Inicio > varios > Responsabilidad Social Corporativa

Responsabilidad Social Corporativa

engañarEstá muy de moda por parte de las empresas hablar de responsabilidad social corporativa. Esto está muy bien, pero ¿Qué hay detrás de todo esto? A mí me parece que en muchos casos es un instrumento de marketing. Queda bien hablar de esto y hace pensar que la empresa se preocupa de algo más que de los beneficios, cuando la realidad es que gracias a hablar de responsabilidad social se generan más beneficios. Puro cálculo oportunista (en algunas ocasiones). En otros casos simplemente porque si no tienes un programa de responsabilidad social quedas mal. Todas la tienen y por tanto no te puedes quedar atrás.

La principal responsabilidad social de la empresa es que el producto o servicio que ofrece satisfaga una necesidad real del cliente. Que el cliente esté convencido de que ha hecho una buena compra. Responsabilidad social corporativa es generar empleo. Responsabilidad social corporativa es cumplir las leyes. Lo demás está bien, pero es desviar la atención de lo que realmente es importante.

Malo cuando una empresa o una persona aclara algo cuando nadie se lo pide. Malo si yo voy por el mundo diciendo que soy honrado. Sospechoso tanta declaración de responsabilidad social. Si realmente se es responsable no hace falta ir pregonándolo. Se ve. Me temo que estamos delante de una moda más de las muchas que aparecen en el mundo de los negocios. Hasta el jueves que viene. Gracias a todos los que difundís cada semana el blog.

  1. mayo 5, 2016 en 7:17 am

    Excusatio non pedita acusatio manifiesta…

  2. Ricard
    mayo 5, 2016 en 7:47 am

    Estoy 100% con la opinión. Pero me pregunto, aunque el motivo sea hasta cierto punto “pernicioso” si la finalidad de la acción es buena, ¿no es a fin de cuentas una buena moda?

    • mayo 5, 2016 en 9:33 am

      Creo que la respuesta está en el texto del Profesor: ” Responsabilidad social corporativa es generar empleo. Responsabilidad social corporativa es cumplir las leyes. Lo demás está bien, pero es desviar la atención de lo que realmente es importante.” Si te distraes, no estás en lo que tienes que estar ¡crear empleo sí es RSC!

    • mayo 5, 2016 en 6:10 pm

      Ricard, mira lo que dice Pedro. que te preocupes de los osos polares y no te preocupes del empleo o de tus clientes,… pues me hace sospechar.
      Gracias a los dos,
      Miguel Angel

  3. Xabier
    mayo 5, 2016 en 7:57 am

    ¿Dónde queda la dimensión humana del trabajo?…me sorprende una versión tan mercantilista.
    ¿Que opina de la visión de Joan Melé?, por ejemplo.

    • mayo 5, 2016 en 6:11 pm

      Xavier, ¿de qué versión mercantilista hablas? si precisamente de lo que hablo es de crear empleo y de preocuparte de los clientes. ¿Te parece que este planteamiento tiene poca dimensión humana? o quizá no haya entendido tu comentario.
      En cualquier caso, gracias por participar,
      Miguel Angel

      • Xabier
        mayo 6, 2016 en 6:22 am

        Según eso la catástrofe del Rana Plaza, por poner un ejemplo, no fue algo a considerar: se generaba cantidad de empleo y se satisfacían las expectativas de los clientes.
        Yo creo que trabajamos para algo más que ganar dinero y satisfacer cualesquiera deseos del cliente sin tener en consideración ningún otro efecto de nuestros actos. En el trabajo, como en la vida, la ética por delante.

        • mayo 7, 2016 en 12:11 pm

          Xabier, ¿donde he dicho eso? Lo de Rana Plaza no era empleo era esclavitud. No cojas el rábano por las hojas.
          Respecto de lo que dices de “satisfacer cualesquiera deseos del cliente sin tener en consideración ningún otro efecto de nuestros actos” no lo he dicho yo. Si te fijas en el texto del post de esta semana digo “…que ofrece satisfaga una necesidad real del cliente” y aquí la clave es la palabra REAL: Necesidad real, lo que excluye satisfacer deseos con consecuencias perniciosas. Requeriría una explicación más larga de lo que significa necesidad “real”. Pero tranquilo que en mis clases en el IESE dedicamos suficiente tiempo para exponerlo bien.
          Por otro lado supongo que no estás sugiriendo que no se cree empleo ¿no?
          Gracias por participar Xabier,
          Saludos,
          Miguel Angel

          • Xabier
            mayo 12, 2016 en 9:07 am

            No. Evidentemente no sugiero lo que insinúas.
            Y si, efectivamente, creo que no me has entendido; He habado de “ejemplo”, “creo”…
            Tampoco creo que haga falta ponerse a la defensiva. Solo trataba de ser constructivo, pero si he molestado lo siento.
            Por mi parte, no merece la pena seguir esta conversación.
            Un saludo.

          • mayo 12, 2016 en 10:38 am

            No Xabier, no has molestado. Quizá efectivamente me he puesto demasiado a la defensiva. Todos los comentarios enriquecen, así que muchas gracias por tu correcta participación. Lo siento el tono de mi contestación.
            Saludos,
            Miguel Angel

  4. Teresa Infante Escudero
    mayo 5, 2016 en 9:05 am

    Creo que deberíamos distinguir entre marketing con causa y Responsabilidad Social Corporativa. En este último caso y en numerosos casos son los propios empleados los que la fomentan.con apoyo de la propia empresa.

    • mayo 5, 2016 en 6:13 pm

      Gracias Teresa, cuando es así me parece un buen planteamientos.
      saludos y gracias por volver al blog. hace tiempo que no te veía participar.
      Saludos,
      Miguel Angel

      • Teresa Infante Escudero
        mayo 5, 2016 en 6:40 pm

        En 2007 yo escribía sobre la RSC en una revista a petición de ASLE. Dejo un párrafo sobre mi visión del tema.

        “Hoy, por tanto, ya no sólo se demandan productos competitivos y de calidad, responsabilidad con los trabajadores, prácticas legales y transparentes o el cuidado del medio ambiente. En este sentido, es cierto que numerosas empresas empezaron a crear departamentos de RSC y a incorporar acciones sociales entre sus estrategias empresariales, fundamentalmente como elementos para mejorar frente a la competencia.

        Hoy en día, los ciudadanos demandamos un compromiso no ya sólo para el interior de la propia empresa, sino también un compromiso ético y de justicia. Como consumidores pedimos también que las empresas asuman una responsabilidad externa a la empresa e iniciativas de cooperación con los ciudadanos de los países en vías de desarrollo, especialmente con aquellos más vulnerables y necesitados. Y porque en un mundo interdependiente y global, en el que el progreso nos afecta a todos, la empresa, además de crear riqueza, debe tomar conciencia de su papel más allá del meramente economicista y corresponsabilizarse en la solución de los problemas sociales. Por ello, la RSC debe ser considerada como parte integral de las políticas y estrategias de la empresa, y no sólo como prácticas ocasionales o iniciativas de marketing”.

        • mayo 5, 2016 en 8:37 pm

          Hola Teresa.
          Escribes palabras muy bonitas… que bonito sería que las empresas te hicieran caso !!

          • Anónimo
            mayo 5, 2016 en 8:51 pm

            Gracias Javier. No porque no hagan caso está demás debatir sobre ello.

        • mayo 7, 2016 en 12:14 pm

          Totalmente de acuerdo Teresa, Hay que alzar la voz para distinguir lo que es RSC como parte integral de la actividad de la empresa , de lo que es pura cosmética.
          Muchas gracias a í y también a Javier.
          Saludos,
          Miguel Angel

  5. miguel castellví
    mayo 5, 2016 en 11:29 am

    Hola
    Yo estoy totalmente de acuerdo en que las empresas siguen modas. Ello no conlleva perversidad en todos los casos, Si las acciones de la RSC (tal como se entiende desde que se usa este término) son teatro, efectivamente mal vamos en la gestión de los recursos de los accionistas y si resultan imprescindibles para conseguir el beneficio, hay que preguntarse sobre qué descansan los cimientos de la acción emprearial. Iremos viendo cómo evoluciona este asunto a medida que la libre competencia apriete; claro que los políticos pueden apretar tanto o más. Así es el mundo
    saludos

    • mayo 5, 2016 en 6:14 pm

      Muy buen planteamiento el que haces Miguel, Totalmente de acuerdo contigo. hay que ver las causas de la RSC y hay que ver cómo evoluciona.
      saludos,
      Miguel Angel
      Por cierto, ¿esres el Miguel Castellví periodista que estuvo muchos años de corresponsal en Roma?

  6. josepserracots
    mayo 5, 2016 en 5:01 pm

    Tendríamos que hablar con el personal de las empresas RSC y a ver que opinan sobre el trato que reciben en general.

  7. mayo 5, 2016 en 9:08 pm

    Hola Miguel Angel.
    Permiteme recuperar una entrada a un post que publicastes en 2012:

    1.- “…XXX entiende la responsabilidad social corporativa como el conjunto de aportaciones positivas voluntarias –por encima de lo que exige la ley- que realiza a los sectores con los que se relaciona.”
    2.- “Grupo YYY, a través de su Plan de Responsabilidad Social Corporativa, ha
    asumido, de forma voluntaria, una serie de compromisos económicos, sociales y
    ambientales, que van más allá de las obligaciones legales, con sus principales grupos de
    interés: clientes, empleados, accionistas, proveedores así como la sociedad en su
    conjunto.”
    3.- “La responsabilidad corporativa en ZZZ consiste en actuar de acuerdo con los valores de liderazgo, confianza y compromiso social. Esta actuación se traduce en un sistema de gestión eficiente y sostenible a largo plazo que garantiza la solvencia y tiene en cuenta la protección del medio ambiente y el impacto social de sus actuaciones.”

    Las tres frases están extraidas de las declaraciones de RSC de las tres entidades financieras líderes del mercado Español.
    Todas estas declaraciones estaban colgadas en la página web de las respectivas entidades mientras viviamos el punto álgido de los deshaucios en nuestro pais que dejaron en la calle a miles de familias. Me pregunto si en el momento de instar los deshaucios algún directivo recordó que trabajaba en una empresa “socialmente responsable”.

    Pienso que actualmente la RSC, como dices, es una moda y como muy bien apunta Teresa, los consumidores exigimos responsabilidad social pero no tenemos indicadores fiables para poder decidir, principalmente porque no hay una legislación valiente que obligue a las empresas a mostrar sus vergüenzas.

    Saludos a todos y gracias por el blog.

    Javier del Agua

    • mayo 7, 2016 en 12:15 pm

      Gracias Javier. has puesto con ejemplos muy claros lo que apunto en el mensaje de esta semana.
      Saludos,
      Miguel Angel

  8. JOSEP FABREGAT CLOTET
    mayo 5, 2016 en 10:45 pm

    En mi opinión, una empresa ética, con voluntad de sostenibilidad a largo plazo, poco precisa de esas declaraciones e informes de RSC. Sus propios principios le llevaran a actuar responsablemente.

    Estoy de acuerdo con Miguel Ángel, mucho marketing y moda hay en ello y añadiría también una buena fuente de ingresos para consultoras.

    Y no solo publicitan RSC las tres entidades financieras líderes en el mercado español. También publicaban sus informes de RSC muchas de las entidades actualmente desaparecidas parte de ellas por su mala praxis.

    Saludos!

    • mayo 6, 2016 en 12:58 pm

      Hola Josep.
      Totalmente de acuerdo con lo que dices, pero no convendría ayudar un poco a las empresas a tener una conducta más ética ?
      Sin ir más lejos, a mí la agencia tributaria me ayuda cada año a tener una conducta ética y las leyes tributarias disipan cualquier tentación que me pueda venir a la cabeza de ser menos ético (o lo que el gobierno de turno entienda por conducta ética).

      La solución es sencilla. Vamos a premiar (los consumidores) a las empresas que tengan una auténtica responsabilidad social y vamos a castigar a las que no la tengan… pero para ello necesitamos indicadores sencillos, públicos y veraces que nos permitan decidir.

      Saludos,
      Javier del Agua

      • JOSEP FABREGAT CLOTET
        mayo 6, 2016 en 1:15 pm

        Apreciado Javier,

        Si el comportamiento ético se basa en principios y valores sólidos, no requiere de premios y castigos. Y ello, también con total independencia de lo que dicte el gobierno de turno.

        Unos indicadores objetivos y públicos, siempre nos ayudaran a discriminar con más agilidad a unos de los otros. En cualquier caso, la constancia de los actos acaba tarde o temprano acaba emitiendo su dictamen.

        Mi duda, por ser generoso, está en si las declaraciones de principios e informes de RSC son creíbles, si realmente son indicadores objetivos y veraces de la realidad de la empresa (aunque estos informes se rijan por normas o criterios fijados por entes externos a las compañías).

        Saludos,

        Josep Fabregat

    • mayo 7, 2016 en 12:19 pm

      Gracias Josep y Javier por vuestras intervenciones.
      En mi opinión la conducta ética y socialmente responsable debe basarse en principios y valores sólidos como dice Josep, pero como apunta Javier sería bueno que hubiera indicadores reales de responsabilidad. lo que pasa es que la credibilidad de las declaraciones no es suficiente. hay que ver las acciones. El compromiso se muestra con la actuación, no con las declaraciones.
      Muchas gracias a los dos por dinamizar el blog.
      Saludos,
      Miguel Angel

  9. mayo 7, 2016 en 7:37 am

    Hola Josep.
    Respecto a tu duda… realmente eres muy generoso !!
    La mayoría de declaraciones de RSC (siempre hay excepciones) son un “corta y pega”. Hoy en día una declaración de ese estilo es algo que “hay que tener” sí o sí. Ninguna gran empresa puede permitirse el lujo de no tener esa declaración colgada en su web… pero como ha quedado demostrado en el caso de la banca, habitualmente son palabras vacias.

    Cuando hablo de premiar o castigar a las empresas me estoy refiriendo al voto libre y soberano de todo consumidor de escoger a quien compra los productos… habitualmente cuando son las administraciones las que premian o castigan, lo hacen mal y de forma excesivamente burocrática…. pero a los consumidores nos falta información para emitir ese voto.

    Saludos y gracias por tus comentarios.

    Javier del Agua

    • mayo 7, 2016 en 12:20 pm

      Javier, he contestado a tu intervención anterior antes de leer esta, con la que también estoy de acuerdo.
      gracias,
      Miguel Angel

  10. mayo 7, 2016 en 10:18 pm

    Hola Miguel Angel.
    Que opinión te merece el proyecto de Christian Felber y su “balance del bien común”?. He leído varias opiniones contradictorias al respecto y como suele pasar con las teorías nuevas tiene muchos promotores, detractores y escépticos.

    Saludos y gracias por el blog

    Javier del Agua

    • mayo 11, 2016 en 6:29 pm

      Javier, pues laverdad es que no he oido hablar de esa teoría. Habrá que ver si despunta.
      Saludos,
      Miguel Angel

  11. mayo 11, 2016 en 7:15 pm

    Es un intento de cuantificar la “responsabilidad social” de las empresas, en lo que CF llama el “balance del bien común”. En realidad no se trata de un balance como tal. Es una medida objetiva de una serie de parámetros de compromiso social. Parace que hay un número creciente de empresas que lo están aplicando… en fin, como dices habrá que esperar y ver en que queda.

    Saludos
    Javier del Agua

    • mayo 12, 2016 en 10:39 am

      Gracias por la información Javier. Estaré al tanto de ese indicador.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: