Quien te enfada te controla

Relacionado

Meter la pata

Cuando uno comete un error caben dos posibilidades. La...

Efectos colaterales

En España estos días se está hablando mucho de...

Una buena práctica

Habitualmente cuando nos planteamos hacer una cosa es porque...

¿Qué podemos hacer?

En el mundo desarrollado hemos experimentado unos altos niveles...

La empresa como red de aprendizaje

La semana pasada moderé una sesión del programa para...

Share

Suelen ser dos las razones por las que a veces nos enfadamos, o bien porque hemos hecho algo mal o bien porque alguien nos ha hecho alguna faena. En el primero de los casos no sirve de nada enfadarnos con nosotros mismo, no soluciona nada. Lo que tenemos que hacer es corregir, aprender e intentar no volver a meter la pata en el mismo asunto.

Tampoco sirve de nada enfadarse si es que alguien nos ha ofendido o se ha comportado mal con nosotros. ¿Para qué? Si nos pide perdón perdonarle y si no, tener en cuenta que el problema no lo tenemos nosotros sino la persona que nos ha ofendido. Nosotros solo sufrimos las consecuencias de su actitud. Tenemos que ser dueños de nuestra vida y de nuestro carácter. “Quien te enfada te controla” leí una vez. Y tiene toda la razón ese dicho. Nuestro buen humor no puede depender de actitudes de terceros.

Enfadarse no sirve de nada. No merece la pena. Además, estando enfadados creamos mal ambiente a nuestro alrededor. Es mejor que los demás estén rodeados de caras sonrientes y no de caras enfadadas. Además, si enfadándonos se resolviera algún asunto, mi consejo sería “enfádate”. Pero como no se resuelve nada y además crea problemas alrededor nuestro, mejor no enfadarse.

Cosa distinta es corregir, si alguien nos hace alguna fechoría a nosotros o a algún otro, habrá que corregirle si tenemos alguna posibilidad de éxito. Pero corregirle para que mejore esta persona, nunca por venganza que no sirve para nada. Hasta el jueves que viene.

19 COMENTARIOS

  1. He dicho lo mismo un montón de veces a lo largo de mi vida, ¡pero nunca con esta claridad!
    ¿Por qué darle a un tercero la capacidad de controlar tus sentimientos? ¡éso si que es un fallo nuestro!
    Muchas felicidades por exponerlo magistralmente.
    Me quedo con la frase: «Quien te enfada te controla»

  2. En casa, educando a los niños, a veces nos enfadamos por que no nos hacen caso a la primera, por que rompen algo jugando o por que gritan demasiado. En ocasiones es necesaria una correccion, un par de minutos en el rincon de pensar, pero mientras ellos se levantan listos para empezar de cero, nosotros seguimos tensos y enfadados un largo rato. Eso no sirve de nada, hay que resetear y empezar otra vez sin cargar con el enfado anterior.

  3. Coincido con la opinión de los anteriores comentarios: Claro, simple y magistral.

    Yo creo que cuando nos enfadamos es, o puede ser en según que casos, por que por enésima vez estamos corrigiendo a alguien que queremos o apreciamos (los hijos son el caso más común). Creo que la clave está en lo que introduce Joan Carles, los niños resetean rápidamente pero después de «ene» veces a nosotros nos cuesta resetear. Creo que es por que nos daos cuenta de que la comunicación realizada no ha dado el fruto deseado. Creo que este sentimiento de frustración es lo que nos genera el desasosiego o, tal vez, enfado.

    Seguramente tiene que ver con la conclusión, cuando reconomos que nos controlan nos enfadamos.

    Gracias por la reflexión

  4. Muy de acuerdo, a mí me ha pasado.

    Matizaría que corregir siempre, a no ser que por ello me meta yo en un lío. Porque entonces estoy creando un problema que sí que es mío (también me ha pasado).

    Aunque la persona que me ha hecho la fechoría no se corrija, es bastante probable que se encuentre más adelante, o que se haya encontrado antes, con una situación similar. Ya sea porque creyera que estaba en su derecho o bien porque no fuera consciente, en cualquier caso le puede servir de reflexión (también lo he vivido).

    Un proverbio árabe dice: «Si un hombre te dice que pareces un camello, no le hagas caso; si lo dicen dos, mírate en el espejo».

    Saludos

  5. “Quien te enfada te controla
    Si pero por ejemplo :esta sociedad no está concienciada con la gente con las minusvalias una de ellas es que tienes sitios para poder aparcar pero si un simple coche de Endesa electricidad aparca y le dice al agente que va de urgencia y el agente ni lo comprueba le da el permiso para aparcar Porqu el agente de policía tiene la fuerza de la ley con él y tú si te quejas con toda la educación siendo minusválido té jodes y buscas otro aparcamiento esto como se come pasas ,pasas pero hasta cuánto tienes que poner la otra mejilla

    • Efectivamente Ramón, hay muchas circunstancias que hacen que nos podamos enfadar. Pero enfadarnos no sirve de nada. No resuelve el problema. Intentar que el que va con urgencias sea más respetuoso, pero enfandándonos no evitamos que ese coche aparque donde no debe, así que mejor buscar alternativas más eficaces que el enfadarnos.
      gracias por participar Ramón,
      Miguel Angel

  6. No estoy nunca de mal humor xq se crea un ambiente duro en el que a mí no me gustaría estar. Pensar que una cara larga no joroba a los demás es no entender nada, por eso el buen humor ayuda ,después de todo pasamos la mayor parte del día en nuestro trabajo , sonreír y ser positivo no sólo hace más ameno todo sino que también nos ayuda a nosotros mismos a estar mejor y a vivir mejor

  7. Muchas gracias por sus escritos en general pero este me ha encantado por que además ha caído en el momento justo. Lo guardaré para releer y no olvidarme de aplicarlo.

Deja un comentario

Artículo anteriorPersonalidad
Artículo siguienteHorarios laborales
A %d blogueros les gusta esto: