Inicio > Consideraciones prácticas > Profesionales Maduros

Profesionales Maduros

despidosMe cuenta un habitual lector del blog de una empresa en la que el gerente tiene muchos años de experiencia, y en la que se han desprendido de un montón de mandos intermedios también con muchos años de experiencia y los han sustituido por jóvenes profesionales. El resultado al parecer es que las cosas no están funcionando del todo bien y han tenido que contratar una consultora que diagnostique el problema y le ponga solución. Conclusión de la consultora, falta de experiencia en la gestión.

Es muy habitual. Los profesionales jóvenes tienen una preparación quizá más actualizada y eso seduce a muchas empresas. Sin embargo el rendimiento profesional es fruto de la preparación y de la experiencia. Y la experiencia requiere años y no admite atajos. Prescindir de personas maduras en los puestos de trabajo muchas veces es tirar por la borda conocimiento y saber hacer.

Además cuando en una empresa la gente ve que los años de trabajo y dedicación son correspondidos con el despido, la gente joven y menos jóvenes saben lo que les espera en el futuro y ajustan a la baja su compromiso con la empresa. Y ya se sabe que uno de los factores críticos del éxito de las empresas es el compromiso de sus empleados.

Una empresa de alta calidad sabe aprovechar la experiencia de sus directivos maduros para mantener su alta calidad y para formar a los futuros cuadros directivos. Recompensar los años de esfuerzo con el despido no es de las mejores prácticas de buen gobierno.

Os recuerdo que el miércoles que viene 3 de mayo tenemos la presentación del libro que acabo de escribir con Pablo Maella “Con la misma Piedra. Los 10 errores que todos cometemos al decidir” en el Fnac de la Illa en Barcelona. Os esperamos allí. La firma de libros el dia de Sant Jordi fue todo un éxito. Os dejo alguna foto.

libro

  1. abril 27, 2017 en 7:29 pm

    Pienso que estamos dejando de lado el hecho de que los jóvenes profesionales son más fácilmente manipulables y pueden adaptarse (o mejor aún, “ser adaptados”) mejor y más rapidamente a lo que los objetivos que se imponen desde lo estamentos superiores. Sin embargo los mandos intermedios, con más tablas, es de esperar que sean más reacios a los cambios.
    Si unimos esto a la posibilidad de reducir la línea base de costos contratando gente joven y con apenas experiencia, tenemos el “cóctel perfecto” para hacer fracasar una empresa atractivo a corto plazo, pero a la larga letal.

    Felicidades por tu blog y por tu nuevo libro. Yo aún estoy con el primero, intentando salvar el Titanic 🙂

    • abril 29, 2017 en 11:49 am

      Efectivamente pósit, es comprar eficacia a corto plazo para deteriorsr el medio plazo.
      Cóctel perfecto la cadena de cosas de las que hablas. Análisis muy claro
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  2. josepserracots
    abril 28, 2017 en 8:36 am

    Totalmente de acuerdo, no se puede decir mejor se entiende perfectamente, claro esta, quién lo quiera entender.

  3. Miquel
    abril 30, 2017 en 12:45 pm

    Me parece correcto, lo expuesto.
    A mi modo de ver, el compromiso
    empresa-empleado, ha de ser mutuo,
    caso contrario hay un desgaste, y en consecuencia un mal rendimiento.
    Felicidades por tu libro!!

  4. Joan Bermúdez i Prieto
    mayo 5, 2017 en 9:35 am

    La exposición la suscribo en su totalidad. deberíamos analizar las razones de las empresas para actuar así. En principio parece que tan solo existe un criterio y es la reducción de costes salariales. Las personas con experiencia (y años en la empresa) tienen unos sueldos mas altos, mientras que los jóvenes, acostumbran a tener sueldos inferiores.
    Es cierto que el ahorro de costes inicial (con el cambio de empleados) termina teniendo un coste (económico también) en el futuro, pero hoy da la sensación que tan solo existe visión para el corto plazo. “mañana, ya se verá”.

    • mayo 5, 2017 en 12:18 pm

      Joan has dado en el clavo, hay reducción de sueldos con profesionales más jóvenes, pero también se produce una reducción de la productividad por falta de compromiso de las personas cuando se percibe que no se valoran los años de dedicación. Al final, la resultante es una menor eficacia por parte de las compañías.
      Gracias por participar,
      MIguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: