pero aceptando quiénes somos y lo que podemos hacer, no por ello auto-limitandonos….

    Finalmente, no creo que la solución pase por una mayor legislación,… como bien indicas en el propio blog, “hecha la ley, hecha la trampa”…. y lo que no puede ser de recibo, es que el 50% de las cosas estén prohibidas y el otro 50% sean de obligado cumplimento, dado que están anulándonos como personas y atentando contra nuestra libertad.

    un abrazo,

    • marzo 7, 2013 en 1:50 pm

      Gracias Daniel. Aristóteles hablaba del hombre virtuoso y en especial del gobernante virtuoso. O se tienen virtudes o poco futuro tenemos. En esa linea va mi propuesta de educación. Hablaré de eso próximamente. El ser honrado compensa a largo plazo, pero en el corto plazo suele estar penalizado. Salen mejor parados a corto plazo los oportunistas, pero creo que estos tienen poco futuro, o mejor dicho un futuro muy corto,
      Gracias,
      Miguel Angel

  9. Ana de Marichalar
    marzo 7, 2013 en 12:36 pm

    Cuanta razón Miguel. Pero para mi no hay que modificar la ley sino simplemente aplicarla: tanto te “llevas” pues a devolver lo que has quitado mas intereses, mas multa ( carcel no porque encima nos costaria dinero) pero sin cargo por supuesto. , Igualito que hace hacienda con respecto a los impuestos- dinero + intereses + multa. Es fácil: solo aplicar la ley. EL problema es que cuando esta TANTA gente implicada, nadie se atreve a tirar la primera piedra.

    regards

    • marzo 7, 2013 en 1:51 pm

      Puro sentido común lo que propones Ana. Devolución, más intereses mas multa. como hace hacienda, pero unos intereses y una multa muy alta, que desincentive las conductas corruptas. Gracias y ya te queda poco para acabar el programa,
      Miguel Angel

  10. Joaquín Jiménez
    marzo 7, 2013 en 2:25 pm

    Ardua tarea la de educar a las nuevas generaciones en una sociedad que convierte al pícaro en heroe (futbolistas que simulan penaltis, especuladores que se forran sin generar puestos de trabajo, etc).
    No creo que hagan falta mas leyes y si aplicar las existentes de manera rápida y contundente.

    • Joan
      marzo 7, 2013 en 5:36 pm

      Hola Joanquin,

      Ahí está el problema, que convertimos el picaro en heroe. Y ademas, no hace falta ir muy lejos para buscarlos, los tenemos muy cerca. Cualquiera de nosotros conoce gente que practica estas actitudes, por insignificantes que sean (picaresca en demandas a seguros, en el trabajo, en negociaciones con clientes y proveedores, en declaraciones a hacienda, …me cuelo en el metro, jejejejeje que bueno soy…). etc.
      Pero el problema real es que ante todas estas actitudes, encima . “nos vanagloriamos”…!!!!
      Huston tenemos un problema

      Saludos

      Joan

    • marzo 8, 2013 en 9:47 am

      Gracias Joaquin y Joan, lo que podemos hacer cada uno es intentar influir en nuestro entorno e intentar cambiar actitudes de los que están cerca de nosotros.
      Saludos,
      Miguel Angel

  11. Gonzalo
    marzo 7, 2013 en 4:53 pm

    Quizás ayude un poco analizar cómo se da el comportamiento al interior de la familia.
    En una familia los padres son el ejemplo y camino a seguir para los hijos; los padres pueden establecer normas que por lo general son de dos tipos: de logística y de comportamiento; además estas normas pueden ser tácitas o explícitas; la comunicación de la norma estará acompañada de una explicación, la cual puede sugerir los beneficios que trae el cumplirlas o los castigos que implican el no cumplirlas…. se puede seguir en el tema; por último la efectividad de las normas, además de muchos factores, dependerá de qué tanto las cumplan los que las dán: los padres
    ¿Se imaginan a los padres estableciendo pautas de fortaleza, templanza, justicia, sobriedad, responsabilidad, honestidad, transparencia a los hijos y que los padres no las cumplan? ¿o que en algunos casos las cumplan y en otros no? ¿que se les diga a los hijos que siempre hay excepciones y depende del análisis particular?. Bueno… esa es la formación que se dá ahora… Y qué creen que sucederá con los hijos… entenderán que NO hay norma absoluta que valga, conceptos como moral, ética y verdad se pierden, se vuelven relativos.
    Por dónde empezar… esto no es como el huevo o la gallina… se debe empezar por la familia. En la medida que los padres asuman la responsabilidad de educar bien a sus hijos, éstos empujarán los cambios en el sentido correcto. El día que nuevamente hayan más personas con moral y principios claros se logrará tener un representante de la sociedad (a nivel local, regional o país) que haga respetar los principios básicos de comportamiento que se deben dar en una familia a nivel de sociedad de tal manera de lograr nuevamente un círculo virtuoso en el tiempo.
    A mí en particular me gustaría saber entre muchas cosas ¿cuándo se quebró el sistema?, ¿porqué se quebró? ¿o es que siempre estuvo quebrado?. Las respuestas ayudarán mucho cuando se inicien los cambios.. ya que será una alerta para no regresar al punto en el que nos encontramos.
    Otras preguntas mucho más importantes: ¿de quién dependen los cambios?, de mí, de tí, de nosotros; ¿veremos los cambios? no, los verán con suerte la siguiente generación. ¿y porqué me involucro entonces? por que mi responsabilidad es hacer este mundo más habitable…
    Gracias Miguel por hacernos pensar… planteas los problemas de manera muy particular

    • marzo 8, 2013 en 9:49 am

      Gracias Gonzalo. La ejemplaridad es el primer requisito. La ejemplaridad no garantiza nada pero facilita la buena conducta de los demás. Lo que está claro es que sin ejemplarizad por parte de los responsables (padres, autoridades, etc) no se puede esperar que la gente se comporte como debe hacerse.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  12. Anónimo
    marzo 7, 2013 en 5:26 pm

    “Si la única razón que tengo para no hacer un beneficio ilícito son las penas que pueden acarrear, malo. La única razón válida para no hacer un beneficio ilícito es “que no se debe hacer.” Well said. The choice is between control of self by self, or by others. If people don’t control themselves, law will step in to do what it can never completely do. The choice is ours.

  13. Maps
    marzo 7, 2013 en 6:25 pm

    No se trata ‘solo’ de un problema educacional.

    Estos casos son muy numerosos; personas que ocupan puestos de servicio público -políticos- y que utilizan su puesto en beneficio propio y en detrimento de los ciudadanos, privándonos de lo público y de nuestros derechos más básicos y que causan verdadera indignación en este país.

    Los votantes tenemos el deber de hacer análisis y adpoptar criterios responsables para elegir a nuestros políticos pero no será suficiente, y no bastará con la ley de transparencia o la aplicación de más medidas legales por necesarias que parezcan.

    Es necesario exigir y aplicar la RESPONSABILIDAD CIVIL y la RESPONSABILIDAD PENAL.
    Sería posiblemente la única forma de combatir y de espantar a estos oportunistas vanidosos.
    Posiblemente, haría de la ética y la honradez valores más universales. Válido ejemplo para educar a las nuevas generaciones y para demostrar a estos delincuentes que las ‘fechorias’ son castigadas.

    Un saludo.

    • marzo 8, 2013 en 10:27 am

      Sí Maps. el que se quiera comportar correctamente, enhorabuena, y a lque no un castigo contundente que haga que no compense ir de listillo.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  14. marzo 7, 2013 en 8:30 pm

    Una vez más, totalmente de acuerdo. Considero que no sólo depende de la actitud más o menos pasiva ante los corruptos, la autodisciplina o la educación de las nuevas generaciones. También es importante la actitud de la sociedad ante quienes son o intentar ser honrados, que lamentablemente, suele estar más cerca de la mofa y la calificación como “tontos” que de resaltarse como ejemplo a seguir para esas nuevas generaciones.

    • marzo 8, 2013 en 10:29 am

      Gracias Ana, lo que dices es la buena imagen que tiene en nuestra cultura el pícaro. Habría que ser más contundente en estos casos.
      ¿Te he dado clase? ¿eres antigua alumna del IESE?. Se que has participado varias veces en el blog, pero no te tengo situada.
      Gracias,
      Miguel Angel

      • marzo 8, 2013 en 10:32 am

        Buenos días, fui alumna del PDD3-2012, sólo pudimos disfrutar de una sesión con usted…suficiente al menos para tener conocimiento del blog y poder seguirlo! 🙂

        • marzo 10, 2013 en 12:12 pm

          Ahora caigo. El año pasado tuve una gripe-resfriado que me duró un mes y me impidió entrar en clase.
          Gracias Ana,
          Miguel Angel

  15. marzo 7, 2013 en 9:27 pm

    Totalmente de acuerdo. 100%. Cumplir o no la ley no debe de ser NUNCA una excusa para aparcar la ética o la moral. Me recuerda a tu matriz de decisiones correctas e incorrectas que pueden salir bien o mal. Hay decisiones ilegales perfectamente correctas, y decisiones legales que merecen absolutamente todo el reproche social… además, por eso hay jueces. Aunque esto tampoco me vale.

    La ley de transparencia, si queda sólo en eso (una ley), no será más que un parche más… y no estamos para parches. El problema no es de estética (del envase, del continente)… el problema es de ética (del contenido). Y siempre la educación.

    Gracias.

    • marzo 8, 2013 en 10:31 am

      Gracias Luis, la matriz de decisiones (que por cierto, me la inventé yo) es muy útil para analizar situaciones como el análisis que haces tú.
      Muchas gracias y saludos,
      Miguel Angel

      • marzo 8, 2013 en 12:49 pm

        Lo se… siempre que la uso la denomino la Matriz de Ariño.
        Saludos y ¡gracias!

  16. Alejandro
    marzo 8, 2013 en 9:29 am

    Gracias Miguel Angel por tu blog.

    Realmente no hay más solución que la autodisciplina para no ser corruptos en un país que lleva la picaresca en el ADN, pero medidas como las que se proponen (no quiere decir que se vayan a poner en práctica nunca, totalmente) supondrian un avance importante. De todas maneras es urgente;
    – Exigir unos criterios objetivos de puntuación y adjudicación en los concursos públicos.
    – Profesionalización y reforma en el ámbito de la gestión pública,
    – Aumentar la remuneración de cargos públicos (la mayoría de veces es la fuente de la corrupción). Nos cuesta mucho más su mediocridad y desprestigio.
    Es decir, autodisciplina si, pero con otras condiciones de contorno más adecuadas.
    Sin una reforma del sector público imposible salir del agujero.

    Un abrazo,

    • marzo 8, 2013 en 10:32 am

      Efectivamente alejandro, esas medidas son necesarias pero nunca suficientes. Además como han apuntado varios en los comentarios, castigos muy fuertes que desalienten conductas oportunistas.
      Gracias,
      Miguel Angel

  17. Javier Español
    marzo 8, 2013 en 9:56 am

    En mi opinión:
    1. Simplificar las leyes/reglamentos. Cuanto más complejos sean más sencillo será encontrar en ellos una grieta para defraudar.
    2. Transparencia, luz y taquígrafos pero de verdad. Dónde va nuestro dinero, a qué precio se compran las cosas, a qué empresas…
    3. Aplicación rigurosa de las leyes/reglamentos, el que la hace la paga. Me temo que nuestra Justicia no es ni independiente ni eficaz, es tan lenta que genera impunidad.
    4. Educación. Cumplir la ley no es suficiente, es simplemente un mínimo.
    5. Consciencia de que el dinero que se llevan es NUESTRO. Creo que tenemos demasiado interiorizado que los impuestos que pagamos son de todos (y de nadie). Claro, así es natural que mucha gente diga que debemos tener una sanidad gratuita. No es gratuita, nos cuesta una auténtica fortuna, simplemente no pagamos la factura cada vez que vamos, nos la han cobrado por adelantado.

    Pongo un ejemplo real que viví pero cambiando el producto: una administración abrió un concurso para comprar papel higiénico. Todo el proceso fue impecable desde el punto de vista legal, el único problema es que se pagó un precio cinco veces superior al que se podía obtener en el mercado por el mismo papel higiénico. Alguien salió ganando y perdimos todos los impuesto-pagantes.

    • AA
      marzo 8, 2013 en 10:20 am

      « Consciencia de que el dinero que se llevan es NUESTRO.»

      « Nobody spends somebody else’s money as carefully as he spends his own. » – Milton Friedman — Mere “conscience” isn’t enough. They know already that it’s not their money — That’s why they squander it, embezzle it, use it for buying and selling political influence. If your money isn’t theirs for them to spend on whatever things you wouldn’t approve, or in things you would have managed better, they shouldn’t have it in the first place.

      • Javier Español
        marzo 8, 2013 en 10:52 am

        #AA de acuerdo, pero la consciencia a la que me refería es a la nuestra, a que veo que demasiada gente no tiene tan claro que el dinero de los impuestos es SUYO y que tiene el derecho a exigir que se gestione y utilice bien. Ya tengo claro que los que se gastan nuestro dinero ya saben que no es suyo y precisamente por esto les da igual…

    • marzo 10, 2013 en 12:02 pm

      Muchas gracias Javier. suscribo todo lo que dices, pero de todas formas la sola reglamentación no será nunca suficiente.
      Saludos,
      Miguel Angel

  18. Sara
    marzo 8, 2013 en 10:48 am

    Hola Miguel Angel,

    Primero enhorabuena por tu blog, me gusta mucho.
    Cuando he leído tu post, lo he relacionado con uno del blog de Xavier Sala-i-Martín sobre la evasión fiscal que hace referencia a un economista de la conducta llamado Dan Ariely, que estudia el problema de la deshonestidad. Este es el link.
    http://salaimartin.com/randomthoughts/item/504-evasi%C3%B3n-fiscal.html
    Tal y como dice en el blog: “La teoría de Ariel es que la gente quiere verse a sí misma como honesta y honorable pero, a la vez, quiere disfrutar de los beneficios de evadir. En principio, sin embargo, esos dos objetivos están contrapuestos: si es deshonesto, uno obtiene el beneficio monetario de no pagar impuestos pero pierde autoestima. Por el contrario, si es honesto, uno tiene una buena imagen de sí mismo, pero no obtiene el dinero de la evasión. La clave de la teoría de Ariely es que gracias a la psicología cognitiva flexible y a la capacidad de racionalizar sus acciones, el ser humano es capaz de compaginar los dos objetivos aparentemente contradictorios si la deshonestidad es “pequeña”: Por ejemplo, los que bajan canciones de internet dicen que no roban porque, al fin y al cabo, al autor le interesa difundir su obra o que ellos no iban a comprar esa canción por lo que el bajarla gratis no perjudica a nadie. Una buena racionalización de la deshonestidad.”
    Esto mismo se puede aplicar a la corrupción, ya que los que cometen estos actos racionalizan sus acciones auto-convenciéndose que son “pequeños” actos de deshonestidad. Esta idea y que parece que siempre el corrupto sale impune y que no hay ningún tipo de persecución hace que aparentemente la corrupción este “socialmente aceptada”. Muchas veces oigo que todos los políticos son iguales o que todos los partidos son corruptos y parece que no hay solución a este problema y se acepta.
    Creo que es importante hacer leyes para acabar con la corrupción y que sobre todo que sean eficientes. Para que así sea, se debe sentir y palpar que se persigue y se hace cumplir la ley. Mientras haya casos como el de Urdangarin o Bárcenas en la que los imputados salgan impunes y sin ningún tipo de sanción, la corrupción va a seguir existiendo.

    • marzo 10, 2013 en 12:04 pm

      Gracias Sara, conozco los escritos de Dan Ariely, y su predictible irrationality. frecuentemenet nos encontramos con el dilema de lo que e quiere y de lo que se debe. A algo hay que renunciar. No se puede hacer siempre lo que se debe si no se renuncia a algún beneficio.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  19. Anónimo
    marzo 8, 2013 en 11:54 am

    Estoy de acuerdo con que una nueva ley no va a resolver el problema, con la educación como solución a medio o largo plazo. Sin embargo, permitir que los ladrones y desalmados no sean excluidos inmediatamente de la vida púbilca (inhabilitación) o enviados a prisión me parece una forma más de renunciar a nuestra responsabilidad y, por tanto, a nuestra libertad.
    Tengo ya bastantes amigos y compañeros desesperados por haber perdido su empresa al no ser capaces de superar los impagos de la Administración, en el paro por haberse visto incluidos en un ERE de una empresa para la que sólo han hecho que trabajar con honestidad, de extraordinarios priofesionales con buenos curriculums a los que ya sólo les queda rezar para conseguir el milagro de llegar a fin de mes y para ser capaces de soportar con dignidad toda esta adversidad sobrevenida. Ellos no están teniendo lo que se merecen.
    Viktor Frankl decía que al final sólo hay dos tipos de personas: los decentes y los indecentes, y que respecto los indecentes nadie te podía negar la libertad de no relacionarte con ellos. Cuando los indecentes están entre los que tienen el poder la única forma de no relacionarte con ellos es apartarlos de la Sociedad. Una nueva ley no contribuye mucho a ello, nuestra pasividad si.

    • Anónimo
      marzo 8, 2013 en 12:02 pm

      Lo siento, Miguel Ángel, soy Jaime Castillo. No sé por qué razón al hacer el comentario no me ha entrado el avatar.

    • AA
      marzo 8, 2013 en 5:20 pm

      «Viktor Frankl decía que al final sólo hay dos tipos de personas: los decentes y los indecentes»
      Nice framework — but corruption is not only about people, but also about _systems_, and about _uses_. Excellent people can work (even against their knowledge) for a system which corrupts (wrong incentives), or that produces corruption (evil results) – and in these cases, it is better that they themselves lack discipline because they will do less harm to others.

    • marzo 10, 2013 en 12:07 pm

      Gracias Jaime, efectivamente al que es injusto hay que castigarle. no pueden quedar impunes actitudes abusivas. Si no todo el mundose apunta al abuso. Y el castigo, más que por venganza tiene que ser para disuadir conductas corruptas.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  20. Anónimo
    marzo 8, 2013 en 5:54 pm

    Pienso que la falta de ejemplo que están mostrando los que administran los bienes públicos hace que los ciudadanos dejen de creer en el sistema y tengan una excusa para defraudar. Mientras no se regule la responsabilidad de los políticos, igual que la tenemos el resto de profesionales (preparación académica, experiencia, principios deontológicos, seguro de responsabilidad civil,…),esto no va a cambiar. La educación es fundamental en este cambio que queremos pero sigo pensando que el ejemplo que tenemos que dar los que educamos a hijos o alumnos es fundamental.

    • marzo 10, 2013 en 12:08 pm

      Sí anónimo, hay una confianza nula en los que administran los bienes públicos. Y coincido plenamente contigo que el paso previo a la educación es la ejemplaridad. Sin conducta ejemplar la educación es ineficaz.
      Gracias,
      Miguel Angel

  21. Tainech
    marzo 8, 2013 en 7:48 pm

    Cual ha sido la principal escuela de los politicos? aqui no tenemos como en Francia. Quizas han aprendido de la empresa privada en la que muchos de ellos han fracasado. Quizás provienen del activismo-sindicalismo en el que todo vale, han aprendido en la administración de la que provienen en la que si no agotas como sea el presupuesto, hay que devolver lo que sobra de las partidas y se ve reducido el ejercicio siguiente…
    Tiene muy mala pinta la solución al problema endémico, con ello no quisiera olvidar a los muchos que son honrados y no figuran en la tipología descritas.
    Listas abiertas para poder votar a las personas y no a las listas, que en muchos casos nos dan gato por liebre… se acabaron las siglas ya que en todos los partidos hay de todo. Independencia real de la justicia y a aplicarla con el mismo criterio sin interpretaciones dispares, para todos por igual.. en que pais pasa eso? no conozco ninguno. Estamos en un bucle en el que el zorro del gallinero es el responsable de la seguridad de las gallinas, esperemos que haya un zorro inteligente y bueno que actue en favor de sus intereses y de los de todos y que controle sus instintos, es mucho pedir?.

    • marzo 10, 2013 en 12:11 pm

      Buen ejemplo Tainech, el del zorro y las gallinas. y por supuesto no olvidar la multitud de gente honrada que asiste boquiabierta a lo que está pasando. A los políticos se les debería exigir cualificación adecuada al puesto que vana a ocupar, como exige cualquier empresa que quiera ser minimamente eficaz.
      Gracias,
      Miguel Angel

  22. Anónimo
    marzo 12, 2013 en 1:57 am

    La corrupción es insoportable. No es sólo el dinero, a veces no es ni siquiera principalmente el dinero. Vemos políticos que, al dictado de intereses de grupos minoritarios que los promueven y sostienen, tremendamente eficaces en labores de lobby a traves de redes muy consolidadas, hacen uso de la mayoría de su partido para imponer leyes que no estaban en programa ni por asomo pero y afectan enormemente a la vida de las personas. Cambios sociales muy notables que se proponen a las pocas semanas del nombramiento y se convierten en los ejes de la actuacion de algunos ministros. Lo vimos con el PSOE y lo vemos con el PP. Aparte de la falta de legitimidad, la fractura social es enorme.

    • marzo 12, 2013 en 4:18 pm

      Gracias Anónimo por tu comentario. ¿Quien eres?
      Saludos,
      Miguel Angel

  23. Borja Valero
    marzo 21, 2016 en 4:04 pm

    Es cierto que a más leyes no signifique menos corrupción, entre otras cosas porque no solo es corrupción cuando se comete un acto ilegal.
    Pero no es la autodisciplina lo que va a librarnos de la corrupción, sino la disciplina colectiva. Solo si la sociedad castiga al corrupto, y no solo mediante procesos judiciales sino con otros factores como la exclusión social del corrupto se disminuirá la corrupción.
    Para eso también haría falta algo de “justicia social”.

    • marzo 22, 2016 en 6:49 pm

      Muchas gracias Borja por tu contribución. De todas maneras, yo creo que solo se llega a la disciplina colectiva si todo el mundo se autodisciplina.
      Muchas gracias,
      MIguel Angel

  1. marzo 14, 2013 en 8:00 am
  2. noviembre 13, 2014 en 8:00 am
  3. enero 15, 2015 en 8:01 am
  4. marzo 5, 2015 en 8:01 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: