No es lo mismo

Relacionado

Más sobre Impuestos

El otro día me llegó una carta de la...

Hipotecas ¿tipo fijo o variable?

Quizá ya sea tarde, pero la recomendación en los...

Lo justo y nada más

Un antiguo alumno que lee frecuentemente este blog me...

Buenos y malos jefes

Una de las ventajas de haber iniciado este blog...

Al comienzo del curso

Comenzamos un nuevo curso académico y disponemos de 12...

Share

https://miguelarino.com//srv/htdocs/wp-content/uploads/2016/06/directivo.jpg?w=345No es lo mismo ser simpático y caer bien que ser un buen directivo. ¿Y a qué viene esto hoy? Pues a una práctica que he visto algunas veces en directivos. Cuando queda un puesto vacante en una empresa y se decide llenarlo promoviendo a una persona de dentro de la organización, a veces el criterio que se utiliza para seleccionar una persona es que esa persona me cae bien.

Evidentemente ese criterio opera a nivel de subconsciente. Encontramos un montón de razones que justifican que esa es la persona adecuada para el puesto. Pero en el fondo su única virtud es que nos cae bien. Y puede caernos bien por dos razones, porque esa persona tenga un natural agradable y queremos trabajar con ella, o tristemente porque esa persona se sabe vender muy bien y sabe cómo hay que comportarse con según quién para conseguir según qué. Y lo consigue!!!!! He visto expertos en manipulación. Me parece, aunque solo es una intuición, que en esa trampa caen más fácilmente los hombres que las mujeres.

Hablo de esto esta semana porque hace poco me contó un antiguo alumno lo que pasó en su empresa. Por necesidades de crecimiento hubo que ampliar en una persona el equipo de mandos intermedios que se hacía cargo de un departamento. Ante la sorpresa y frustración de todo el equipo, ascendieron a la más incompetente de todos los operarios del departamento. Se llevaba muy bien con el responsable de la decisión, me explicaba este antiguo alumno. Hasta el jueves que viene.

12 COMENTARIOS

  1. Esto pasa muchas veces. En mi opinión, más del 50% de las veces.
    Leí hace unos meses que «directivos de primera se rodean de equipos de primera, mientras que directivos de segunda se rodean de equipos de tercera».

    • Precisamente de eso me hablaba un amigo hace poco. Los profesionales de primera categoría solo recomiendan a otros de primera categoría. Los de segunda solo recomiendan a los de primera y segunda, y los de tercera y cuarta, solo se recomiendan entre ello.
      gracias Arturo,
      Miguel Angel

  2. Hola apreciado Prof. Ariño,
    Creo entender que te refieres a estos tipos que comunmente se les llama «trepas». Lo ideal es promover a una persona que vale profesionalmente y además tiene la inteligencia emocional como para que sea agradable trabajar con ella. Una cosa sin la otra no suele acabar bien.
    A favor del subordinado y del mando superior soy partidario de un alto nivel profesional y el buen rollo en el trabajo, ambas cosas no tienen porque ir desligadas. Los «trepas» no me gustan, si encima son incompetentes… no comments, y los directivos que contratan o ascienden simplemente por amiguismo (sin valorar criterios profesionales) son irresponsables, incompetentes y muy poco profesionales. A veces con estas prácticas ocultan su falta de competencia, seguridad y se rodean de siervos fieles que siempre les reirán las gracias y les ocultarán lo que realmente piensan.
    En conclusión: A favor del buen profesional y el buen ambiente personal en el lugar de trabajo.
    Un abrazo,
    Moritz

    • No necesariamente trepas, Moritz, están los trepas y aquellos que sin pretenderlo caen bien al jefe, y es el jefe el que no distingue entre caer bien y ser competente. Por supuesto que los trepas se aprovechan magistralmente de esa situación.
      Saludos Moritz, y gracias por volver a participar,
      Miguel Angel

  3. Good point Arturo, it is also important to note that while there are amazing manipulators and politicians in any organization, there are also people that are willing to be manipulated… I have seen first hand very famous CEOs surrounding themselves with great professionals and other equally famous and successful CEOs surrounding themselves with mediocre talent. I think the second group here suffers from tremendous insecurities and prefer to be surrounded by no competition. Now assuming that competencies and skills are all equal between two candidates, it is obvious that the candidate with the best «salesman» skills will prevail. From my perspective this is quite alright, I would always hire somebody who is a great negotiator and sales person over a desk jockey.

  4. Como te comenté alguna vez Miguel Ángel, hay tres vocaciones: natural, profesional y directiva. El problema es que son jerárquicas. Pero muchos creen que uno puede ser «suficientemente» profesional pero buen directivo y esto es falso. Me explico más. Si uno posee piernas débiles no puede ser campeón olímpico. Se entiende mejor a este nivel porque en el otro no hay palabras que puedan expresarlo, ya que solo se pueden usar analogías. E insisto que es por la jerarquía. Son tres vocaciones jerarquizadas.

  5. Lo he visto muchas veces… Así es el ser humano…. A veces elegir el que cae bien se asocia a la confianza y lealtad que la persona tendrá hacia quien lo eligió mientras esté en el cargo. Eso vale… y a veces se paga un precio por esto. Abrazo Miguel Angel!

    • Alejandro, IESE MBA’96, hace tiempo que no tenía noticias tuyas. El precio que se paga por lo que comentas lo paga la organización, no el incompetente jefe que suele estar muy satisfecho con sus elecciones.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  6. Nada nuevo profesor. Se ve todos los días, en el sector privado (ONG’s) y público de América Latona. Por qué los directivos (accionistas, propietarios, miembros de directorio) insisten permanentemente y a través del tiempo con este tipo de decisiones ??

Deja un comentario

Artículo anteriorY yo ¿a quién voto este domingo?
Artículo siguienteNo te autolimites
A %d blogueros les gusta esto: